Parar los pies a los especuladores. Por todo lo público, República

30/09/2022

Siete meses de sanciones. Siete meses de guerra. Este es el punto de partida de cualquier análisis serio acerca de la situación internacional, que no olvide la realidad. Partir de los hechos es imprescindible y aún más en momentos de grave crisis, cuando los cambios de todo tipo se producen a una velocidad inusitada.

Las sanciones, que se multiplican por parte de los EEUU y de la Unión Europea contra la Federación rusa, tienden a quebrar la actividad económica muy dependiente de los precios del petróleo y del gas. Los EEUU, la gran potencia que lleva adelante una verdadera ofensiva contra todos sus competidores, incluso sobre sus mismos aliados económicos y militares, no duda en realizar todo tipo de operaciones de sabotaje económico, valiéndose de su lugar preponderante en el sector financiero, tecnológico, en la producción y venta de armas. Dispuestos a todo para manipular el mercado energético como se acaba de ver con los atentados a los gasoductos del Báltico entre Rusia y Europa, generando un desastre medioambiental añadido al desastre económico. Sabotaje que golpea las infraestructuras rusas y también las de Europa en su conjunto.

La contracción económica comienza a tomar forma. Si algún país se destaca en este curso de sanciones y política de guerra es Gran Bretaña, que asiste en primer lugar a un verdadero derrumbe económico combinado con una amplia oleada de huelgas en defensa de los salarios y frente a la austeridad. El gobierno conservador contribuye a ese derrumbe con una masiva bajada de impuestos y subida de tipos de interés del dinero, que hace temblar la bolsa y la libra esterlina.

Los precios de la cesta de la compra se han disparado en todas partes, en tanto que las instituciones con poder están en manos de los mismos especuladores que manejan los precios y los mismos medios de comunicación. La cesta de la compra ha pasado al primer plano de la política internacional, como expresión de la ofensiva de las grandes empresas para hacerse con importantes renglones de la plusvalía. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado en España un estudio comparando los precios de las principales cadenas y supermercados en menos de un año: los precios de la cesta de la compra han subido un 15,2%, el mayor crecimiento desde hace 34 años. El 95% de los alimentos ha aumentado su precio en los últimos meses de manera encadenada sin que el Gobierno, o cualquier otra administración, haya tomado medida alguna para frenar la ofensiva de los especuladores. En reuniones celebradas en las últimas semanas por los ministros de Consumo y Trabajo, Yolanda Díaz y Alberto Garzón, de Unidos-Podemos, después de divagar sobre precios de la cesta de la compra, han llegado a la conclusión de que “deben ser los grandes distribuidores quienes contribuyan a mantener productos básicos a un precio razonable”. ¡Toma ya! Ahora se ha llegado a la conclusión oficial, gracias a los ministros del ramo del Gobierno de coalición, de que la especulación con las cosas de comer depende de los mismos especuladores. ¿Cuál es entonces la responsabilidad de los ministros y de la mayoría en las Cortes que se reclaman de los derechos democráticos y sociales? ¿A qué dedican el tiempo político?

Parar los pies a los especuladores es una cuestión política de vital importancia para asegurar que las colas del hambre no se sigan extendiendo. El mercado alimentario está concentrado en unas pocas empresas muy vinculadas al sector financiero, como Mercadona, Dia, Hipercor, Eroski, Carrefour, Alcampo, el Corte Inglés… Sólo entre Mercadona y Dia controlan el 30% del negocio de las grandes superficies (Dia, la cadena con más tiendas, es propiedad de oligarcas rusos). El reparto del mercado alimentario es muy desigual geográficamente, y sus precios son más especulativos en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona. Es muy fuerte la vinculación de las empresas dueñas de las grandes superficies y los grandes bancos y fondos buitre, tal es el caso en España donde tres bancos dominan dichos consejos de administración: Banco Santander, BBVA y Caixa.

 A su vez son muy pocas las compañías dedicadas a la producción alimentaria que controlan la mayoría de productos, entre las que se encuentran una buena parte de empresas multinacionales como Nestlé, Coca Cola, Kellog´s, Mars, Danone…, empresas que a su vez son dueñas de las principales marcas de bebidas y alimentos en el mundo. De donde podemos deducir que los especuladores que se aprovechan de la guerra para hacer caja son muy pocas empresas; muy pocas familias muy ricas vinculadas al sector bancario y financiero: la inflación especulativa se ha convertido en medio de la crisis en el gran negocio de las grandes fortunas. La inflación especulativa es, sin embargo, la ruina para los pequeños productores, y desploma las ventas de los comercios tradicionales. En consecuencia, la inflación especulativa devalúa los salarios y las pensiones, empobrece a la mayoría social y sitúa a un 30% de la población en el umbral de la pobreza.

La repercusión política de esta ofensiva de los especuladores contra la mayoría social se traduce en la imposición de alianzas y formas de gobierno situadas cada vez más a la derecha. Tal es el caso de lo sucedido en Suecia e Italia en los últimos días. Y estamos aún a tiempo de impedir la catástrofe política barriendo las maniobras de los especuladores. El espejo político de Italia debe ser visto por quienes se resisten a que el PP se imponga en las próximas elecciones gracias a las políticas antisociales y antidemocráticas del Gobierno de coalición. La partidaria de Mussolini, Giorgia Meloni, prepara un gobierno de acuerdo a las exigencias de la Unión Europea y de la OTAN, de la guerra de Ucrania; cumpliendo las exigencias de los señores de la guerra y de la explotación de Bruselas. Meloni se echa en manos de los bancos, de las finanzas de la UE. Italia se ahoga por la prima de riesgo impuesta a una economía altamente endeudada.

Las próximas movilizaciones contra la guerra y la miseria, por las reivindicaciones sociales, contra las privatizaciones adquieren una gran importancia. Por ello hay que contribuir desde todos los sectores a la marcha a Madrid del 15 de Octubre. Las justas demandas contra la privatización de las pensiones de COESPE y otras plataformas, en defensa de todo lo público, no pueden pasar por alto la necesidad de que este movimiento de resistencia social se apoye y abra camino en las necesarias referencias de cambio político e institucional que representa la lucha por barrer a los especuladores, por acabar con las leyes e instituciones impuestas contra la democracia. El movimiento por las reivindicaciones sociales debe ser ayudado a poder enfrentarse y remontar las políticas de guerra y miseria, avanzando en el terreno de la lucha democrática por la autodeterminación y la República; eligiendo una Asamblea Constituyente con todos los poderes para elevar a ley las demandas populares. Se trata del ejercicio del derecho de todos, trabajadores y pueblos, a decidir sobre nuestros destinos para salvar derechos y conquistas.

 Contra la guerra y sus consecuencias miserables, en oposición a las maniobras de los que provocan la inflación y la especulación, hay que unir todas las fuerzas por la subida general de salarios y pensiones. ¡Por todo lo público, República!   

