El Reino de este Mundo por: José Antonio Naz Valverde

24/05/2018

 

iglesia-IBI-vineta

“Mi Reino no es de este mundo”, decía Jesús de Nazaret, reconocido como Dios hijo en la Religión Cristiana. Sus sermones instaban a no apegarse a las riquezas de este mundo, ya que el verdadero Reino está en el cielo, al que por cierto tienen mucha dificultad para entrar los ricos: “es más fácil que un camello entre en el ojo de una aguja”.

Luego Constantino creó la Iglesia Católica  como Religión del Imperio y desde entonces los jefes de esa Iglesia han creado y mantenido un Reino de este mundo, casi siempre cercano a los poderes económicos y políticos.

El caso De la Iglesia Católica de España es un claro ejemplo. Durante siglos ha reinado en España, junto a los reyes cristianos de la reconquista y de todos los gobiernos de la historia, con muy breves excepciones, siendo un bastión de las contrarreformas dentro de los reinos cristianos. La última se produjo en pleno siglo XX contra la República, colaborando en el sangriento golpe de Estado y el genocidio y la represión de los años de la dictadura. En el Estado nacionalcatólico su influencia era total sobre todos los poderes, dictando las leyes de las Cortes, marcando el código penal y las decisiones del gobierno; y teniendo a su cargo la educación y los servicios sociales y de salud de la mayoría de la población.

En cuanto a los privilegios económicos, han sido una constante en la historia, desde los “diezmos” medievales hasta el mantenimiento continuado del clero, pasando por exenciones de impuestos. Y en la actualidad, tras 40 años de una Constitución que declara el Estado aconfesional, aunque continúan los acuerdos con la Santa Sede (firmados a los pocos días del referéndum constitucional), y una ley de mecenazgo y otra de libertad religiosa, la financiación anual de la Iglesia Católica asciende en 2016 a 11.560M€, en partidas como:

  1. más de 5000M€ para educación: conciertos con centros privados de ideario Católico, 600M€ para catequistas que imparten religión en los centros educativos, y hasta 10 M€ para convenios de seminarios.
  2. 2000M€ para obra social y asistencial.
  3. Subvenciones a complejos hospitalarios de 900M€
  4. 600M€ para conservación del patrimonio que está registrado como propiedad de la Iglesia
  5. 300M€ en subvenciones de eventos.
  6. 40M€ en funcionarios capellanes y hasta 10 M€ de participación del gobierno en entidades católicas, como las obras pías.
  7. Exenciones de impuestos, por valor de 2000M€, de IBI, patrimonio, sociedades…

No se cuantifica el inmenso valor de los bienes patrimoniales y financieros, de las donaciones de suelo público y de las decenas de miles de propiedades inmatriculadas a su nombre, según el secretario de la Conferencia Episcopal 40.000.

Y por si no es bastante se permite detraer el 0,7% o el 1,40% del IRPF por el procedimiento de las casillas, lo que en 2015 supuso a la Iglesia Católica otros ingresos de 249M€ por su casilla y 100M€ por la de ONGs. Dinero que, en contra de la propaganda del Xtantos, se dedica mayoritariamente a gastos del clero o a mantener la TV13 y tan sólo un 2,5% a Cáritas.

Todo esto en momentos en que los recortes en sanidad en los últimos años asciende a 12.000M€ y los de educación a 9.000. Parece que datos tan abrumadores están empezando a ser conocidos por la ciudadanía y cada vez más personas conscientes reclaman la igualdad en los deberes económicos con el Estado. Hay católicos que defienden la libertad de la Iglesia y en consecuencia la no financiación por el Estado, basándose en las palabras del propio papa “el Estado debe ser Laico”. En las instituciones se empieza a proponer medidas de justicia en los impuestos: ayuntamientos, asfixiados por las limitaciones presupuestarias, que intentan cobrar el IBI a inmuebles que nada tienen que ver con el culto y que en muchos casos se dedican a actividades lucrativas; o el cobro del ICIO a todas las obras que no tienen función de culto, actuación refrendada por tribunales españoles y de la Unión Europea.

En nuestra ciudad, algunos grupos políticos presentan una moción en el pleno de Mayo tratando de restringir los privilegios y aumentar la recaudación para poder implementar medidas que ayuden a la población más necesitada.

Pero aún falta mucho para que una ciudadanía informad tome conciencia de que la igualdad y la justicia son derechos comunes y las ideologías o creencias son cuestiones privadas, que no deben en ningún caso ser financiadas con fondos públicos, por respeto a todas ls creencias en total libertad.

