OPINIÓN DE ANTONIO MACHADO, SOBRE EL FASCISMO Y LA RUSIA ACTUAL («HORA DE ESPAÑA», REVISTA MENSUAL. SEPTIEMBRE DE 1937

22/09/2022

«Londres, París, Berlín, Roma con su luz mortecina nos dicen claramente que es hoy Moscú, el foco activo de la historia.

Reparemos en las pobres ideas que dan de sí mismas esas democracias que fueron un día el orgullo del mundo; veamos cuanto sale o se guisa en sus Cancillerías, incapaces de invocar

-siquiera sea a título de dignidad formularia- ningún principio ideal, ninguna severa norma de justicia. Como si estuvieran vencidas de antemano o subrepticiamente vendidas al enemigo, como si presintiesen que la llave de su futuro no está ya en su poder, apenas si tienen movimiento que no revele un miedo insuperable a lo que puede venir. Reparemos en su actuación desdichada en la Sociedad de Naciones, convirtiendo una Institución nobilísima, que hubiera honrado a la humanidad entera, en un organismo superfluo, cuando no lamentable y que sería de la más regocijante ópera bufa, si no coincidiese con los momentos más trágicos de la historia contemporánea.

Reparemos en esos dos hinchados dictadores que pretenden asustar al mundo y a quienes Roma y Berlín soportan y exaltan. Ellos no invocan la abrumadora tradición de cultura de sus grandes pueblos respectivos: la declaran superflua, proclaman, en cambio, una voluntad ambiciosa, un culto al poder por el poder mismo, un deseo arbitrario de avasallar al mundo, que pretenden cohonestar con una ideología rancia, cien veces refutada y reducida al absurdo por el solo hecho de la guerra europea. Roma y Berlín son hoy los pedestales de esas dos figuras de teatro, abominables máscaras que suelen aparecer en los imperios llamados a ser aniquilados. La historia no camina al ritmo de nuestra impaciencia. No vivirá mucho, sin embargo, quien no vea el fracaso de esas dos deleznables organizaciones políticas que hoy representan Roma y Berlín.

Moscú -resumamos en este claro nombre toda la vasta organización de la Rusia actual- aunque saluda con el puño cerrado, es la mano abierta y generosa, el corazón hospitalario para todos los hombres libres, que se afanan por crear una forma de convivencia humana, que no tiene sus límites en la frontera de Rusia. Desde su gran revolución, un hecho genial surgido en plena guerra entre naciones, Moscú vive consagrado a una labor constructora, que es una empresa gigante de radio universal.

La fuerza incontrolable de la Rusia actual radica en esto: Rusia no es ya una entidad polémica, como la fue la Rusia de los zares, cuya misión era imponer un dominio, conquistar por la fuerza una hegemonía entre naciones. De esa unidad, que todavía calienta los sesos de Musolini, ese monstruo endiosado, se curaron los rusos hace veinte años. La Rusia actual nace con la renuncia a todas las aspiraciones y ambiciones del Imperio, rompiendo todas las cadenas, reconociendo la libre personalidad de todos los pueblos que la integran. Su mismo ejército, el primero del mundo, no solo en número, sino sobre todo, en calidad, no es esencialmente el instrumento de un poder que amenace a nadie, ni a los fuertes ni a los débiles, responde a la imperiosa necesidad de defensa que le impone el encono de sus enemigos; porque contra Rusia militan las fuerzas al servicio de todos los injustos privilegios del mundo. Sus gobernantes no lo olvidan. La política de Lenin y Stalin se caracteriza, no solo por su alcance universal, sino también por un claro sentido de lo real, cuya ausencia es siempre en política causa de fracaso. Más la Rusia actual, la gran República de los Soviets va ganando, de hora en hora, la simpatía y el amor de los pueblos; porque toda ella está consagrada a mejorar las condiciones de la vida humana, al logro efectivo, no a la mera enunciación, de un propósito de justicia».

