‘Agapito, Pito (el guardián del folklore)’

13/12/2017

lidia_fotor

El segoviano Agapito Marazuela nació en Valverde del Majano, el 20 de noviembre de 1891 y falleció el 24 de febrero de 1983, es el músico y folklorista castellano más importante, con obras fundamentales como el Cancionero de Castilla la Vieja, con la que obtuvo el primer premio del Concurso Nacional de Folklore, celebrado en Madrid en 1932. Sin embargo, cuando se van a cumplir 35 años de su desaparición su vida y obra siguen sin ser lo suficientemente conocidas. Lidia Martín, con su proyecto: Agapito, Pito (el guardián del folklore), quiere contribuir a paliar este desconocimiento.

“Agapito, Pito (el guardián del folklore) es un biopic de Agapito Marazuela, un documental sobre la biografía de este artista y también sobre la historia del siglo XX. Marazuela vivió la Guerra Civil y a causa de su adscripción al Partido Comunista de España (PCE) durante la posguerra fue encarcelado, y más tarde condenado al ostracismo y al silencio. Ya es hora de saber quién fue Agapito Marazuela y de conocer el gran legado musical que nos dejó“, así arranca una hoja de promoción del proyecto de Lidia Martín que se presenta el próximo jueves, 14, a las 20.00 horas., en el Ateneo Republicano de Valladolid, con la participación de Luis Díaz González, profesor de Investigación (CSIC).

Hace años Ediciones de la Torre editó un librito -Agapito, pito, pito-, de Ignacio Sanz y Claudina de Santos, con ilustracciones de Jaime González, que era un homenaje a Agapito Marazuela, de quien se editaron dos discos: Folklore castellano. Segovia, Ávila y Valladolid (Columbia, en 1969) y Segovia Viva (de 1976), dedicado a él por varios intérpetes y que contiene interpretaciones del propio Agapito. Con posterioridad, en 2013, apareció un disco-libro -Agapito Marazuela de verdad. 1891-1983-, que contiene los dos discos grabados por Marazuela en 1930 y 15 grabaciones inéditas registradas por Joaquín Díaz y Carlos Blanco a mediados de 1970, fragmentos de una actuación con público y anécdotas contadas por el propio maestro de la dulzaina y la guitarra.

El Golpe militar de 1936 truncó la prometedora carrera de Agapito Marazuela. Su compromiso con la República fue total: fue comisionado por el Gobierno para representar a los grupos folklóricos en la Exposición Internacional de París, colaboró con Emiliano Barral en la organización de las Milicias Antifascistas Segovianas, hecho que fue recordado en un homenaje celebrado el 17 de diciembre de 2006, en la segoviana Casa de los Picos…

Tras la Guerra, cumplió 6 años de cárcel y un largo período de marginación. Poco a poco fue rehabilitándose su nombre: pudo editar su Cancionero, en 1964, tres años más tarde y empezar a dar clases de música en un sótano a cuya entrada ponía: ‘Cátedra de Folklore Segoviano’, propiedad de la Caja de Ahorros. Pero hasta su fallecimiento (1983) tuvo que sufrir de nuevo la represión. El 11 de marzo de 1977, el gobernador civil de Madrid, Juan José Rosón, prohibió el gran homenaje que no pudo rendírsele en vida y que iba a tener lugar en el Palacio de los Deportes de Madrid, con cartel diseñado por José Ortega.

“Yo siempre he dicho que soy de izquierdas… Yo fui comunista desde el principio”, repetí Agapito Marazuela.

Agapito, Pito (el guardián del folklore) es una iniciativa de Lidia Martín Merino, guionista, productora y directora de documentales con una larga trayectoria, y que es profesora de la Cátedra de Cine de la Universidad de Valladolid. Tres filmes de Lidia Martín Merino han sido seleccionados para su proyección en la Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI). Algunos de sus trabajos más destacados son: Memorias de la Esperanza, El retorno del avefría y El Teatro, la Crueldad y las Luciérnagas, este último dedicado a abordar la personalidad y el quehacer artístico de Fernando Urdiales, un enamorado de Artaud y Pasolini -como recoge el título- y que ha pasado a la historia por su revisión del teatro clásico del Siglo de Oro español y crear Teatro Corsario.