José Antonio Naz Valverde

https://laicismo.org/2018/05/el-reino-de-este-mundo/

Anuncios

EDUCA A TUS HIJOS EN VALORES. ELIGE EN LA MATRÍCULA “VALORES SOCIALES Y CÍVICOS”

22/05/2018

Matricular-en-valores (1)

Ante el próximo inicio de la matriculación escolar, en la que con la ley actual debe elegirse entre clase de religión o Valores Sociales y Cívicos (Primaria), o Valores Éticos (Secundaria), se llama a elegir esta segunda opción.

laicismo.org

 


Cinco motivos para no marcar la casilla de la Iglesia ni la de fines sociales y seguir siendo solidario

24/04/2018

Ninguna de las dos opciones de la declaración anual de la Renta ofrece un sistema real, voluntario y verdaderamente laico para la aportación a fines sociales de interés general. Te damos 5 razones para que no las marques sin dejar de contribuir a las causas solidarias.

La falacia del gasto

Si marcas cualquiera de las dos casillas no pagas más, simplemente el 0,7 de tu cuota íntegra (antes de deducciones) se destina a la Iglesia o a fines sociales o a los dos (1,4). Por lo tanto, si no señalas ninguna de las casillas tampoco pagas menos, simplemente el Estado se encarga de distribuir ese 0,7 por ciento directamente desde los Presupuestos Generales.

Según el manual de la renta para este año los que no señalan ninguna de las dos casillas destinan también su 0,7% a “fines generales” sin asignación concreta. La matización es que no se conoce la lista de proyectos, acciones u organizaciones beneficiarias. Ese 0,7 por ciento se puede destinar a carreteras, Sanidad o Educación. Si no marcas ninguna de las casillas participas también del funcionamiento y la construcción solidaria del Estado.

La iglesia, la gran beneficiada

Por este mismo motivo, si marcas la casilla de la Iglesia, ese 0,7% se arranca de la hucha común de todos los contribuyentes, no solo de los que ponen la cruz. No hay más dinero, se usa el que hay para todos. Y fueron 250 millones de euros en 2016.

Es decir, se produce un redistribución del gasto que podría ser de interés común y mejorar la inversión pública (Sanidad, Educación, carreteras) hacia la Iglesia, priorizando el interés de unos pocos sobre el general y restando financiación a otras necesidades prioritarias.

La financiación eclesiástica debería ser exclusiva de sus acólitos, aumentando la cuota en su IRPF y no restando de la hucha común de los presupuestos generales. Más en un Estado laico. Si el compromiso es realmente cristiano no habrá ninguna distinción de la partida actual porque todos los que apoyan a la iglesia pagarían gustosamente la cuota aumentada en su IRPF. ¿Verdad?

Pero el problema no es solo este, si marcas solo la casilla de ‘fines de interés social‘ para evitar la financiación de la Iglesia en un Estado laico, también participarás en la subvención de entidades religiosas adscritas a la lista de organizaciones beneficiadas por ese ‘interés social’. Concretamente 100 millones de los 280 recaudados para fines sociales irían a organizaciones afines a la Iglesia, según Europa Laica.

Organizaciones que hacen una labor solidaria pero siempre vestida de un proselitismo religioso y una cultura de la caridad vertical que no es del gusto de todos. El mismo derecho tiene el ciudadano a poder ayudarlas como a no querer hacerlo. Con el sistema distributivo actual el segundo caso es imposible.

¿De verdad es una opción no ser solidario?

La mera existencia de la casilla de fines sociales es ponzoñosa. El mensaje que se transmite a los contribuyentes es que existe una posibilidad para no participar en causas de interés social. Si no quieres ayudar, no marques la casilla. Bonita forma de promocionar la cultura de la fraternidad colectiva y que parece más bien una excusa para justificar (y dar otra opción) a la casilla de la Iglesia.

El epígrafe del manual de la renta de este año para la casilla de fines sociales dice textualmente: “…considerados de interés social los fines de atención a las personas con necesidades socio-sanitarias, educativas o de inserción laboral. La prevención de la delincuencia, protección del medio ambiente y la cooperación al desarrollo.

Negarse a participar en alguno de esos puntos teniendo recursos para ello no debería ser una opción, sino un delito.

La cultura del mínimo esfuerzo: dona tu tiempo, no tu dinero

Las casillas solidarias son un atajo para limpiar muchas conciencias. La verdadera acción social se practica de manera pro activa, no delegando. El orgullo por sentirse Vicente Ferrer por cruzar solo dos rayas de cinco milímetros al año es ponzoñoso para la conciencia colectiva.

La labor solidaria debe ser personal y de implicación diaria, leyendo la actualidad, siguiendo a tus ONGs de cabecera, aportando según necesidades, participando y apadrinando personalmente acciones,… no delegando una responsabilidad inherente en el ser humano a otros. En definitiva, donando algo más preciado que un 0,7 de tus impuestos: tu tiempo.

No hay ONGs pequeñas que no recibirían nunca ayuda sin el sistema actual de renta, sino irresponsables con orejeras que no se ocupan de conocerlas e implicarse personalmente en su causa. Una ONG que se curra año tras año el patrocinio o la cuota ciudadana será mucho más activa y efectiva en la conciencia social colectiva que una que espera sentada la subvención del Estado.

