Los menores abusados por religiosos son víctimas del Estado. Domingo Sanz

29/03/2019

thumbs_b_c_b4cf6d7d4147be2d8ba9455a120f44a6

Comenzaremos con tres escenarios muy reales.

Escenario 1. En septiembre de 1960 un niño de 8 años comienza el curso en un colegio de curas. Democracia o dictadura, no hay madre que no perciba que su hijo lo pasa mal y finalizado el primer trimestre lo matricula en otro sitio. No hubo nada sucio, que recuerde quien hoy es abuelo, pero, será casualidad, ha vuelto a pensar en aquello por las noticias sobre abusos con curas parecidos.

Escenario 2. Febrero, 2019. El partido de baloncesto infantil ha finalizado y varios familiares hablan relajados mientras esperan que sus niñas se duchen en los vestuarios. Solo se conocen de coincidir y nadie sabe quién es de izquierdas y quién de derechas, y menos si creyentes o ateos. En un momento dado, alguien pronuncia “cura” sin intención y, de repente, los gestos delatan un consenso general: cualquier cura puede ser un pederasta. Uno de los abuelos es aquel niño de 1960, su madre ya no está, y nunca sabrá porque lo sacó de aquel colegio.

Escenario 3, en la prensa. 24 de marzo de 2019. “La gran cantidad de sentencias absolutorias que últimamente está dictando la Audiencia de Palma en casos de violaciones a mujeres y de abusos sexuales a menores” es la noticia que “Llama la atención” en Diario de Mallorca. Al día siguiente, y en el mismo periódico, la autora “Susu”, en “Opinión” afirma que “Se calcula que ha habido entre ocho y nueve mil sacerdotes abusadores, y otros tantos encubridores”. Dos páginas más y, sobre un juicio que se celebra en Barcelona, leemos el siguiente titular: “Los Maristas no alertaron a las familias tras conocer los abusos de su profesor”.

Aunque en el seno de la Iglesia Católica se ha abusado en muchos países y durante muchos años, aquí solo nos referimos a España y a la “dictadura bendecida” durante cuatro décadas, pues nos preguntamos: ¿estaría apareciendo tanto cura pederasta si la II República no hubiera sido violada y asesinada?

Por las denuncias que no paran se sabe que muchos curas siguieron abusando durante la democracia, pues nuestra manera de cambiar de régimen no provocó ni que se sintieron automáticamente más vigilados, ni que sus víctimas infantiles sintieran el impulso de dar la merecida patada en los cojones al vicioso que las sobaba, ni que los padres o tutores que sospechaban se sintieran, al día siguiente de la Constitución, tan legalmente protegidos como para acudir al juzgado de guardia. No saldrían tantos casos ahora, tantos años después.

Dada la estrecha vinculación institucional entre la Iglesia Católica y el Estado totalitario, la condición de víctimas de Estado es la que procede en este caso, pues la violencia que practicaba la dictadura protegía a todo aquel que, a los ojos de los millones de débiles, formara parte del régimen. Por ejemplo, los curas, incluidos los abusadores. En cambio, las actrices de Hollywood abusadas por H. Weinstein serían víctimas adultas no del Estado, sino de un sistema que funciona a base de abusos particulares de posición dominante.

Aquí, como al finalizar la dictadura no se actuó contra los implicados, la nueva democracia “legalizó” de hecho ese pasado. A cambio, como cuando uno compra una empresa en funcionamiento, la democracia, por mucho que practicara la desmemoria, asumió el pasivo.

Pero no fue cierto. Al incumplir los políticos de la democracia esa obligación, el paso del tiempo los ha convertido también en delincuentes por omisión ante las víctimas. Nada hicieron para dar satisfacción al colectivo de niños que hubieran sufrido abusos en manos de curas pederastas. Siempre fue un secreto a voces.

Ahora que ya ni siquiera es esa clase de “secreto” y el Vaticano no huye del problema, si la izquierda gana las próximas elecciones debería lanzar un ambicioso proyecto que permita medir la verdadera dimensión que alcanzó la pederastia vinculada a la Iglesia, pues muchas de las víctimas aún están en condiciones de recordar. Estoy hablando de sociología, no de tribunales, al margen de las reformas legales necesarias para facilitar esa acción a todos los que se atrevan a denunciar. Cuando por fin se pueda dibujar el mapamundi de la pederastia eclesial, se sabrá la posición de España tras responder a la pregunta formulada tras la descripción de los escenarios.