Fuente: Federico Rubio Herrero (Cronología mundial durante seis meses decisivos, julio-diciembre de 1937).     


‘Castigar a los rojos’, o cómo la represión de Franco se inspiró en la Inquisición y los nazis

16/09/2022

En la calle hay silencio, apenas un hilillo de coches y paseantes, cielo plomizo y hojas en el suelo. Es verano en Bruselas, pero la sequía está pelando los árboles por anticipado y parece que hay calma de otoño, pero con flama. Dentro también hay paz, murmullo de papeles y de tazas de café. Pero es una paz de mentira: a Ángel Viñas (Madrid, 1941) lo rodea un infierno de documentos sobre la Guerra Civil y el Franquismo, esos que documentan sus obras, las de uno de los historiadores más respetados de nuestro tiempo.

Su último libro se titula Castigar a los rojos. Acedo Colunga, el gran arquitecto de la represión franquista (Crítica), un trabajo que desvela y desmenuza la Memoria escrita en 1939 por el general Felipe Acedo Colunga (Palma,1896), fiscal jefe del Ejército de Ocupación, que permite conocer en profundidad cómo se persiguió a los republicanos, con una mentalidad de exterminio. La obra ha sido escrita a seis manos con el también historiador Francisco Espinosa, cuyo hallazgo del documento está en el origen de todo, y el catedrático de Derecho Penal Guillermo Portilla, quien ha puesto la visión más técnica.

Hablamos de un personaje conocido, del que se sabían algunos datos biográficos como que llegado a general del Aire y había sido gobernador civil en Barcelona, pero no la hondura de su papel en la concepción del castigo y la venganza contra los rojos. ”Él es el que la piensa, la concreta y la aplica, el que la hace”, resume Viñas. “Era una persona de máxima confianza para Francisco Franco y formaba parte de la Unión Militar Española, la parte del Ejército que conspiraba con los monárquicos para acabar con la República. Fue uno de los activistas de la represión jurídica de Asturias y estuvo un tiempo en la cárcel porque había participado en la sanjurjada [un fallido golpe de Estado de 1932]”.

Acedo “es el que da el background” a las leyes de responsabilidades políticas o contra la masonería y el comunismo. Hasta ahora, explica Viñas, pensaba que ese corpus era obra de una serie de catedráticos, pero la nueva investigación constata que la “concepción” que tenían detrás estas armas judiciales del fascismo la puso él, que aquello “no salió por azar”, sino de un claro convencimiento, y que sus órdenes “impregnaron” las actuaciones judiciales por venir en el futuro modelo procesal-penal de Justicia en España. “Acedo estaba detrás de ese mensaje”, resume.

Por ser, no por hacer

El documento troncal de la obra es una memoria, con fecha de 15 de enero de 1939, que Acedo, como fiscal jefe del Ejército de Ocupación, presentó a modo de guía para quienes tenían que administrar justicia en los consejos de guerra de España. Este documento, que sale a la luz ahora, es muy importante porque describe la estrategia seguida en los procesos penales contra los defensores de la II República y porque dibuja los planes represivos de los sublevados. Todo giraba en torno al caudillo Franco, la unidad de la patria, la iglesia católica…

“Una de sus obsesiones era lo que podíamos llamar hoy la España liberal, la de izquierdas, no la católica, de Santo Oficio. Lo que no sabíamos hasta ahora es que Acedo bebe de las doctrinas de Carl Schmitt [un jurista alemán, destacado miembro del partido nazi], que es uno de los contribuidores más importantes al derecho nacionalsocialista. Sentó en la doctrina del derecho penal moderno la noción de que a un hombre se le juzga no por lo que ha hecho, sino por lo que es. Eso es terrible. Así se llevó a la muerte a los judíos, no por lo que hacían o no, sino por lo que eran”, constata.

