Las canciones de la retirada

31/08/2017

Los hermanos Luisa y Cuco Pérez rescatan, interpretan y editan por primera vez la música que acompañó a los cientos de miles de refugiados españoles que, una vez derrotada la II República, se marcharon a Francia para vivir un calvario de hambre, soledad y campos de concentración.

CUCO1

(FOTO CEDIDA POR CUCO PEREZ)

Más allá de los libros, la vida se cuenta a partir de los testimonios en primera persona de los pueblos y sus gentes. La voz de Luisa Pérez, exiliada con su familia a campos de refugiados y concentración franceses en 1939, cuando contaba tan sólo con siete años, nos la traen sus hijos, sí, pero de una singular manera: a través de las canciones que acompañaron a ese cerca de medio millón de españoles que se vieron obligados a huir de sus hogares, convertidos en paredones franquistas. Aquellas melodías han sido rescatadas y recuperadas ahora por Luisa y Cuco Pérez en el emocionante libro-disco Allez, Allez…!, recopilación de temas que han sobrevivido de generación en generación oralmente, abandonadas en un rincón vergonzoso de la historia reciente de nuestro país, todavía con restos de sangre y lágrimas.

Luisa Pérez malvivió durante cuatro años en distintos campos de concentración franceses junto a sus padres y su tío, abandonados a una suerte que no tenía Dios. Bueno, no tenía piedad, pues las condiciones en aquellos campamentos eran infrahumanas. Sólo había arena y sal. “Hasta hubo quien tuvo que empeñar sus contados anillos o collares por hacer sus necesidades con cierta intimidad y… dignidad”, comenta avergonzado Cuco. Aquellos centros del horror estaban custodiados por franceses y soldados senegaleses y poco se ha avanzado si los comparamos con los actuales avatares de los miles de refugiados que hoy, como ayer, buscan, no ya un futuro, sino un refugio donde poder calentar apenas su esperanza.

Luisa y Cuco Pérez siempre oyeron en su casa aquellas coplas que fueron banda sonora de la llamada “retirada” en las postrimerías de la Guerra Civil. Algunas de ellas eran melodías populares más o menos conocidas a las que acabaron dando nueva letras, caso de La cucaracha o la más internacional y conocida, El tango de Argelés, inspirada en el tango Esta noche me emborracho, que popularizara Carlos Gardel. Otras canciones que los dos hermanos han recuperado y ahora se publican por vez inédita son Somos los tristes refugiadosBourg Madame o la escrita por su abuelo, amigo de Machado, en el campo de Rivesaltes, Cuando a Francia yo a pie me dirigí, entre otras muchas más. En estas piezas se refleja no sólo el dolor vivido, sino también el humor con el que aquellos refugiados españoles se enfrentaban a su desgracia para poder sobrevivir.

CUCO2

(FOTO CEDIDA POR CUCO PEREZ)

“Las letras, en su mayoría”, comentan, “fueron compuestas sobre melodías populares ya existentes antes del comienzo de la retirada”. “Hemos encontrado coplas, pasajes de zarzuelas, tangos o habaneras anteriores a la contienda, aunque hubo algunas composiciones con música original que también hemos podido rescatar”.

Todo ello queda dramáticamente plasmado en el mencionado libro-disco Allez, Allez…!, que siempre estuvo en la memoria y el corazón de los Pérez. Tanto es así que antes de fallecer, Luisa Pérez viajó con sus hijos al sur de Francia en 2003 más que para revivir, para salvar del olvido aquella trágica experiencia. Al volver a pisar aquel suelo, los Pérez se sorprendieron al comprobar que aquellas canciones que todavía latían en la memoria de la madre, “seguían ahí, frágiles y lejanas, como una fosa común que oculta y conserva ese pasado, esperando otra luz, otros oídos que las rescatasen”, como bien firma en el prólogo del libro-disco Emilio Silva Barrera, miembro de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Todos ellos se reencontraron con ese legado dormido, pero todavía doliente, en otras voces, las de algunos ciudadanos franceses protagonistas de aquella pesadilla y las de algunos refugiados españoles que fijaron allí su residencia.

“Era sorprendente cómo mi madre se acordaba de los lugares con todo tipo de detalles, dónde dormían, dónde estaban las letrinas, dónde se reunían y cantaban… Comprobamos el sorprendente GPS que era la memoria de nuestra madre… Hay cosas de la infancia que se recuerdan con mayor nitidez que los acontecimientos más recientes”, afirman el acordeonista Cuco y la actriz y cantante Luisa Pérez. Su madre estuvo en distintos campos del centro y el sur de Francia: Argelés, Buzançais, La Billarderie, Le Bouchet, Récébédou o Rivasaltes, donde más tiempo permaneció.

