Cómo financia el Gobierno a la asociación alemana que busca en Rusia a la División Azul: un cementerio, exhumaciones y repatriaciones

28/03/2018

Cementerio-soldados-alemanes-Volgogrado-Stalingrado_EDIIMA20180316_0416_5

El Ministerio de Defensa tiene un acuerdo con la asociación alemana Volksbund Deutsche Kriegsgräberfürsorge, encargada de cuidar los cementerios alemanes por todo el mundo y de localizar enterramientos y exhumar restos de sus soldados caídos en combate, para encontrar en Rusia a los miembros de la División Azul que murieron en Rusia durante la Segunda Guerra Mundial.

Este convenio lleva realizándose desde hace más de dos décadas y es prácticamente imposible encontrar información en los presupuestos generales. Defensa remite al archivo del Ejército en Ávila para obtener información sobre los divisionarios fallecidos. La única información que ha trascendido en los últimos años ha sido gracias a sendas preguntas de diputados del Congreso de PSOE e Izquierda Unida, que inquirieron al Gobierno en 2003 y 2018.

En 2003 el Ejecutivo reveló que entre 1996 y 2003 la colaboración entre Defensa y la asociación Volksbund permitió localizar y levantar 1.915 cadáveres de caídos en 16 emplazamientos rusos. Junto a estas acciones, la entidad alemana construyó con fondos españoles “un cementerio español junto al cementerio de guerra alemán de Pankovka (Novgorod)”. Casi 1.000 divisionarios se encontraban en 2.003 enterrados en este cementerio a lo que había que sumar unas 2.000 identificaciones.

Los trabajos de esta entidad seguirían, según la respuesta, hasta localizar y exhumar los alrededor de 5.000 españoles caídos en la II Guerra Mundial en ayuda de la invasión alemana de la URSS.

La contestación de 2018 al diputado valenciano de Unidos Podemos Ricardo Sixto ha sido más escueta que la de 15 años antes. En ella, el Ministerio de Defensa explica que “no se tienen datos de los reubicados en la parcela española del cementerio ruso ni de nuevas identificaciones de restos cadavéricos”. Eso sí, añade una curiosa cifra que nunca antes había mencionado. Entre 2003 y 2017 Defensa repatrió con dinero público el cuerpo de 29 soldados españoles caídos en la invasión nazi del estado soviético. El coste de cada repatriación para las arcas públicas es de 800 euros por el transporte en avión de los restos de cada soldado.

El Gobierno no aclara por qué se trasladan unos restos y no otros y cuál es la diferencia para que el cuerpo del soldado acabe en el cementerio habilitado para los divisionarios o vuelva tierras españoles. Tampoco los fondos públicos totales de los que ha dispuesto la asociación alemana para su colaboración.

Otros cementerios de caídos españoles en el extranjero

Los españoles caídos en las campañas de Marruecos son los que mejor trato han tenido por las autoridades españolas después de los miembros de la División Azul. En la actualidad, es el Ministerio de Exteriores son los que se reparten los cuidados -muchas veces criticados por los familiares- del cementerio cristiano de Tetuán, donde se intentó agrupar a todos los soldados aunque también españoles residentes en la antigua colonia española.

https://www.eldiario.es/cv/Defensa-Rusia-Division-Azul-repatriaciones_0_750675229.html

Anuncios

COMUNICADO SOBRE LA REFORMA DE LA LEY AMNISTÍA DEL 77

27/03/2018

 

images    Ante la insólita votación del PSOE en el Congreso en contra de la proposición de ley presentada por el Grupo Parlamentario Bildu y apoyada por los  Grupos de Podemos, Esquerra Republicana,  PNV, En Comú Podem, En Marea, Compromís, PDC y Nueva Canaria,  de modificación de la Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía (*), promovida por la CeAqua, debatida en el Congreso de los Diputados el pasado martes, 20 de Marzo de 2018, nos vemos en la necesidad de emitir el siguiente:
COMUNICADO

El conjunto del movimiento memorialista y de víctimas del franquismo perteneciente al ENCUENTRO ESTATAL DE COLECTIVOS DE MEMORIA HISTÓRICA Y DE VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO que agrupa a más de noventa colectivos de todo el Estado y del extranjero, rechaza enérgicamente no sólo el sentido del voto del PSOE en contra de la modificación de la citada Ley de Amnistía que podría abrir la posibilidad de enjuiciar los crímenes imprescriptibles de la DICTADURA FRANQUISTA, sino también los falaces argumentos empleados para justificar el rechazo a la mencionada proposición de Ley.

El enjuiciamiento de una ley no puede hacerse sólo por las circunstancias concurrentes en el momento de su promulgación sino también y sobre todo por su grado de cumplimiento y sus consecuencias. En el ejército, en la judicatura y en la administración los elementos franquistas pusieron desde un primer momento todos los obstáculos que estaban en su mano para impedir su aplicación en todo su alcance posible. De ahí que aún permanezcan miles de demócratas españoles asesinados por los fascistas enterrados en fosas comunes, y que aún sean decenas de miles los hombres y mujeres a los que a través del robo de niños, persistente hasta bien entrada la democracia, se les arrebató su identidad sin que el Estado haga nada para restaurar dicha injusticia y que no hayan sido anuladas las sentencias carentes de garantías de los tribunales militares y del Tribunal de Orden Público. Han sido las rémoras de los franquistas amparadas por los gobiernos del PP y toleradas por los del PSOE las que adulteraron la ley amnistía y la convirtieron en una ley de punto final. Con toda seguridad la votación del PSOE responde a la necesidad de encubrir su pusilánime actuación en este tiempo.