Está muy bien que el Estado dedique una partida variable a los fines sociales de interés general, pero no debe ser una opción supeditada a la frágil conciencia colectiva que se espanta del compromiso común con la corrupción, la desgobernabilidad o las crisis estacionales; debería ser una acción obligatoria, una política de Estado fija en los Presupuestos Generales y decidida por un Parlamento representativo, independientemente de las mareas de opinión ciudadana.

El compromiso personal aporta más valor a largo plazo

De nada sirve dejar vacías las casillas solidarias sin este compromiso personal de intervención continua. De nada sirve criticar la labor caritativa de la Iglesia si no participas de la construcción de una solidaridad horizontal que rellene su hueco. De nada sirve vocear contra subvenciones desperdiciadas en ONGs exóticas si no trabajas personalmente por construir una causa que consideres realmente justa.

En la era de las redes sociales, donde miles de proyectos cívicos echan sus lazos, es muy fácil implicarse para modelar continuamente esta conciencia solidaria personal, sin la necesidad paternalista de tener que esperar a que haga algo Papá Estado. La labor del Estado debería ser de mero agente educador y de financiación pública para las causas más difíciles y minoritarias, aquellas que carecen del carisma y proyección mediática que estimule nuestro gesto humano.

La motivación de hacer tuyo un proyecto solidario en el que gastas 10€ vale más que mil financiados de manera automática por el Estado, genera un poso mayor para seguir siendo donante y, tampoco lo olvides, puedes desgravarte su importe.

Haced la prueba.

https://laicismo.org/2018/04/cinco-motivos-para-no-marcar-la-casilla-de-la-iglesia-ni-la-de-fines-sociales-y-seguir-siendo-solidario/


Europa Laica presenta su campaña para que en la Declaración de la Renta no se marque ni la casilla de la Iglesia católica, ni la de fines sociales

18/04/2018

IRPF-2018-a

Un año más Europa Laica, coincidiendo con el arranque oficial del periodo de Declaración de la Renta,  pone en marcha su campaña cívica y democrática para que NO SE MARQUE NINGUNA DE LAS DOS CASILLAS DEL IRPF NI LA CASILLA DE LA IGLESIA CATÓLICA NI LA DE FINES SOCIALES.

Cívica porque informamos a la ciudadanía de que no es de recibo detraer los recursos públicos procedentes de los impuestos, que son de todos y para todos,  para financiar fines particulares, como son los religiosos, perjudicando los intereses generales. Más aun cuando la Iglesia católica tiene el compromiso de autofinanciarse, claramente incumplido.  Democrática porque marcar la casilla de fines de interés social supone asignar recursos públicos a organizaciones de todo tipo, sin control alguno, cuando, por el contrario, los derechos sociales básicos, exigibles a los poderes públicos por la Constitución, deben formar parte de una política y decisión de los poderes públicos, Gobierno y Parlamento, no pudiendo depender de la arbitrariedad.

Un año más Europa Laica informará por toda la geografía española de estos temas en mesas informativas, repartiendo folletos y realizando charlas divulgativas.

Denunciamos las informaciones falsas e interesadas sobre que la Iglesia católica,  a través del IRPF, también realiza labores caritativas y de asistencia social puesto que la práctica totalidad de lo que recauda por la casilla de la Iglesia se utiliza para pagar los sueldos y seguros sociales de curas y obispos, universidades eclesiásticas, la propaganda episcopal y los gastos generales de su funcionamiento.

En la Declaración del IRPF del ejercicio pasado, el número de contribuyentes que no marcaron ni la casilla de la Iglesia ni la de fines sociales aumentó en 600.000, descendiendo igualmente el número de declaraciones a favor de la Iglesia en los tramos de renta de menor poder adquisitivo. En todo caso, en un clima de grave deterioro económico y social de la última década, con recortes multimillonarios en educación, sanidad y servicios sociales, no es de recibo que  el conjunto de la Corporación católica, amparada en unos Acuerdos preconstitucionales con el Estado, succione por distintas vías del erario público más de 11.600 millones de euros anuales.

Europa Laica considera necesario e inexcusable la derogación de los Acuerdos con la Santa Sede y con otras confesiones religiosas.

IRPF-2018-a

https://laicismo.org/2018/04/europa-laica-presenta-su-campana-para-que-en-la-declaracion-de-la-renta-no-se-marque-ni-la-casilla-de-la-iglesia-catolica-ni-la-de-fines-sociales/


“La inmatriculación de la Mezquita es el mayor pelotazo urbanístico de la historia de la humanidad”

26/03/2018

descarga

Juan José Tamayo, teólogo y director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid, ha pasado por Córdoba para participar en unas jornadas organizadas por el Colectivo Prometeo. Hemos conversado con él sobre asuntos de máxima actualidad como: la prisión permanente revisable, las movilizaciones sociales de las últimas semanas o las inmatriculaciones de bienes públicos por parte de la Iglesia.

Usted viene a hablar hoy del papel de la Iglesia en la Transición,y nos parece un asunto muy interesante para abrir un debate en el momento en el que estamos. ¿Qué les va a contar a los asistentes a su conferencia?.