Es imprescindible acabar con el deterioro continuo que acompaña una realidad insufrible que cada día engordan las noticias. Pero me temo que esta democracia monárquica volverá a demostrar su amoralidad original, dejando pendiente para la república que viene la cancelación de esta deuda histórica.

https://www.lasrepublicas.com/2019/03/27/los-menores-abusados-por-religiosos-son-victimas-del-estado/


República o Monarquía sí que importa, pero lo ocultan Domingo Sanz. Domingo Sanz

26/03/2019

FELIPE_ELEGIR

La clase política heredera y defensora del 78 niega cada día que la forma de Estado sea un problema que preocupe en España. En cambio, sus actos delatan el miedo cerval que tienen a que ese debate pueda plantearse, algo que ha crecido con fuerza a partir de la Catalunya republicana que reivindican los independentistas.

De hecho, fue pocos meses después de la consulta celebrada el 9N de 2014, aquella que impulsó un Artur Más que fue inhabilitado y también embargado su patrimonio, cuando el gobierno de Rajoy decidió que el CIS dejara de preguntar sobre la monarquía. ¡¡Qué casualidad!! Hoy en La Moncloa está Sánchez, pero seguimos sin conocer la valoración que nosotros mismos, los contribuyentes, le adjudicamos a esa institución del Estado. Y algo sucedió un 3 de octubre de 2017.

Pero hoy tenemos Internet, que es como un océano infinito donde cada segundo desembocan millones de contenidos que corresponden a todo lo que se dice y a quien lo dice, y que los algoritmos capturan para destripar. Después, si necesitamos saber algo, los buscadores nos proporcionan las respuestas que les pedimos.

La búsqueda en bruto de información en La Red tiene la ventaja de disponer de una muestra inmensa, lo que normalmente permite que se cumpla aquello de que “cuando el río suena, agua lleva” con una fiabilidad muy superior a la de cualquier encuesta.

Por eso, y como no nos dejan saber si a los españoles les interesa la forma de Estado, por ejemplo, he decidido investigar sobre lo qué hablan los líderes políticos, o lo que los medios se hacen eco de lo que esos líderes hablan. Parto de la idea, difícilmente reprochable, de que aquello de lo que más habla alguien coincide con lo que más le preocupa o, al menos, lo que está más de moda. Y si ese “alguien” son los representantes elegidos democráticamente, lo correcto es considerar que esas preocupaciones son también las de la sociedad. Salvo que pensemos que las urnas no sirven para nada.

He elegido los cuatro líderes principales de ámbito estatal: Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera. No se ha incluido Abascal porque, entre otras cosas, parece que le gustan más las armas que las formas de Estado y, por tanto, solo deberíamos tratarlo como el peligro que significa y, además, con elevadas probabilidades de contagio hacia terceros.

Y también tres bloques de problemas: Laboral, Forma de Estado y Catalunya. Seguro que a usted no se le escapa que el bloque “Laboral” se ha elegido como prueba del algodón, pues los mismos que insisten que la Monarquía no preocupa o que Torra no gobierna, presumen de que ellos sí que se ocupan de resolver nuestros problemas reales.

Para la búsqueda de resultados mediante Google he seleccionado tres palabras distintas para cada bloque. Para el Laboral, las palabras han sido “Salarios”, “Pensiones” y “Desempleo”. Para Forma de Estado, “Rey”, “Monarquía” y “República”. Y para Catalunya, “Independentismo”, “Soberanismo” y “Cataluña”.