Se empeña en mostrar la supuesta peligrosidad criminal de la ideología republicana, a modo de precrimen, persiguiendo más unos valores y una manera de pensar que actuaciones concretas, procesables. Viñas cita el caso de Julián Besteiro, quien fuera presidente de las Cortes durante la II República, y también del PSOE y la UGT. Fue sometido a un consejo de guerra, en el que se le acusó de haber promovido un socialismo moderado, y condenado a cadena perpetua que, posteriormente, fue sustituida por treinta años de reclusión mayor. Murió en la cárcel, en Carmona, enfermo. Colunga había pedido la pena de muerte para él “estrictamente por lo que era”, como evidencian los documentos aportados por estos tres especialistas.

Y eso es lo que tomó por inspiración el fiscal español, que fue “a por toda la España que venía de las luces”. Los “comunistoides” y “seudodemocráticos” intelectuales de la República eran los más odiados, pero el escaneo llevaba de la cúspide a la base, “desde las más altas instancias hasta el último alcalde, al último mono, con especial interés en perseguir a los maestros y profesores, que son los que envenenan a la juventud”.

A los aires nacionalsocialistas se añade el “componente católico”, la idea de expiación, que también estaba en la Inquisición. “Es que la Memoria es un manual de inquisidores, es así, la justicia de Franco se inspiró en la Inquisición y en los nazis”, asevera. “La impunidad galopa por las páginas de este documento”, dice en el prólogo el juez Baltasar Garzón, “helado, estupefacto” ante lo que leía. “Decían que España estaba camino de desaparecer a causa de estridencias, alborotos, violencias… y aplicaron la exterminación, propia de un régimen malvado”, denuncia Viñas.

Acedo Colunga “es un militar que piensa en militar y eso es esencialmente lo que plantea, un castigo militar”. “En aquellos primeros años de la dictadura, lejos de adoptarse un sistema penal indulgente con los vencidos, se asumió la necesidad de abordar un procedimiento de eliminación física, moral y económica del rival político. Una técnica basada conjuntamente en la represión corporal, la restricción de la libertad, el expolio económico y la humillación del hostil al denominado Alzamiento Nacional”, se lee en la obra.

La memoria asentó este “furibundo ataque al derecho civil”, desde el convencimiento de que no podía quedar ni uno vivo -en sentido figurado y en sentido literal-, que nadie podía escapar a la “eliminación física, moral y económica del rival político”. Una “gigantesca tela de araña” permitió que la información -la delación, también- fluyera a través del Servicio de Información militar (S.I.M.), el Servicio de Información de la Policía Militar (S.I.P.M), la Delegación del Estado para la Recuperación de Documentos, el Tribunal de Responsabilidades Políticas, el Tribunal Especial de Represión de la Masonería y el Comunismo, los Consejos de Guerra, las Comisiones de Depuración, la Inspección de prisioneros de Guerra-Campos de concentración, Alcaldías, Falange, Guardia civil, Iglesia católica, delatores particulares… Difícil escapar.

No somos nosotros, sois vosotros

Viñas se muestra especialmente insiste en explicar que Colunga ayudó a darle le la vuelta a la tortilla y a tratar de situar a los republicanos como los culpables de todo, incluso de los peores comportamientos de sus propios compañeros, los levantados en armas. Toma el libro y busca una sentencia de un consejo de guerra del 5 de agosto de 1936, temprano en el desarrollo de la guerra. En él justifica por primera vez, tan a las claras, la supuesta necesidad del alzamiento.

“Frente al estado de anarquía que dominaba en todo el territorio nacional con manifiesta conculcación de todo régimen legal civilizado, al asumir el Ejército el poder por el medio legítimo de la declaración del estado de guerra que anula toda autoridad civil cuyo imperio estaba además prostituido por el desorden y la subversión de todos los valores morales de la sociedad, se ha constituido el único gobierno que puede salvar a la Patria interpretando sus destinos históricos y la necesidad de continuar su propia existencia”, sostiene.

“Quienes se sublevan son los que no se sublevan, piensa este fiscal. Es el mundo al revés, una inversión. Como si estuvieran las llamas de la revolución arrasando todo, marca una visión que estaría en el estado naciente, Acedo asume lo que se ha ido preparando y viene a decir que los que se sublevan son los del Gobierno republicano”, explica.