Pues voy intentar responder a tres preguntas: ¿De dónde venimos?, ¿dónde estamos?, y ¿hacia dónde vamos ?.

No son preguntas vanas, son complejas…

Desde luego son preguntas complejas, pero que yo creo que tienen una respuesta dialéctica siempre, claro. Porque, ¿de dónde venimos?: del nacionalcatolicismo, de la dictadura legitimada por la jerarquía católica. Pero al mismo tiempo también, durante esas décadas hubo movimientos religiosos de crítica de la dictadura y de cuestionamiento del nacionalcatolicismo.

¿Dónde estamos?, pues con el paso del tiempo a la pregunta respondo, en estos 40 últimos años, en las relaciones del cristianismo, o de la Iglesia con el Estado.

Entonces ahí tengo unas afirmaciones fuertes, desde un punto de vista crítico. ¿Por qué?, porque yo creo que de todas las transiciones que se han producido en España ,en estos 40 años, la más retrasada de todas es la transición religiosa.

¿Por qué?, ¿por qué se ha dado esta situación?.

 Porque yo creo que todos los gobiernos, hayan sido de centro, de derechas, o de izquierda, se han convertido en rehenes de la Iglesia Católica y estaban constantemente mirando, y siguen haciéndolo con el rabillo del ojo, para que no descalifique la jerarquía, o al menos para que no los atacara, de forma que esas críticas, pudieran hacerles perder votos, ¿no?.

Y por otra parte, siguen quedando muchos restos de nacionalcatolicismo todavía en la vida política de los gobiernos. Porque yo creo que sin embargo la sociedad está totalmente secularizada y ha dado la espalda a la jerarquía católica y a la propia Iglesia.

 ¿Cómo se corrije esto?.

 Depende de nosotros en buena medida. De los ciudadanos y ciudadanas, de las organizaciones sociales y de todos estos movimientos cristianos de base, comunidades de base, cristianos por el socialismo, parroquias populares… Y por otra parte, todos los movimientos que en este momento están trabajando en la sociedad por romper los privilegios que sigue manteniendo la Iglesia Católica, y por devolver, como en el caso de las inmatriculaciones, bienes que pertenecen al pueblo, y que de manera ilegítima han pasado a la Iglesia Católica, como el caso de la Mezquita de Córdoba.

 Sobre la Mezquita, todavía hay una resistencia muy importante, ¿dónde ve que termine este debate?. Parece que el debate es: estás conmigo o contra mí…

No, ese planteamiento es totalmente falso, porque aquí no se trata de expropiar algo que le pertenece a un propietario, no, para nada. Es decir; las religiones tienen que ser muy modestas en su estilo de vida, tienen que ser muy ejemplares en la manera de practicar su propia religión, y en este caso, está claro que son expresiones de ostentación y de apropiación de lo que no les corresponde.

Y por eso, me parece que es uno de los grandes escándalos que está haciendo perder credibilidad a la Iglesia Católica, bueno a la Iglesia Católica; a la propia jerarquía. ¿Es un bucle?, no es un bucle, en readidad. Es una reclamación legítima de un bien del que nunca tendría que haberse apropiado ninguna religión, tampoco la religión islámica, ni muchísimo menos; y qué es un bien, que en el caso de la Mezquita es Patrimonio de la Humanidad…

Entonces es una contradicción el que ese Patrimonio de la Humanidad haya sido apropiado por una religión, en una compra que yo creo que es el mayor pelotazo urbanístico de toda la historia de la humanidad, porque no sé si costó 30 dólares, que no sé si tendrá algo que ver con las 30 monedas de plata de aquel que traicionó a Jesús.

 Aquí el Gobierno tampoco lo ha puesto fácil. Se comprometió a facilitar un listado de bienes inmatriculados por la Iglesia y todavía no lo ha hecho. Estamos en un Estado aconfesional, ¿no se debería garantizar que el Gobierno esté más de parte de los ciudadanos que de la Iglesia ?

 En este momento, a mí me parece que el partido en el Gobierno es el que necesita esos gestos para que la jerarquía católica no cuestione o critique sus políticas, las de hace unos años de austeridad, las políticas discriminatorias en el terreno del feminismo , las políticas relativas a la conciliación, las políticas totalmente regresivas en la reforma laboral…

Y claro, en el momento en el que el Gobierno reclame los bienes de los que se ha apropiado la Iglesia Católica, como bienes públicos, pues la Iglesia va a salir respondiendo con esas otras críticas.

Entonces lo que hay ,es una especie de “ten con ten”. Una alianza en la que al Gobierno se le permiten todo este tipo de abusos y excesos, que fomentan la discriminación y que generan mayor desigualdad legal.