Agapito, Pito (el guardián del folklore) es el próximo proyecto cinematográfico de Lidia Martín, segoviana como Marazuela, aunque su infancia y adolescencia ya la pasó en Valladolid. Se trata de un trabajo en equipo de un grupo de profesionales agrupados en la productora La Jetée Films, empresa de la directora, y la productora La Vía Láctea.

En concreto, las aportaciones que reciban serán destinadas a: “Editar las imágenes rodadas en 4k con un equipo que permita sacar adelante un montaje que esté a la altura de la calidad de la grabación. Trabajar la imagen y el sonido de forma profesional, en una empresa de postproducción que dispone de los medios óptimos para dotar a la película de una factura coherente con la historia que cuenta, y a Asegurar la distribución y exhibición en cines de toda España y en festivales internacionales.

“Nuestro objetivo es llegar a los 3.000 €, pero si conseguimos 5.000 € podremos asegurar que la película llegue a las salas de cine. Si no invertimos en marketing y publicidad no podremos difundir el legado de Agapito Marazuela”, dijo el equipo de La Vía Láctea – La Jetée Films.

Agapito Marazuela es un símbolo para la música y para Castilla. La escultura de José María Moro, en la plazuela del Socorro en Segovia, inaugurada el 24 de febrero de 2002, así lo atestigua. “Pero ya es hora de saber quién fue Agapito Marazuela y de conocer el gran legado musical que nos dejó”, ese es el propósito de Lidia Martín y su proyecto Agapito, Pito (el guardián del folklore).

https://ultimocero.com/cultura/2017/12/12/agapito-pito-el-guardian-del-folklore/

Anuncios

Un juzgado de Gipuzkoa ordena investigar los crímenes del franquismo en una localidad de Euskadi por posible genocidio

13/12/2017

5a2e7df667daa

El muro de la impunidad ya tiene una grieta. El juzgado de Instrucción número 4 de Bergara (Gipuzkoa) ha pedido investigar de oficio los crímenes del franquismo denunciados por el Ayuntamiento de Elgeta. Se trata de una decisión histórica, que quiebra lo ocurrido hasta ahora en los tribunales del Estado español, donde este tipo de denuncias eran sistemáticamente rechazadas. Ahora ya hay una excepción.

Satisfacción, nervios y esperanza. Así podría resumirse el cocktail de sensaciones y sentimientos que este lunes reinaba en la casa consistorial de Elgeta, una localidad de mil habitantes situada a 66 kilómetros de Donostia. Hace 80 años, sus vecinas y vecinos conocieron en carne propia la crueldad de los sublevados franquistas, quienes llegaron a violar a una niña de 14 años. Se llamaba Anttoni Telleria y aquel día no sólo tuvo que soportar los abusos sexuales: también vio cómo los verdugos mataban a sus padres.

Este caso figura entre los 14 crímenes denunciados por el ayuntamiento de Elgeta que ahora serán investigados por el juzgado de Bergara. Según ha podido confirmar Público, en la denuncia figuran también dos casos registrados en junio y julio de 1980, durante la transición, y atribuidos a grupos de ultraderecha que formaban parte de la denominada “guerra sucia”: se trata de un atentado con explosivos cometido contra el ayuntamiento de Elgeta y otro contra el bar Ostatu. Ambos ataques, que se saldaron con daños materiales, nunca fueron aclarados.

“Estamos esperanzados; creemos que es un paso muy importante en la lucha contra la impunidad”, señaló a Público el alcalde de Elgeta, Iraitz (EH Bildu). La batalla de este pueblo para conseguir justicia empezó, al menos desde un punto de vista judicial, en julio del año pasado, cuando la corporación decidió querellarse contra los crímenes del franquismo en el juzgado de Buenos Aires a cargo de María Servini de Cubría, donde se investigan casos de este tipo. Al mismo tiempo, el ayuntamiento formalizó una denuncia ante el juzgado de Bergara. El auto de este último tribunal está fechado el 14 de noviembre, pero ha sido dado a conocer por el gobierno municipal este lunes.