CUCO3

(FOTO CEDIDA POR CUCO PEREZ)

El estallido de la II Guerra Mundial y las noticias de los campos de exterminio nazi motivaron a los Pérez su regreso a España, arriesgando nuevamente sus vidas. “En Francia pasaron un hambre y un frío terribles y cuando volvieron a sus pueblos hubieron de sufrir todo tipo de maltratos y vejaciones. A mi madre le apodaron Luisa la Francesita, de manera despectiva, un eufemismo para no decirle roja», prosiguen los hermanos. A su abuelo, maestro de profesión, le impidieron de manera indefinida ejercer la docencia”.

Allez, Allez…!, que era el grito de quienes custodiaban a estos refugiados españoles y más adelante a gitanos y judíos, está construido sobre las canciones de una memoria insobornable, revitalizada a partir de un montón de entrevistas y testimonios, y la investigación de numerosa documentación bibliográfica y audiovisual. Hasta ahora ese cancionero había permanecido en las voces y el recuerdo de quienes sufrieron aquella herida y sus familiares, por lo que la edición y publicación de este libro-disco salda de alguna manera la injusticia de su abandono. El trabajo ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Segovia, la Asociación María Zambrano y Machado Constelación 2019.

“Queremos que sea un homenaje a quienes transportaron estas canciones a lo largo del tiempo y del espacio, a quienes no las olvidaron, a quienes las cantaron entre nubes y chinches, después de dormir sobre la dura, húmeda y fría arena de una playa. Su música, su voz, es un deber que tenemos para no olvidar jamás lo que ocurre a la humanidad cuando alguien quiere apagarnos para siempre el sol de la infancia”. Luisa Pérez, fallecida hace cinco años en Segovia, no ha podido ver la luz discográfica de este álbum, pero estará sonriendo más que nadie allá dónde esté.

Fuente:  http://www.elmundo.es/cultura/2017/08/30/59a5a467268e3e9d768b4660.html


La fosa común de Valladolid es una de las mayores de España

30/08/2017

Flores

El presidente de la ARMH, Julio del Olmo, desvela el descubrimiento de elementos que revelan el origen de los asesinatos
José María Francisco | Cadena SER
El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las mayores fosas comunes del país. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha descubierto una nueva fosa con los cuerpos de 42 personas represaliadas durante el verano del 36, justo después del levantamiento militar del general Franco, el 18 de julio.
Los cadáveres de esas 42 personas han sido descubiertos en la cuarta fosa excavada por arqueólogos, biólogos y otros voluntarios de la ARMH. Considerando que en 2016 se hallaron los restos de 186 personas en tres sitios diferentes, la cifra de personas asesinadas y enterradas en el cementerio vallisoletano alcanza las 228 personas, cuyo “único delito fue su compromiso con la democracia”, subraya en la Cadena SER Julio del Olmo, presidente de la Asociación.
La peculiaridad de la última fosa descubierta es que los cuerpos fueron enterrados en capas, separadas por 30 centímetros de tierra y cal, hasta colmatar el hueco, que tiene una profundidad de 2,15 metros, una superficie de 3 por 3,30 metros.
Una de las sorpresas llegó ayer, cuando encontraron en el bolsillo de una chaqueta un papel doblado y recortado con la clasificación del Tour de Francia de 1936. Para Julio del Olmo este dato, aparentemente anecdótico, tiene trascendencia porque aquel acontecimiento deportivo concluyó el 2 de agosto del 36. “Es indicativo porque podemos deducir que la fosa data del mes de agosto”, describió.
El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid reclamó el compromiso de las administraciones: “Estamos ante un proceso histórico de una gravedad enorme porque fueron personas asesinadas por estar comprometidas con la democracia; son crímenes de lesa humanidad”, apostilló Julio del Olmo
Fuente: Cadena SER

España sigue bloqueando la investigación de las desapariciones del franquismo tras 15 años de reproches de la ONU

30/08/2017

Baldio-Alcala-Valle-Cadiz-ARMH_EDIIMA20150808_0321_26

El 5 de agosto de 2002 las desapariciones forzadas del franquismo llegaron a la ONU. Aquel día Emilio Silva atravesaba las puertas del Palacio Wilson de Ginebra (Suiza) para entregar al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos las fichas de identidad de 64 personas a las que la represión franquista persiguió, asesinó y arrojó a cunetas y fosas comunes entre 1936 y 1949. Muchas de ellas siguen todavía hoy desaparecidas.

La denuncia de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica fue aceptada parcialmente por la ONU –admitió dos casos– y motivó que el organismo incluyera a España en la lista de países que tienen desaparecidos forzosos. Desde entonces, el Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas e Involuntarias de la ONU ha estado en comunicación con el gobierno español para pedirle explicaciones y recordarle su obligación de investigar este tipo de crímenes.