Durante estos 5 o 6 años, uno de los países más desiguales de toda Europa es España, no sé si es el segundo, o el tercero, y sin embargo, ¿qué ha hecho la jerarquía católica?, pues como está conformada en torno a los privilegios, se ha callado porque a ella la crisis no le ha afectado

 

Sobre la Memoria Histórica, estamos viendo como algunos miembros de la Iglesia se oponen a las exhumaciones, o a los actos de reparación de las víctimas. ¿Qué visión tiene usted?. En Córdoba se va a comenzar el trabajo en las fosas comunes de la Guerra Civil

 Me parece que es uno de los comportamientos más inmisericordes y más antievangélicos, de aquellos sectores católicos que se oponen a esas exhumaciones, porque yo creo que ya de antemano tienen un prejuicio en relación con la Memoria Histórica, desde el momento en que se aprobó aquella Ley, que es muy restrictiva y que tampoco es para echar los pies para arriba, es más bien moderada y sin mucha salida.

Desde el momento en que se aprueba la Ley de Memoria Histórica, la jerarquía católica empezó a decir que era una ley selectiva, que era una ley excluyente, cuando en realidad la memoria que tienen los obispos, y un sector muy importante de las instituciones conservadoras, es la que yo llamo “memoria amnésica”, que parece un oxímoron. Es la memoria que olvida aquello que no le interesa recordar, y la memoria que solamente recuerda, o actualiza, en función de sus propios intereses.

Durante muchos años se han producido en España las famosas beatificaciones, y las famosas canonizaciones multitudinarias. En alguna ocasión hasta 500, y están en su derecho a reconocer que esas personas fueron mártires, pero claro, también hubo mártires del lado católico que fueron martirizados por el franquismo y a esos, sin embargo, no se les ha reconocido la santidad, no se les han reconocido los valores cristianos que ellos también tuvieron, porque entre otras cosas, fueron fieles al régimen, o al sistema elegido democráticamente por la ciudadanía. Entonces ahí me parece que oponerse a todas las exhumaciones, criticar la Memoria Histórica, es una manera de seguir defendiendo a los opresores y ponerse en contra de las víctimas.

 

Usted viene a Córdoba a hablar del papel de la Iglesia en la Transición, pero dentro de las cuestiones que usted va a tratar esta tarde está: la marginación y el trato degradante hacia la mujer en el seno de la Iglesia y su papel en la sociedad, bajo el dominio patriarcal, y  las mujeres en las religiones: patriarcado y violencia de género. Nos interesa mucho esto en Córdoba, porque ya sabe que ha habido muchas manifestaciones de los altos representantes de la Iglesia en Córdoba sobre la fecundación artifical, la maternidad, el papel de la mujer en la sociedad, y a la demonización de las leyes y las normas de igualdad de género en nuestro país. ¿Qué puede aportarnos en este debate?.

Lo que tengo que decir es que las mujeres en la Iglesia viven en un estado de “apartheid” clarísimo. Son mayoría en las prácticas religiosas, en los estudios, en el apoyo a la catequesis, la atención a las necesidades parroquiales, y sin embargo son una mayoría silenciada, porque no son mayoría silenciosa.

Dentro de la Iglesia ya hay organizaciones reivindicativas de la igualdad y de la no discriminación, pero esas voces son silenciadas. Y de esa manera, ¿qué es lo que está sucediendo?: pues algo que es inconcebible dentro de una sociedad democrática y de una defensa de los derechos humanos, y es es que las mujeres, dentro de la Iglesia Católica, también en el Islam y en otras religiones; pero sobre todo en la Iglesia Católica, no son reconocidas como sujetos.

Todos los seres humanos somos sujetos de derechos y deberes , en el caso de la Iglesia Católica, las mujeres no son reconocidas como sujetos, por ejemplo “morales”.

Todas las normas morales en la Iglesia Católica, las elaboran varones, jerarcas y en muchos casos príncipes de la Iglesia. No no son consideradas sujetos eclesiales, es decir, de esa eclesialidad se han apropiado los clérigos, de forma que, por ejemplo: las mujeres son excluidas del ministerio ordenado, de los órganos directivos, de la elaboración de la doctrina teológica y de la moral, y sobre todo de la negación que hacen de sus derechos sexuales y reproductivos.

 Además, el ejemplo más claro lo tenemos en el obispo de Córdoba, que es uno de los activistas más fuertes contra lo que llaman, “la ideología de género”, porque claro: hablar de ideología de género ya es un ataque a lo que es la teoría de género, porque no se trata de una ideología, de un determinado grupo, de una determinada corriente; es una teoría científica que está basada en la sociología, en la filosofía, en las ciencias naturales, y que en ningún caso justifica la discriminación. Y por eso, sinceramente me parece que es un comportamiento de lo más lesivo contra los derechos de las mujeres. Y además que van en dirección contraria la historia…

¿Qué cree que piensa un católico cuando escucha esto de su máximo representante?.

 Yo creo que los propios católicos, en su mayoría, no le siguen. ¿Cómo puede decir , que la fecundación invitro es un aquelarre?.