“Eso es lo que para mí es una manifestación de lo que en general constituye la esencia de la interpretación derechista de la Historia, que es achacar al otro los rasgos más desagradables del comportamiento propio, proyectar en el adversario el comportamiento propio”, señala. Por si aún hay que recordarlo, Viñas repite: “los terroristas fueron quienes se sublevaron”.

Su huella, hoy

El autor de La otra cara del caudillo o El gran error de la República sostiene que esa visión de que la culpa fue del Ejecutivo legítimo fue más allá de la administración de justicia y de Acedo Colunga, se hizo relato asentado en el régimen y ha perdurado en determinados sectores hasta hoy, cuando se sigue pervirtiendo hasta el lenguaje. “Tiene su importancia política que se siga hablando de “gobierno socialcomunista”, por ejemplo, pata definir desde sectores de cierta derecha al que hoy manda en La Moncloa, suma de PSOE y Unidas Podemos.

“Apela al subconsciente y a la tradición franquista porque un PCE hay hoy en España, claro, pero desde luego no propugna la propiedad pública de los medios de producción, el control público de todas las relaciones económicas con el exterior o el partido único, el centralismo socialista. ¿Por qué decirlo, entonces?”, se cuestiona. Y se responde: eso va “calando” en otras agendas, en otros discursos, y acaba asentando aquel relato de Colunga, lo que demuestra “que el legado de su Memoria sigue vivo, de alguna manera”, y no sólo porque hasta hace apenas tres años aún fuera hijo adoptivo de Barcelona.

Es obligado, llegados a este punto, hablar sobre la ultraderecha española. “La aparición de Vox y la deriva del PP hacia la extrema derecha están en la base del desquiciamiento de la vida política española y del resurgimiento de ideas y proyectos que parecían ya limitados a ciertos sectores nostálgicos de la dictadura. Lo primero viene de la convicción, ya antigua, que la derecha tiene de que el poder les pertenece y que solo ellos tienen derecho a gobernar. Lo segundo cabe situarlo en la reacción de la derecha liderada por [José María] Aznar al movimiento en pro de la memoria a fines de los años noventa, que desembocó en una descarada campaña de propaganda con Pío Moa como mascarón de proa. Poco después, desbrozado el camino por los Moas, surgió un neofranquismo académico que ha servido para darle forma y contenido a esa reacción”, se lee en Castigar a los rojos.

Viñas pone el ejemplo de la polémica generada por la nueva Ley de Memoria Democrática, que superó superar el trámite del Congreso el mes pasado. Es, de nuevo, el discurso de “deslegitimar a la II República”, de lanzar “sospechas” sobre la legalidad de la victoria de la izquierda, de “justificar el alzamiento por el vacío legal y el caos creado”, e incluso por igualar la culpa de los dos bandos enfrentados. Un fondo que explica, por ejemplo, la polémica de Pablo Casado, exlíder del PP, cuando en mitad de un debate parlamentario sobre los indultos del procés dijo hace un año que “la Guerra Civil fue el enfrentamiento entre quienes la democracia sin ley y quienes querían ley sin democracia”.

“Esa visión de la que Colunga es tan buen ejemplo ha sido la que ha quedado en España por décadas. Cuando ahora se quieren contar las cosas con precisión, se habla de adoctrinar. ¡Si desde el año 39 todos los niños españoles han sido adoctrinados! La educación y los medios son esenciales para la labor pedagógica que queda por delante, que es mucha”, concluye.