Puedes seguir leyendo el resto de la noticia en el siguiente enlace: http://www.eldiario.es/sociedad/Espana-entorpeciendo-investigacion-desapariciones-ONU_0_681032081.html

 


‘Cañero’, el portero de la Sego fusilado por ‘rojo’: un homenaje pendiente

28/08/2017

CañeroporteroSego

Tenía 24 años, soltero. Obrero ceramista en la Innovadora del Puente de Hierro. Un muy buen portero que en 1934 sustituyó bajo los palos de la Gimnástica Segoviana a uno de los impulsores del club, el carismático Paco Cabezas. Se llamaba Nicolás Álvaro Lobo, pero en Segovia se le conocía como “Cañero”. El 13 de julio de 1936 “Cañero” jugó su último partido frente al Betis de Madrid en el campo de Chamberí.  Una semana después era detenido, y hace 81 años, el 15 de agosto, fusilado en la tapia del cementerio y enterrado en los arenales de Anaya.

“Cañero”, que se sepa, fue el único jugador del club segoviano que murió en la Guerra Civil. Algunos vivirían la represión de las retaguardias, otros fueron al frente, pero todos volvieron. Todos menos Nicolás Álvaro, ejecutado por comunista en su propia tierra.

A fecha de hoy no constan homenajes a su persona. El pasado 22 de agosto estaba previsto incluirlo en el minuto de silencio en el tradicional partido de las fiestas de San Luis entre el CD La Granja y la Gimnástica Segoviana, pero una vez más Cañero no tuvo suerte, su homenaje pasó desapercibido por el emotivo adiós a otro carismático hombre de fútbol granjeño, Martín de Vidales “Caramelo”. Con la emoción del momento en megafonía se olvidaron de “Cañero”. “Tiempo atrás tuvimos la idea de instalar alguna placa en su recuerdo por la rotonda de Chamberí, pero no cuajó”, explica el directivo Gimnástico Ignacio Tapia. 81 años después, el fútbol segoviano le debe una al portero.

Cañero era un personaje popular en la Segovia republicana. Fue uno de los primeros militantes del PCE de la ciudad, eso y su condición de portero de la Sego, le hacían uno de los pocos comunistas con nombres y apellidos residentes en la ciudad. Según explica Tapia, no hubo juicio. Probablemente fue una represalia tras los bombardeos sobre Segovia que desde Madrid propiciaba el “Pájaro negro”, un aviador segoviano de la República al que la Segovia nacional atribuía los bombardeos. “Llegarían falangistas o requetés con una lista e hicieron una saca”, especula Tapia. Así sin más. En De la Esperanza a la Persecución, de Santiago Vega, el mejor trabajo sobre la represión franquista en Segovia en la Guerra Civil, se le incluye entre las víctimas de la represión “ilegal”, sin juicios. Una instancia judicial de 1937 lo considerá “desaparecido”. Como “desparecido” sigue de la memoria colectiva segoviana.

Fuente: http://www.acueducto2.com/canero-el-portero-de-la-sego-fusilado-por-rojo-un-homenaje-pendiente/55184


EL PROYECTO ARQUEOLOGÍA DE IMÁGENES DIRIGE LA CATALOGACIÓN DEL FONDO ZÚÑIGA

28/08/2017

El Fondo Zúñiga apareció el año 2011 en una vieja lata de 70 mm. dentro del material que los familiares de Guillermo Fernández Zúñiga (Cuenca, 1909- 2004) donaron a la Asociación Española de Cine Científico (ASECIC) tras el fallecimiento del cineasta.

El Fondo se presentó al público en un acto organizado conjuntamente por la Filmoteca Española y la ASECIC el pasado 14 de diciembre de 2016:

CARTEL_ZUÑIGA

Puedes seguir leyendo el resto de la entrada en la dirección que figura a continuación: http://arqueologiadeimagenes.blogspot.com.es/2017/08/el-proyecto-arqueologia-de-imagenes.html


«A mí me llegan mensajes de odio e islamófobos a diario; también amenazas»

28/08/2017

Mohammed El Mizeb, presidente de la Federación de Comunidades Musulmanas de Segovia y Castilla y León, dice que los terroristas nada tienen que ver con el islam.

IMAN SEGOVIA

 

Dos mezquitas y cerca de 5.000 musulmanes forman parte de la sociedad segoviana y de sus municipios. Cada uno de locales que la comunidad ha comprado en la ciudad están destinados al rezo, al encuentro y la convivencia. El primero, situado en la calle del Rancho, lleva funcionando desde 1999 y el más nuevo, en el barrio de San Lorenzo, abrió sus puertas hace más de cuatro años, debido al incremento de ciudadanos que profesaban esta religión. Mohammed El Mizeb, presidente de la Federación de Comunidades Musulmanas de Castilla y León y de la Comunidad Musulmana de Segovia conoce bien las dos mezquitas de la ciudad y explica que funcionan como cualquier asociación. «Cada una tiene su propio imán, y hay una junta directiva que es la que toma las decisiones y vela por su correcta marcha».