Espacioindependiente nº 477, jueves 29 de septiembre, 2022


Irán: cuando las infrahumanas ponen en jaque a los mismísimos enviados de Dios. Nazanín Armanian

26/09/2022

«La diferencia de tamaño, vitalidad, voz, desarrollo, calidad muscular y fuerza física entre un hombre y una mujer demuestran que los hombres son más fuertes y más capaces en todos los campos». Así justificó el expresidente del régimen Islámico (RI) Hashemi Rafsenyani la inclusión de las mujeres iraníes en las leyes de su teocracia en la categoría de Untermenschen (subhumanos), término que los nazis empleaban para los seres humanos considerados inferiores y carentes de derechos de humanos, o sea ellos. El velo es una señal exterior y visible de este estatus, al igual que la insignia amarilla pegada a la vestimenta de los judíos y la azul a la de los cristianos durante el califato árabe de Omar II (682-720). No se trata de ocultar el pelo de la mujer, para ello podrían ponerse un gorro. Sin embargo, al ser esta prenda utilizada por los hombres, -seres de pleno derecho-, romperían el orden social, crearían confusión y terminaría con la pérdida del control social por parte de los poderosos. Por esto el judaísmo y el islam prohíben el travestismo.

Y aunque Mahsa Amini, cumplía con el sistema de marcación social establecido, su belleza llamó la atención de los talibanes de la patrulla Ershad. «Orientar hacia el buen camino» que vigila el velo de las mujeres para mantenerlas a raya empleando la pedagogía del terror: en plena calle fue separada de su familia, de origen kurdo y de visita turística en Teherán, y trasladada a la comisaría para recibir la dosis de la lección islámica que hemos recibido millones de mujeres iraníes: humillaciones, bofetadas y más que probables abusos sexuales. La resistencia de la joven les hizo perder el control: dos días después falleció en el hospital, encendiendo la mecha de un hartazgo y odio acumulado de toda una nación durante 43 años hacia el régimen clerical y su guardia pretoriana.

Decía Marx que los cambios cuantitativos evolucionan, forzando transformaciones cualitativas. Y es justamente lo que está sucediendo, aunque los mulá, enemigos de la ciencia, no salen de su asombro: ¿Por qué protesta esta gente, si siempre hemos torturado, violado y matado?

Ya han matado a al menos a 17 personas, y hay decenas de heridos y cientos de arrestados. La masacre esperada no ha sucedido todavía (en las protestas por la subida del precio de gasolina hubo cerca de 600 muertes), porque Ebrahim Raisi, el actual presidente del RI, se encontraba en EEUU asistiendo a la Asamblea General de la ONU, y no quería críticas también por sus anfitriones.

Los rasgos de la nueva rebelión popular

– No solo la participación, sino también el liderazgo absoluto de las mujeres (apoyadas por los hombres) en las protestas recuerdan el primer desafío de los iraníes al jomeinismo: fue el 8 de marzo de 1979, cuando unas 200.000 mujeres (y muchos hombres) ocuparon las calles de Teherán en protesta por la orden de Jomeini para forzar a las iraníes a llevar el velo bajo durísimos castigos. Meses antes, en su entrevista con Oriana Fallaci en Paris, el caudillo del RI, que jugaba el papel de un teólogo de liberación, había dicho: «No habrá obligatoriedad en el velo» y «hasta los comunistas podrán estar libres en el futuro Estado Islámico«, poco después fueron ejecutados miles de ellos. Luego desató a sus matones en las calles, equipados de cadenas de acero, ácido y barras de hierro para golpear a las mujeres mientras gritaban: «Ya rusari, ya tusari (el velo o la paliza)».

– Por primera vez, «la cosa de las mujeres», si existe, y su demanda para recuperar el control sobre sus propios cuerpos, se ha convertido en el centro de las reivindicaciones de todos los sectores sociales.

– Las mujeres arrancan, de forma colectiva, sus velos delante de las fuerzas de opresión del RI, algo que sucedía, pero de forma individual y anecdótica.

– La sólo lucha por la «liberalización del velo» no explicaría la dimensión del actual estallido social: desde hace un año, las huelgas y manifestaciones de la clase obrera, las clases medias, los yayoflautas, estudiantes universitarios, intelectuales, ecologistas, las minorías étnicas y las minorías religiosas (como la limpieza religiosa contra los bahaíes), han sido imparables, y eso a pesar de estar prohibidas en este «Reino de Dios». La causa de Mahsa ha conseguido unificar las protestas aisladas y sectoriales. Y esto es lo que le separa de las protestas del 2019, que fue por una cuestión puntual y que afectaba a solo un sector.

– Ahora, las manifestantes ya no piden reformas, sino que apuntan directamente a un capitalismo totalitario religioso, despiadado (de cortar las manos de los robagallinas mientras sólo en la petroquímica de Isfahán, ha estafado al Estado al menos 19 millones de euros; a una casta mafiosa que utiliza la supraestructura de corte medieval aterrorizando a la población para saquear uno de los países más ricos del planeta, llevando a la extrema pobreza a cerca del 70% del país, según los datos oficiales. La lucha por los derechos civiles, en el marco del RI, ha fracasado, y el pueblo va hacia el derrocamiento del régimen islámico, al que dio demasiadas oportunidades.

– Las mujeres han ido cambiando sus formas de protesta poniendo a prueba la reacción del RI. Con ‘los miércoles blancos’ -señal de la lucha pacífica- y negarse a que el RI determine hasta el color de esta prenda, que debía ser oscura: negra, marrón, gris y azul marino; luego pasaron al movimiento individual de «Las chicas de la calle de la Revolución«, arrancarse el velo y agitarlo en un palo por las calles céntricas del país.

– Que la mayoría de estas mujeres hayan nacido en la teocracia islámica demuestra que ni los 75 latigazos establecidos por la Sharia a las rebeldes, ni la cárcel, la tortura y la violación, ni la propaganda de 43 años sobre las «bondades del velo» han servido para someter a las mujeres de Irán con un siglo de lucha feminista a sus espaldas.

– Ante la posibilidad de que el RI provocase una guerra civil, aplastando, una vez más, a los kurdos, la consigna de «¡Kurdistán, eres la luz de Irán!», se está escuchando por todo el país, advirtiendo al régimen.

– La preocupación por la caída del RI es tal que la propia prensa gubernamental pide el desmantelamiento de la patrulla Ershad. Quizás demasiado tarde.

¡Es fascismo, no fundamentalismo!

La revolución antiimperialista, antimonárquica y democrática de Irán, sucedida en la frontera de la URSS en 1978, había sido abortada por el pacto firmado entre los G4 (EEUU, Francia, Reino Unido y Alemania) y la extrema derecha anticomunista chiita, en la isla centroamericana de Guadalupe. El mismo año, en otros dos países vecinos de la URSS, Afganistán y Polonia, la extrema derecha patrocinada por EEUU asalto sus estados socialistas.