 

Utilizar la figura de Marcos Ana para retomar retóricamente la estrategia política de 1956 de “reconciliación nacional”, deseo que en posteriores etapas el poeta no volvió a manifestar (sí lo hizo con la necesidad de verdad, justicia y reparación para las víctimas) ante la persistencia de unas instituciones franquistas y postfranquistas que no contribuyeron en absoluto a hacer realidad ese deseo, es un acto impropio de una formación política que conoce el pasado y respeta a sus propios militantes afectados por las múltiples formas de represión ejercidas por aquella criminalidad y, también, por respeto al resto de los demócratas antifranquistas represaliados.
Pero es que, además de esa nefasta manipulación del poeta, utilizar el deseo de las masas que en su anhelo de justicia gritaban en 1977 “Libertad, amnistía, estatuto de autonomía” para justificar en dicho clamor la actual negación de la justicia en base a que
– aquello se coreaba para “imponer la cancelación total de las responsabilidades contraídas en uno y en otro campo”.
– y para “clausurar definitivamente la Guerra Civil y las dos Españas que tantas veces habían helado el corazón de los españolitos”; es todo un ejercicio de infantilismo narrativo, cuando no de una estricta manipulación interesada de la historia que en su relato olvida siempre los 40 años de una dictadura totalitaria que violó diariamente los derechos humanos del conjunto de la población de España.

Y más grave aún que, para justificar un voto injustificable, traten de menoscabar con florida retórica la honorabilidad de aquellos partidos de hoy sensibles con el sufrimiento acumulado de cientos de miles, millones, de familias que siguen esperando justicia, a los que acusan de “empeñarse en denostar el sistema constitucional del 78”, intentando así proteger y consolidar el mito de una modélica transición que de modélica sólo tuvo el calificativo fabricado en la mente de quienes, como el PSOE, protagonizaron aquel histórico desamparo de unas víctimas que esperaban mucho más de la democracia y de dicho partido.

No comprendemos que, sin reprocharse a sí mismos su contribución activa a la dilación, al paso del tiempo, se pregunten ahora “¿a qué sujetos en concreto podría hoy llevarse a los tribunales después de más de cuarenta años desde la entrada en vigor de la ley, y respecto de hechos delictivos que se remontan a la guerra civil y, en todo caso, a una primera etapa de la posguerra, fundamentalmente?” Si hace 40 años se hubieran hecho esa misma pregunta, hoy no existirían 2.400 fosas comunes sin exhumar, ni los cientos de miles de casos de impunidad que contribuyeron a encubrir. Queda de manifiesto su participación en el desamparo de las víctimas del franquismo.

Pero siendo grave todo lo anterior, lo más deplorable del argumentario empleado es la descabellada referencia que hacen a la “seguridad jurídica“. Reconoce el PSOE que la Ley de Amnistía, tal como se redactó, fue uno de los pilares del “pacto de la transición“, pero lo que no dice es que no lo fue por sus efectos reparadores en las víctimas de la dictadura, sino por (y esto sí lo dice en su argumentario) los “actos derivados de la Ley de Amnistía (que) tendrían que ser revisados” en caso de modificarse. En otras palabras, están reconociendo y aceptando que todo el peso de los daños criminales de la dictadura descansa sobre el sufrimiento colectivo de sus víctimas.

Tampoco aceptamos esa persistencia en referirse al articulado de la Constitución que, en cuanto a la irretroactividad de la ley (art. 9.3), tiene muy en cuenta la maniobra jurídica que representó la Ley de Amnistía. Las piezas del reloj, encajan. En presencia de disposiciones semejantes, Nüremberg no hubiera tenido lugar.

Por tanto, nos oponemos rotundamente a la interpretación del concepto de “seguridad jurídica” si éste sirve para consolidar la impunidad de una dictadura totalitaria por encima de la construcción de un orden jurídico que proteja a sus víctimas. No es ni justa ni democrática cualquier medida de amparo y protección de la criminalidad de una dictadura totalitaria que, además, imposibilite el amparo y protección del daño que ha infligido a sus víctimas.

Lamentamos la nueva oportunidad desaprovechada por el PSOE para romper con ese reciente pasado de protección de los crímenes de la dictadura franquista y alinearse con la necesidad de amparo de sus víctimas, hecho reconocido por numerosos organismos internacionales de justicia y DDHH.

 

(*) NOTA: El Encuentro Estatal de Colectivos de Memoria Histórica y de Víctimas del franquismo, de conformidad con los acuerdos programáticos adoptados en la asamblea de asociaciones celebrada el 10 de junio de 2017, reclama del Parlamento español que apruebe una ley de declare la NULIDAD en su integridad de la Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía para:

 

  1. Posibilitar la investigación judicial de todos los crímenes del franquismo.

 

  1. Expulsar del ordenamiento jurídico español la legislación franquista. Mantener vigente la ley de amnistía implica reconocer la legalidad franquista, y por lo tanto, que los antifranquistas que se beneficiaron de la ley de amnistía sigan siendo considerados delincuentes por el ordenamiento jurídico español.

 

En Madrid a 26 de marzo de 2018.

 

COMISIÓN COORDINADORA DEL ENCUENTRO ESTATAL DE COLECTIVOS DE MEMORIA HISTÓRICA Y DE VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO


“La inmatriculación de la Mezquita es el mayor pelotazo urbanístico de la historia de la humanidad”

26/03/2018

descarga

Juan José Tamayo, teólogo y director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid, ha pasado por Córdoba para participar en unas jornadas organizadas por el Colectivo Prometeo. Hemos conversado con él sobre asuntos de máxima actualidad como: la prisión permanente revisable, las movilizaciones sociales de las últimas semanas o las inmatriculaciones de bienes públicos por parte de la Iglesia.