Puedes seguir leyendo el resto de la entrada en la dirección que figura a continuación: http://www.elnortedecastilla.es/segovia/llegan-mensajes-odio-20170828130225-nt.html


El embajador en Chile veta un homenaje a los exiliados españoles

27/08/2017

El embajador Carlos Robles Fraga, hijo del ministro franquista Carlos Robles y sobrino de Manuel Fraga, censura un homenaje al Winnipeg, el barco fletado por Neruda en el que huyeron miles de exiliados republicanos.

Winnipeg

El próximo 2 de septiembre se cumplen 78 años de la llegada a Chile del Winnipeg, el ‘barco esperanza’ fletado por Pablo Neruda en 1939 en el que más de 2.000 refugiados españoles, entre ellos numerosas autoridades republicanas, embarcaron para escapar ante la victoria inminente de Franco. Sin embargo, este año no habrá acto de conmemoración, al menos no en el marco institucional. El embajador de España en Chile, Carlos Robles Fraga, ha vetado el homenaje que iba a tener lugar en el Centro Cultural de España en Santiago, institución adscrita a la Embajada española.

Todo empezó a finales de julio, cuando el Centro Cultural y la rama en Chile del colectivo de emigrantes españoles Marea Granate, a través de su Comisión por la Memoria del Exilio Republicano, se pusieron de acuerdo para celebrar un homenaje a los exiliados españoles en Chile coincidiendo con el aniversario del Winnipeg. Al acto, previsto en un principio para el 8 de septiembre, fueron invitados tanto organizaciones, diputados y otros representantes chilenos, como descendientes del exilio republicano y miembros destacados de la comunidad española en ese país, incluidos el cónsul y el embajador, Carlos Robles Fraga, que es hijo del ministro franquista Carlos Robles y sobrino de Manuel Fraga, también ministro con Franco y fundador del Partido Popular.

Cuando la noticia llegó a oídos del embajador, este dio la orden de anular el homenaje, tal y como explicaron los representantes del Centro Cultural a los organizadores de Marea Granate. “Hay quejas del embajador por el tema de la República”, explicó la encargada del Centro Cultural a la comisión organizadora. No obstante, esta responsable aceptó volver a hablar con Robles Fraga para tratar de replantear su postura, pero una semana después volvió a convocar a los organizadores para comunicarles lo que ya preveían: el acto había sido cancelado porque “el tema de la República es controvertido” y no había marcha atrás.

“Nosotros lo sentimos como un veto porque nos dicen que viene del embajador y que se trata del exilio republicano”, explica Héctor Pujols, miembro de Marea Granate y de la comisión creada para organizar el homenaje, quien además subraya que en todo momento fue el Centro Cultural “quien dio la cara”. Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores explican a La Marea que en el pasado ya rindieron homenaje al Winnipeg y que en esta ocasión “se canceló por deficiencias en la organización“, aunque no explican cuáles. También aseguran que desde la Embajada ofrecieron a la comisión organizadora varios contactos académicos y la posibilidad de realizar el acto más adelante y sin concretar una fecha, una información que Marea Granate Chile niega de forma tajante.

“Queríamos que las instituciones participaran, estamos hablando de más de 10.000 exiliados españoles y sus descendientes en Chile”. Chile es uno de los países donde más influencia tuvo la comunidad de refugiados españoles tras la Guerra Civil. De aquella generación destacan figuras como la de Víctor Pey, con 102 años de edad, que fue íntimo colaborador del presidente Allende; el escritor y dramaturgo José Ricardo Morales (fallecido el año pasado); o los pintores José Balmes (murió hace un año) y Roser Bru (93 años), galardonados con el Premio Nacional de Artes Plásticas de Chile, o la maestra y líder feminista Dolors Piera. Esta no es la primera vez que la Embajada de España en Chile pone trabas a actos de memoria histórica en ese país. Sucedió algo parecido cuando Marea Granate quiso celebrar un acto en memoria de los detenidos desaparecidos durante la dictadura de Pinochet, entre los que había varios ciudadanos españoles. Según el colectivo de emigrantes, en aquella ocasión la Embajada se negó a difundir el acto, como hace habitualmente con cualquier actividad relacionada con la comunidad española, objetando la pertenencia a Podemos de Marea Granate, un colectivo independiente, horizontal y apartidista.

Los activistas de Marea Granate Chile están tejiendo nexos entre la generación que abandonó España por la Guerra Civil, la actual y los nuevos emigrantes españoles que se mudan al país latinoamericano en busca de oportunidades laborales. En la actualidad hay aproximadamente 69.000 españoles viviendo en Chile, según datos del último padrón de españoles residentes en el extranjero elaborado por el Instituto Nacional de Estadística.

Fuente: http://www.lamarea.com/2017/08/25/sobrino-de-fraga-veta-homenaje-exiliados-espanoles/

 


El BNG afea a la Marea que la remunicipalización de las bibliotecas sea “propaganda”

27/08/2017

La licitación por parte de Ayuntamiento de un contrato puente para la gestión del servicio de las bibliotecas municipales hasta que estas pasen a estar gestionadas por Emvusa ha provocado no solo la reacción de los trabajadores afectados y también del BNG.