Un jomeini desconocido para los iraníes, fue llevado de Irak a Francia ¡país de la OTAN!, y después de tres meses de una brutal publicidad para convertirle en «líder», fue trasladado a Teherán en un Air France y escoltado por los cazas franceses, para instalar lo que (si no me equivoco), el primer régimen de corte fascista después de la Segunda Guerra Mundial, pero con un toque especial: el terror lo gestionaban los tribunales de inquisición. De hecho, Ebrahim Raisi, fue un juez que firmó la ejecución de miles de presos y presas políticos, principalmente de izquierda. De allí, la lógica de la alianza entre los muyahedines del Pueblo de Irán con el vox español.

Conozcamos un totalitarismo religioso

– Para empezar, prohibió a todos los partidos políticos, sindicatos, organizaciones feministas, estudiantiles, intelectuales, etc. y las libertades políticas y sociales, arrebatando al pueblo la única herramienta con la que podrían luchar: la organización. Con esta medida, además, el RI eliminó a los «intermediarios» entre el pueblo y el poder: haciendo que el choque entre ambos fuese directo. Así consiguieron medir la barba de los hombres y el color de las uñas de las adolescentes.

– Imponer el velo fue la segunda medida de Jomeini tras tomar el poder, y la primera tampoco fue repartir los beneficios del petróleo, sino abolir la Ley de Familia, bajando la edad nupcial de 18 a 8 años para las chicas, legalizando la pedofilia, y arrebatar todos los derechos conquistados por las mujeres en un siglo: aborto, divorcio, libertad de movimiento, de matrimonio, de homosexualidad, etc. Al imponer la uniformidad, eliminaba las singularidades entre los «ciudadanos», para convertirlos en una «masa» a la que se pueda dar la forma que desea el poder.  Despolitizar el velo, y presentarlo como algo «auténtico y anticolonial» sólo pudo engañar a los occidentales poco doctos que lo apoyan y rompen la solidaridad internacional feminista. Esta prenda es la bandera de la extrema derecha islámica.

– Al ser profundamente misóginos, glorifican a la mujer sumisa, depositaria de los valores de la «comunidad», mientras consideran al feminismo y el derecho a la igualdad una aberración antinatural. Los «valores islámicos para la mujer», o sea, convertirle en un mero objeto sexual es el principal motivo de convertir a Irán «islámico» en el principal país del mundo en las cirugías estéticas.

– La división de la sociedad entre los hombres y las mujeres, que no los ricos y los pobres, y aplicar el apartheid contra la mujer ha sido una táctica política, dentro de «divide y vencerás»: luego fueron a por los hombres, el número de los pelos de su barba, sus pantalones cortos, etc.

– La Constitución del Estado totalitario masculino regentado por el Führer reserva el puesto del liderazgo solo para los hombres.

– El Estado centralista pisa los más elementales derechos de las al menos doce minorías étnicas, que en Irán componen la mayoría de la población. Por la mala suerte del RI y para más inri, Mahsa era kurda, de la región más reprimida, pero más combativa (principal feudo de la izquierda) y más militarizada del país. Le costará al régimen volver a ahogarla, siendo Kurdistán una de las tres provincias iraníes capaces de derrocar a un régimen: los otros dos son Teherán y Azerbaiyán.

– Al resucitar mitos antiguos, e incluso inventarlos, los misóginos se visten de feminismo islámico y afirman que Arabia (Saudí), que el único país del planeta donde hoy las mujeres ni pueden votar fue hace catorce siglos la cuna de la liberación de la mujer, sin ruborizarse.

– Usa la represión sexual como método de manipulación y de control social, por lo que prohíbe las relaciones fuera del matrimonio, entre personas del mismo sexo, el adulterio, la fornicación, etc. creando personas psicológicamente desequilibradas, disparando la cifra de violaciones e incluso en su forma del incesto.

– Aplica el llamado «fascismo social»: las mujeres no podrán contraer matrimonio con un hombre fuera del grupo, hecho llamado por los nazis «ley de bronce»: porque reduce la calidad biológica de los descendientes, mientras, el RI sí que permite a los hombres casarse y tener hijos con mujeres de otras religiones semíticas, porque los vástagos deben practicar la religión del padre.

– La militarización de la sociedad, a través de la creación de decenas de cuerpos  armados, contratando a los desclasados y el lumpenproletariado (como los talibanes), para el control social: han sido instalados en los barrios (con sede en las mezquitas), hospitales, colegios, universidades, fabricas, playas, empresas, etc. Los Basiy (reclutas) son de la viva imagen de los escuadristas, los Camicie Nere italianos, montados en las patrullas de la moral tiene la misión de aterrorizar a los ciudadanos convertidos en súbdito y rebaño, al igual que colgar a los seres humanos de las grúas en las plazas céntricas, que recuerdan a las hogueras de la Inquisición.

– Una de las diferencias entre una dictadura y un fascismo es que, mientras la primera se apoya en una pequeña élite, el segundo cuenta con una base social, a veces parte de la clase obrera. El RI ha ido perdiendo esta base (ya ni paga como antes a los heridos de la guerra de Irak, que se manifiestan en sus sillas de rueda por una pensión digna), y ahora es una mediocre dictadura aislada a nivel nacional e internacional.

– Al igual que es profundamente anticomunista, por su rechazo hacia un sistema igualitario, se opone, no al imperialismo (pues mantiene magníficas relaciones con Francia o Alemania), sino a las libertades conquistadas por los ciudadanos en Occidente: que Hitler atacase Inglaterra o Francia no le convertía en una potencia «anticolonial».

– Discursos populistas para estafar a las masas: Hitler llamó a su partido  «socialista» y «obrero», cuando en su programa mostraba que era un capitalista absolutista. El fascismo religioso también ha robado los términos utilizados por la izquierda como el «imperialismo».

– Promover el pensamiento único y homogéneo. Pensar y tener ideas distintas conduce al paredón.

– Recurrir a las emociones y la fe, que no a la razón.

– Expansionismo militar, con el único fin de acceder a los recursos ajenos y nuevos mercados, y financiar grupos reaccionarios medievales: ¿O no está peor hoy la situación de los palestinos, por ejemplo, que hace 45 años? Los iraníes están en contra de las injerencias del RI en los países de la región, derrochando miles de millones de euros en sobornar a jeques y ayatolás en detrimento de los partidos progresistas, para que protegieran al RI, que no a los iraníes. Ningún estado extranjero ha matado a tantos conciudadanos iraníes como los que ocupan hoy el poder en Teherán.

Las revoluciones suceden cuando los de «arriba» no puedan gobernar como antes, y los de «abajo» ya no quieran ser gobernados como antes. El proceso del fin del RI se acelera, y en ello pueden influir:  a) La muerte del caudillo Ali Jamenei, de 82 años y b) el inevitable empeoramiento de la situación de Irán, principalmente, debido a la incompetencia de un clérigo que pretende gestionar un país del siglo XXI con las recetas del siglo del nacimiento del islam en Arabia

Para las potencias mundiales, esta crisis, si continúa, será un problema aun mayor que la guerra de Ucrania, que de todas formas está bajo su control.

