¿POR QUÉ EN ESTE PAÍS NADIE OSA TOCAR A LA “CASTA JUDICIAL” FRANQUISTA?POR SANTIAGO LUPE (*)

28/09/2018

Según escribe Santiago Lupe en el digital La Izquierda Diario  que

        “la  salida a la luz del chat corporativo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en el que magistrados de juzgados catalanes y de otras zonas del Estado se despachaban sin contención alguna, recuerda mucho al grupo de whatsapp de la policía local madrileña en la que se vertían amenazas e insultos de todo tipo contra miembros de“Ahora Madrid”, activistas sociales o inmigrantes. Cuando las cloacas del Estado hablan “off the record”, el tufo de “Estado made in Franquismo” echa “p’atrás”.

“Los magistrados que así se pronuncian – continua argumentando Lupe- son parte de los “imparciales jueces” que deben juzgar a los más de 1.000 investigados por hechos relacionados con el 1-O y el otoño catalán de 2017. Los más de 700 alcaldes imputados, los docentes acusados de adoctrinamiento o las decenas de activistas que han participado en cortes de carretera, concentraciones contra la represión, colgado carteles o abierto alguna web molesta, pueden verse sentados delante de algunos de ellos.

Anonymus, escribe Lupeha hecho públicas hasta el momento tres de las identidades de esos jueces. Jose Carlos Martín, ahora destinado en Asturias, Carlos Peinado Domínguez, juez en Girona muy preocupado por “la gripe separatista” y Agustín Vigo Morancho. Este último merece especial atención. Es nada menos que el presidente de la sección 14 de la Audiencia de Barcelona y el pasado mes de marzo absolvió  al ultraderechista Jiménez Losantos del delito de atentado al honor por haber tratado de nazis a los participantes de la Diada de 2012. Hoy se entiende mejor su sentencia: él mismo comparaba la actual situación en Catalunya con el ascenso del nazismo en Alemania en el citado chat.

“El golpe de Estado se salda con vencedores y vencidos”. Esta es una se las sentencias más explícitas del espíritu que reina en la Judicatura española. Definitivamente ni en los juzgados catalanes, ni aún menos en la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, habrá juicios con las mínimas garantías democráticas. Y lo que es seguro es que en esta ocasión el CGPJ no actuará con la celeridad y contundencia que hizo contra el juez Federico Vidal, que se atrevió a cuestionar lascargas policiales del 1-O y acabó multado y denunciado por la Fiscalía.”

“Ni siquiera las Judicaturas de otros países de Europa respaldan el accionar del Poder Judicial español. Lo cual no quita que si atravesaran crisis de régimen como la del Estado español estos togados garantistas se parecerían más a sus colegas ibéricos. Pero a día de hoy ni la alemana, ni la sueca, ni la escocesa ni la belga respaldan el juicio por rebelión y sedición contra los dirigentes independentistas. Tampoco que un rapero tenga que entrar en prisión por hacer una canción contra el Rey” .

Para Lupe, “el Poder Judicial se encuentra realmente desatado. El gobierno del PP, con el apoyo de la Corona, Cs y el PSOE, decidieron ponerle al frente de la “resolución” de la crisis catalana. Había que aplastar y vencer al independentismo, y quien mejor que esa parte del Estado que no tiene más contrapeso que sí misma, es decir ninguno. Lo único que les puede llamar al orden sería un llamada desde Zarzuela. Pero dudo mucho que les dijera algo diferente que “a por ellos”.

” En los hombros de la “casta” judicial se puso la responsabilidad de imprimir una actualización en clave autoritaria y centralizadora del Régimen del 78. Un rol otorgado que no es una excepcionalidad ibérica. Lo hemos visto y vemos en otras latitudes. Como el golpe contra Dilma en Brasil, que ha tenido su penúltimo episodio en la prohibición al pueblo brasileño de poder elegir a su presidente por parte de la Judicatura con la proscripción de Lula “.

“Así pues Rajoy y Felipe VI no erraron en su elección. Si hay una“casta” del Estado conservadora y reaccionaria digna de este cometido esta es la de la toga. Emparentada por uno y mil lazos con políticos, empresarios y altos mandos de los cuerpos de seguridad, paniaguada con caviar y Moët Chandon (el salario de los magistrados de los altos tribunales puede llegar a los 150.000 al año) y que ha sabido mantener perfectamente -solo comparable a la policía- sus hilos de continuidad con la Judicatura Franquista”.

“Hay  que recordar, -continúa escribiendo Lupe-,  que todos los jueces de la dictadura mantuvieron su cargo en la democracia y la mayor parte fueron promocionados. Los más beneficiados fueron los delTribunal de Orden Público, el encargado de dictar sentencias contras obreros, estudiantes y militantes de la oposición desde 1963. Muchos pasaron en bloque en 1977 a un tribunal de nueva creación: la Audiencia Nacional.