Grandes, “maltratada por la derecha, miserablemente”

Hay no pocos lectores que han descubierto a Ángel Viñas gracias a Almudena Grandes. Sus Episodios de una guerra interminable, que se quedaron sin final por su fallecimiento, tienen siempre un capítulo de agradecimientos y referencias en los que el economista trocado en historiador es un fijo. La escritora que posiblemente más ha hecho en España para explicar al gran público la Guerra Civil y el Franquismo ha sido objeto de emocionantes homenajes de sus admiradores y, también, de gestos menos amables. Viñas lo tiene claro: “Ha sido maltratada por la derecha, miserablemente”. Defiende que ha hecho “una gran labor muy importante” al describir “lo que nunca he visto antes en los libros de Historia”. “A eso no llegamos los historiadores”, reconoce. De entre todas las entregas se queda con Los pacientes del doctor García, “soberbia”. “Ya podemos escribir los historiadores lo que queramos sobre los nazis en España después del 45, que no tiene la menor importancia. No cala. Con ella sí. Siempre”. A Grandes dedicará Viñas su próximo libro.

https://www.huffingtonpost.es/entry/angel-vinas-la-represion-de-franco-se-inspiro-en-la-inquisicion-y-en-los-nazis_es_62ff4720e4b0c8c57f5ad249


Joaquín Penina, un hijo del pueblo. Carlos A. Solero

09/09/2022

Dice en uno de sus poemas Miguel Hernández: “Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras, una esparcida frente de mundiales cabellos, cubierta de horizontes, barcos y cordilleras, con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos. Uno de aquellos, uno de aquellos, si hay hombres que contienen un alma sin fronteras, tú eres uno de aquellos”. “Universal fielmente”, se refería a los luchadores sociales de la revolución libertaria española, a los internacionalistas, la mayoría de ellos de ideología anarquista, para los cuales las fronteras son una creación artificial de quienes buscan dominar y gozar de privilegios. Joaquín Penina fue joven anarquista catalán fusilado en setiembre de 1930 en las barrancas del arroyo Saladillo. En efecto, luego del golpe de septiembre de 1930, habiéndose implantado por decreto del presidente de de facto José Félix Uriburu la “ley marcial”, comenzó una persecución implacable contra los militantes sociales, principalmente los de ideología ácrata. Joaquín Penina, fue secuestrado de su humilde pieza de pensión ubicada en calle Salta al 1600, conducido a la Jefatura de policía y trasladado en las tinieblas de la noche invernal hacia el barrio Saladillo. En las barrancas de La Quebrada fue abatido por la metralla acusado de escribir y distribuir un volante contra la violencia militarista. Se inauguraba así una fatídica etapa de persecuciones a los militantes sociales y proletarios, principalmente contra los de Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A.) J. Penina era obrero mosaísta y pertenecía a la Federación Obrera Local adherida a la F.O.R.A del V Congreso. Además distribuía libros y folletos de los ideólogos anarquistas: Pierre Joseph Proudhon, Mijail Bakunin, Piotr Kropotkin y Errico Malatesta, también material sobre naturismo y vegetarianismo. La oleada represiva continuó durante toda la “década infame”. En 1931 se perpetraron en Buenos Aires los fusilamientos de los militantes anarquistas Severino Di Giovanni y Paulino Scarfó. Con el proceso de Bragado se encarceló por más de una década a tres militantes de la FORA V Congreso: Pascual Vuotto, Santiago Mainini y Reclús de Diago. Los perseguidos y estigmatizados desde los alto eran en todos los casos trabajadores de ideología y prácticas solidarias, hombres de ideas avanzadas, insumisos al poder plutocrático, eclesial y militar. Mientras tanto, los políticos de entonces maniobraban en sus conciliábulos y maquinaban sus contubernios. Firmaban pactos como el Roca-Runciman, entronizaban al Gral. Agustín P. Justo, a Roberto M. Ortiz y Ramón S. Castillo. Agregaban eslabones a las cadenas que amordazan a los pueblos, agregando a la corona británica “el sexto dominio”. Joaquín Penina, un hijo del pueblo, cuya sangre fue derramada por los chacales cancerberos de privilegios, precursores del Terrorismo de Estado en el pasado siglo XX.