Las grandes protestas sociales suelen suceder en varias ocasiones, pero los regímenes caen solo una vez. Empieza la cuenta atrás.

https://web.archive.org/web/20220923085111/https://blogs.publico.es/puntoyseguido/7968/iran-cuando-las-infrahumanas-ponen-en-jaque-a-los-mismisimos-enviados-de-dios/


OPINIÓN DE ANTONIO MACHADO, SOBRE EL FASCISMO Y LA RUSIA ACTUAL («HORA DE ESPAÑA», REVISTA MENSUAL. SEPTIEMBRE DE 1937

22/09/2022

«Londres, París, Berlín, Roma con su luz mortecina nos dicen claramente que es hoy Moscú, el foco activo de la historia.

Reparemos en las pobres ideas que dan de sí mismas esas democracias que fueron un día el orgullo del mundo; veamos cuanto sale o se guisa en sus Cancillerías, incapaces de invocar

-siquiera sea a título de dignidad formularia- ningún principio ideal, ninguna severa norma de justicia. Como si estuvieran vencidas de antemano o subrepticiamente vendidas al enemigo, como si presintiesen que la llave de su futuro no está ya en su poder, apenas si tienen movimiento que no revele un miedo insuperable a lo que puede venir. Reparemos en su actuación desdichada en la Sociedad de Naciones, convirtiendo una Institución nobilísima, que hubiera honrado a la humanidad entera, en un organismo superfluo, cuando no lamentable y que sería de la más regocijante ópera bufa, si no coincidiese con los momentos más trágicos de la historia contemporánea.

Reparemos en esos dos hinchados dictadores que pretenden asustar al mundo y a quienes Roma y Berlín soportan y exaltan. Ellos no invocan la abrumadora tradición de cultura de sus grandes pueblos respectivos: la declaran superflua, proclaman, en cambio, una voluntad ambiciosa, un culto al poder por el poder mismo, un deseo arbitrario de avasallar al mundo, que pretenden cohonestar con una ideología rancia, cien veces refutada y reducida al absurdo por el solo hecho de la guerra europea. Roma y Berlín son hoy los pedestales de esas dos figuras de teatro, abominables máscaras que suelen aparecer en los imperios llamados a ser aniquilados. La historia no camina al ritmo de nuestra impaciencia. No vivirá mucho, sin embargo, quien no vea el fracaso de esas dos deleznables organizaciones políticas que hoy representan Roma y Berlín.

Moscú -resumamos en este claro nombre toda la vasta organización de la Rusia actual- aunque saluda con el puño cerrado, es la mano abierta y generosa, el corazón hospitalario para todos los hombres libres, que se afanan por crear una forma de convivencia humana, que no tiene sus límites en la frontera de Rusia. Desde su gran revolución, un hecho genial surgido en plena guerra entre naciones, Moscú vive consagrado a una labor constructora, que es una empresa gigante de radio universal.

La fuerza incontrolable de la Rusia actual radica en esto: Rusia no es ya una entidad polémica, como la fue la Rusia de los zares, cuya misión era imponer un dominio, conquistar por la fuerza una hegemonía entre naciones. De esa unidad, que todavía calienta los sesos de Musolini, ese monstruo endiosado, se curaron los rusos hace veinte años. La Rusia actual nace con la renuncia a todas las aspiraciones y ambiciones del Imperio, rompiendo todas las cadenas, reconociendo la libre personalidad de todos los pueblos que la integran. Su mismo ejército, el primero del mundo, no solo en número, sino sobre todo, en calidad, no es esencialmente el instrumento de un poder que amenace a nadie, ni a los fuertes ni a los débiles, responde a la imperiosa necesidad de defensa que le impone el encono de sus enemigos; porque contra Rusia militan las fuerzas al servicio de todos los injustos privilegios del mundo. Sus gobernantes no lo olvidan. La política de Lenin y Stalin se caracteriza, no solo por su alcance universal, sino también por un claro sentido de lo real, cuya ausencia es siempre en política causa de fracaso. Más la Rusia actual, la gran República de los Soviets va ganando, de hora en hora, la simpatía y el amor de los pueblos; porque toda ella está consagrada a mejorar las condiciones de la vida humana, al logro efectivo, no a la mera enunciación, de un propósito de justicia».

Fuente: Federico Rubio Herrero (Cronología mundial durante seis meses decisivos, julio-diciembre de 1937).     


‘Castigar a los rojos’, o cómo la represión de Franco se inspiró en la Inquisición y los nazis

16/09/2022

En la calle hay silencio, apenas un hilillo de coches y paseantes, cielo plomizo y hojas en el suelo. Es verano en Bruselas, pero la sequía está pelando los árboles por anticipado y parece que hay calma de otoño, pero con flama. Dentro también hay paz, murmullo de papeles y de tazas de café. Pero es una paz de mentira: a Ángel Viñas (Madrid, 1941) lo rodea un infierno de documentos sobre la Guerra Civil y el Franquismo, esos que documentan sus obras, las de uno de los historiadores más respetados de nuestro tiempo.

Su último libro se titula Castigar a los rojos. Acedo Colunga, el gran arquitecto de la represión franquista (Crítica), un trabajo que desvela y desmenuza la Memoria escrita en 1939 por el general Felipe Acedo Colunga (Palma,1896), fiscal jefe del Ejército de Ocupación, que permite conocer en profundidad cómo se persiguió a los republicanos, con una mentalidad de exterminio. La obra ha sido escrita a seis manos con el también historiador Francisco Espinosa, cuyo hallazgo del documento está en el origen de todo, y el catedrático de Derecho Penal Guillermo Portilla, quien ha puesto la visión más técnica.

Hablamos de un personaje conocido, del que se sabían algunos datos biográficos como que llegado a general del Aire y había sido gobernador civil en Barcelona, pero no la hondura de su papel en la concepción del castigo y la venganza contra los rojos. ”Él es el que la piensa, la concreta y la aplica, el que la hace”, resume Viñas. “Era una persona de máxima confianza para Francisco Franco y formaba parte de la Unión Militar Española, la parte del Ejército que conspiraba con los monárquicos para acabar con la República. Fue uno de los activistas de la represión jurídica de Asturias y estuvo un tiempo en la cárcel porque había participado en la sanjurjada [un fallido golpe de Estado de 1932]”.

Acedo “es el que da el background” a las leyes de responsabilidades políticas o contra la masonería y el comunismo. Hasta ahora, explica Viñas, pensaba que ese corpus era obra de una serie de catedráticos, pero la nueva investigación constata que la “concepción” que tenían detrás estas armas judiciales del fascismo la puso él, que aquello “no salió por azar”, sino de un claro convencimiento, y que sus órdenes “impregnaron” las actuaciones judiciales por venir en el futuro modelo procesal-penal de Justicia en España. “Acedo estaba detrás de ese mensaje”, resume.