BibliotecaCoruña

La licitación por parte de Ayuntamiento de un contrato puente para la gestión del servicio de las bibliotecas municipales hasta que estas pasen a estar gestionadas por Emvusa ha provocado no solo la reacción de los trabajadores afectados y del PP sino también del BNG. La formación nacionalista pone en duda que el Ejecutivo local tenga claro que la prioridad en el proceso de remunicipalización de las bibliotecas sean los trabajadores.
Después de analizar la valoración que el comité de empresa de Eulen –actual adjudicataria del servicio– realizó sobre el pliego de condiciones que presenta el Gobierno local, los nacionalistas consideran que tal e como se formula no se garantizan los derechos de los trabajadores, sobre todo en lo que se refiere a la antigüedad y la categoría laboral en la subrogación de los contratos o incluso, en la propia subrogación en algún caso.
“Entendemos que o cadro de persoal das bibliotecas, segundo a propia valoración do comité de empresa de Eulen, non ten garantido os seus dereitos laborais adquiridos no proceso iniciado polo Goberno municipal”, señala la portavoz nacionalista, Avia Veira.
“Esta é outra demostración máis de que toda a propaganda que a Marea Atlántica despregou durante a campaña electoral e durante todo o que vai de mandato a respecto das remunicipalizacións e da defensa do público diante do privado non era máis que iso, propaganda e máis propaganda”, añadió.
El desarrollo del proceso y los plazos necesarios son otras de las preocupaciones del BNG. Considera que tal y como está redactado el pliego de condiciones del futuro contrato se intuye que el proceso para que el servicio pase a ser municipal y estar gestionado por Emvsa necesitará de un período superior al que queda de mandato; algo que para la nacionalista es síntoma del “continúo alongamento na toma de decisións que caracteriza ao Goberno Local, máis que inaceptábel neste caso xa que estamos a falar de máis de 70 familias que viven nunha incerteza desde hai xa 15 meses”.
“Levamos máis dun ano a voltas con esta situación; por acción ou omisión, máis polo último, o Goberno da Marea chegou a un momento de incerteza para co plantel que dubidamos poida incluso resolverse no presente mandato”, critica Avia Veira.
Cree que el proceso de remunicipalizacion tendrá que terminarlo o Goberno local siguiente “o que amosa –dice– a política de fume e foguetes que se desenvolve desde María Pita”. Asegura que en el BNG intentan interpretar cuál es la intención del Gobierno de la Marea y alerta de dos posibles escenarios: si la Marea pretende “deixarlle un agasallo envelenado ao próximo Executivo local” sería, a juicio de los nacionalistas, síntoma inequívoco de la “pésima xestión” realizada desde el anuncio del proceso de remunicipalización; la otra sospecha, que para el BNG sería del todo intolerable, es que la Marea quiera “realizar, pola porta de atrás unha redución do cadro de persoal, unha mingua dos dereitos laborais adquiridos e unha precarización dos traballadores das bibliotecas municipais”.

Fuente: http://www.elidealgallego.com/articulo/coruna/bng-afea-marea-remunicipalizacion-bibliotecas-sea-propaganda/20170826212624347046.html


EL COPIOSO BANQUETE DEL REY JUAN CARLOS Y SU FAMILIA EN SAN SEBASTIÁN

23/08/2017

El monarca emérito disfruta de su vuelta a España por todo lo alto. Tras presenciar una corrida de toros con su primogénita y sus nietos, degustó un abundante almuerzo en uno de los mejores restaurantes de Donostia.

ELEMERITO

Croquetas tradicionales, gildas, tomate natural de la huerta en ensalada, carpaccio de carabineros con guacamole, centollo al horno, chipirones en su tinta, merluza en salsa verde con cocochas y chuleta de buey. Son algunos de los platos de los que dio cuenta el rey Juan Carlos (79 años) durante su periplo taurino y gastronómico por el norte de España, a principios de esta misma semana. Así lo han revelado desde el propio restaurante donostiarra Rekondo, uno de los mejores de toda San Sebastián y al que acudió el monarca emérito junto a su hija mayor, la infanta Elena (53), sus dos nietos, Froilán (19) y Victoria Federica (16) y otros cinco comensales más.

El menú que degustaron todos ellos se regó con algunos de los mejores vinos de los que dispone el restaurante, entre los que se encontraban los caldos Marqués de Riscal del 64, Imperial Magnum de 2009, Prado Enea de Muga del 69 y Viña Real, según ha confirmado la propietaria en conversación con EL ESPAÑOL. “Además les sacamos un vino tinto Marqués de Riscal del 38, que es el año en el que nació el rey Juan Carlos”, añade Lourdes Rekondo. No en vano, el local cuenta con una de las mejores bodegas del mundo, reconocida internacionalmente hace unos años.

