ESPERANZA AGUIRRE: LA REBELIÓN DE LOS PIJOS

05/05/2014

RAFAEL NARBONA

http://rafaelnarbona.es/?p=7279

Nací, crecí y estudié en un barrio de pijos. A mi pesar, conozco ese ambiente, con sus fobias, tics, manías y patologías. Vivía entre Ferraz y Pintor Rosales, una zona residencial del barrio de Argüelles. Estudié en el Fray Luis de León, un colegio católico con curas que exaltaban a Franco y nos molían a palos con cualquier pretexto. Pasaba los veranos en una exclusiva urbanización del Mediterráneo, que se promocionaba regalando apartamentos a los capitostes del franquismo. Carrero Blanco, Suárez y Carmen Franco y Polo aceptaron el obsequio y algunos se pasearon por sus playas, comercios y restaurantes, con su séquito de guardaespaldas y mayores o menores dosis de ostentación. Mi padre murió cuando yo tenía ocho años y la pensión de mi madre apenas nos permitía llegar a fin de mes. Afortunadamente, el piso de Argüelles, con vistas al Parque del Oeste, era de renta antigua y el alquiler muy bajo, pero vivíamos debajo de un ático y las goteras convirtieron la vivienda en una cueva, con grandes manchas de humedad y un frío que penetraba en los huesos. Mi madre conservaba algunas joyas de mi abuela y las empeñaba una y otra vez para abonar las facturas. El recuerdo de sus excursiones al Monte de Piedad aún me produce abatimiento. Al final, vendió las joyas, pero gracias a eso mi hermana y yo pudimos estudiar en la universidad y preparar unas oposiciones, consiguiendo plaza como profesores de secundaria.

Leer el resto de esta entrada »


El pelota de la clase

16/04/2014

… Por regla general no me gusta alabar a mis enemigos, tu caso no es una excepción y muy poquitos merecen mi respeto y el calificativo de audaces. La audacia es una virtud muy elástica e intrínsecamente dual: es muy fácil ser audaz cuando se tiene el apoyo de los de arriba o se rema en la misma dirección, cuando se es audaz políticamente desde abajo, la cosa generalmente no termina bien y la audacia sin la cartera llena suele acabar en aventurismo, en marginalidad o en suicidios políticos. En el mejor de los casos termina en un alcalde guai como Tierno Galván. Por eso, desde el principio de los tiempos, las cartas están marcadas y muy poquitos han conseguido vencer contra esa baraja trucada; Lenin, Castro, Chávez…

Siempre fuiste un tonto útil, un mandado, un mayordomo fiel que sabía cuando retirarse sin hacer ruido, un amo de llaves. Oír, ver y callar. Y ladrar cuando el patrón lo pedía y la cosa se ponía fea. En resumidas cuentas: un capataz. Y los que hemos visitado el tenebroso mundo de las fábricas y talleres sabemos bien cómo era el capataz: peor incluso que el patrón, pues su complejo de culpa e inferioridad al carecer de propiedades y linaje, lo convertía en una bestia arribista y sin escrúpulos capaz de dar la vida por la empresa. Una empresa llamada España, vertical y autoritaria, construida sobre pactos de silencio y cunetas llenas de antifascistas y demócratas, maquillada a golpe de Transición en una democracia cercenada que encontraba su razón de ser en pelotazos urbanísticos y chanchullos de toda índole. Tocaba ser dócil y leal a la causa, en eso fuiste el mejor: arquitecto del olvido e interiorista de sueños oligárquicos. Hasta para ser falangista fuiste un moderado, un falangista soft, de los que no abren latas de conservas con la punta del prepucio, de los que saben subirse al carro vencedor aunque ello implique legalizar a un PCE extirpado de su esencia que abandona el republicanismo y el leninismo y manda guardar silencio pese a tener los muertos calientes encima de la mesa. Nosotros (y permíteme el chiste) no olvidamos a las cerca de 500 víctimas que perecieron a manos de las fuerzas de seguridad y grupos paramilitares de extrema derecha en esa farsa que orquestaste llamada Transición. Y todavía tenías la desfachatez de definirla como pacífica e hija del consenso. ¿De qué consenso Adolfo? No hay consenso cuando a los muertos se los mata dos veces, primero física y luego institucionalmente. Si alguna figura te define de forma fidedigna es la de pelota, el pelota de la clase. El hijo del tendero pequeño-burgués que nunca hacía novillos, que siempre llevaba los deberes al día, que siempre se acercaba con respeto y sincera admiración al rico de la clase, que nunca respondía al profesor. Eres el paradigma, el sujeto modelo de esa clase media que, en palabras de Fromm, aupó a Hitler por miedo y pura desidia. Pero tú no sabes quién es Fromm, fuiste poco de biblioteca y mucho de despacho. Siempre correcto, discreto, en definitiva, insultantemente mediocre.