Por ser, no por hacer

El documento troncal de la obra es una memoria, con fecha de 15 de enero de 1939, que Acedo, como fiscal jefe del Ejército de Ocupación, presentó a modo de guía para quienes tenían que administrar justicia en los consejos de guerra de España. Este documento, que sale a la luz ahora, es muy importante porque describe la estrategia seguida en los procesos penales contra los defensores de la II República y porque dibuja los planes represivos de los sublevados. Todo giraba en torno al caudillo Franco, la unidad de la patria, la iglesia católica…

“Una de sus obsesiones era lo que podíamos llamar hoy la España liberal, la de izquierdas, no la católica, de Santo Oficio. Lo que no sabíamos hasta ahora es que Acedo bebe de las doctrinas de Carl Schmitt [un jurista alemán, destacado miembro del partido nazi], que es uno de los contribuidores más importantes al derecho nacionalsocialista. Sentó en la doctrina del derecho penal moderno la noción de que a un hombre se le juzga no por lo que ha hecho, sino por lo que es. Eso es terrible. Así se llevó a la muerte a los judíos, no por lo que hacían o no, sino por lo que eran”, constata.

Se empeña en mostrar la supuesta peligrosidad criminal de la ideología republicana, a modo de precrimen, persiguiendo más unos valores y una manera de pensar que actuaciones concretas, procesables. Viñas cita el caso de Julián Besteiro, quien fuera presidente de las Cortes durante la II República, y también del PSOE y la UGT. Fue sometido a un consejo de guerra, en el que se le acusó de haber promovido un socialismo moderado, y condenado a cadena perpetua que, posteriormente, fue sustituida por treinta años de reclusión mayor. Murió en la cárcel, en Carmona, enfermo. Colunga había pedido la pena de muerte para él “estrictamente por lo que era”, como evidencian los documentos aportados por estos tres especialistas.

Y eso es lo que tomó por inspiración el fiscal español, que fue “a por toda la España que venía de las luces”. Los “comunistoides” y “seudodemocráticos” intelectuales de la República eran los más odiados, pero el escaneo llevaba de la cúspide a la base, “desde las más altas instancias hasta el último alcalde, al último mono, con especial interés en perseguir a los maestros y profesores, que son los que envenenan a la juventud”.

A los aires nacionalsocialistas se añade el “componente católico”, la idea de expiación, que también estaba en la Inquisición. “Es que la Memoria es un manual de inquisidores, es así, la justicia de Franco se inspiró en la Inquisición y en los nazis”, asevera. “La impunidad galopa por las páginas de este documento”, dice en el prólogo el juez Baltasar Garzón, “helado, estupefacto” ante lo que leía. “Decían que España estaba camino de desaparecer a causa de estridencias, alborotos, violencias… y aplicaron la exterminación, propia de un régimen malvado”, denuncia Viñas.

Acedo Colunga “es un militar que piensa en militar y eso es esencialmente lo que plantea, un castigo militar”. “En aquellos primeros años de la dictadura, lejos de adoptarse un sistema penal indulgente con los vencidos, se asumió la necesidad de abordar un procedimiento de eliminación física, moral y económica del rival político. Una técnica basada conjuntamente en la represión corporal, la restricción de la libertad, el expolio económico y la humillación del hostil al denominado Alzamiento Nacional”, se lee en la obra.

La memoria asentó este “furibundo ataque al derecho civil”, desde el convencimiento de que no podía quedar ni uno vivo -en sentido figurado y en sentido literal-, que nadie podía escapar a la “eliminación física, moral y económica del rival político”. Una “gigantesca tela de araña” permitió que la información -la delación, también- fluyera a través del Servicio de Información militar (S.I.M.), el Servicio de Información de la Policía Militar (S.I.P.M), la Delegación del Estado para la Recuperación de Documentos, el Tribunal de Responsabilidades Políticas, el Tribunal Especial de Represión de la Masonería y el Comunismo, los Consejos de Guerra, las Comisiones de Depuración, la Inspección de prisioneros de Guerra-Campos de concentración, Alcaldías, Falange, Guardia civil, Iglesia católica, delatores particulares… Difícil escapar.

No somos nosotros, sois vosotros

Viñas se muestra especialmente insiste en explicar que Colunga ayudó a darle le la vuelta a la tortilla y a tratar de situar a los republicanos como los culpables de todo, incluso de los peores comportamientos de sus propios compañeros, los levantados en armas. Toma el libro y busca una sentencia de un consejo de guerra del 5 de agosto de 1936, temprano en el desarrollo de la guerra. En él justifica por primera vez, tan a las claras, la supuesta necesidad del alzamiento.

“Frente al estado de anarquía que dominaba en todo el territorio nacional con manifiesta conculcación de todo régimen legal civilizado, al asumir el Ejército el poder por el medio legítimo de la declaración del estado de guerra que anula toda autoridad civil cuyo imperio estaba además prostituido por el desorden y la subversión de todos los valores morales de la sociedad, se ha constituido el único gobierno que puede salvar a la Patria interpretando sus destinos históricos y la necesidad de continuar su propia existencia”, sostiene.

“Quienes se sublevan son los que no se sublevan, piensa este fiscal. Es el mundo al revés, una inversión. Como si estuvieran las llamas de la revolución arrasando todo, marca una visión que estaría en el estado naciente, Acedo asume lo que se ha ido preparando y viene a decir que los que se sublevan son los del Gobierno republicano”, explica.

“Eso es lo que para mí es una manifestación de lo que en general constituye la esencia de la interpretación derechista de la Historia, que es achacar al otro los rasgos más desagradables del comportamiento propio, proyectar en el adversario el comportamiento propio”, señala. Por si aún hay que recordarlo, Viñas repite: “los terroristas fueron quienes se sublevaron”.

Su huella, hoy

El autor de La otra cara del caudillo o El gran error de la República sostiene que esa visión de que la culpa fue del Ejecutivo legítimo fue más allá de la administración de justicia y de Acedo Colunga, se hizo relato asentado en el régimen y ha perdurado en determinados sectores hasta hoy, cuando se sigue pervirtiendo hasta el lenguaje. “Tiene su importancia política que se siga hablando de “gobierno socialcomunista”, por ejemplo, pata definir desde sectores de cierta derecha al que hoy manda en La Moncloa, suma de PSOE y Unidas Podemos.

“Apela al subconsciente y a la tradición franquista porque un PCE hay hoy en España, claro, pero desde luego no propugna la propiedad pública de los medios de producción, el control público de todas las relaciones económicas con el exterior o el partido único, el centralismo socialista. ¿Por qué decirlo, entonces?”, se cuestiona. Y se responde: eso va “calando” en otras agendas, en otros discursos, y acaba asentando aquel relato de Colunga, lo que demuestra “que el legado de su Memoria sigue vivo, de alguna manera”, y no sólo porque hasta hace apenas tres años aún fuera hijo adoptivo de Barcelona.