Entre las 16:00 y las 16:30 horas del 23 de marzo he realizado las 72 búsquedas, 36 más 36. La primera en el formato sin restricciones y la segunda en el más restrictivo, entrecomillando cada grupo de tres palabras de las combinaciones resultantes. Y dentro de cada paquete de 36 búsquedas, 12 para cada uno de los tres bloques, combinando cada palabra con el nombre y primer apellido de cada líder. Se obtuvo lo siguiente, en cada caso:

36 búsquedas sin restricciones: 432.598.000 resultados. Desglose:

Laboral 64.415.000 14,9%
Forma de Estado 167.453.000 38,7%
Catalunya 200.730.000 46,4%

36 búsquedas con los textos entrecomillados: 39.249 resultados. Desglose:

Laboral 4.732 12,1%
Forma de Estado 14.918 38,0%
Catalunya 19.599 49,9%

Tal como Buenafuente, entre las carcajadas de la concurrencia, finaliza en “Late Motiv” uno de sus monólogos más divulgados, el de los precios del agua y la cerveza en el bar del Congreso de los Diputados, “no hay más preguntas, señoría”. Pero no puedo resistirme a terminar esto gritando que los políticos del 78 mienten sobre este asunto, y lo saben.

Cuando de dos muestras tan dispares en tamaño resultan porcentajes tan similares es que estamos tocando realidad. A partir de aquí seguiremos desglosando, cruzando datos, investigando más y obteniendo todas las derivadas que podamos conseguir. Por eso, continuará… aunque, si a usted le ha entrado el gusanillo, puede hacer lo mismo. Nunca conseguirá cifras idénticas, pues buceamos en el “océano” más vivo de todos, pero sí serán parecidas.

https://www.lasrepublicas.com/2019/03/25/republica-o-monarquia-si-que-importa-pero-lo-ocultan/


Sánchez, Iglesias y Puigdemont son curvas hacia la República. Domingo Sanz

25/03/2019

Pedro-Sánchez-República

En breve votaremos para renovar todas las instituciones, a excepción de los llamados parlamentos de Euzkadi, Catalunya y Galicia, tan vigilados de cerca, como todo lo demás, por los magistrados del Constitucional, verdadero dique de contención contra los cambios, como si con ello estuvieran ganando trienios para mejorar su sueldo.

Tampoco se renovará el de Andalucía, donde hay “susanistas” que por fin comprenden el lamentable estado en que se encuentran por no obligar a su lideresa a emigrar a Madrid para ponerse a las órdenes de Sánchez al día siguiente de su derrota en aquellas primarias que, convocadas bajo su particular “estado de excepción”, tuvieron lugar el 21 de mayo de 2017.

Las anteriores autonómicas de las tres citadas al principio también siguen proyectando su sombra. En primer lugar, las catalanas. Las últimas tuvieron lugar el 21 de diciembre de 2017 y se celebraron también en la situación excepcional creada tras la aplicación del 155. Al igual que las primarias del PSOE, las ganaron quienes habían sido desplazados de los liderazgos que habían ganado a base de democracia. Pocos electores me recuerdan más a los catalanes que consiguieron votar en su referéndum, dando la cara contra las porras de los policías, que los afiliados al corriente de pago que apostaron por Sánchez, defendidos en su caso por el secreto electoral, valga la paradoja. Y que no se quejen los socialistas de piel fina, porque con la comparación no salen perdiendo en un momento histórico que será recordado por la valentía de quienes se atrevieron a ser rebeldes.

Las últimas elecciones en Galicia y Euzkadi tampoco fueron “inocentes” en el camino hacia la actualidad. Se celebraron muy pocos días antes del Ferraz más conflictivo que se recuerda y sus resultados aceleraron aún más a quienes se habían confabulado para defenestrar al hoy presidente del Gobierno.

Otros hechos confluyen para aportar mayor emoción al momento que vivimos.

Por una parte, la deriva imparable de una derecha dividida y, por tanto, imprevisible y ultra competitiva, que muchas personas intuyen peligrosa, pues manifiesta un autoritarismo que no se avergüenza ni de parecer totalitario. Podrían perder votos, y aún más escaños, porque sus mensajes están teñidos de violencia desde el poder, ese y no otro es el significado del fichaje de militares franquistas para encabezar listas de Abascal, la otra versión del ejército como garante de la unidad de España que insistía la de Cospedal en cada desfile, no es necesario matizar que a cualquier precio. Las tres derechas de ahora estaban dentro de la que perdió la batalla de la ética contra su mentira más odiosa, y también siguen sin comprender que detrás de aquel masivo “No a la guerra” también había gente de derechas, pero civilizada. Tal como ocurre ahora con muchas mujeres no izquierdistas que se suman a la ola feminista, por mucho que lo nieguen.