Leer el resto de esta entrada »


La Junta esconde las ‘bufandas’ que paga y torea a los sindicatos, la oposición y las Cortes para no enseñarlas

31/01/2014

La Junta de Personal ha remitido una carta al presidente Herrera en la que amenaza con denunciar a todos los consejeros por malversación y prevaricación

En plena época de rebajas de derechos en forma de recortes, la Junta de Castilla y León guarda en el armario, bajo siete llaves, las ‘bufandas’ que paga a su personal de confianza, aunque para ello tenga que torear a los sindicatos, al principal partido de la oposición y hasta las mismas Cortes de Castilla y León, según acredita la documentación en poder de últimoCero.

Esas gratificaciones extraordinarias, tan legales como chirriantes en época de crisis, traen de cabeza a los sindicatos que conforman la Junta de Personal de Servicios Centrales de la Administración regional que, a la desesperada, han enviado una carta al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en la que amenazan con iniciar acciones legales contra todos los consejeros por presuntos delitos contra la libertad sindical, malversación de fondos públicos e, incluso, prevaricación.

La carta, a la que ha tenido acceso últimoCero, fue registrada el pasado día 16 de enero y en ella se formula la amenaza “una vez comprobada la resistencia activa” de las distintas consejerías a hacer públicos estos pagos, que llegan a calificar de “presuntamente ilegales”, dado que se hacen “de forma sistemática y sostenidos en el tiempo, con cuantías fijas y periódicas en su devengo”. Algo muy distinto a lo que debería significar el concepto de ‘extraordinario’ que las ampara.

El hartazgo de los sindicatos viene de atrás. El pasado mes de septiembre ya enviaron otra carta al presidente de la Junta en la que le exigían transparencia con respecto a este asunto. Una petición que no ha sido atendida. “Le pedimos que en virtud de los principios de transparencia que usted invoca y que compartimos, le rogamos dé las órdenes oportunas a sus secretarios generales para que de forma periódica, y al igual que se envían los datos de la productividad, nos envíen mensualmente todas las relaciones de gratificaciones extraordinarias que reciben los empleados públicos que cobran de los presupuestos generales de la Junta y que deben estar al servicio de la transparencia, que la Ley, y usted como garante y máximo responsable, señalan”, apuntaron entonces en su carta a Juan Vicente Herrera imaginando que “si las gratificaciones extraordinarias no son vergonzantes, no tendrá ningún reparo en facilitar a esta Junta de Personal, como representante legítima de más de 3.550 funcionarios, los datos de forma transparente, ordenada y sistemática y en un formato acorde con las nuevas tecnologías.

Leer el resto de esta entrada »


Celebrarán el 9 de diciembre el “Día internacional del laicismo y de la libertad de conciencia”

06/12/2013

TERCERA INFORMACIÓN

Europa Laica ha tomado la iniciativa de considerar la fecha del 9 de Diciembre de cada año como la de conmemoración del “Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia”, iniciando en 2013 su celebración.

Esta es una propuesta abierta dirigida a la ciudadanía y a la comunidad laicista internacional, para avanzar en la consecución de los valores y reivindicaciones que nos animan.

La organización laicista ha expresado que “la razón de elegir esta fecha es en reconocimiento de la del 9 de diciembre de 1905 de proclamación de la ley francesa de “Separación del Estado de las religiones” que supuso un hito mundial en este terreno y, en relación con nuestro país, con la del 9 de diciembre de 1931 de proclamación de la Constitución de la II República española, que supuso una ley de leyes de neto carácter laicista, la primera más nítida de esas características a nivel mundial.

Europa Laica celebrará esta fecha en un acto público en el Ateneo de Madrid, el lunes 9 de diciembre de 2013 a las 19:30 horas.