Es obligado, llegados a este punto, hablar sobre la ultraderecha española. “La aparición de Vox y la deriva del PP hacia la extrema derecha están en la base del desquiciamiento de la vida política española y del resurgimiento de ideas y proyectos que parecían ya limitados a ciertos sectores nostálgicos de la dictadura. Lo primero viene de la convicción, ya antigua, que la derecha tiene de que el poder les pertenece y que solo ellos tienen derecho a gobernar. Lo segundo cabe situarlo en la reacción de la derecha liderada por [José María] Aznar al movimiento en pro de la memoria a fines de los años noventa, que desembocó en una descarada campaña de propaganda con Pío Moa como mascarón de proa. Poco después, desbrozado el camino por los Moas, surgió un neofranquismo académico que ha servido para darle forma y contenido a esa reacción”, se lee en Castigar a los rojos.

Viñas pone el ejemplo de la polémica generada por la nueva Ley de Memoria Democrática, que superó superar el trámite del Congreso el mes pasado. Es, de nuevo, el discurso de “deslegitimar a la II República”, de lanzar “sospechas” sobre la legalidad de la victoria de la izquierda, de “justificar el alzamiento por el vacío legal y el caos creado”, e incluso por igualar la culpa de los dos bandos enfrentados. Un fondo que explica, por ejemplo, la polémica de Pablo Casado, exlíder del PP, cuando en mitad de un debate parlamentario sobre los indultos del procés dijo hace un año que “la Guerra Civil fue el enfrentamiento entre quienes la democracia sin ley y quienes querían ley sin democracia”.

“Esa visión de la que Colunga es tan buen ejemplo ha sido la que ha quedado en España por décadas. Cuando ahora se quieren contar las cosas con precisión, se habla de adoctrinar. ¡Si desde el año 39 todos los niños españoles han sido adoctrinados! La educación y los medios son esenciales para la labor pedagógica que queda por delante, que es mucha”, concluye.

Grandes, “maltratada por la derecha, miserablemente”

Hay no pocos lectores que han descubierto a Ángel Viñas gracias a Almudena Grandes. Sus Episodios de una guerra interminable, que se quedaron sin final por su fallecimiento, tienen siempre un capítulo de agradecimientos y referencias en los que el economista trocado en historiador es un fijo. La escritora que posiblemente más ha hecho en España para explicar al gran público la Guerra Civil y el Franquismo ha sido objeto de emocionantes homenajes de sus admiradores y, también, de gestos menos amables. Viñas lo tiene claro: “Ha sido maltratada por la derecha, miserablemente”. Defiende que ha hecho “una gran labor muy importante” al describir “lo que nunca he visto antes en los libros de Historia”. “A eso no llegamos los historiadores”, reconoce. De entre todas las entregas se queda con Los pacientes del doctor García, “soberbia”. “Ya podemos escribir los historiadores lo que queramos sobre los nazis en España después del 45, que no tiene la menor importancia. No cala. Con ella sí. Siempre”. A Grandes dedicará Viñas su próximo libro.

https://www.huffingtonpost.es/entry/angel-vinas-la-represion-de-franco-se-inspiro-en-la-inquisicion-y-en-los-nazis_es_62ff4720e4b0c8c57f5ad249


¿España democrática?

12/09/2022

   EL preámbulo de la vigente Constitución borbónica afirma que la nación española “proclama su voluntad de […] establecer una sociedad democrática avanzada”. Loable propósito pero corto, puesto que no señala cuánto debe ser su avance y hasta dónde tiene que llegar. Ni siquiera podemos procurar “establecer una sociedad democrática”, en la situación actual del reino, ya que lo impide el mismo régimen. Es absurda la Constitución.

   Sabemos que la palabra democracia la heredó el idioma castellano del griego clásico, exactamente de dèmos, pueblo, y krátos, poder, de manera que demokrátia se traduce por gobierno popular. ¿Gobierna el pueblo en la España borbónica? Indudablemente no, sino un monarca, palabra igualmente derivada del griego clásico, de mónos, uno, y krátos, que se traduce como gobierno de uno solo. No son compatibles, por lo tanto, la democracia y la monarquía, sino regímenes completamente antagónicos.

   No es posible establecer en la España borbónica “una sociedad democrática avanzada”, y ni siquiera principiante, porque lo impide la persona del monarca. Cuando el poder político se halla en manos de uno solo, el régimen nunca será democrático, sino autoritario. Mientras los españoles debamos estar sometidos a la persona de un rey vitalicio y hereditario jamás podremos vivir en ninguna forma democrática, sino en una tiranía.

   Los hechos lo demuestran. La borbonidad fue instaurada en España por la voluntad omnímoda del dictadorísimo fascista vencedor de una guerra cruenta iniciada por él mismo, enemigo declarado de la democracia porque su régimen era tiránico y criminal, sostenido por la fuerza de las armas empleadas contra el pueblo por sus servilones. El dictadorísimo anunció públicamente ante su caricatura de Cortes que instauraba la monarquía del 18 de julio, por el día de su rebelión contra el régimen constitucional republicano, para perpetuar su régimen genocida, dejándolo todo “atado y bien atado” para conseguirlo después de su muerte.

   Designó por su única voluntad sucesor a título de rey a un servilón que juró lealtad a su minúscula persona y fidelidad a sus leyes ilegales, y tras conseguirlo se murió tranquilo en la cama, porque los españoles de entonces vivíamos atemorizados por sus ejércitos y sus policías, y si queríamos conservar la vida teníamos que callar y soportar lo que nos mandasen. La dictadura estuvo ejecutando a patriotas durante toda su larga permanencia.

   Como heredera de la dictadura fascista, la monarquía borbónica imita su ejemplo, y se niega a convocar un referéndum para que sus vasallos podamos elegir la forma del Estado que preferimos, como se hace en los paises democráticos. En esta España fascista es imposible “establecer una sociedad democrática”, no ya avanzada, sino ni siquiera incipiente. Los vasallos de su majestad el rey católico carecemos de cualquier atisbo de democracia. Lo demuestra la historia y lo confirma la etimología.

   Afirman sus turiferarios que la  transición de la dictadura a la monarquía fue modélica. Por supuesto, ya que eran lo mismo con distinto nombre. No se ha juzgado a nadie sobre los crímenes cometidos durante los 36 años de dictadura por los servilones del dictadorísimo: él no detenía a los patriotas contrarios al sistema, ni los torturaba, eso se lo dejaba a sus policías políticas, y se limitaba a firmar las sentencias de muerte dictadas por sus magistrados y ejecutadas por sus verdugos, sin moverse de su despacho.

   España tiene pendiente una revolución social, para borrar todos los residuos de la dictadura todavía vigentes. A la muerte por ancianidad del dictadorísimo se cumplió su voluntad, se entronizó al sucesor designado por él a título de rey, y los partidos políticos presuntamente de izquierdas aceptaron la nueva realidad derivada de la antigua, en lo que constituye una traición suprema al pueblo, que seguía atado y bien atado de pies y manos y amordazado. Se había cambiado el nombre de la dictadura, para que continuara sus mismas actividades bajo el nuevo, y así seguimos.     

   Algún lector me dirá que he contado una historia sabida. Sí, pero sabida por los que la padecimos, porque los jóvenes correligionarios con los que hablo de ella la ignoran: los libros de texto oficiales no informan a los alumnos sobre la República, la dictadura y la instauración borbónica, para evitar explicaciones incómodas. Así funciona la “democracia” española.   