Según consta en ese documento, la magistrada inadmite la querella por “defectos subsanables” –faltaba presentar un poder especial por parte del ayuntamiento-, aunque ordena abrir “diligencias previas”, ya que entiende que los hechos denunciados “presentan los caracteres de un delito de genocidio y crímenes contra la humanidad, que es perseguible de oficio, por lo que procede instruir la causa criminal que corresponda en atención a la pena señalada al delito”.

La jueza a cargo de las investigaciones citará ahora a varios testigos, que declararán a mediados de enero. Se trata, principalmente, de familiares de víctimas del franquismo que por primera vez serán escuchadas en un tribunal. En ese contexto, el alcalde de Elgeta recordó que el objetivo no es otro que pedir “justicia, verdad y reparación”.

“Nos encontramos ante una resolución judicial de enorme relevancia, que da respuesta, por primera vez, a la demanda de justicia sostenida y mantenida durante tantos años por las víctimas de la dictadura franquista, y que evidencia el conocimiento, respeto y aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y del Derecho Penal Internacional por parte del Juzgado que ha dictado dicha resolución”, destacó por su parte Julia Monge, integrante del colectivo memorialista Intxorta 1937 y representante de la Plataforma Vasca contra los Crímenes del Franquismo.

En efecto, la decisión adoptada por el juzgado de Bergara está cargada de simbolismo. Este mismo año, las demandas formuladas por los ayuntamientos de Vitoria y Pamplona fueron rechazadas por los tribunales. Sin embargo, en el caso de Elgeta habrá, al menos, un hueco para la esperanza.

http://www.publico.es/politica/juzgado-gipuzkoa-ordena-investigar-crimenes-del-franquismo-localidad-euskadi.html


EL PP QUIERE SALVAR A LOS MILITARES FRANQUISTAS DEL CALLEJERO DE LEGANÉS

12/12/2017

El grupo popular del Ayuntamiento de Leganés presenta alegaciones al cambio de nombre de cuatro calles de generales y capitanes sublevados. Los argumentos es que son “ejemplo de tolerancia y respeto” o que “se pueden cuestionar sus ideas” pero representan “lealtad hacia los valores que defendían”

Las calles de Leganés que rinden homenajes a militares franquistas

El PP de Leganés no quiere borrar del callejero del municipio a cuatro militares franquistas sublevados. El grupo municipal ha presentado alegaciones a una decisión votada en la Comisión Técnica de Memoria Histórica para salvar las placas del General Aranda, el Teniente General Muslera, el Capitán Muro Durán y el Capitán Cortés, considerados por el PP como “ejemplo de tolerancia y respeto” y “lealtad hacia los valores” que defendían, según el documento al que ha tenido acceso eldiario.es. 

El General Aranda reúne el mayor número de alegaciones de los cuatro. Secundó la sublevación como gobernador militar de Oviedo y organizó el dispositivo para ganarla.  La ciudad cayó en octubre tras sufrir numerosos bombardeos y al año siguiente Antonio Aranda fue puesto al frente del Cuerpo de Ejército de Galicia, que participó en la contienda hasta el final.

Para el PP, este militar es un “defensor del diálogo y las argumentaciones”, fue acusado “falsamente de atacar a los obreros asturianos” en la Revolución de 1934 y tenía un “carácter abierto y afable”. “Cuentan que una vez en combate se había quitado el capote para ponérselo a un soldado”, dicen en las alegaciones. Aranda, considerado un héroe de guerra, fue apartado por Franco en 1942. Su nombre también aparece entre los 52 que van a cambiarse –si la justicia  retira la paralización motivada por un recurso de la Fundación Francisco Franco– en el callejero de la capital.

Los argumentos para mantener el nombre del Teniente General Muslera, sublevado contra la República desde el Marruecos español y después desplazado a la península donde combatió en la llamada Columna de la Muerte, son que “tras la contienda ayudó a varias Hermandades de Leganés a continuar con su funcionamiento”, “tuvo problemas por celebrar varias reuniones con Don Juan de Borbón para la instauración de una monarquía parlamentaria” y “recibió el afecto de la monarquía española”.