Usted viene a hablar hoy del papel de la Iglesia en la Transición,y nos parece un asunto muy interesante para abrir un debate en el momento en el que estamos. ¿Qué les va a contar a los asistentes a su conferencia?.

Pues voy intentar responder a tres preguntas: ¿De dónde venimos?, ¿dónde estamos?, y ¿hacia dónde vamos ?.

No son preguntas vanas, son complejas…

Desde luego son preguntas complejas, pero que yo creo que tienen una respuesta dialéctica siempre, claro. Porque, ¿de dónde venimos?: del nacionalcatolicismo, de la dictadura legitimada por la jerarquía católica. Pero al mismo tiempo también, durante esas décadas hubo movimientos religiosos de crítica de la dictadura y de cuestionamiento del nacionalcatolicismo.

¿Dónde estamos?, pues con el paso del tiempo a la pregunta respondo, en estos 40 últimos años, en las relaciones del cristianismo, o de la Iglesia con el Estado.

Entonces ahí tengo unas afirmaciones fuertes, desde un punto de vista crítico. ¿Por qué?, porque yo creo que de todas las transiciones que se han producido en España ,en estos 40 años, la más retrasada de todas es la transición religiosa.

¿Por qué?, ¿por qué se ha dado esta situación?.

 Porque yo creo que todos los gobiernos, hayan sido de centro, de derechas, o de izquierda, se han convertido en rehenes de la Iglesia Católica y estaban constantemente mirando, y siguen haciéndolo con el rabillo del ojo, para que no descalifique la jerarquía, o al menos para que no los atacara, de forma que esas críticas, pudieran hacerles perder votos, ¿no?.

Y por otra parte, siguen quedando muchos restos de nacionalcatolicismo todavía en la vida política de los gobiernos. Porque yo creo que sin embargo la sociedad está totalmente secularizada y ha dado la espalda a la jerarquía católica y a la propia Iglesia.

 ¿Cómo se corrije esto?.

 Depende de nosotros en buena medida. De los ciudadanos y ciudadanas, de las organizaciones sociales y de todos estos movimientos cristianos de base, comunidades de base, cristianos por el socialismo, parroquias populares… Y por otra parte, todos los movimientos que en este momento están trabajando en la sociedad por romper los privilegios que sigue manteniendo la Iglesia Católica, y por devolver, como en el caso de las inmatriculaciones, bienes que pertenecen al pueblo, y que de manera ilegítima han pasado a la Iglesia Católica, como el caso de la Mezquita de Córdoba.

 Sobre la Mezquita, todavía hay una resistencia muy importante, ¿dónde ve que termine este debate?. Parece que el debate es: estás conmigo o contra mí…

No, ese planteamiento es totalmente falso, porque aquí no se trata de expropiar algo que le pertenece a un propietario, no, para nada. Es decir; las religiones tienen que ser muy modestas en su estilo de vida, tienen que ser muy ejemplares en la manera de practicar su propia religión, y en este caso, está claro que son expresiones de ostentación y de apropiación de lo que no les corresponde.

Y por eso, me parece que es uno de los grandes escándalos que está haciendo perder credibilidad a la Iglesia Católica, bueno a la Iglesia Católica; a la propia jerarquía. ¿Es un bucle?, no es un bucle, en readidad. Es una reclamación legítima de un bien del que nunca tendría que haberse apropiado ninguna religión, tampoco la religión islámica, ni muchísimo menos; y qué es un bien, que en el caso de la Mezquita es Patrimonio de la Humanidad…

Entonces es una contradicción el que ese Patrimonio de la Humanidad haya sido apropiado por una religión, en una compra que yo creo que es el mayor pelotazo urbanístico de toda la historia de la humanidad, porque no sé si costó 30 dólares, que no sé si tendrá algo que ver con las 30 monedas de plata de aquel que traicionó a Jesús.

 Aquí el Gobierno tampoco lo ha puesto fácil. Se comprometió a facilitar un listado de bienes inmatriculados por la Iglesia y todavía no lo ha hecho. Estamos en un Estado aconfesional, ¿no se debería garantizar que el Gobierno esté más de parte de los ciudadanos que de la Iglesia ?

 En este momento, a mí me parece que el partido en el Gobierno es el que necesita esos gestos para que la jerarquía católica no cuestione o critique sus políticas, las de hace unos años de austeridad, las políticas discriminatorias en el terreno del feminismo , las políticas relativas a la conciliación, las políticas totalmente regresivas en la reforma laboral…

Y claro, en el momento en el que el Gobierno reclame los bienes de los que se ha apropiado la Iglesia Católica, como bienes públicos, pues la Iglesia va a salir respondiendo con esas otras críticas.

Entonces lo que hay ,es una especie de “ten con ten”. Una alianza en la que al Gobierno se le permiten todo este tipo de abusos y excesos, que fomentan la discriminación y que generan mayor desigualdad legal.