ARTURO DEL VILLAR

PRESIDENTE DE COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO   


Joaquín Penina, un hijo del pueblo. Carlos A. Solero

09/09/2022

Dice en uno de sus poemas Miguel Hernández: “Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras, una esparcida frente de mundiales cabellos, cubierta de horizontes, barcos y cordilleras, con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos. Uno de aquellos, uno de aquellos, si hay hombres que contienen un alma sin fronteras, tú eres uno de aquellos”. “Universal fielmente”, se refería a los luchadores sociales de la revolución libertaria española, a los internacionalistas, la mayoría de ellos de ideología anarquista, para los cuales las fronteras son una creación artificial de quienes buscan dominar y gozar de privilegios. Joaquín Penina fue joven anarquista catalán fusilado en setiembre de 1930 en las barrancas del arroyo Saladillo. En efecto, luego del golpe de septiembre de 1930, habiéndose implantado por decreto del presidente de de facto José Félix Uriburu la “ley marcial”, comenzó una persecución implacable contra los militantes sociales, principalmente los de ideología ácrata. Joaquín Penina, fue secuestrado de su humilde pieza de pensión ubicada en calle Salta al 1600, conducido a la Jefatura de policía y trasladado en las tinieblas de la noche invernal hacia el barrio Saladillo. En las barrancas de La Quebrada fue abatido por la metralla acusado de escribir y distribuir un volante contra la violencia militarista. Se inauguraba así una fatídica etapa de persecuciones a los militantes sociales y proletarios, principalmente contra los de Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A.) J. Penina era obrero mosaísta y pertenecía a la Federación Obrera Local adherida a la F.O.R.A del V Congreso. Además distribuía libros y folletos de los ideólogos anarquistas: Pierre Joseph Proudhon, Mijail Bakunin, Piotr Kropotkin y Errico Malatesta, también material sobre naturismo y vegetarianismo. La oleada represiva continuó durante toda la “década infame”. En 1931 se perpetraron en Buenos Aires los fusilamientos de los militantes anarquistas Severino Di Giovanni y Paulino Scarfó. Con el proceso de Bragado se encarceló por más de una década a tres militantes de la FORA V Congreso: Pascual Vuotto, Santiago Mainini y Reclús de Diago. Los perseguidos y estigmatizados desde los alto eran en todos los casos trabajadores de ideología y prácticas solidarias, hombres de ideas avanzadas, insumisos al poder plutocrático, eclesial y militar. Mientras tanto, los políticos de entonces maniobraban en sus conciliábulos y maquinaban sus contubernios. Firmaban pactos como el Roca-Runciman, entronizaban al Gral. Agustín P. Justo, a Roberto M. Ortiz y Ramón S. Castillo. Agregaban eslabones a las cadenas que amordazan a los pueblos, agregando a la corona británica “el sexto dominio”. Joaquín Penina, un hijo del pueblo, cuya sangre fue derramada por los chacales cancerberos de privilegios, precursores del Terrorismo de Estado en el pasado siglo XX.

Carlos A. Solero

Septiembre de 2022

https://kaosenlared.net/joaquin-penina-un-hijo-del-pueblo/


BREVE MEMORIA DE LA GUERRILLA ANTIFRANQUISTA. EL EJERCITO GUERRILLERO DEL CENTRO

08/09/2022

En 1944, entre las Organizaciones Guerrilleras adquirió relevancia el Ejército Guerrillero de la Zona Centro integrado por cinco Agrupaciones: 1ª Agrupación (Cáceres-Toledo), 2ª Agrupación (Ciudad Real), 3ª Agrupación (Córdoba), 4ª Agrupación (Ávila-Madrid) 5ª Agrupación (Albacete).

Además de los sabotajes, fue dinamitada la sociedad Fosfatos de Logrosán y la Electro-Marinera de Miajadas, ocupaciones de pueblos, Retamosa y Roturas (Cáceres), Valdemanco (Ciudad Real), Alameda del Valle (Madrid), etc., y represalias contra los franquistas, ejecución Jefe de Falange del pueblo pacense de Fuenlabrada de los Montes, Emeterio Rivas Alonso, en 1941, un factor importante en la vida cotidiana del Maquis lo constituía la financiación de las actividades y la supervivencia. Según Secundino Serrano, en septiembre de 1946 atracaron un banco en Puertollano (Ciudad Real) en el que los guerrilleros ciudadrealeños lograron un botín de 250.000 pts. asimismo, asaltaron el tren Madrid-Badajoz (murieron dos guardias civiles) llevándose la recaudación; el 7 de octubre de 1946 atracaron a los pagadores del ferrocarril Baza (Granada) -Utiel (Valencia) logrando 64.000 pts.; el 3 de marzo de 1947 atacaron el pueblo de Cotillas (Albacete) y consiguieron 35.000 pts. La guerrilla cordobesa, una de las más poderosas, secuestró al hijo del Presidente de la Cámara Agrícola, logrando 75.000 pesetas por el rescate. En esta zona, los enfrentamientos entre las fuerzas represivas y los guerrilleros fueron constantes. Por ejemplo, en 1946 perecieron 23 guerrilleros y 16 personas afines al Régimen, asimismo en la guerrilla cordobesa en 1947, fueron ejecutadas 13 personas y 17 más en 1948 por confidentes y delatores. 

El Ejército del Centro tuvo una vida efímera. Permaneció activo desde 1939 (huidos) hasta finales de 1949. Entre sus acciones más importantes se encuentra la muerte del Comandante de la Guardia Civil, Isaac Gabaldón (Talavera, 29 de julio de 1939) y el sabotaje al polvorín de Cerro Zulema en Alcalá de Henares (6 de septiembre de 1947, 26 muertos) este último suceso nunca fue suficientemente aclarado.    

Federico Rubio Herrero


Breve Memoria de la Guerrilla Antifranquista (Levante-Aragón). Federico Rubio Herrero

02/09/2022

En tierras levantinas y aragonesas se constituyó, con el apoyo más entusiasta del PCE, la agrupación más destacada del Maquis (1945-1952) que además, estaba compuesta por hombres curtidos en la resistencia francesa.

El Órgano de expresión y propaganda, «El Guerrillero», que se editó entre 1946-1949, llegó a tirar 5.000 ejemplares. Fue la única agrupación que contó con una escuela de guerrilleros, situada primero en Aguaviva y desde agosto de 1948 en los Montes Universales. Lo más destacado fue la división del territorio en tres sectores, 5º, 11º y 17º.

Según Secundino Serrano, historiador del Maquis, el sector 5º comprendía el Norte de Cuenca y partes de las provincias de Guadalajara y Valencia; el sector 11º ocupaba un segmento de la provincia de Valencia, parte de la provincia de Teruel (Sierra de Albarracín hasta Mora de Rubielos), y de la de Castellón (desde el límite de Teruel hasta Segorbe) y el sector 17º comprendía el resto de la provincia de Teruel y de Castellón y se internaba en los límites de Tarragona. A partir de 1947, dividieron el sector 17º y surgió otro nuevo, el 23º, y la AGL pasó a conocerse como AGLA (Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón).