El portavoz del PP en la localidad, Miguel Ángel Recuenco, argumenta que quieren “mayor información” para proceder al cambio. “En todo caso, nos parece una absurdez porque llevamos décadas con esos nombres y no ha sido ningún suplicio-. No es un debate que esté en el municipio. Las preocupaciones de los vecinos son otras”, afirma en conversación con eldiario.es.

Su grupo votó en contra de la moción presentada por Leganemos que inició este proceso en julio de 2016, no ha dado tampoco su brazo a torcer en la comisión y tampoco lo hará en el pleno del próximo 14 de diciembre, donde se dará el último paso para devolver a estas cuatro calles sus nombres originales.

En todas las decisiones, el PSOE –que gobierna en el municipio con un concejal de IU– se ha mantenido en la abstención, una postura que “sorprende” a Ganar Leganés por haber sido el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero el que “impulsó la ley de memoria histórica”. Este medio ha intentado recabar la postura del partido sin éxito para esta información.

En todo caso, con los votos de Leganemos, Ganar Leganés y ULEG  y la abstención de socialistas y Ciudadanos sería suficiente para sacar el cambio adelante. “En la moción aprobada había más nombres de alcaldes colocados por Franco y dos médicos que fueron también regidores municipales durante el franquismo. Al ver que todo no iba a reunir consenso se decidió que los nombres más sensibles para empezar eran los de los militares. Esperamos que después de esto la comisión siga hacia adelante con los demás”, dice Mercedes Condés, exconcejala de Leganemos y ahora no adscrita tras la escisión.

“No obligó a nadie a estar en el bando nacional”

“Pertenecer a una familia adinerada no es motivo para solicitar la retirada de una calle, como tampoco lo es luchar en la Guerra Civil. En un enfrentamiento bélico existen dos bandos y el Capitán Muro Durán defendió sus ideales en el bando nacional”. Así empieza la defensa de los populares para que el nombre de este capitán no desaparezca del callejero leganense, que fue asesinado el 19 de noviembre de 1936 por el bando republicano en el cementerio del Este, según ABC. Este cambio es, según Condés, el que “más dudas suscita” porque “todavía hay descendientes en Leganés de esta familia con poder”.

Una plaza de este mismo municipio sigue homenajeando al Capitán Cortés, sublevado con un grupo de guardias civiles en el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza (Jaén). “Se pueden cuestionar sus ideas políticas, pero fue un ejemplo de lealtad hacia los valores que defendía”, dice el PP en su escrito, donde justifica que “Santiago Cortés no obligó a nadie a permanecer en el bando nacional”. Murió por heridas de guerra tras un ataque republicano por su “defensa del santuario”, según las alegaciones.

El Capitán Cortés debería haber desaparecido ya del callejero de Leganés porque así se aprobó hace una década. Pero nunca se ejecutó. Este nombre se puede encontrar en la lista de pendientes de retirar por el Ayuntamiento de Madrid. En 1979, recién estrenada la democracia, se retiraron algunas nomenclaturas franquistas de las vías leganenses, como la calle del Generalísimo, un argumento para el PP para justificar que se mantengan las cuatro de militares. “Se quitaron las que se consideraban que exaltaban y estas cuatro se dejaron aunque el resto se borró”, dice Recuenco.

La acción del PP en Leganés no se limita a intentar frenar que los militares franquistas se borren de las calles. “Vamos a aplicar la ley pero no solo con carácter sectario”, dice el portavoz popular, que confirma que su grupo propuso en la comisión –aunque sin registrarlo oficialmente– revisar otros monumentos y calles, como la que tiene Dolores Ibárruri ‘La Pasionaria’, Francisco Largo Caballero o Juan Negrín. “Queremos –dice Recuenco– que se estudie el comportamiento de estas personas para ver si persiguieron a otras por cuestiones religiosas o ideológicos. Y seguimos analizando más”.

El Diario


EL VOTO DE LA MUJER EN LA SEGUNDA REPÚBLICA, POR VICTOR AROGANTE

12/12/2017

El 19 de noviembre de 1933, 1.729.793 mujeres (de un censo -1924- de 6.783.629 de electores), pudieron votar por primera vez, convirtiéndose en ciudadanas de pleno derecho. Poco duró la igualdad entre hombres y mujeres. Con la dictadura se perdieron los derechos, especialmente los de la mujer, que perdió derechos y poder de decisión, quedando excluida de la política, de la cultura y del trabajo remunerado.