Expresa Lupe en su artículo que pesar de que han pasado ya más de 40 años, la herencia biológica aún perdura. Por ejemplo, el juez Ismael Moreno,que comenzó su carrera como inspector de la policía franquista hasta dar el salto en 1985 a la Audiencia Nacional. Él fue el que recibió el caso de los“Jordis” hasta pasarselo a la jueza Lamela. Una magistrada más jóven, pero no menos inspirada en la etapa en que se forjó su compañero. Así lo demostró con su sentencia contra los jóvenes de Altsasu -condenados a prisión de entre 2 y 13 años por una pelea de bar con dos guardias civiles- o cuando quiso hacer uso de la ley penal de la dictadura para conservar en su juzgado las querellas de rebelión contra Puigdemont y el resto de consellers” .

     “Este es el “pedigrí” de la “casta” judicial del Régimen del 78. Que los partidos del régimen lo toleren y hasta aplaudan, como ha hecho Cs saludando los mensajes del chat en uno de sus arranques de “¡pa’ facha yo!”, es natural. Los partidos independentistas han señalado lo evidente, que los juicios del 1-O no tienen las mínimas garantías, y han pedido la dimisión del presidente del Supremo y el CGPJ, Carlos Lesmes”.

     “Unidos Podemos no se ha atrevido a ir tan lejos y se han limitado a pedir que el CGPJ abra un expediente de investigación. Una leal y cortés petición en rueda de prensa que es aún más indolora que la petición de una comisión de investigación parlamentaria sobre elcaso Corinna que sabían no iba a salir”.

“Frente a esta “casta” reaccionaria,  dice Lupe, es necesariooponer un programa democrático que plantee medidas elementales como el fin de la elitista carrera judicial, que la elección de jueces sea por sufragio universal, que ninguno pueda cobrar más que el salario medio de un trabajador y que todos los juicios sean por medio de jurados populares”, concluye Santiago Lupe.

(*) SANTIAGO LUPE es un comentarista politico del digital “La izquierda Diario”

http://canarias-semanal.org/not/23593/-por-que-en-este-pais-nadie-osa-tocar-a-la-casta-judicial-franquista-/

Anuncios

CONCENTRACIÓN POR UN ABORTO LIBRE

27/09/2018

CONCENTRACIONFEMI28_9_2018


JORNADAS FEMINISTAS: GITANAS FEMINISTAS “SIN MIEDO A NADA”

27/09/2018

CHARLABRIGADAVIOLETA


La estupidez o provocación de Felipe VI. David Bollero

26/09/2018

PososAnarquia_Rey

Felipe VI se ha subido el sueldo un 1,5%. Ha escogido para ello el momento en el que más cuestionado está su papel en democracia y PP, PSOE y Ciudadanos cierran filas en torno a su figura para blindarlo. ¿Era realmente necesario subirse el sueldo para aumentar los 239.908 euros que se embolsó en 2017? Claro que no lo era; parece, más bien, un acto de provocación o una estupidez.

Quienes defienden a la institución obsoleta e inútil que es la monarquía en democracia, se aferran a la idea de que no se trata más que de la subida del 1,5% que tienen asignado todo el funcionariado público. La diferencia respecto a 2017 no es una cantidad demasiado elevada, si bien es cierto que para muchas personas es el sueldo de cinco meses, dada la precariedad del mercado laboral.

Personalmente, me parece un gesto mezquino por parte del Borbón, más aún considerando que, incluso, se aplica hasta el 0,25% que entró en julio, con lo que la subida en el total anual es, en realidad, de un 1,62%. La guinda del pastel a tamaña desfachatez es que Juan Carlos I, sin oficio pero con beneficio, también tiene subida de sueldo. El rey emérito pasa de ganar 191.124 euros el año pasado a 194.232 en 2018.

El mismo tipo para el que se ha tendido un blindaje jurídico con objeto de ni siquiera investigar unas grabaciones con las que, presumiblemente, cualquier polític@ tendría que dimitir (como poco), ganará este año 264 veces el Salario Mínimo Interprofesional. El mismo día que se exige la dimisión de la ministra de Justicia por una conversación de 2009 en la que supuestamente insulta a otro ministro, conocemos la subida de sueldo de quien, también en otras grabaciones, indiciariamente cobró comisiones por proyectos en Arabia Saudí. Viva la monarquía.