Como colofón al almuerzo, en el que estuvieron presentes dos amigos íntimos del monarca, así como los propietarios de la plaza de toros a cuya corrida acudió después el que fuera jefe del Estado, el restaurante sirvió torrijas caramelizadas, canutillos y helado de queso, en el marco de un menú diseñado expresamente por el chef y que recordaba a “un paseo por la ciudad de San Sebastián”.

“El rey emérito y familia nos visitaron el martes”, informaban desde el local. “Tuvimos el honor de recibir en nuestra casa a S. M. el rey Juan Carlos, la infanta Elena y familia. Muchas gracias por la visita”, continuaban al tiempo que ofrecían todo tipo de fotografías que atestiguaban la ilustre visita y el almuerzo, que se llevó a cabo en el comedor principal del restaurante.

La excursión de los Borbones al norte de España tenía dos fines. Por un lado, disfrutar de las delicias gastronómicas de Donostia. Por el otro, presenciar una de las corridas taurinas de la semana grande de San Sebastián, en cuyo cartel figuraban los nombres de Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante y El Juli, que le brindó uno de los toros.

Tras las jornadas de vino y toros, el rey Juan Carlos pondrá rumbo a Sanxenxo, donde este viernes inicia la X Regata das Illas Atlánticas en las que participa con su Bribón.

El monarca emérito culminará así unas vacaciones en las que no ha pasado por Mallorca y que se iniciaron non sin cierta controversia, pues en su viaje a Irlanda se encontró con su amiga Marta Gayá, con la que se alojó en un castillo e inauguró la remodelación de una de las iglesias de Clonmellon.

[Más información: Con fantasmas y Marta Gayá: así pasó la noche el rey Juan Carlos en Irlanda]

El Español


HISTORIA: EL VIL ASESINATO DEL DOCTOR RONCERO

23/08/2017

En el verano de 1937 se recrudeció la persecución desde el bando nacional tras una orden de Queipo de Llano. El doctor Cristóbal Roncero fue una víctima destacada.

RONCERO

Uno de los acontecimientos relevantes de la Guerra Civil en Huelva fue la etapa represiva desatada a partir del Bando de Guerra del 6 de agosto de 1937, firmado por el general Queipo de Llano, en Sevilla, en el que se declaraba el norte de la provincia “zona de guerra”, para combatir las activas guerrillas formadas en las serranías onubenses. Segunda fase de terror y escarmiento en Huelva, a pesar de que las trincheras de la guerra quedaban lejos. Un ejemplo representativo, con una gran repercusión en su momento, fue el asesinato, el 14 de agosto de 1937 en las cercanías de Valverde del Camino, del doctor don Cristóbal Roncero y otros dos nervenses más. Todo un símbolo y una reflexión 80 años después de aquel momento, de cómo actuaron los represores en el verano de 1937.

Los golpistas no se conformaron con la indiscriminada represión ejercida en toda la provincia a medida que fueron ocupando pueblos en los primeros meses de la Guerra Civil. Buscaron en cada pueblo un castigo ejemplar para que tras el terror, como dice el autor de Los desaparecidos de Franco, Francisco Moreno, “el nuevo Estado viva de las rentas durante un tiempo”. Es lo que él mismo llama el “exterminio suficiente”, sin estar matando siempre. En 1936, según los datos de otro historiador, Francisco Espinosa, en La Guerra Civil en Huelva, en sólo seis meses fueron asesinadas en la provincia unas tres o cuatro mil personas, “llenando Huelva de viudas y huérfanos”, siguiendo las directrices del director del golpe, el general Mola, quien dio órdenes para que “la acción -desde el primer momento- sea en extremo violenta”. Y sin embargo, al inicio de 1937 se produjo cierta relajación, una vez que el gran represor, el comandante Haro Lumbreras, fuera trasladado en enero a Zaragoza tras varias denuncias por conducta “escandalosa”. Pero la actividad guerrillera de los fugitivos en las sierras onubenses hizo que Queipo de Llano dictara el 6 de agosto de 1937 un nuevo Bando de Guerra, declarando la parte norte de Huelva zona de guerra, con lo que la represión recuperó un nuevo punto crítico en agosto de ese año, justamente cuando en la población se había instalado cierta tranquilidad. Aquel verano de 1937 pilló desprevenidos y confiados a los sobrevivientes del primer terremoto represivo, que Francisco Moreno califica de “choque”, para limpiar la base social de la República. Franco, en la edición del 30 de agosto de 1936 del Chicago Tribune, lo había dejado claro para quien quisiera oírlo: “Estoy dispuesto a exterminar, si fuera necesario, a toda esa media España que no me es afecta”.