Por otra parte, algo distinto tendrá que decir Pablo Iglesias el próximo sábado, 23 de marzo, si quiere regresar de verdad al centro del tablero mediático. No tengo información sobre lo que haya mascullado, pero seguro que no ha concedido vacaciones a sus neuronas durante la baja por paternidad.

Solo se me ocurre que señalar como objetivo político prioritario el final del tiempo monárquico en España le permitirá dar la nota que necesita. De esa forma obligaría a definirse a más de uno, se colocaría a una distancia imposible para Errejón y, además, podría robarle a Sánchez algunos de los votos anti franquistas que espera conseguir gracias a la exhumación de nunca acabar. Además, subiría a Podemos al tren del republicanismo emergente que se está construyendo con las sucesivas movidas locales que se promueven desde grupos juveniles que no sufren de prejuicios hacia los catalanes pero que, para suerte de Podemos y del PSOE, no han tenido tiempo de madurar una candidatura republicana potente y unitaria a las elecciones generales.

Relacionando con Catalunya, este golpe de timón de Iglesias sería la única manera de capitalizar la fuerza argumental de lo que todos saben, pero nadie reconoce: que solo la posibilidad de una república en España tendría hoy la fuerza necesaria para hacer dudar a un porcentaje mínimo, pero quizás bastante, de independentistas. Tal como le ocurrió a Sánchez tras aquel Ferraz, aunque de momento por otros motivos, nada tiene que perder ante el retroceso que anuncian las encuestas. Además, todo tiene un límite, y las incoherencias de Iglesias sobre la monarquía también, y más en alguien que sacó la “cal viva” del antiguo González contra el moderno Sánchez. Que mal suena hoy recordar aquel pleno del Congreso, pero quizás peores fueron sus consecuencias. Para Podemos.

Por si sirve para convencer, la cotización de la monarquía en España baja cada día. Pies de plomo antes de iniciar cualquier movimiento y ya no hay ni quien le quiera comprar a la naviera Balearia ese muerto llamado “Fortuna”, que quizás compró bajo presión y que tantas veces pisó Felipe durante sus veraneos en Mallorca, cuando aún no era sexto.

En otra de las curvas hacia la república, el conflicto territorial con Catalunya no para de complicarse porque es político, y política es lo que nadie ha querido hacer jamás desde “Madrid”, salvo que nos sumemos a quienes defienden que “la justicia es la política por otros medios”. Resulta deprimente constatar que, en este país, el único avance que hemos conseguido en el arte de buscar soluciones a los conflictos políticos haya sido cambiar la palabra “guerra” por “justicia”, en aquella famosa y cruel sentencia de von Clausewitz.

Sánchez ha definido su programa electoral: hablar, por una parte y, por otra, asegurar que, con el PSOE, Catalunya no conseguirá la independencia. Su primer compromiso solo depende de él, porque lo único que tiene que hacer es no callarse y tampoco dejar “vacía” su silla. En cambio, el segundo son palabras mayores, con muchos más actores implicados, comenzando por su “otro yo”. Por mucho que P.S. siga huyendo ahora de aquella “España plurinacional” que se sacó del baúl de los recuerdos cuando el referéndum del 1 de octubre aún no molestaba, sabe que eso le permitió conseguir muchos votos de andaluces también catalanes contra Susana. Y también que se trata de un concepto que no cabe en esta Constitución.

Hoy, cómodamente “atrapado por su pasado”, Sánchez sabe que el 28A viene cargado de respuestas pendientes de inventar, muchas más que todas las alegrías que puedan caber en una noche electoral. El líder del PSOE, una vez renovado su grupo parlamentario con una mayoría clara de afines, estará obligado a plasmar su “España plurinacional” en el proyecto de una nueva Constitución de la que quiere ser el líder principal, y con la que se asegurará cientos de portadas durante años, recortando de paso el privilegio mediático que se ha ganado a pulso el independentismo catalán.