El gesto de Felipe VI, o es una estupidez o es una provocación… o ambas. Sea como fuere, a buena parte de la ciudadanía española se le está atragantando ya una Casa Real que nos sobra, que no queremos, que cual garrapata se atenaza a nuestra democracia y chupa todo cuanto puede. Sin embargo, el hartazgo de los Borbones y todo lo que representan es creciente, imparable, como prueban actos como el Encuentro Estatal por la República el próximo 10 de noviembre en Madrid.

Quisiera pensar que asistimos a los últimos coletazos de la monarquía en España, pero es preciso ser conscientes de que sus tentáculos están muy extendidos, como prueba el modo en que se impermeabiliza ante las manchas de corrupción con que está cubierta. Por eso, como solicitaba hace varias semanas, es importante continuar la movilización ciudadana contra esta institución, exigiendo la celebración de un referéndum que dé al traste con ella. Cuando lo hagamos, incluso quienes nunca han movido por un dedo por ello, se sentirán aliviad@s como cuando cesa ese ruido molesto de la campana extractora al que nos habíamos acostumbrado. Se acabaron sus provocaciones, sus estupideces y su impunidad.

https://blogs.publico.es/david-bollero/2018/09/25/sueldo-rey/


La inviolabilidad monárquica será derrotada por la realidad. Por Domingo Sanz

26/09/2018

joan-carles

Comprendo que al PSOE le interese proteger al rey, pues sus dirigentes actuales aún recuerdan que, sin la intervención del coronado por el dictador Franco Bahamonde unos años antes, Felipe González no le habría ganado las elecciones del 82 a un Suárez que previamente no hubiera sido desalojado de La Moncloa. Fue Juan Carlos I quien, con intrigas y amenazas antidemocráticas, acabó con quien había sido elegido libre y legalmente en las elecciones de 1977 y 1979. Incluso la aventura se le fue de las manos al monarca, y Tejero y los suyos se atrevieron a entrar a base de tiros en el Congreso de los Diputados en la tarde noche del 23 de febrero de 1981. Querían pescar en el río revuelto por las penúltimas borbonadas de la historia de España.

Además, ambas partes, tan interesadas en una inviolabilidad real que más se parece a un negocio de interés compartido, han sido pilladas en delitos muy graves. Un PSOE con sus antiguos AVE y Filesa y sus modernos ERE’s y un ex rey acusado por su amante Corinna de robarnos a todos mediante el cobro de comisiones ilegales. Vinculadas, eso sí, a la venta de productos y servicios de empresas privadas españolas a dictaduras peligrosas para la estabilidad mundial. ¡¡Casi nada lo que les conviene ocultar!!

Pero este país, siempre dispuesto a encontrar miligramos de aire libre hasta en las cloacas más putrefactas, conseguirá romper también el blindaje real. Veamos cómo.

Dado que tanta protección convierte al rey de España en alguien, en realidad “algo”, que no necesita defenderse de nada, la contrapartida necesaria es que nadie puede ni podrá jamás ofenderlo, pues ya se sabe que “no ofende quien quiere…”. Abre así, el propio gobierno y sin saberlo, la veda, quedando autorizada toda clase de munición verbal durante las partidas de caza imaginaria a la busca de chistes buenos y malos, insultos, improperios y cualquier cosa que moleste a la Monarquía entera, la pasada, la presente y la futura, si esta última se atreviera a nacer, que hasta el cronista Peñafiel lo duda. Se trata, para el pueblo llano, de poder respirar sin miedo, pues siempre será mejor sobrevivir como sea que morir podridos de cursilería y cinismo. Además, ahora nos sentimos más seguros, pues sabemos que es Europa, y no nuestro “bunker judicial”, quien protege la libertad de expresión en España. Con este panorama por delante, más les vale pensarse, a Felipe VI y su familia, abandonar para siempre La Zarzuela. O tendrán que aguantar todos los improperios sin mover un dedo, hasta que de repente uno, el más ingenioso y oportuno, los descomponga por dentro y terminen convertidos en juguetes rotos.

Siguiendo con los mismos protagonistas, hay ocasiones en las que se escribe por impulso. Como la de hoy. Paseas y te sientes ofendido por el nombre de una plaza. Siempre he respetado el valor de la memoria y, por eso, soy contrario a denominar lugares con los nombres de personas que sigan vivitas y coleando, esto último con cualquiera de los múltiples sentidos que usted le quiera conceder al comportamiento de nuestro emérito, todos procedentes si son inconfesables. Resulta que la vida que nos queda por delante es siempre tan larga, y tantas, tan inmensas y tan peligrosas las tentaciones que nos esperan a la vuelta de cada esquina, que hasta el héroe más templado puede terminar cubierto de caca de la mala y enmerdándonos a todos. “Sensu contrario”, soy partidario de borrar de cualquier lugar público los nombres de los criminales muertos, entre otros los franquistas, pues ya no tienen oportunidad de blanquear su currículum ni con mil montañas de caridades y cinismos que quisieran levantar. Que los coloquen en su sitio, los libros de historia, no vaya a ocurrir que algún paseante incauto pueda pensar que los admiramos.