Durante estos 5 o 6 años, uno de los países más desiguales de toda Europa es España, no sé si es el segundo, o el tercero, y sin embargo, ¿qué ha hecho la jerarquía católica?, pues como está conformada en torno a los privilegios, se ha callado porque a ella la crisis no le ha afectado

 

Sobre la Memoria Histórica, estamos viendo como algunos miembros de la Iglesia se oponen a las exhumaciones, o a los actos de reparación de las víctimas. ¿Qué visión tiene usted?. En Córdoba se va a comenzar el trabajo en las fosas comunes de la Guerra Civil

 Me parece que es uno de los comportamientos más inmisericordes y más antievangélicos, de aquellos sectores católicos que se oponen a esas exhumaciones, porque yo creo que ya de antemano tienen un prejuicio en relación con la Memoria Histórica, desde el momento en que se aprobó aquella Ley, que es muy restrictiva y que tampoco es para echar los pies para arriba, es más bien moderada y sin mucha salida.

Desde el momento en que se aprueba la Ley de Memoria Histórica, la jerarquía católica empezó a decir que era una ley selectiva, que era una ley excluyente, cuando en realidad la memoria que tienen los obispos, y un sector muy importante de las instituciones conservadoras, es la que yo llamo “memoria amnésica”, que parece un oxímoron. Es la memoria que olvida aquello que no le interesa recordar, y la memoria que solamente recuerda, o actualiza, en función de sus propios intereses.

Durante muchos años se han producido en España las famosas beatificaciones, y las famosas canonizaciones multitudinarias. En alguna ocasión hasta 500, y están en su derecho a reconocer que esas personas fueron mártires, pero claro, también hubo mártires del lado católico que fueron martirizados por el franquismo y a esos, sin embargo, no se les ha reconocido la santidad, no se les han reconocido los valores cristianos que ellos también tuvieron, porque entre otras cosas, fueron fieles al régimen, o al sistema elegido democráticamente por la ciudadanía. Entonces ahí me parece que oponerse a todas las exhumaciones, criticar la Memoria Histórica, es una manera de seguir defendiendo a los opresores y ponerse en contra de las víctimas.

 

Usted viene a Córdoba a hablar del papel de la Iglesia en la Transición, pero dentro de las cuestiones que usted va a tratar esta tarde está: la marginación y el trato degradante hacia la mujer en el seno de la Iglesia y su papel en la sociedad, bajo el dominio patriarcal, y  las mujeres en las religiones: patriarcado y violencia de género. Nos interesa mucho esto en Córdoba, porque ya sabe que ha habido muchas manifestaciones de los altos representantes de la Iglesia en Córdoba sobre la fecundación artifical, la maternidad, el papel de la mujer en la sociedad, y a la demonización de las leyes y las normas de igualdad de género en nuestro país. ¿Qué puede aportarnos en este debate?.

Lo que tengo que decir es que las mujeres en la Iglesia viven en un estado de “apartheid” clarísimo. Son mayoría en las prácticas religiosas, en los estudios, en el apoyo a la catequesis, la atención a las necesidades parroquiales, y sin embargo son una mayoría silenciada, porque no son mayoría silenciosa.

Dentro de la Iglesia ya hay organizaciones reivindicativas de la igualdad y de la no discriminación, pero esas voces son silenciadas. Y de esa manera, ¿qué es lo que está sucediendo?: pues algo que es inconcebible dentro de una sociedad democrática y de una defensa de los derechos humanos, y es es que las mujeres, dentro de la Iglesia Católica, también en el Islam y en otras religiones; pero sobre todo en la Iglesia Católica, no son reconocidas como sujetos.

Todos los seres humanos somos sujetos de derechos y deberes , en el caso de la Iglesia Católica, las mujeres no son reconocidas como sujetos, por ejemplo “morales”.

Todas las normas morales en la Iglesia Católica, las elaboran varones, jerarcas y en muchos casos príncipes de la Iglesia. No no son consideradas sujetos eclesiales, es decir, de esa eclesialidad se han apropiado los clérigos, de forma que, por ejemplo: las mujeres son excluidas del ministerio ordenado, de los órganos directivos, de la elaboración de la doctrina teológica y de la moral, y sobre todo de la negación que hacen de sus derechos sexuales y reproductivos.

 Además, el ejemplo más claro lo tenemos en el obispo de Córdoba, que es uno de los activistas más fuertes contra lo que llaman, “la ideología de género”, porque claro: hablar de ideología de género ya es un ataque a lo que es la teoría de género, porque no se trata de una ideología, de un determinado grupo, de una determinada corriente; es una teoría científica que está basada en la sociología, en la filosofía, en las ciencias naturales, y que en ningún caso justifica la discriminación. Y por eso, sinceramente me parece que es un comportamiento de lo más lesivo contra los derechos de las mujeres. Y además que van en dirección contraria la historia…

¿Qué cree que piensa un católico cuando escucha esto de su máximo representante?.

 Yo creo que los propios católicos, en su mayoría, no le siguen. ¿Cómo puede decir , que la fecundación invitro es un aquelarre?.

No. Los católicos cordobeses y las católicas cordobesas , ¿cómo pueden aceptar una afirmación de ese tipo?. Yo recuerdo que cuando pronunció está esta frase le contesto una católica de Córdoba diciendo que tenía un hijo, fruto de una fecundación in vitro, y que era un hijo extraordinariamente querido, y que no le podían prohibir, no sé si era un problema de bautismo, o de qué tipo…

De verdad, que me parece una actitud tan anacrónica, pero al mismo tiempo tan contraria al reconocimiento de la igualdad, que choca frontalmente con el movimiento originario de Jesús de Nazaret, que era un grupo, o una comunidad de hombres y mujeres iguales, con los mismos derechos, y con el mismo protagonismo, sin ningún tipo de discriminación por razones de género.