ESPINOSA MAESTRE SOSTIENE QUE EN HUELVA “MÁS QUE GUERRA HUBO REPRESIÓN”

Huelva, a pesar de encontrarse lejos de los frentes de guerra que se formaron tras el primer año desde el golpe militar, se vio envuelta en una nueva fase represiva, especialmente tras el nuevo Bando de Guerra de Queipo de Llano. Nada más firmarse, en Valverde del Camino, por ejemplo, los 20 encarcelados -y alguno más- fueron llevados inmediatamente a Beas y fusilados. La caza al rojo, con ejecuciones sumarias, incluso antes de que las operaciones militares de limpieza efectuaran batidas para terminar con la vida clandestina de los grupos guerrilleros huidos, se centró en eliminar a los elementos indeseables no afectos al Movimiento y que se libraron de las primeras sacas represivas. Cualquier insinuación o denuncia sirvió de excusa para eliminar al señalado. Volvieron a acumularse los consejos de guerra sumarísimos y se intensificaron los fusilamientos en las cunetas y tapias de los cementerios. Sólo en agosto -según Espinosa Maestre- quedaron registradas en Huelva 195 muertes por la nueva situación, la mayor cifra de los siguientes seis meses de represión, “en el que murieron un mínimo de 577 personas [registradas], hasta comienzos de 1938”. Huelva, relativizando su población, se convirtió en una de las provincias con mayor número de represaliados de toda España. Esta vez el encargado de llevar la razzia contra los fugitivos fue el teniente coronel de Infantería Fermín Hidalgo Ambrosy. Tal como sucedieron los hechos, Espinosa Maestre sostiene que en Huelva “más que guerra hubo represión”. La Ley de Fugas se aplicó sin miramientos, donde poco importaron los fusilamientos extrajudiciales, terminando muchos de ellos en fosas comunes.

El estudio de los expedientes, ahora accesibles al estar digitarlos en la sección de la Memoria Histórica de la Diputación de Huelva, sirve para poner luz en algunos casos concretos que escenifican lo que ocurrió en esos momentos. La cuenca minera, una vez más se encontró en el epicentro de aquel huracán salvaje que tantas vidas costó. Entre ellas la del doctor don Cristóbal Roncero, cuyo nombre lleva hoy el Centro de Salud de Nerva. Le dieron el pase el 14 de agosto de 1937 en el paraje del Puente Nuevo, muy cerca de Valverde del Camino.

No era un cualquiera el doctor Roncero. Llevaba 26 años ejerciendo la medicina en Nerva y fue un pionero en introducir los aparatos más sofisticados del momento. Creó una mutua médica sindical, para no depender de la Rio Tinto Company Limited, y se implicó en la asistencia a los obreros. Concha Espina lo conoció y creó el personaje del doctor Alejandro Romero en la novela El metal de los muertos, señalándolo como “el médico de los trabajadores, quien al terminar la carrera va a prestar sus servicios al sindicato nervense, inclinándose a la causa de los obreros bajo una porción de aficiones morales y desinteresadas. Era romántico y poeta”. Admira la novelista su trabajo, su abnegación y su compromiso. Su última obra fue el Centro Primario de Higiene Rural, una especie de Hospital Municipal, cuyo modelo tenía pensado reproducir en otros pueblos próximos. Trajo médicos de Cádiz que ejercieron por toda la cuenca minera. Era un humanista implicado en las intensas actividades culturales de Nerva. Amigo no sólo de Concha Espina, sino también de Juan Ramón Jiménez (con quien se carteaba) o de José María Morón, componía poesía; era también íntimo amigo de Vázquez Díaz y de José María Labrador (que lo pintó), y hacía ilustraciones y dibujos satíricos; también colaboró con el músico maestro Rojas, haciéndole letras para sus partituras, aunque como decía su hija Wigberta “nunca logró tocar el piano”. Un hombre polímata, con varias especialidades médicas y atento, como erudito, a cualquier actividad cultural. Él fue comisionado para entregar pacíficamente Nerva a las tropas franquistas y evitó en aquellos primeros intensos días que los rojos quemaran un retrato de Alfonso XIII con el uniforme de ingeniero de minas. Un año después fue vilmente asesinado, al poco de que en Huelva se pusiera en marcha (julio 1937) una Comisión Depuradora de funcionarios. Las denuncias que le hizo otro médico de Nerva, Pedro Parreño, acusándolo de que todo lo que consiguió fue por su amistad con el poder local socialista y sindicalista, tuvieron trágicas consecuencias.

Él estaba tranquilo, pues hacía casi un año que las tropas franquistas entraron en Nerva y le dejaron seguir ejerciendo de médico titular de la población minera. Sin embargo, alguien tomó la decisión de aplicarle la ley de fugas, aun cuando el juicio se celebraría poco después de su asesinato. En el expediente se constata que el doctor Pedro Parreño Romero lo acusa de obtener beneficios por haber sido un militante activo o simpatizante del Partido Socialista. Y es que el doctor Roncero, en 1914, había creado una mutua médica para los obreros apoyado por UGT y el PSOE. También lo acusa de acaparar cargos médicos y de ser amigo del alcalde socialista, utilizando el Convento para instalar un Hospital de Sangre, además de chantajear al Ayuntamiento para que comprase aparatos médicos, en un momento de precariedad económica. E incide en la cuestión acusándolo de beneficiarse de comisiones (1.500 pesetas) por este asunto, amén de recibir otros regalos personales. Termina diciendo que presenta la denuncia “al objeto de cortar de una vez para siempre la perniciosa actuación de don Cristóbal Roncero en la organización y desenvolvimientos en los servicios de la Villa de Nerva, ya que sólo de esta manera se servirá la Justicia que confiadamente habrá de hacer V.E.”.