No. Los católicos cordobeses y las católicas cordobesas , ¿cómo pueden aceptar una afirmación de ese tipo?. Yo recuerdo que cuando pronunció está esta frase le contesto una católica de Córdoba diciendo que tenía un hijo, fruto de una fecundación in vitro, y que era un hijo extraordinariamente querido, y que no le podían prohibir, no sé si era un problema de bautismo, o de qué tipo…

De verdad, que me parece una actitud tan anacrónica, pero al mismo tiempo tan contraria al reconocimiento de la igualdad, que choca frontalmente con el movimiento originario de Jesús de Nazaret, que era un grupo, o una comunidad de hombres y mujeres iguales, con los mismos derechos, y con el mismo protagonismo, sin ningún tipo de discriminación por razones de género.

 

¿Qué vio usted en la calle el día 8 de marzo?. Muchos obispos , muchos representantes de la Iglesia Católica, dijeron que se había “demonizado” la calle, con las mujeres manifestándose por sus derechos…

Pues yo estuve en la manifestación y no encontré a ningún demonio. Más bien lo que encontré fue ángeles y ángelas, porque los mensajes que transmitían era unos mensajes de vida, de esperanza, porque el espíritu qué reinó en esa manifestación fue un espíritu alegre, estéticamente impecable, y la verdad es que lo que sí encontré, es ese sentido lúdico que tiene que caracterizar todas las reivindicaciones de este tipo de derechos.

Y vi, sobre todo, muchísima juventud gritando una serie de eslóganes que iban en esta dirección. Y para nada encontré al demonio.

Bueno, yo en realidad, en esto tampoco soy muy creíble, porque soy teólogo pero no creo en el demonio. Entonces ahí es muy difícil que sin creer en el demonio, viera a mujeres endemoniadas. Pero ciertamente, aunque creyera, diría que el demonio está en otro lugar, que no en las mujeres que reivindican

No solo las mujeres han salido a la calle, también lo han hecho los pensionistas, que son un importante caladero de votos y que nunca se habían manifestado  para pedir y reclamar sus derechos…

Yo acabo de llegar del Foro Social Mundial, que se ha celebrado en una ciudad de Brasil que se llama Salvador de Bahía, y anteriormente estuve dando un curso en otro Salvador, que es San Salvador, la capital del país más pequeño de Centroamérica.

Y ahí me dijeron, y yo lo pude confirmar, que España en este momento era el país con mayor capacidad de movilización de la ciudadanía, en todos los campos.

Me hablaron como si hubieran estado allí en la manifestación del 8 de marzo. Y coincidió también estando en estos países la manifestación de los pensionistas, y ellos decían que era increíble, como se podía movilizar de esta manera .¿Qué quiere decir esto?, pues yo creo que la conciencia de movilización que tiene la sociedad española demuestra el hartazgo sobre las políticas que se vienen siguiendo en estos últimos 6 años.

¿Y cree usted que se conseguirá algo?

Hay que conseguirlo. Lo diré hoy en la conferencia, que soy un pesimista esperanzado.

¿Por qué pesimista?, porque la razón política, o la razón social, no me da para ver que haya cambios. Pero al mismo tiempo esperanzado, porque yo estoy convencido de que todas estas movilizaciones en las que estamos implicados tantos ciudadanos y ciudadanas, tienen que dar su fruto y tienen que dar sus resultados. La propia movilización en sí ya es un motivo de esperanza.

Sobre sucesos como el de Gabriel, o como el de los niños de Getafe, lo vimos también aquí con Bretón… viene siendo una realidad terrible, estos progenitores que terminan con la vida de sus hijos para hacer daño a los demás ¿tienen solución estas situaciones?, ¿se pueden parar esta situación tan anómala y tan terrible?.

Lo primero, expresar mi indignación por estos comportamientos, mi solidaridad con las víctimas, mi denuncia abierta de las personas que han llegado a este grado de deterioro ético. Pero al mismo tiempo también decir que estamos ante un patriarcado criminal, un patriarcado criminal incluso en el caso de las mujeres que se comportan de esa manera tan criminal y tan asesina, pero es una construcción propia del patriarcado que no contento con apropiarse de la esposa, o de la compañera, o de la amiga, considerándola una propiedad privada, también quieren hacerle daño a través de estos sacrificios.

Es una situación realmente terrible, pero al mismo tiempo que esto sucedía en España, yo estaba viviendo otro feminicidio en Salvador de Bahía, que es el caso de la concejala de Río de Janeiro, Marie Le Franc.

Eso creo que hay que tenerlo también en cuenta. Porque no nos podemos dejar llevar solo por un sentimiento, diríamos unidireccional. Yo por ejemplo participé en todas las movilizaciones que se celebraron durante el foro en Salvador de Bahía por el asesinato de esta mujer, dónde se aprecia claramente lo que llamamos, dentro del feminismo, “la interseccionalidad de género”.

Esta mujer procedía de una favela, por tanto era una mujer pobre, en segundo lugar, era una mujer negra, afrodescendiente, en tercero, era lesbiana, en cuarto, era un activista del feminismo, quinto, era una concejala de un ayuntamiento que estaba luchando por las reivindicaciones populares, y posiblemente, eso no lo sé, pudiera formar parte de la religión muy numerosa que existe en toda esa zona qué es el candomblé.