 

¿Qué vio usted en la calle el día 8 de marzo?. Muchos obispos , muchos representantes de la Iglesia Católica, dijeron que se había “demonizado” la calle, con las mujeres manifestándose por sus derechos…

Pues yo estuve en la manifestación y no encontré a ningún demonio. Más bien lo que encontré fue ángeles y ángelas, porque los mensajes que transmitían era unos mensajes de vida, de esperanza, porque el espíritu qué reinó en esa manifestación fue un espíritu alegre, estéticamente impecable, y la verdad es que lo que sí encontré, es ese sentido lúdico que tiene que caracterizar todas las reivindicaciones de este tipo de derechos.

Y vi, sobre todo, muchísima juventud gritando una serie de eslóganes que iban en esta dirección. Y para nada encontré al demonio.

Bueno, yo en realidad, en esto tampoco soy muy creíble, porque soy teólogo pero no creo en el demonio. Entonces ahí es muy difícil que sin creer en el demonio, viera a mujeres endemoniadas. Pero ciertamente, aunque creyera, diría que el demonio está en otro lugar, que no en las mujeres que reivindican

No solo las mujeres han salido a la calle, también lo han hecho los pensionistas, que son un importante caladero de votos y que nunca se habían manifestado  para pedir y reclamar sus derechos…

Yo acabo de llegar del Foro Social Mundial, que se ha celebrado en una ciudad de Brasil que se llama Salvador de Bahía, y anteriormente estuve dando un curso en otro Salvador, que es San Salvador, la capital del país más pequeño de Centroamérica.

Y ahí me dijeron, y yo lo pude confirmar, que España en este momento era el país con mayor capacidad de movilización de la ciudadanía, en todos los campos.

Me hablaron como si hubieran estado allí en la manifestación del 8 de marzo. Y coincidió también estando en estos países la manifestación de los pensionistas, y ellos decían que era increíble, como se podía movilizar de esta manera .¿Qué quiere decir esto?, pues yo creo que la conciencia de movilización que tiene la sociedad española demuestra el hartazgo sobre las políticas que se vienen siguiendo en estos últimos 6 años.

¿Y cree usted que se conseguirá algo?

Hay que conseguirlo. Lo diré hoy en la conferencia, que soy un pesimista esperanzado.

¿Por qué pesimista?, porque la razón política, o la razón social, no me da para ver que haya cambios. Pero al mismo tiempo esperanzado, porque yo estoy convencido de que todas estas movilizaciones en las que estamos implicados tantos ciudadanos y ciudadanas, tienen que dar su fruto y tienen que dar sus resultados. La propia movilización en sí ya es un motivo de esperanza.

Sobre sucesos como el de Gabriel, o como el de los niños de Getafe, lo vimos también aquí con Bretón… viene siendo una realidad terrible, estos progenitores que terminan con la vida de sus hijos para hacer daño a los demás ¿tienen solución estas situaciones?, ¿se pueden parar esta situación tan anómala y tan terrible?.

Lo primero, expresar mi indignación por estos comportamientos, mi solidaridad con las víctimas, mi denuncia abierta de las personas que han llegado a este grado de deterioro ético. Pero al mismo tiempo también decir que estamos ante un patriarcado criminal, un patriarcado criminal incluso en el caso de las mujeres que se comportan de esa manera tan criminal y tan asesina, pero es una construcción propia del patriarcado que no contento con apropiarse de la esposa, o de la compañera, o de la amiga, considerándola una propiedad privada, también quieren hacerle daño a través de estos sacrificios.

Es una situación realmente terrible, pero al mismo tiempo que esto sucedía en España, yo estaba viviendo otro feminicidio en Salvador de Bahía, que es el caso de la concejala de Río de Janeiro, Marie Le Franc.

Eso creo que hay que tenerlo también en cuenta. Porque no nos podemos dejar llevar solo por un sentimiento, diríamos unidireccional. Yo por ejemplo participé en todas las movilizaciones que se celebraron durante el foro en Salvador de Bahía por el asesinato de esta mujer, dónde se aprecia claramente lo que llamamos, dentro del feminismo, “la interseccionalidad de género”.

Esta mujer procedía de una favela, por tanto era una mujer pobre, en segundo lugar, era una mujer negra, afrodescendiente, en tercero, era lesbiana, en cuarto, era un activista del feminismo, quinto, era una concejala de un ayuntamiento que estaba luchando por las reivindicaciones populares, y posiblemente, eso no lo sé, pudiera formar parte de la religión muy numerosa que existe en toda esa zona qué es el candomblé.

Y ahí es donde se ve claramente como las mujeres, no solamente son discriminadas y asesinadas por género, sino por clase, por procedencia geográfica, por etnia, por cultura, por religión…

Y eso es realmente dramático, y los dos fenómenos de los que estamos hablando deben reclamar una atención y una actitud de reflexión que nos lleve a cambiar estos comportamientos

Si le digo prisión permanente revisable, ¿qué es lo primero que usted piensa?

Prisión permanente revisable me remite a condena de muerte, una ejecución en gradual y una actitud de falta de respeto a la vida de las personas y a su propia libertad.

Se está intentado que las familias que han tenido pérdidas muy graves, como la de Ruth Ortiz, como la de Diana Quer, Marta del Castillo, se sumen a esta movilización y no sé si estamos haciendo bien o no…

A mí me parece que estamos haciendo muy mal. Porque hay dos ejemplo: el de la madre de Gabriel, y el de los padres y madres de estas otras mujeres.

Yo creo que estos casos, con todo el respeto, y con todo el derecho, hay una motivación de venganza. Una venganza que se cierne sobre el asesino, al que no solamente no se le perdona, sino que se dice “que se pudra”.