No creo que Sánchez desaproveche la oportunidad si el PP más los de Abascal no llegan a un tercio de los diputados del Congreso, cosa que algunas encuestas no descartan. Aunque solo lanzara esa reforma en modo globo sonda, sabe que podría ser la única manera, si aún existe, para confundir a muchos catalanes, lo que para él ya sería un éxito importante.

Pero que la reforma constitucional pueda tocar la forma de Estado dependerá también de la ronda de urnas del 26 de mayo, de unas nuevas autonómicas en Catalunya que fortalezcan al independentismo y de muchos imponderables más, no solo dentro de nuestras fronteras.

Porque, a diferencia de cualquier izquierda de las de toda España hasta la fecha, para Puigdemont, Junqueras y los suyos, tan diversos como convencidos de lo que buscan, “República” es siempre una palabra que suma.

https://diario16.com/sanchez-iglesias-y-puigdemont-son-curvas-hacia-la-republica/


Por una escuela pública y laica, no lo apuntes a religión. ¡Respeta su libertad de conciencia! Educa en valores éticos y cívicos

22/03/2019

CAMPAÑA ESCUELA LAICA_1

La separación de niños y niñas, ya desde edades muy tempranas por motivos religiosos, supone una segregación inadmisible que vulnera gravemente el artº 14 de la Constitución, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Derechos de la Infancia.

Por sentido común:

CAMPAÑA ESCUELA LAICA_2

NO LE APUNTES A RELIGIÓN, NO LE IMPONGAS NINGÚN DOGMA RELIGIOSO. RESPETA SU LIBERTAD DE CONCIENCIA!

En la escuela, las religiones, a través de sus catecismos y dogmas sagrados, transmiten conceptos ideológicos excluyentes que solo conciernen a las personas de una determinada ideología y, por lo tanto, NO son valores éticos y cívicos universales, que atañen al conjunto de la ciudadanía. En muchas ocasiones, los dogmas y enseñanzas religiosas son incompatibles con la ciencia y los valores humanistas universales.

EDUCAR EN VALORES ÉTICOS Y CÍVICOS:

Aprender a pensar sin adoctrinamientos, potenciando el conocimiento racional y crítico que aportan las ciencias y las humanidades. Recibir enseñanzas fiables y científicas como la evolución del ser humano y los comportamientos sociales, frente a teorías como la del creacionismo o los dogmas religiosos, sin ninguna prueba científica y/o histórica.

Ejercitarse en valores cívicos, como la igualdad, la justicia, la libertad, la democracia, la solidaridad, la igualdad entre los sexos, la diversidad sexual, el respeto entre las personas, el cuidado y conocimiento del medioambiente… y todo lo relativo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Derechos de niñas y niños.

Aprender juntos, sin discriminaciones, ni segregación, ya sea por cuestiones de creencias o por cualquier otra causa, estableciendo, para todo el alumnado, contenidos comunes para una convivencia solidaria en una sociedad plural. Las creencias religiosas ya tienen sus lugares específicos, en las iglesias, las mezquitas, sinagogas u otros centros de culto.

Contribuir a que las aulas sean un espacio para el conocimiento y una convivencia plural, en donde se eduque sin dogmas, asumiendo la diferencia y la diversidad, como un valor que no segregue ni excluya.

PARA ESTABLECER LA ESCUELA PÚBLICA Y LAICA ES NECESARIO:

  • Denunciar y derogar los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede de 1979 y los Acuerdos de cooperación con las minorías religiosas de 1992, en lo relativo a la Enseñanza.
  • Que la religión confesional deje de formar parte del currículo y del horario lectivo: en suma, que SALGA DE LA ESCUELA.
  • Que ninguna simbología, actividades religiosas o rituales tengan presencia en los centros escolares.
  • Que con dinero público no se financie la escuela con ideario propio, ni el adoctrinamiento religioso o de otra naturaleza ideológica.
  • Que en el ámbito escolar se impida cualquier tipo de segregación por razones sociales, étnicas, de diversidad sexual, religiosas o ideológicas…

La Escuela pública, única, universal, democrática, gratuita y laica, tal como se ha ido configurando históricamente, es la que, contando con el Estado como titular y garante, puede y debe asegurar la educación de toda la ciudadanía en los saberes y valores comunes, la igualdad de condiciones y el respeto a la libre conciencia, protegiendo, para ello el marco escolar de la injerencia de intereses ideológicos particulares. Ello conlleva la exclusión de todo adoctrinamiento religioso o de otra índole particular dentro del currículo y de la escuela, así como la presencia institucional de símbolos, actividades y rituales sectarios.