Y ahí es donde se ve claramente como las mujeres, no solamente son discriminadas y asesinadas por género, sino por clase, por procedencia geográfica, por etnia, por cultura, por religión…

Y eso es realmente dramático, y los dos fenómenos de los que estamos hablando deben reclamar una atención y una actitud de reflexión que nos lleve a cambiar estos comportamientos

Si le digo prisión permanente revisable, ¿qué es lo primero que usted piensa?

Prisión permanente revisable me remite a condena de muerte, una ejecución en gradual y una actitud de falta de respeto a la vida de las personas y a su propia libertad.

Se está intentado que las familias que han tenido pérdidas muy graves, como la de Ruth Ortiz, como la de Diana Quer, Marta del Castillo, se sumen a esta movilización y no sé si estamos haciendo bien o no…

A mí me parece que estamos haciendo muy mal. Porque hay dos ejemplo: el de la madre de Gabriel, y el de los padres y madres de estas otras mujeres.

Yo creo que estos casos, con todo el respeto, y con todo el derecho, hay una motivación de venganza. Una venganza que se cierne sobre el asesino, al que no solamente no se le perdona, sino que se dice “que se pudra”.

Eso es venganza, mientras que la actitud de la madre de Gabriel es una actitud de respeto, una actitud de dolor, por supuesto, y de sufrimiento, pero sin llegar a ese comportamiento de la eliminación del asesino. El asesino es una persona a la que no se le puede quitar la vida, independientemente de que él la haya quitado.

Juan José Tamayo, muchas gracias por haber estado con nosotros.

Muchas gracias por su invitación y me tiene a su disposición siempre que venga Córdoba.

Igualmente.

http://cadenaser.com/emisora/2018/03/23/radio_cordoba/1521825666_108798.html


¡Matricula a tus hijos e hijas en la escuela pública!

12/03/2018

A la hora de escolarizar no pongas ningún centro confesional en la selección de centros y evitarás que se le derive a un centro religioso.

matricular-escuela-publica-Europa-Laica-2018

A partir de marzo se inicia, en la mayoría de las comunidades, el periodo para solicitar la escolarización y matriculación en los centros educativos.

Europa Laica defiende el respeto a la libertad de conciencia en todos los ámbitos, pero con mayor celo cuando se trata de menores en formación, y exige, en consecuencia, la eliminación del adoctrinamiento religioso y dogmático en todos los centros que imparten enseñanza oficial. Una demanda democrática que a día de hoy no se respeta en nuestro sistema educativo.

No obstante, y dado el carácter y consecuencias de la actual fragmentación del sistema educativo en diferentes redes de centros, donde la mayoría de los centros privados, concertados o no, invocan su “carácter propio” o ideario para imponer en ellos una enseñanza religiosa confesional, no cabe la indiferencia. Europa Laica apuesta sin vacilación por la Escuela Pública, como instrumento que debe ser garantizado por las Administraciones Públicas, en tanto obligadas a velar por el interés general, para dar satisfacción a un derecho universal y en condiciones de igualdad, como es el derecho de niños y jóvenes a una educación común y laica. Defensa del espacio público, interés general y derecho universal a los que, por su propia naturaleza, no se ven obligadas instituciones y empresas de carácter particular, punto de apoyo hacia la creación de un “mercado educativo”, con distintos sesgos ideológicos, promoviendo mayor segregación y desigualdad social.

Europa Laica propone a las madres y padres que matriculen a sus hijas e hijos en edad escolar en colegios e institutos públicos; pues considera que la Escuela Pública es la que está directamente comprometida para que la etapa de escolarización obligatoria sea una etapa de convivencia entre escolares, con los iguales y con los distintos, una etapa que contribuye con esa convivencia a la mejor formación de las niñas, niños y jóvenes, y también al mejor desarrollo democrático de una sociedad cada día más diversa y plural.

A la Escuela Pública se le puede exigir que imparta una educación de calidad, contar con un profesorado bien preparado y seleccionado con criterios de igualdad, mérito y capacidad y, por tanto, un profesorado plural y democrático, que enseñe y eduque en libertad para formar ciudadanos competentes y críticos, sin verse sujeto a ningún ideario ni mandato que le obligue a adoctrinar al alumnado.

La Escuela Pública, “de todos y para todos”, está al servicio de la sociedad, de cada familia y de sus hijos e hijas, para que se utilice gratuitamente, pues nadie debe hacer negocio ni con la enseñanza ni con ningún otro servicio público. Siendo un servicio público mejorable, es necesario revertir los recortes de los últimos años y proveerla de los medios humanos y materiales necesarios, contando con la participación democrática de todas y todos en las escuelas e institutos, como derecho exigible en la escuela pública que se encuentra limitado en la privada

Consideramos que en las escuelas no debe impartirse la religión como asignatura, pues la enseñanza debe ser laica y los hechos y manifestaciones de índole religiosa deben estudiarse integrados en el currículum de otras asignaturas y no como catequesis y dogmas de fe. Sin embargo, los actuales Acuerdos del Estado con el Vaticano lo impiden, obligando la presencia de la religión confesional en todos los centros educativos; una situación contraria a principios democráticos que, mientras persista, incluso ha llevado a iniciativas de exigir en las distintas comunidades que el horario de religión sea el mínimo que permite la ley actual.