Leer el resto de esta entrada »


CRISIS Y SALIDA DE LA CRISIS. Elucubraciones

15/11/2013

José Mª Lafora

Mientras en España, incrédulos y preocupantemente faltos de iniciativa, seguimos preguntándonos, todos, por qué el sistema monárquico corrupto aún se mantiene en pié, los ciudadanos europeos pero especialmente los de la Europa pobre, no descubro novedad alguna, estamos irremisiblemente condenados a soportar los perversos efectos de una crisis generada por los dueños del dinero y gestionada por sus leales y obedientes agentes a sueldo, de todo tipo y condición, se llamen éstos gobernantes, obispos y clérigos, especuladores, o periodistas y tertulianos. Estamos abocados a soportar gobiernos aparente o falsamente democráticos en su cruel y vil “cruzada” anticiudadana, obsesionados por cumplir fielmente el papel a ellos encomendado desde los centros reales de decisión. Subrayo “gobiernos aparente o falsamente democráticos” consciente de que la observación puede resultar chirriante para algún lector ingenuo, además de entusiasta del sistema, pero me ratifico en ello ante la cada vez más evidente dejación de sus deberes con que castigan a la ciudadanía y el progresivo desprecio con que recorren la “normalidad cotidiana”, todo ello en un marco de degradación progresiva de los derechos y libertades del individuo. Los gobiernos europeos, muy especialmente el nuestro, no responden, por mucho que se les llene la boca de democracia, a la voluntad de la población y mucho menos al ya olvidado ejercicio de la condición de ciudadano, sino tan solo al uso y abuso incondicional de nuestro voto secuestrado. Libertad, pero sobre todo ejercicio pleno de nuestra ciudadanía debieran ser el principio y el medio de consolidación democrática, único requisito útil en la consecución del fin: la igualdad. Sin ciudadanía, sin ejercer como ciudadanos, el voto no deja de ser un instrumento de manipulación y engaño pero, sobre todo, un intento de diluirlos, manipulación y engaño, en el tiempo. Reducir nuestra participación al derecho a votar imponiéndonos, además, los elegibles, es como efectuar una llamada telefónica marcando solo el prefijo: sabemos a quién queremos dirigirnos pero también sabemos que nuestra voluntad no va a ser considerada por nadie. Los gobiernos gobiernan incumpliendo su pacto con la ciudadanía, traicionando la confianza que manifiesta el voto. Contrariamente al mandato recibido, recortan derechos esenciales, hurtan prestaciones y atenciones sociales que conforman, deberían conformar, un modelo de estabilidad democrática. Legislan para agredir más y mejor a la población a la que pretendidamente se deben, si han de ser consecuentes con la protección y gestión de los altos intereses a los que se doblegan. Nombran, quitan y ponen magistrados a su conveniencia para que la Justicia sea solo un instrumento que les sirva para consumar sus tropelías y ocultar sus miserias, vulnerando con y por ello, un principio tan constitutivo de la esencia democrática como es la separación de poderes. Y mienten….., ocultan y mienten sin el menor pudor consagrando la estafa y la mentira como estrategia política y hasta coartada moral. Las democracias occidentales, las que se explican por la estabilidad de los mercados y no por el bienestar de sus ciudadanos, han devenido en cloacas de las superestructuras de la cúpula del poder, en vertederos de sus infamias y en crematorios de valores cívicos ya irreconocibles por insistentemente pisoteados.

Leer el resto de esta entrada »


Doctrina Parot: ¿podemos pasar página?

15/11/2013

Tomado de eldiario.es.26.10.2013

La denominada “doctrina Parot” significaba, según Teresa Rodríguez, un subterfugio para hacer permanecer a presos en prisión tras haber cumplido sus condenas. No debió haber existido, lo que nos hubiera evitado el lamentable espectáculo de una salida masiva de presos, en su gran mayoría condenados por delitos de terrorismo.

Teresa Rodríguez Montañés

La Sentencia de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) del pasado 21 de octubre de 2013 sobre la denominada “doctrina Parot” era no sólo previsible, sino la única que cabía esperar si hablamos en términos estrictamente jurídicos. El derecho a la legalidad penal y el derecho a la libertad, en juego en el presente caso, constituyen pilares básicos en la arquitectura del Estado de Derecho, a cuyo respeto se ha comprometido el España en su Constitución y al firmar y ratificar una serie de instrumentos internacionales, entre ellos el Convenio Europeo de Derechos Humanos, que el Tribunal aplica.