Proliferaron los sabotajes en líneas férreas estratégicas (Valencia-Barcelona y Valencia-Madrid), Cuenca-Aranjuez y Caspe-Nonaspe, destruyendo el puente de ferrocarril Valencia-Barcelona a la altura de Oropesa. Asimismo, destruyeron la red de conducción eléctrica Vistabella-Castellón, depósitos de locomotoras, arsenales militares (Godella, Valencia) puestos de la Guardia Civil (Carolinas-Alicante o Puerto Escandón-Teruel), ocupaciones de pueblos: Los Olmos, Las Parras de Castellote, Sarrión, Palomar de Arroyos, Ladruñán, Cirugeda, Moteagudo del Castillo y Foz de Calanda (Teruel), Losa del Obispo, Loriguilla, San Benito-Ayora (Valencia), Torás y Canet Lo Roig (Castellón) o Algarra (Cuenca).

El día 7 de julio de 1946, un grupo de guerrilleros asaltó el tren pagador cuando estaba detenido en la estación de Caudé (Teruel), apoderándose de 750.000 pts una fortuna entonces. También prosiguieron las ejecuciones de falangistas, autoridades franquistas y confidentes. El 2 de julio de 1949, fue muerto el Alcalde de Santa Cruz de Moya (Cuenca). El 13 de febrero de 1948, fue ejecutado el Alcalde de El Cuervo (Teruel). El 17 de julio de 1947, fue pasado por las armas el Jefe de Falange de Albentosa y el Secretario Municipal, y días después corrió la misma suerte, Ricardo Villanueva, Alcalde de Alcalá de la Selva (Teruel).

Entre sus víctimas figuraron los Comandantes de la Guardia Civil, Hernández de los Ríos y Francisco Calleja Buigues.

En 1952, la evacuación de lo que quedaba de la guerrilla fue, absolutamente, caótica, consiguiendo llegar 27 combatientes a Francia después de innumerables penalidades.     


Cuentachistes de sobremesa trasnochada. David Bollero

29/08/2022

Confieso que cuando esta mañana he leído la noticia de que los dos exCiudadanos Juan Carlos Girauta y  Marcos de Quinto han montado una asociación cultural me ha resultado cómico el asunto. Si ya aportaron más bien poco a la política activa, ¿creen que enriquecerán en modo alguno la pasiva con su maquillaje cultureta? Si tuviéramos que apostar, sin duda que hacerlo por el ‘no’ sería ir a caballo ganador.

Cultura y Girauta o De Quinto son términos que bien podrían representar un choque de trenes, pero claro, es que de cultura tiene más bien poco el nuevo engendro. ‘Pie en Pared’, que es el nombre que han decidido dar a esta asociación, busca convertirse en una suerte de think tank al estilo FAES, pero aún más chusco. El que fue portavoz parlamentario de Ciudadanos y el exvicepresidente de Coca-Cola son lo más parecido a una pésima pareja de cómicos de la derecha española más rancia.

No ha echado a andar, pero el guion de estos dos personajes de una telecomedia de serie B ya se deja notar: en sus declaraciones a Eldiario.es, Girauta asegura que busca «remover ideas en el ámbito cultural para reivindicar la democracia liberal». Para ello cuenta con todos los ingredientes que, precisamente, son antagónicos a la misma democracia, pues pretende «plantar cara a la hegemonía de esa ‘izquierda woke’ aferrada al discurso feminista radical progre, que defiende ahora el indigenismo, o se ha empeñado en achacar todo al cambio climático».

La lista de tópicos pseudoingeniosos de la derecha nutre a este nuevo colectivo, que habla de «feminismo de verdad», como si existieran diferentes tipos de feminismos y evidenciando, una vez más, su machismo recalcitrante. De igual modo sucede con ese tufo racista y xenófobo que destilan sus declaraciones sobre «indigenismo». Con esos mimbres, Girauta asegura que la asociación tendrá un «amplio espectro ideológico», pero lo cierto es que va camino de reducto derechón en el que puede ser amplio el número de miembros -y lo dudo- pero no la diversidad de los mismos, que estarán cortados por el mismo patrón.

Tanto Girauta como muy especialmente De Quinto andan como pollos sin cabeza desde que abandonaron la política escaldados con sus malos resultados. De Quinto, que ya venía dando tumbos desde que los trabajadores y trabajadoras de Coca-Cola lo pusieran en su sitio, va acumulando fracasos a su trayectoria, como el caso de su proyecto frustrado de canal de televisión ‘La Séptima’, que tenía que haber comenzado sus emisiones a finales del año pasado y quedó en ruido… el mismo que hacían cuando estaban en política.

Con ‘La Séptima’ fracasada, la pareja de exCiudadanos se consuelan con ‘Pie en Pared’. La cosa es de broma e invita a la chanza, desde luego, especialmente por los aires de intelectualidad que se gastan ambos personajes. Al margen ambos, no caigamos en el error de pensar que todas las manzanas del cesto de la derecha son iguales, ni mucho menos. Sí existe una intelectualidad en la derecha, astuta, aguda, sibilina que opera entre bastidores y que lanza de vez en cuando a dúos como el que nos ocupa esta columna. Esa es la más peligrosa, la que conspira y protagoniza intrigas con el poder económico de su parte y para la que los Girauta y De Quinto son meros cuentachistes de sobremesa trasnochada.


La fotógrafa Eva Mañez reivindica a las víctimas del franquismo desde Cuba

22/08/2022

Desde la Fototeca de Cuba, en esta capital, la creadora propone una aproximación a la historia a través de la muestra titulada Paterna, el Paredón de España. Las mujeres herederas de la memoria de los fusilados por el franquismo, la cual tiene su origen en las exhumaciones en las fosas comunes de esa localidad.

Las acciones de identificación de los fallecidos contó con el acompañamiento de Máñez desde 2016, en aras de graficar cada momento y dar testimonio de los sucesos, detalla el perfil oficial del Consejo Nacional de Artes Plásticas en la red social Facebook.

Comisariada por la profesora Maribel Acosta, la exhibición evoca los hechos tras la caída de la República Española en 1939, cuando Paterna conocida como el Paredón de España fue escenario del asesinato de más de dos mil 200 personas de 1939 a 1956, justamente en el sitio denomionmado El Terrer.

Según detalla el texto, el proyecto fotográfico-investigativo presenta los hechos del holocausto, al tiempo que vindica tanto la historia como los lazos familiares, pues involucra a familiares de las víctimas, que fueron represaliadas por el franquismo.

“Me interesa mucho el potencial del álbum familiar y la memoria vicaria. Hay tres generaciones, la que vivió la represión, la que vivió con los dientes apretados y tuvo que callar y una actual que ha decidido que, para avanzar, necesitan romper con ese silencio”, reseñó la fotógrafa y periodista sobre el proceso.