Versión PDF para descargar e imprimir: Folleto educación 2019

Firma: Por una Escuela Pública y Laica. Religión fuera de la escuela


CONCENTRACIÓN CONTRA LA INJERENCIA EN VENEZUELA. SÁBADO 23 DE MARZO A LAS 19 HORAS PLAZA DE MEDINA DEL CAMPO.

21/03/2019

CONCENTRACION_VENEZUELA_SG


PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE ALFONSO DOMINGO A TUMBA ABIERTA

20/03/2019

A TUMBA ABIERTA

Este viernes 22 de marzo tendrá lugar en Segovia la presentación del libro del segoviano Alfonso Domingo “A tumba abierta” en la Librería Diagonal (Paseo Conde Sepúlveda, 1). Se contará con la colaboración de los músicos Luisa y Cuco Pérez.


Crónica probable de una manifestación diferente. Domingo Sanz

20/03/2019

1552764264278

Cuando aún está viva la foto de la Plaza de Colón que tan cara le puede salir a más de uno de los líderes de la derecha que decidieron posar con Abascal, recibimos el impacto de una convocatoria en las antípodas de aquella, transversal por territorial, pero también distinta a las que construyen el mapa de protestas civiles que proliferan en nuestro planeta, porque no es normal que quienes pueblan las manifestaciones políticas en una ciudad residan en otras ubicadas a 600 kilómetros de distancia, o más. Y son reincidentes, pues ya estuvieron en Bruselas

No hay que despreciar el hecho de que la manifestación se haya convocado con todas las urnas a fecha fija, lo que conduce al distanciamiento entre partidos políticos. En circunstancias normales es probable que Podemos hubiera participado por lo de dejar en libertad a los “políticos presos”, una preferencia que, no lo olvidemos, hemos oído en boca de líderes socialistas cuando tampoco se dedicaban a las listas electorales.

Un detalle también relevante procede de los medios de ámbito estatal, con muchos lectores en Madrid, ciudad anfitriona y, por tanto, única beneficiaria del gasto privado que acompañaría a tan inusual cantidad de visitantes extras. Pues bien, mientras a las 9 de la mañana del sábado 16 miles de madrileños hacían planes para ese día, ni InfoLibre, ni El Diario, ni El Mundo, ni ABC, ni OK Diario, ofrecían en sus pantallas la menor noticia titulada con la manifestación, al menos en las diez primeras pantallas que iban apareciendo tras otros tantos clics en el cursor de desplazamiento vertical.

El País fue el único que la eligió en portada, aunque con un titular que no animaba, precisamente, a acercarse al Paseo del Prado ni por curiosidad: “Más de 500 policías velarán por la seguridad en la marcha independentista de Madrid”.

En El Confidencial aparecía al tercer clic del cursor con un título informativo: “El secesionismo llega esta tarde a Madrid con el objetivo de reunir a 50.000 personas”. Zarzalejos se merece, esta vez, el premio a la profesionalidad.

La Razón, también al tercer clic, pero aprovechando para repetir un mantra habitual: “Falsa unidad secesionista en la marcha contra el Estado”.

En Público la noticia solo aparecía al cuarto clic, por lo que no se puede pensar que quisieran capitalizar el protagonismo de Patricia López, la periodista de ese digital que se encargó de presentar a los líderes que hablaron al final de la movida.

En ocasiones, los pequeños detalles redondean el argumento. Me consta que el viernes había madrileños que, aún interesados por la política, no sabían si la manifestación sería por la mañana o por la tarde del sábado.

Hubo más cosas dignas de comentario.