De ahí, el impulso de Europa Laica, junto con otras organizaciones sociales, de sucesivas campañas “Por una Escuela Pública y Laica: Religión fuera de la Escuela”, que incluyen la derogación de dichos Acuerdos y los suscritos con otras confesiones religiosas. La reciente decisión mayoritaria lograda en la Comisión de Educación del Congreso en ese sentido, nos anima a continuar en la exigencia de que el gobierno proceda a cumplir ese mandato parlamentario. (Puedes firmas esa campaña entrando en este enlace: Por una escuela pública y laica. Derogación de los Acuerdos)

En este empeño, la postura consciente de padres y madres en defensa de la Escuela Pública, matriculando en ella a su hijos e hijas, es la mejor garantía de poder tener una enseñanza de calidad, igualitaria, gratuita, sin discriminación y democrática.

Más información, consultas,… dirigirse a: escuelalaica@europalaica.org


La Justicia argentina prohíbe enseñar religión en las escuelas públicas

14/12/2017

1513102169_784544_1513110577_noticia_normal_recorte1

La educación pública en Argentina debe ser laica. La decisión se remonta a 1884, pero acaba de ser ratificada por la Corte Suprema de Justicia. Hace 133 años, el país suramericano aprobó la ley 1420, el pilar sobre el que se construyó su sistema escolar público, gratuito y obligatorio y que definió que la enseñanza religiosa debía ser optativa, contar con autorización paterna y dictarse fuera del horario escolar. En los últimos años, la provincia norteña de Salta, una de las más católicas de Argentina, se distanció de esa norma fundamental y avaló por ley que en sus escuelas públicas se rezase al inicio de las clases y que la religión formase parte del plan de estudios. La Corte Suprema de Justicia declaró este martes inconstitucional la norma salteña por considerar que discrimina y viola la privacidad, tal y como habían denunciado un grupo de padres.

En su fallo, difundido por el Centro de Información Judicial, la Corte “consideró probado que es habitual la enseñanza y la práctica de la catequesis de un solo culto (el católico apostólico romano)”. Para los jueces, “la norma cuestionada, al incluir la educación religiosa en horario escolar, dentro del plan de estudios y con el aval de la respectiva autoridad religiosa, favorece conductas discriminatorias hacia los niños y niñas que no integran el grupo religioso predominante ni ningún otro, generando, de este modo, mayor desigualdad”.

El máximo tribunal argentino exhortó a las autoridades provinciales a garantizar el cese de los ritos religiosos durante la jornada escolar y a adaptar la curricula escolar. También invalidó la obligación de los padres de manifestar si desean que sus hijos reciban educación religiosa.

“Es un fallo excelente, estamos muy contentos porque fuimos los que promovimos la acción y por lo que supone para los argentinos”, declaró a EL PAÍS Torcuato Sozio, titular de la Asociación de Derechos Civiles (ADC), que se presentó con los padres como querellante contra la provincia de Salta. Sozio admite que el fallo está limitado a la provincia de Salta y no alcanza a otras regiones con leyes educativas similares, como Catamarca y Tucumán, también en el norte. Aún así, sienta un precedente y puede motivar que otros padres se animen a denunciar si los gobiernos provinciales no toman nota y ordenan cambios que vayan en línea con la sentencia judicial.

El fallo, aprobado por mayoría, estuvo precedido de una gran expectativa. Antes de tomar la decisión, los jueces de la Corte Suprema convocaron a audiencias públicas a las que se presentaron las partes y medio centenar de amicus curiae, que expusieron sus opiniones sobre la denuncia. En Salta capital, casi 1.400 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, se registraron en los últimos meses marchas a favor y en contra de la educación religiosa.

El máximo tribunal salteño había dado la razón a las autoridades provinciales, pero la ADC recurrió. El fiscal general ante la Corte Suprema, Víctor Abramovich, había apoyado a los querellantes al destacar que en muchas escuelas salteñas, además de no ofrecer alternativas a religión, se hacía constar como “no creyente” en los boletines escolares a los alumnos que rechazan la asignatura.

“La aplicación de las normas cuestionadas coadyuvó, en los hechos, a la segregación y a la consolidación de prejuicios o estereotipos en contra de las minorías religiosas, con la gravedad de que la escuela pública primaria es una oportunidad esencial para formar a los niños y niñas en la diversidad y el pluralismo religioso”, dictaminó el fiscal. De cara al próximo curso escolar, que comienza en marzo, las clases de religión en las escuelas públicas deberán volver al lugar extracurricular al que fueron relegadas ya en el siglo XIX.

https://elpais.com/internacional/2017/12/12/argentina/1513102169_784544.html