Aquel escrito de fecha de octubre de 1936 no sería visto como causa juzgada (1988-937) hasta el 28 de agosto de 1937, dos semanas después del asesinato por la Guardia Civil del doctor Roncero. El archivo de la demanda, en el II año triunfal del franquismo, se produjo el 14 de diciembre de 1937, indicando el sobreseimiento que “es público y notorio en Huelva que el denunciado, el médico señor Roncero, había sido ejecutado recientemente (…) en cumplimiento de órdenes verbales de la superioridad”, con lo que se dicta que con su muerte “quede extinguida la responsabilidad criminal que pudiera haber contraído”. No hacía falta sentencia judicial; sin ella, él y otros dos nervenses, Antonio Pérez Quinta y Manuel Morales Lancha, quedaron en aquella cuneta de Valverde del Camino, sin que hayan aparecido sus cuerpos.

Los acontecimientos a veces enmudecen durante mucho tiempo y un niño nervense de 12 años, de nombre José Olivares, que pasó aquel día junto a su padre por Valverde del Camino, camino de Huelva, donde estudiaba, vio al doctor Roncero con dos guardias civiles. Recientemente aquel niño, a pesar de sus problemas de memoria, rescató para sus hijos el sentimiento de un instante: “Estaba esposado sentado sobre una piedra, junto a la carretera, custodiado por dos guardias civiles. Al reconocer el coche de mi padre se levantó como un resorte y elevó sus manos esposadas enviándonos un saludo de esperanza. El chófer no paró y siguió su camino, mientras yo lo miré por la ventanilla y él nos siguió con la vista. Me volví a mi padre que intuyó el trágico final, hundiéndose impotente en sus interioridades. Entendí aquel silencio de miedo y pánico ante el inexplicable final del doctor Roncero, amigo de la familia, especialmente para los ojos de un niño como yo. Aquello afectó mucho a mi familia y nunca hablamos de ello”. Una triste cicatriz en la memoria de José Olivares durante 80 años.

“Lo asesinaron y nunca pudimos encontrar su cuerpo”

“Lo asesinaron y aunque los informes indicaban que estaba enterrado en Valverde del Camino nunca lo encontramos. El gobernador Civil de Huelva autorizó la búsqueda a mi madre y a mi marido, quien gratificó generosamente al sepulturero, al afirmar que lo encontraría. Se abrió la fosa común de un kilómetro o más y de allí salían cadáveres y cadáveres de pobres gentes, humildes por su ropaje. Muchas alpargatas de gente obrera. Pero mi padre era un señor muy elegante e iba bien vestido, además tenía una fractura de tibia, que mi marido, médico, no logró identificar. Tras matarlo lo dejaron en la carretera, en la cuneta, y lo mismo se lo llevaron a otro sitio. Era un hombre humanísimo, apolítico, centrado en su actuación sanitaria a disposición de la gente y en las actividades artísticas que tanto le gustaban. Lo mató la envidia y lo que nos duele es que se pudo evitar. Él había protegido al cura don Constantino, detenido por los rojos, sacándolo de la cárcel y cuidando su tuberculosis. Pero cuando a mi padre lo detuvieron, don Constantino no hizo nada, a pesar de ser sacerdote y de que le pedí que lo ayudara, porque lo dejaron incomunicado. Un guardia civil llamado Mateo, a cuya familia él atendía, llamó a las 2 ó 3 de la mañana (14 de agosto de 1937) pidiéndole que lo acompañara y el lo hizo pensando que iba a atender a un hijo enfermo. Podía haberle dicho que huyera, pero no lo hizo. Algunos de sus amigos sabían lo que iba pasar aquella noche y nadie lo avisó. Yo por la mañana me acerqué al alguacil, quien me dijo que se lo llevaban detenido a Valverde y rápidamente fui a la camioneta de Damas y allí vi a mi padre. Iba demudado, esposado como un criminal; lo desposaron y él me entregó un paquete de cigarrillos rubios, el reloj y una sortija (amatista) distintiva de los galenos. Me dijo que no pasaba nada, que iba a declarar y que le dijese a mi madre que no se impacientara. Con él cayeron otras dos personas, que creo que utilizaron para disimular lo que iban a hacer, ya que habían tenido juicios y no encontraron nada. Todo fue por el doctor Parreño, quien parece que tenía apetencias por hacerse con su puesto como director del Centro y lo denunció”.

Huelva Información