Eso es venganza, mientras que la actitud de la madre de Gabriel es una actitud de respeto, una actitud de dolor, por supuesto, y de sufrimiento, pero sin llegar a ese comportamiento de la eliminación del asesino. El asesino es una persona a la que no se le puede quitar la vida, independientemente de que él la haya quitado.

Juan José Tamayo, muchas gracias por haber estado con nosotros.

Muchas gracias por su invitación y me tiene a su disposición siempre que venga Córdoba.

Igualmente.

http://cadenaser.com/emisora/2018/03/23/radio_cordoba/1521825666_108798.html


ACTO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO “LA FLECHA QUE ME ASIGNÓ CUPIDO”, DEL AUTOR JOSÉ ANDRÉS ALVARO OCARIZ EN LA CASA DE LA LECTURA-BIBLIOTECA DE SEGOVIA.

23/03/2018

 

ACTO MACHADO 1Ayer tuvo lugar en la Casa del libro de Segovia, la presentación del libro “La flecha que me asignó Cupido” cuyo autor es el escritor José Andrés Alvaro Ocariz. El mismo fue un sentido homenaje al ilustre poeta sevillano, uno de los máximos exponentes de la cultura de su época, el cual mostró un apoyo férreo hacia el régimen republicano desde antes de que se proclamara la II República hasta su último aliento de vida, tanto en sus escritos como en sus apariciones públicas. Y es que el autor de Campos de Castilla fue, durante toda su vida, un republicano convencido y militante, y creyó hasta el final en el poder emancipador que el sistema republicano tendría sobre la sociedad española.

ACTO MACHADO2

Para Antonio Machado el ideal republicano de “Libertad, igualdad, fraternidad”, no era sólo un conjunto de palabras hermosas. Para el gran poeta y dramaturgo andaluz esas palabras constituían un sistema de vida, y siempre demostró con absoluta coherencia que creía sinceramente en ellas. Machado, como otros muchos hombres y mujeres de la cultura de la época, pensaba que el republicano era el único sistema político capacitado para  levantar un mundo nuevo que se extendiera por toda España, y que trajera precisamente eso, la libertad para todos, la igualdad entre las gentes y la fraternidad entre las personas y los pueblos de España. Desgraciadamente, el fascismo,  acabó con todos esos sueños, no sólo los de Antonio Machado, sino los de toda una nación que anhelaba un horizonte de esperanza, donde el pan, la cultura y el bienestar no fueran algo exclusivo de los ricos, sino bienes universales.

ACTO MACHADO3

La grandeza de Antonio Machado reside no sólo en su obra, que es genial, como todo el mundo sabe. La auténtica grandeza de este hombre, consiste que a pesar de su posición privilegiada con la cual podía haber obtenido prebendas que, le hubieran permitido  escapar de España como lo hicieron otras personalidades importantes en aquellos momentos en que ya se veía claramente que la República estaba tocada y hundida, permaneció aquí, fiel a sus ideales, fiel al pueblo español en armas, con una fidelidad, fiel a todo su sistema de valores hasta el último instante, y salió del país de la misma manera en que lo hicieron miles de mujeres, de niños y niñas, de ancianos, como su propia madre, y de soldados derrotados con la moral por los suelos.

ACTO MACHADO4

La muerte le sorprendió, un sombrío veintidós de febrero de 1939, en un humilde hotel de una pequeña población del sur de Francia llamada Colliure, donde fue enterrado con los honores que le rindieron los milicianos republicanos. Allí, en Colliure, descansan para siempre los restos del poeta.


Un tribunal echa de su propia casa a una madre minusválida, sin trabajo y con una hija de 15 años

22/03/2018

5ab2c1a210e12.r_1521664413159.0-153-1200-771

La ley es la ley, aunque eso no impide que su aplicación provoque situaciones de desamparo que resulten difíciles de compartir incluso para los juecesencargados de aplicarla, como ha ocurrido con el caso de Sole B. B., una madre zaragozana de 33 años a la que los tribunales han dejado en la calle a pesar de sufrir una minusvalía, de recibir como único ingreso un salario social de 430 euros, de tener la custodia de su hija de 15 años compartida con su exmarido y, también, a pesar de que el piso del que ha sido desalojada, y del que es copropietaria, ha quedado vacío, deshabitado, sin que nadie lo ocupe.

“Tengo de todo, menos dinero”, ironiza Sole, que esta semana se trasladará con su hija a un alojamiento que ha podido conseguirles la trabajadora social de una parroquia zaragozana tras salir de él un matrimonio, y en el que podrán permanecer hasta tres meses.

Su caso no entra en las situaciones de emergencia que los juzgados atienden en coordinación con la comunidad autónoma, ya que no se trata de un desahucio por impago de rentas o ejecución hipotecaria, ni tampoco encaja en el dispositivo municipal para situaciones de violencia machista. Se encuentra en la calle desde que el 9 de marzo un juzgado de Zaragoza ejecutó el lanzamiento que pidió su exmarido tras vencer el plazo que le asignaba el antiguo hogar familiar. Llevan dos semanas en un albergue en el que la habitación les cuesta más de lo que cobra al mes.

Sole y su exmarido están formalmente divorciados desde principios de 2015, tras catorce años de matrimonio y seis anteriores de convivencia. El juzgado, que entonces le otorgó la guarda y custodia de la hija menor de la pareja, de doce años en aquellas fechas, le asignó el uso de la que había sido la casa familiar hasta el 31 de diciembre de 2016.