Este quiebro discursivo ha venido a cuenta de un paseo, ayer domingo, por la plaza más concurrida de Palma de Mallorca.

Encontré, junto a otros también terrenales, el cartel municipal que le da nombre: PL. JOAN CARLES I.

Lo imaginé boca abajo y me sentí reconciliado.


Grosfoguel responde a Anguita y Monereo

25/09/2018

En este nuevo vídeo Ramon Grosfoguel responde a los artículos de Julio Anguita y Manolo Monereo, lideres de la izquierda españolista, donde alaban las políticas económicas del gobierno neofascista italiano y niegan el caracter fascista de dicho gobierno.

grosfoguel3-1024x576

En este nuevo vídeo Ramon Grosfoguel responde a los artículos de Julio Anguita y Manolo Monereo, lideres de la izquierda españolista, donde alaban las políticas económicas del gobierno neofascista italiano y niegan el caracter fascista de dicho gobierno. Esta intervención forma parte de los debates actuales dentro del estado español.

 

http://kaosenlared.net/grosfoguel-responde-a-anguita-y-monereo/


Preston aboga por arrojar los restos de Franco al mar

24/09/2018

paul_preston_07-kZeE-U601001721756Q9G-624x385@El Norte

Bajo el lema ‘¿A dónde va España? Lecciones de Historia’, se ha vertebrado en el marco de actividades del Hay Festival un coloquio entre el periodista Giles Tremlett y el historiador Paul Preston, que acudieron a las raíces de los diferentes problemas de España para tratar de explicarlos y dar con la solución más óptima. Desde la situación del Valle de los Caídos al procés de Cataluña, los dos expertos resaltaron las líneas más evidentes, dibujaron otras nuevas y unieron con diferentes puntos ambos discursos a lo largo de una animada charla en el Aula Magna de la IE University de Segovia.

«Para explicar todo conflicto político hay que partir de tres aspectos: la incompetencia, la corrupción y las consecuencias que estos dos tienen sobre el pueblo», indicó Preston. El autor de ‘La guerra civil española’ recordó las bases históricas que explican el nacionalismo de esta comunidad; «desde el XIX Cataluña ha aportado cierto dinamismo económico, y ha buscado un distanciamiento de los dos representantes del Gobierno central, tanto conservadores como liberales, que se movían más en torno a la oligarquía agraria andaluza y castellana».

La traición de Miguel Primo de Rivera, la declaración unilateral de Macià o la promesa de un estatut que hizo el gobierno de la II república vienen a corroborar las tesis de Preston: «Siempre va a haber un problema cuando no hay flexibilidad en un lado y las pretensiones del otro no son realistas». Este aforisma le sirve para entonces, y funciona, a su vez, para el ahora.

Para Tremlett, la facción independentista ha ganado una batalla de relaciones públicas frente a la inoperancia del Gobierno central, que ha propiciado un discurso favorable a sus pretensiones y vencer en la pugna por el relato: «Hay algo positivo en todo esto», matizó, «y es que ya muchos, sobre todo catalanes, han podido ver qué es realmente el nacionalismo catalán, y están en condiciones de debatir sobre qué es lo que realmente quieren para sí mismos, si un referéndum u otra solución».

Sobre otra de las polémicas actuales, el Valle de los Caídos, Tremlett señaló que la exhumación de Franco será «un alivio a medias», mientras que para Preston resultaría «inimaginables unos monumentos así a Mussolini o a Hitler en Italia y Alemania». Sin embargo, el historiador encuentra difícil una solución satisfactoria para todos: «Con el control de los medios a su alcance, el franquismo lavó el cerebro a los españoles, que tomaron como hombre providencial al responsable de un régimen de terror».

Desdeña así la creencia extendida que sostiene que Franco quiso un monumento para ambos bandos: «Fue un acto de megalomanía, como el faraón que ordena construir una pirámide para sí». Para Preston, la solución pasa por arrojar los restos del dictador al mar, una decisión que evitaría crear un lugar de culto y peregrinaje fascista y que supondría, por añadido, no un desaire sino un homenaje a un militar que siempre quiso ser marino.

Preston también recordó, en el turno de preguntas, la figura del recientemente fallecido Josep Fontana, «un grandísimo historiador y una magnífica persona a quienes los profesionales echaremos mucho de menos».

https://www.elnortedecastilla.es/segovia/preston-aboga-arrojar-20180922220514-nt.html#comments