Mujeres votando en 1933

«La única manera de madurarse para el ejercicio de la libertad es caminar dentro de ella», decía Clara Campoamor, en defensa del sufragio femenino. Fue el 1 de octubre de 1931, cuando las Cortes aprobaron el derecho de voto de las mujeres, pero no fue hasta las elecciones generales del 19 de noviembre de 1933, cuando pudieron ejercerlo. Ocurrió que la izquierda perdió las elecciones; las mujeres ganaron en derechos y la sociedad en dignidad. La alegría igualitaria duró poco. Tras la Guerra Civil, llegó la dictadura que extinguió todo vestigio democrático y de derechos.

En 1948, Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El artículo 21 declara el derecho de toda persona a participar en el gobierno de su país directamente o por medio de representantes libremente elegidos: «La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público» y esa voluntad se expresa en elecciones periódicas, por sufragio universal, libre igual y secreto. Por su parte la Convención sobre los derechos políticos de la mujer (aprobada por la Asamblea General de la ONU el 20 de diciembre de 1952, adoptada el 31 de marzo de 1953), dispuso (artículo 1): «Las mujeres tendrán derecho a votar en todas las elecciones en igualdad de condiciones con los hombres, sin discriminación alguna». La República española se había adelantado en el tiempo.

El Gobierno constituido tras la proclamación de la República el 14 de abril, llevó a cabo una amplia labor legislativa provisional hasta la elección de las Cortes Constituyentes. Uno de los decretos aprobados en los primeros momentos fue el de reforma de la ley electoral, aprobada en mayo de 1931. Uno de los cambios fue establecer el derecho de sufragio pasivo para las mujeres; podían ser candidatas y elegibles, pero no podían votar. El sufragio femenino habría de esperar a ser debatido en las nuevas Cortes.

Muchos de los políticos de la época, temían que la mujer, tachada de «regresiva» y falta de espíritu crítico, pusiera en peligro a la joven República. Pese a todo, el 1 de octubre, hace ochenta y cuatro años, se consagró, por primera vez en la historia española, el derecho al voto femenino. En los debates parlamentarios, Clara Campoamor, Victoria Kent y Margarita Nelken −las únicas mujeres diputadas−, protagonizaron posturas contrapuestas y debates no exentos de polémica. «No es cuestión de capacidad, es cuestión de oportunidad para la República», sostenía Kent, representante del Partido Republicano Radical Socialista, propugnando aplazar el voto femenino. Campoamor, en contra de su propio partido, el Republicano Radical, apostó por el reconocimiento del derecho. Por su parte, Nelken, del Partido Socialista Obrero Español, se opuso al sufragio femenino, sosteniendo que la mujer estaba sometida a la voluntad e influencia clerical, y por tanto carecía de preparación para la acción política.

Para la mayoría, no era el momento del reconocimiento del voto femenino. Victoria Kent argumentaba: «No es que con ello merme en lo más mínimo la capacidad de la mujer. No es cuestión de capacidad; es cuestión de oportunidad para la República. «Cuando la mujer española se dé cuenta de que sólo en la República están garantizados los derechos de ciudadanía de sus hijos, de que sólo la República ha traído a su hogar el pan que la monarquía no les había dejado, entonces, la mujer será la más ferviente, la más ardiente defensora de la República» (Julián Santos, La Constitución de 1931).

La respuesta de Clara Campoamor, defensora de la concesión inmediata del derecho al voto a las mujeres fue categórica: «Precisamente porque la República me importa tanto, entiendo que sería un gravísimo error político apartar a la mujer del derecho del voto. He visto que a los actos públicos, acude una concurrencia femenina muy superior a la masculina, y he visto en los ojos de esas mujeres la esperanza de redención, he visto el deseo de ayudar a la República, he visto la pasión y la emoción que ponen en sus ideales». La mujer española, según Campoamor «espera de la República la redención suya y la redención del hijo. La única manera de madurarse para el ejercicio de la libertad y de hacerla accesible a todos, es caminar dentro de ella».