Carlos A. Solero

Septiembre de 2022

https://kaosenlared.net/joaquin-penina-un-hijo-del-pueblo/


La fotógrafa Eva Mañez reivindica a las víctimas del franquismo desde Cuba

22/08/2022

Desde la Fototeca de Cuba, en esta capital, la creadora propone una aproximación a la historia a través de la muestra titulada Paterna, el Paredón de España. Las mujeres herederas de la memoria de los fusilados por el franquismo, la cual tiene su origen en las exhumaciones en las fosas comunes de esa localidad.

Las acciones de identificación de los fallecidos contó con el acompañamiento de Máñez desde 2016, en aras de graficar cada momento y dar testimonio de los sucesos, detalla el perfil oficial del Consejo Nacional de Artes Plásticas en la red social Facebook.

Comisariada por la profesora Maribel Acosta, la exhibición evoca los hechos tras la caída de la República Española en 1939, cuando Paterna conocida como el Paredón de España fue escenario del asesinato de más de dos mil 200 personas de 1939 a 1956, justamente en el sitio denomionmado El Terrer.

Según detalla el texto, el proyecto fotográfico-investigativo presenta los hechos del holocausto, al tiempo que vindica tanto la historia como los lazos familiares, pues involucra a familiares de las víctimas, que fueron represaliadas por el franquismo.

“Me interesa mucho el potencial del álbum familiar y la memoria vicaria. Hay tres generaciones, la que vivió la represión, la que vivió con los dientes apretados y tuvo que callar y una actual que ha decidido que, para avanzar, necesitan romper con ese silencio”, reseñó la fotógrafa y periodista sobre el proceso.


“Dentro”, novela gráfica sobre las presas del franquismo

01/08/2022

El pasado 1 de febrero tuvo lugar la presentación del libro Dentro, una novela gráfica sobre las presas del franquismo a cargo de su autora, Isabel Ruiz Ruiz, con la presencia de Kutxi Echegoyen y Rosa García, activistas de La Comuna, asociación de presxs y represaliadxs del franquismo. El acto se enmarcó en los “martes vecinales” que realiza el Teatro del Barrio de Madrid.

Isabel Ruiz Ruiz es licenciada en Bellas Artes y diplomada en Dirección de fotografía.
Su actividad como ilustradora le llevó a crear su propio sello editorial, Ilustropos, desde donde se ha comprometido en dar visibilidad a la mujer a través de su Colección de Mujeres, que ya tiene seis álbumes, todos ellos han sido posible ver la luz a través del mecenazgo ciudadano.

Dentro es su primera novela gráfica y está basada en los testimonios de las presas políticas del primer franquismo recogidos en los libros de Tomasa Cuevas y de Juana Doña, entre otras.

El libro va relatando con ilustraciones las distintas situaciones de terror, tortura y maltrato que sufrieron las mujeres que habían permanecido leales a la legalidad republicana y que luchaban por recuperar la democracia. A las pésimas condiciones de vida, de salubridad e higiénicas se añadieron los continuos malos tratos que ejercían las funcionarias y monjas que estaban al cargo de las cárceles de mujeres, masificadas, hacinadas, terribles. Llama poderosamente la atención la horrible suerte que corrieron los hijos de estas presas, condenados a padecer el hambre, la miseria y la falta de todo tipo de condiciones de vida que sufrían sus madres. La mortalidad infantil en las cárceles de mujeres fue elevadísima, además de la sustracción de muchas niñas y niños en aplicación de las teorías eugenésicas del régimen franquista, elaboradas por el médico nazi Vallejo Nájera.

Kutxi y Rosa padecieron la cárcel en los últimos años del franquismo y comentaron la similitud de algunas de las situaciones que habían padecido las mujeres que las precedieron, así como las diferencias en el trato, conseguidas a través de la larga lucha de los presos y presas para que fueran considerados presos políticos de la dictadura.
Una presentación emotiva y valiosa que recupera la memoria de tantas mujeres que sufrieron las largas condenas de cárcel que sufrieron quienes lucharon por acabar con el franquismo.