¿Por qué afirmo que esta Sentencia era la única posible? La respuesta es simple: en un Estado de Derecho que no contempla como pena la cadena perpetua, sino que establece límites máximos de cumplimiento en todo caso, todos los presos –también los terroristas- han de ser puestos en libertad cuando cumplen sus condenas, conforme a las reglas establecidas en la ley penal en el momento en que cometieron los hechos. Esas son las reglas del juego democrático y del Estado de Derecho, las reglas que España se ha comprometido a cumplir y que ha violado. Por tanto, la demandante en el presente caso y otra serie de presos han de ser puestos en libertad no como consecuencia de una cruel conjura europea contra España o contra las víctimas, sino simple y llanamente porque ya han cumplido sus condenas.

Puedo entender el estupor de los ciudadanos –creo que muy manipulados por declaraciones políticas e informaciones periodísticas sesgadas, cuando no claramente falsas-, cuando condenas de cientos o miles de años se acaban convirtiendo en 30 años de prisión, que podían verse reducidos hasta en un tercio por la redenciones de pena por trabajo. Y creo que ello merece una explicación que voy a tratar de dar. Es la siguiente:

Esas condenas eran nominales, producto de una mera suma aritmética de años por cada delito cometido, pero en ningún caso la pena a cumplir conforme a la ley penal vigente en el momento de los hechos. Es decir, la ley no se detenía en esa mera suma aritmética, sino que establecía un límite máximo de cumplimiento de 30 años (art. 70.2 CP 1948/1973), límite que se fijaba mediante una resolución judicial denominada Auto de acumulación o de refundición de condenas. Y sobre ese límite máximo se aplicaban posteriormente las redenciones de penas por trabajo (art. 100 CP), que permitían redimir, restar, un día por cada dos de trabajo. De forma constante y sin excepción alguna, las autoridades penitenciarias y judiciales venían descontando tales redenciones del máximo de 30 años, y acordando la puesta en libertad de los presos cuando la suma de los días de efectivo cumplimiento en prisión y los días de redención alcanzaba ese máximo de 30 años.

Leer el resto de esta entrada »


República y futuro

18/10/2013

El reto que la realidad nos impone a cuantos creemos y confiamos en una España republicana es, precisamente, cómo trasladar a la vida política y social el ideario republicano; cómo provocar una simbiosis perfecta entre la sociedad civil y los valores republicanos que la deben definir y otorgar sentido ético y práctico; cómo, por concretarlo con mayor precisión, hemos de involucrarnos todos en la construcción de una sociedad nueva que haga de los valores del republicanismo su soporte pero que, a la vez, nos convierta en ciudadanos libres e iguales en el terreno de la realidad y no en el de las intenciones plasmadas en textos constitucionales sin alma. En este viaje no hemos de imitar modelos aunque sí mirar hacia los lados. Hemos de aprender de la Historia, hemos de mirarnos en nuestro pasado para aprender y, sobre todo, para evitar los errores que entorpecen el progreso de nuestro pueblo. Pero el pasado no ha de ser refugio permanente de nuestra inoperancia ni coartada de nuestras limitaciones. Solo ha de ser instrumento en nuestras manos para construir el futuro que demanda y merece la sociedad a la que, como ciudadanos, nos debemos.

Nuestra gran desolación, constatable en la cotidiana observación, consiste en convivir con la eterna contradicción existente entre nuestros consolidados principios y su grado de recepción social, su calado entre nuestras gentes. Es más, lo que creemos terreno ganado ¿es realmente un terreno abonado para la causa republicana?. Acaso ¿pueden llegar a deslumbrarnos nuestras propias valoraciones?. Nuestras percepciones de una realidad social en la que estamos inmersos ¿responden a nuestra proyección política?. Miles pueden y deben ser las preguntas que hemos de formularnos que nos obligarán a buscar y encontrar soluciones. En lógica contraposición, hemos de evitar el tremendo error de fabricar soluciones sin formularnos antes las preguntas.

Leer el resto de esta entrada »