De los 500 autocares que viajaron a Madrid, 390 procedían de Catalunya. Solo sus ocupantes suman más personas de las que informaron los contadores de manifestantes de la Policía Nacional. Según algunos medios, hay fotos, varios autocares fueron detenidos por la Guardia Civil y registrados sus maleteros, quizás en busca de explosivos resbaladizos marca Fairy para consolar a Enric Millo, que se ha quedado sin puesto en las listas digitadas por Casado.

Durante la jornada los medios informaron que “Casado y Rivera cargan contra el silencio de Sánchez ante la manifestación independentista de Madrid”, acusando el del PP a los secesionistas de venir a Madrid a exigir a Sánchez un “pago al contado”, y el de Ciudadanos a Sánchez de estar callado “por miedo a que le quiten las llaves de Moncloa”. Parece que Rivera da por perdidas las elecciones generales, pues esas llaves ya se las entregó el socialista a las urnas. A recuperar el 28 de abril.

Busco con lupa y no consigo encontrar, en La Razón tampoco, la noticia relevante que cuentan desde Catalunya, y es que al señor Bosch le ha parecido muy bien que los independentistas se manifiesten en Madrid, por lo que significa de encuentro entre dos sociedades a las que se quiere enfrentar por una simple frontera. Se trata del presidente de Sociedad Civil Catalana, entidad que convoca manifestaciones españolistas a las que siempre acuden PP, Ciudadanos y PSOE. ¿Dónde hay más división de la que se traduce en ineficacia, señor Marhuenda, entre los secesionistas o en el bloque del 155?

Pero quien se ha llevado el premio de los excesos verbales esta vez ha sido Maroto, del PP, con su ya famoso twit: “Esto está pasando ahora mismo en Madrid. Carmena en Madrid y Sánchez en La Moncloa lo permiten. ¡Con Pablo Casado esto no volverá a suceder NUNCA!”. Atención, que está negando un derecho constitucional en un texto escrito, no en una frase enardecida en un mitin ni en una respuesta nerviosa a la pregunta provocadora de algún periodista que no se llame Montesinos, Claver, u otros parecidos.

También está pidiendo a gritos un pensamiento la frase de la pancarta que una veintena de ultraderechistas paseaban por el recorrido de la manifestación poco antes de que comenzara: “Matar a España tiene un precio”, decía. Y solo cabe pensar que, o ya están dando por muerta a España y el precio habría sido el juicio, o se trata, por fin, de una primera propuesta negociadora. Solo falta que alguien ponga “el precio”, pues los independentistas se sentarían a hablar de inmediato. De hecho, lo correcto es saber primero el coste de cualquier decisión y después poner las urnas para decidir con conocimiento de causa.

Para terminar con las reacciones de unos y otros, adversarios todos de esos turistas demandantes del derecho a decidir, no faltó una nota desde La Moncloa manifestando que “la misma democracia” que protege la libertad de quienes se han manifestado es la que “juzga a quienes se saltan sus normas”. Esta manera de simplificar la política me recuerda aquella película emocionante, “Un mundo perfecto”, de Clint Eastwood, y como va fracasando todo el entramado, hasta el desastre final.

Especularemos en libertad porque, de todas formas, las sorpresas se sucederán sin descanso. Y más teniendo en cuenta que Sánchez acaba de asegurar que con el PSOE jamás habrá independencia de Catalunya, así de importante se debe sentir. Como no ofrezca lo de sacar a Felipe VI de La Zarzuela y montar una República Federal en España, y siempre que el 28 A lo gane por goleada, no creo que pueda poner condiciones que no conduzcan a un fracaso que, como mínimo, le obligará a negarse a sí mismo. De nuevo.

Mientras, los catalanes siguen a lo suyo. Podría ocurrir que la manifestación de Madrid solo haya sido el aperitivo de otra acción igual de pacífica, también masiva pero mucho más organizada y bien blindada por la fiesta de la democracia. Si sale adelante la idea de enviar apoderados desde Catalunya a todos los colegios electorales para defender las papeletas de voto de las listas independentistas en las europeas del 26 de mayo, los resultados podrían sorprender. Puigdemont y el resto de exiliados no paran de moverse por Europa, el parlamento que deberá renovarse con esas elecciones.

https://iniciativadebate.net/2019/03/17/cronica-probable-de-una-manifestacion-diferente/