La memoria es del pasado pero se proyecta en el presente, que no haya habido justicia para los crímenes del franquismo, nos lleva a padecer la situación actual donde todavía está vigente una Ley Mordaza que reduce aún más las libertades y derechos que se supone que recoge la sacrosanta Constitución; donde volvemos a contemplar en acción a las “hordas fascistas” como en Lorca; donde la justicia niega una y otra vez el derecho a la justicia para quienes sufrieron torturas y cárcel y donde se considera una avance que una ley de memoria democrática recoja, en cierta forma, lo que ya dejó claramente definido la Asamblea General de Naciones Unidas en 1946: el franquismo era un régimen fascista. Con Dentro y los testimonios de Kutxi y Rosa se da fe de esto.


4ª PROYECCIÓN EL X CICLO DE CINE SOCIAL SIN ATADURAS: DIARIOS DEL EXILIO

25/02/2022

El miércoles 23 de febrero se ha proyectado la última película del X Ciclo de Cine Social Sin Ataduras: “Diarios del exilio”, un documental español dirigido por Irene Gutiérrez del año 2019.

Diarios del exilio, es un documental construido a través de fragmentos de películas domésticas filmadas entre los años 1937 y 1977 por distintas familias que vivieron en el exilio durante los cuarenta años que duró el franquismo. A caballo entre lo íntimo y lo político, da testimonio de un período convulso en la historia de España y de aquellos países que acogieron a quienes tuvieron que construir una nueva vida en el destierro. La primera filmación recoge la llegada a las costas de México de los que luego se conocerían como niños de Morelia, en el año 1937, y la última corresponde al año 1977, cuando Dolores Ibárruri llega a la estación de Córdoba.

Gracias a Aku Estebaranz, por sus aportaciones en el posterior coloquio. De igual manera agradecer a todas y todos los que habéis asistido a las proyecciones y participado en los coloquios. También expresar nuestro agradecimiento a los técnicos de la Sala Mario y Nacho y al Ayuntamiento por su apoyo y por supuesto a la Filmoteca Nacional por la cesión gratuita del documental para su proyección. Nos vemos en la próxima edición.

Colectivo Republico Antonio Machado


2ª PROYECCIÓN EL X CICLO DE CINE SOCIAL SIN ATADURAS: LA CHICA DESCONOCIDA

11/02/2022

El miércoles 9 de febrero se ha proyectado la segunda película del X Ciclo de Cine Social Sin Ataduras: “La chica desconocida”, una película belga de los hermanos Dardenne del año 2016.

La cinta gira en torno a Jenny Devin, una joven doctora que se ve atormentada por la culpa, al descubrir que la chica a la que no le abrió las puertas de su consultorio durante la noche fue encontrada muerta a la mañana siguiente. Cuando se entera de que la policía no ha podido identificarla por ser una migrante africana, Jenny decide comenzar una investigación personal para descubrir la identidad de la chica. Pero lo que podría haber sido un drama social más, se transforma en una búsqueda de la doctora tanto de la persona desaparecida, como de su propia identidad, ello la hará ir de puerta en puerta, en ese camino se van dibujando una galería de personajes que Jenny va conociendo, que no solo la van revelando detalles sobre la identidad de la chica, sino que también nos permiten tomar el pulso a los valores éticos y morales de la sociedad occidental. Gracias a Isabel Caballero y Jesús Pastor, por sus aportaciones en el posterior coloquio. Nos vemos la semana que viene con “Diario de un skin”.

Colectivo Republicano Antonio Machado.


1ª PROYECCIÓN DEL X CICLO DE CINE SIN ATADURAS: LAS HERMANAS DE LA MAGDALENA

03/02/2022

Ayer empezamos el X Ciclo de Cine Sin Ataduras, con una película dura, pero que es necesario ver: Las Hermanas de la Magdalena de 2002.
Esta película irlandesa, basada en hechos reales, nos permite conocer mejor nuestra historia y ver las cosas que se hicieron, terribles, a causa de una moral que estaba en contra de las mujeres y de camino, de los niños. Todo ello ocurre con la complicidad de una orden católica, que funcionaba, mirando hacia otro lado sin rubor alguno, actuando en su propio beneficio, todo ello imbuido en el ambiente de una sociedad patriarcal machista.