La exigencia del derecho de voto universal no era la primera vez que se debatía en España. Fue en el último cuarto del siglo XIX, cuando se pretendía ampliar el derecho de voto a los varones que hubiesen cumplido los 25 años –algo que ya se había intentado en la I República–. Suponía pasar de un electorado de un 5% de la población total a un 23 ó 25%. El debate continuó hasta el periodo de Primo de Rivera, en el que se planteó, dentro de las reformas de la ley electoral de 1907, considerar electoras a una parte de las mujeres, que no estuvieran bajo la tutela, patria potestad o autoridad marital.

El Anuario Facultad de Derecho 2010, en relación al voto femenino destaca que «en un ambiente tenso», se llegó a la votación definitiva del artículo 34 de la Constitución. Fue aprobado, nominalmente, por 161 votos a favor y 121 en contra. Votaron a favor el Partido Socialista (con la destacada excepción de Indalecio Prieto y los suyos), pequeños núcleos republicanos al servicio de la República (catalanes, federales, progresistas, galleguistas), y la derecha. En contra votaron Acción Republicana, el Partidos Radical y el Radical-Socialista. No votaron 188 Diputados, y estuvo ausente un 60% de la Cámara. La mujer adquiría, por un escaso margen, la condición de electora. «Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de veintitrés años, tendrán los mismos derechos electorales conforme determinen las leyes». Tras un paréntesis de cuarenta años, con falta de derechos y libertades, no fue hasta 1976, cuando se recuperó el derecho al sufragio de las mujeres españolas.

Entre 1931 y 1936, nueve mujeres fueron diputadas en el Congreso. En las elecciones a Cortes Constituyentes de junio de 1931 fueron elegidas: Clara Campoamor y Victoria Kent, del Partido Radical, por Madrid, y Margarita Nelken, del Partido Socialista, por Badajoz. En las elecciones de noviembre de 1933 fueron cinco las elegidas: Margarita Nelken y otras tres candidatas del PSOE (Matilde de la Torre y Veneranda García Blanco, por Oviedo; María Lejárraga, por Granada) y una candidata del Partido Agrario, Francisca Bohigas, por León. Cinco fueron las diputadas elegidas en las elecciones de febrero de 1936: Margarita Nelken, ctoria Kent, como candidata de Izquierda Republicana; las socialistas Matilde de la Torre y Julia Álvarez Resana, por Madrid, y Dolores Ibarruri, del Partido Comunista, por Oviedo.

Clara Campoamor fue la defensora de la propuesta de la Comisión constitucional sobre el derecho de voto para las mujeres frente a su propio partido y frente a las dos únicas compañeras parlamentarias. Lo hizo con una argumentación plenamente liberal-democrática y feminista. La República definía el principio de la igualdad de derechos y la no discriminación por razón de sexo, por lo que el principal argumento que sostuvo fue el de que no se podía negar algo que ya se había aprobado. «Si habéis afirmado ayer la igualdad de derechos, lo que pretendéis ahora es una igualdad condicional, con lo que no hay tal igualdad». Los sexos son iguales, por naturaleza, por derecho y por intelecto, «pero además lo son porque ayer lo declararon ustedes Señores Diputados».

El 19 de noviembre de 1933, 1.729.793 mujeres (de un censo -1924- de 6.783.629 de electores), pudieron votar por primera vez, convirtiéndose en ciudadanas de pleno derecho. Poco duró la igualdad entre hombres y mujeres. Con la dictadura se perdieron los derechos, especialmente los de la mujer, que perdió derechos y poder de decisión, quedando excluida de la política, de la cultura y del trabajo remunerado. La imagen de la mujer durante las décadas posteriores fue relegada a madre, esposa y guardiana del hogar y la familia. Algunos hoy pretenden recuperar las mala ideas.

Este año se cumple cuarenta años desde que se celebraron las primeras elecciones tras la dictadura de Franco. El 15J de 1977, no solo trajo la posibilidad para el pueblo español de elegir a sus representantes, sino que supuso la igualdad de la mujer en el ejercicio del derecho al voto. Por fin se recuperaba la tradición democrática de la Segunda República. Las mujeres ganaron en derechos y la sociedad en dignidad.