La Audiencia destaca los “aspectos dudosos” del caso

Sin embargo, su exesposo, que antes había logrado que la custodia de la menor pasara a ser compartida ya que es la figura preferente en Aragón, acabó solicitando el lanzamiento de la mujer tras la prórroga de un año en el uso de la casa que había marcado el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Zaragoza. “Mi situación había empeorado en lugar de ir a mejor”, explica Sole, que finalmente tuvo que dejar la vivienda al avalar la solicitud del exmarido la Sección Segunda de la Audiencia de Zaragoza.

Este tribunal, no obstante, reflejó en su resolución los “aspectos dudosos” del caso, entre los que destaca que en el derecho civil “no hay propiamente un derecho de lanzamiento o desalojo del bien común”, como sería en este caso la vivienda familiar, ya que “ello llevaría al sinsentido de que ninguno de los comuneros pudiera utilizar la cosa común conforme al destino que le es propio”.

En realidad, señala la Audiencia de Zaragoza, lo normal es que primero el juzgado de Familia que lleva el divorcio determine por cuánto tiempo puede usarlo uno de los excónyuges y, vencido ese plazo, que otro de Primera Instancia establezca como debe usarse ese bien común “de modo que no impida el uso del otro copropietario”.

“Situación de supremacía de la denunciante”

Sin embargo, en Aragón las cosas no son del todo así cuando se refieren a la figura del “desalojo de condueño” con una ruptura familiar de por medio. De hecho, la doctrina que la Audiencia venía aplicando históricamente, según la cual no se puede echar de su propia casa al propietario, ha sido revocada por una instancia judicial superior.

Por un lado, el el Tribunal Superior de Justicia (TSJA) interpreta que el Código de Derecho Foral limita el uso de la vivienda familiar para uno de los excónyuges porque “no en todos los casos existen razones atendibles para un uso de larga duración y menos para acordar un uso ilimitado”, ya que mantener esos vínculos entre los miembros de la antigua pareja “constituye de ordinario fuente de conflictos” y “puede lesionar el interés del otro si es propietario o copropietario de la vivienda”.

Y, en ese sentido, el TSJA ha determinado que superar el plazo que marca el juez de Familia despojaría a su sentencia de “la precisión y eficacia que la norma impone” porque “en lugar de quedar libre la vivienda y a disposición de ambos (…) se mantiene una situación de supremacía de la denunciante”.

Es decir, que la primera decisión judicial sobre el uso de la vivienda pasa a ser incuestionable, ni siquiera para prorrogarla si, como en este caso, la situación económica o de salud del excónyuge que la ocupa ha empeorado.

“Me fui con cuatro cosas”

“La casa está vacía”, lamenta Sole, cuya situación económica le ha llevado, pese a haber trabajado la mayor parte del tiempo desde que cumplió 18 años, a tener pendiente de pago más de 800 euros de la luz desde octubre de 2016. Tiene reconocida una minusvalía del 37% por esclerosis múltiple, a lo que se añade la lesión en el hombro con rotura de varios tendones que sufrió hace año y medio y un tratamiento psicológico, lo que dificulta su colocación.

El juzgado había autorizado la venta del piso por 130.000 euros y su puesta en alquiler. Sin embargo, anota, “no hay forma de venderlo, y al no tener llaves tampoco puedo enseñarlo para alquilarlo”. Ella, por otro lado, ha dejado de pagar su parte de la hipoteca “porque no me llega”, dice.

En su caso, el desalojo hizo que se quedara sin llaves de la casa pese a seguir siendo oficialmente una de sus dos propietarios. “Me fui con lo justo, solo me llevé cuatro cosas más algunas que me guardan un hermano y dos vecinos ¡Estoy usando unos zapatos de mi hija”, añade.

“Hay más mujeres en esa situación”

El caso de Sole, que se encuentra en un limbo ajeno al circuito asistencial por no tratarse de un desahucio por motivos económicos ni de una víctima de violencia machista, no es único, ni mucho menos.

“Hay más mujeres en esa situación, muchas más”, señala Ariadna Marco, presidenta de la asociación de mujeres maltratadas Somos Más, que destaca cómo en ocasiones caen en ella víctimas de violencia machista que rechazan denunciar su caso en los juzgados, lo que dificulta su acceso a los programas de garantía social.

“Cada una tiene su historia, pero es cierto que existe un vacío legal”, explican fuentes de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas Carmen García Castellón, que ha asesorado a algunas de ellas.

Su abogada, Ana María García Fernández, destaca que “el uso de la vivienda suele ser uno de los principales focos de conflicto tras las rupturas”. No obstante, la extensión de la custodia compartida de los hijos está abriendo una vía para resolverlos mediante la asignación del uso por turnos a cada uno de los excónyuges, frecuentemente por periodos de un año hasta que logran venderla o deciden alquilarla. Ese reparto actúa en ocasiones como un medio de presión para que ambos se decidan a liquidar los bienes gananciales, o el consorcio conyugal en Aragón.


Más y más religión. Najat El Hachmi

21/03/2018

1520587114634

Vuelve la religión con el vigor que da haberse quedado al acecho el tiempo suficiente para reavivar con fuerza. No la experiencia individual de la espiritualidad sino la politización de la fe. Se reaviva el aliento de la construcción ficcionada del mundo y otra vez quiere pisotear sin contemplaciones al hereje, al descreído, al insurrecto que osa mofarse de la falsedad que es poder y es doctrina y es enriquecimiento sin vergüenza y es injusticia y discriminación y orden establecido que somete, que convierte la no pertenencia en vergüenza, en palabras de la poeta Warsan Shire.