Trata del robo de niños, la destrucción de la vida de las mujeres que pretenden ser algo más libres, el abuso sexual, la violación, la retirada forzosa de niños para dar en adopción. A pesar de su dureza, es imprescindible verla. Gracias a @segoentiende Marcos Tarilonte y a @UGTprofeSegovia Cristina Gil, por sus aportaciones en el posterior coloquio. Nos vemos la semana que viene con “La chica desconocida”.

Colectivo Republicano Antonio Machado.


X CICLO DE CINE SOCIAL «SIN ATADURAS»

27/01/2022

Un año más, el Colectivo Republicano Antonio Machado, invita a l@s segovian@s a reflexionar sobre política, cultura y reivindicación a través de su ciclo de cine social “Sin ataduras”, que se celebrará durante el mes de febrero en La Cárcel de Segovia – Centro de Creación.

Programa

·       Miércoles 2 de febrero de 2022:

Las hermanas de la Magdalena (Irlanda, 2002)

 ·       Miércoles 9 de febrero de 2022:

La chica desconocida (Bélgica, 2016)

·       Miércoles 16 de febrero de 2022:

Diario de un Skin (España, 2005)

·       Miércoles 23 de febrero de 2022:

Diarios del exilio (España, 2019)

Las proyecciones tendrán lugar todos los miércoles del mes de febrero de 2022 a las 19:30 h. en la Sala Julio Michel de La Cárcel, Centro de Creación y después se celebrará un coloquio con los asistentes.

ENTRADA LIBRE hasta completar el aforo. Obligatorio uso de mascarilla.


La figura del guerrillero Carlos Marighella llega a los cines de Brasil

05/11/2021

Por Oriol Sabata

El director denunció que «es una película que fue muy atacada desde el inicio. Desde cuando surgió la idea de hacerla, pasando por la financiación, el rodaje y, después, ya en el primer año del Gobierno Bolsonaro, por el impedimento de lanzarla».

Esta cinta biográfica narra la historia del escritor y militante comunista Carlos Marighella, quien combatió mediante la lucha armada a la dictadura militar instaurada tras el golpe de Estado de 1964 que contó con el apoyo de Estados Unidos.

Wagner Moura, quien debuta como director con esta película, afirma que Marighella era un personaje de la historia de Brasil a quien la narrativa oficial trató de borrar y silenciar.
«Fue un hombre que sigue inspirando a todos los que creen en la justicia social, un hombre que siempre ha estado del lado de los más pobres, los más débiles, los oprimidos, los trabajadores», asegura el cineasta en una entrevista para Brasil de Fato.

Moura destaca que el estreno de la película ha generado malestar en los sectores oligárquicos de la sociedad brasileña: “Nuestra película molesta a los amantes de la dictadura militar, sin duda hubo censura».

Durante la presentación del film en 2019 en La Berlinale, el director dijo en rueda de prensa que «no estamos sugiriendo que la gente se alce en armas, pero tampoco juzgamos a los que pensaron que era lo mejor que se podía hacer en un momento en el que los derechos civiles estaban siendo violados».

Marighella militó en el Partido Comunista Brasileño (PCB). Ante la llegada de la dictadura y la creciente represión y falta de libertades políticas fundó el grupo armado Ação Libertadora Nacional (ALN), con el que llevó a cabo varias acciones de resistencia frente al régimen. El 4 de noviembre de 1969, tras una emboscada por parte de efectivos de la dictadura, fue asesinado en São Paulo. Unos meses antes de su muerte había escrito el Manual del Guerrillero Urbano, un libro que debía servir como guía para acciones armadas de grupos revolucionarios.