Kaos en la Red


Exposición «Artistas por el Sahara» en la Casa de los Picos de Segovia. Con las obras que han donado más de medio centenar de artistas.

11/12/2017

CARTEL_EXPO_SAHARA 2017

Un año más, la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia organiza la exposición «Artistas por el Sahara» en la Casa de los Picos de Segovia (Escuela de Arte Superior de Diseño) con las obras que han donado más de medio centenar de artistas.

Hay que recordar que fue Luis Yuguero, fundador y, hasta su fallecimiento el año 2014, presidente de nuestra Asociación quien ideó, dio forma y continuidad a esta iniciativa pionera además en el marco de búsqueda de fondos para financiar proyectos y programas de carácter humanitario dirigidos a su querido pueblo saharaui.

La muestra abrirá sus puertas el día 12 de diciembre a las doce de la mañana, aunque la inauguración oficial tendrá lugar el día 13 de diciembre a esa misma hora y a ella asistirán, además de los responsables de la Asociación, representantes de las entidades colaboradoras.

La exposición «Artistas por el Sáhara» podrá visitarse hasta el día 22 de diciembre en horario de 12:00 a 14:00 horas por la mañana y 18: 00 a 20:00 horas por la tarde.

Esta edición cuenta con casi sesenta obras de estilos y técnicas variadas: óleos, acuarelas, dibujos, collages, fotografías, técnicas mixtas, cerámicas…

Los artistas donantes de las obras lo hacen de forma totalmente altruista y la recaudación íntegra obtenida por la venta irá destinada a financiar proyectos solidarios con los refugiados saharauis, indispensables para garantizar su supervivencia: educación, sanidad, envío de caravanas con material escolar, medicamentos y alimentos. Asimismo, nuestra Asociación colabora en proyectos dirigidos a mejorar el acceso al agua potable, envío de materiales diversos, etc. Se presta especial atención a los más vulnerables por lo que parte de lo recaudado financiará el Programa «Vacaciones en Paz» que permite a niños y niñas saharauis pasar los meses de verano con familias de acogida, en Segovia y provincia.

A los artistas que donan sus obras les mostramos el agradecimiento de la Asociación y del pueblo saharaui.

Hacemos un llamamiento a la ciudadanía para que pase por la exposición, disfrute de la muestra y se lleve a casa una obra de arte al tiempo que colabora con esta causa solidaria.


Un traidor llamado Pablo Iglesias participa en la farsa por el día de la Constitución española

11/12/2017

Iglesias-y-Pastor-620x330

Pablo Iglesias no ha podido traicionar a quienes nunca se creyeron su discurso “revolucionario”, que derivó en una defensa de ese cadáver insepulto llamado socialdemocracia, pero sí a las muchas personas honestas que depositaron en él y en su partido sus esperanzas de acabar con el régimen del 78.

Desde que irrumpió en el panorama político de esta enorme cárcel que es el Estado español, el secretario General de Podemos no ha hecho otra cosa que desdecirse día a día.

Su intento de “asalto” al cielo duró menos que un suspiro. Ya no habla de derribar el citado régimen del 78 —franquista— sustituyendo la actual Constitución por una Asamblea Constituyente, que era lo que se hartó de decir hace no tanto tiempo. Ahora, lo que hace es apuntalarlo de la manera más vergonzosa posible.

Contradiciendo enormemente a lo que en sus inicios supuestamente defendía, hoy mismo ha participado en la celebración del 39º aniversario de la Constitución española. Ahora el objetivo del señor Iglesias es reformar la actual Carta Magna, no sustituirla.

Hoy ha acudido al Congreso. Su presencia entre lo más repelente de la política española la ha defendido diciendo que España vive momentos difíciles. Por supuesto que se ha quedado tan ancho.

El pasado año los representantes de Podemos fueron Carolina Bescansa y el ex militante de Ciudadanos Pablo Echenique, hoy Secretario de Organización de la formación morada.

http://insurgente.org/un-traidor-llamado-pablo-iglesias-participa-en-la-farsa-por-el-dia-de-la-constitucion-espanola/


MADRID CONTRA LA CONSTITUCIÓN MONÁRQUICA Y POR LA III REPÚBLICA (VIDEOS)

11/12/2017