El obispo dice que la mujer es el demonio y se queda tan ancho mientras condenan a un hombre por hacerse una fotografía encarnando a Jesucristo y se investiga a un actor por blasfemia. En nombre de la ofensa se persigue una vagina gigante porque va en procesión y se busca en el infinito mar de las redes alguien, cualquiera, para castigarlo vía judicial y que sirva así de escarmiento, que los espectadores que miran no osen nunca profanar el nombre de Dios o la Virgen, imponiendo así la visión del creyente a la del resto de ciudadanos libres.

Y en lo que parece una alineación astral, a uno y otro lado, la religión se convierte en instrumento de cambio electoral. Un cartel cerca de mi casa dibujaba una mujer con pañuelo que en árabe decía no tener sangre catalana pero sí llevar a Catalunya en su corazón y nos instaba a votar por la república. Vuelve la sangre, como vuelve la religión pero lo extraño es que quienes se enfrentan ferozmente a las creencias de las que proceden, a su origen religioso, renuncian al secularismo cuando se trata de este otro que hay que integrar con todas sus diferencias y entre estas, por lo que parece, me entero ahora, la religión deja de ser un hecho íntimo y particular para pasar a formar parte de lo público.

La supuesta izquierda

De la misoginia de los textos no hace falta hablar. Así es como el cuento se acaba con que cualquier crítica a la religión de Mahoma se convierte islamofobia aunque quien haga la crítica tenga raíces musulmanas. Entidades públicas invitan a realizar actos religiosos porque esta es nuestra principal diferencia, la que nos han buscado desde que empezamos a instalarnos en estas tierras.

Nos devuelven a la tribu beduina y no importa si el discurso es radical y quiere convertir la fe en política. Y que sea, curiosamente, la supuesta izquierda la que promueva el culto y la ficción perpetuadora de injusticias ya no parece sorprender a nadie. Promovamos cualquier símbolo que toque la moral de la derecha, la extrema o no tanto, y hagamos de la religión una bandera mientras que callamos ante la segregación urbana, el racismo institucional, la exclusión y la pobreza. Satisfechas las demandas religiosas, no hace falta hacer políticas sociales.

https://www.elperiodico.com/es/opinion/20180319/mas-y-mas-religion-articulo-najat-el-hachmi-sobre-vuelta-religion-6700388

 


No es más que un pobre negro. Javier Gallego Crudo

20/03/2018

images

Arde la calle, a veces literalmente, en este invierno caliente que parece primavera árabe o marzo que mayea. Los pensionistas que se manifestaban en masa se juntaron con los que protestaban contra las Leyes que amordazan las protestas. Mientras, el barrio de Lavapiés se encendía (y algunos lo incendiaban) por la muerte de Mame Mbaye, un mantero senegalés de 34 años fallecido de un infarto en circunstancias aún por esclarecer. No sabemos si murió por una persecución policial, pero sabemos seguro que vivió perseguido.

La primera versión de Jefatura de la policía, hablaba de carrera para escapar de los agentes. Después el Ayuntamiento de Ahora Madrid y algunos testigos aseguraban que no corría en el momento de caer fulminado.  Un compañero, curiosamente ignorado por la prensa mayoritaria, asegura que corrieron juntos hasta que Mame no pudo más. No quería soltar la manta, cuenta su amigo. No quería soltar su vida que cabe en un hato pensado para salir por patas. Aunque no muriera por huir, murió huyendo.

Huyendo de la pobreza llegó a España en patera hace 12 años y no dejó de correr desde entonces para que no le cogiese la policía, para que no le deportasen, para no tener que robar. “Por no perder la cabeza, perdió el corazón”, dice casi en un verso, Vitoria, la dueña de un bar que frecuentaba. El corazón lo hemos perdido en este país donde estamos más preocupados por quitarnos al muerto de encima que por entender por qué murió y cómo vivía. Murió por cómo vivía. Viven de cualquier manera y por eso mueren de cualquier forma.

No lo mató la policía ni somos la sociedad más racista de Europa, las hay peores, duerman tranquilos, pero no olviden que el PP ha repuesto las cuchillas en la valla de Melilla y ha legalizado las “devoluciones en caliente” prohibidas en Europa, que 15 personas murieron en Tarajal mientras la Guardia Civil les disparaba en el agua, que varias han muerto en los Cies por falta de asistencia. La muerte de uno de ellos es la consecuencia lógica de un sistema pensado para quitar de la circulación a los pobres que vienen de fuera.

Por cierto, los mismos que dicen que se lo buscó por venir sin papeles son los que se enorgullecen del Pepe y la Pepa que se fueron p’ Alemania en los 60 y 70. Por cierto, el mismo gobierno de Carmena que colgó la pancarta de “Refugees Welcome” podría hacer menos redadas y ofrecer más redes a los manteros para salir de la venta ilegal.

No parece la manta un gran problema social ni comercial. Más grave es que Rajoy diga que no tiene para pagar las pensiones mientras firma gastarse 10.000 millones en armas en los próximos 15 años, como supimos ayer. Más grave es que seamos el quinto país de Europa en el que los sueldos han perdido más poder adquisitivo durante la crisis, como contó también ayer la Confederación Europea de Sindicatos. De eso no tiene la culpa el mantero, se lo aseguro.

A lo mejor si se diera usted cuenta de que para quienes manejan, es usted poco más que un sinpapeles, un jubilado o una mujer explotada, se pondría usted tan negro como ellos y la cosa cambiaría.

https://www.eldiario.es/carnecruda/lo-llevamos-crudo/pobre-negro_6_751784847.html