La valoración de la monarquía sigue bajo mínimos

15/10/2018

La monarquía en España suspende entre los votantes de todos los partidos, incluidos los de derecha. Así se concluye del último panel online de Electomanía, elaborado con una muestra de 2075 respuestas a lo largo del territorio nacional. Ni siquiera los votantes de PP, Vox y Ciudadanos, sector históricamente más proclive a dicha institución, aprueban en sus valoraciones a la Familia Real.  Aunque según la serie histórica del CIS, interrumpida en marzo de 2015, hubo momentos en que la institución fue valorada incluso peor que ahora por los ciudadanos –en concreto, desde finales de 2012 hasta bien entrado 2014–, en la actualidad la mayoría de los consultados valora negativamente la monarquía, a la que ponen una nota media de 3,8. Por edades, todos la suspenden, aunque los mayores son más benevolentes con ella que las personas jóvenes y de mediana edad.

Por comunidades autónomas, aunque el suspenso es general, existen grandes diferencias entre unas y otras, destacando el País Vasco por el lado negativo y Canarias y el centro peninsular por el menos malo.

Por partidos, los votantes situados más a la derecha rozan el aprobado, mientras que los nacionalistas dan a la monarquía un suspenso rotundo. Ciudadanos, y sobre todo, el PSOE, quedan en una posición intermedia.

Cuando se da a los españoles la oportunidad de escoger entre una hipotética república y la monarquía, la sociedad se muestra profundamente dividida. Si hace tres meses, cuando Electomanía preguntó sobre este asunto, ninguna de las dos opciones alcanzaba el 50%, hoy sigue ocurriendo lo mismo. Si acaso, se ha producido un ligero aumento de los indecisos. La monarquía sigue siendo preferida por un porcentaje ligeramente superior, que este caso es de un 48,1% frente a un 45,6% de personas que preferirían una república.

80

Esta aparente igualdad encubre una profunda brecha territorial: mientras el País Vasco y Cataluña son netamente republicanas, la meseta se inclina claramente hacia la monarquía.

También existe una brecha generacional, aunque no tan pronunciada.

Entre los jóvenes, la opción republicana aventaja ahora a la monárquica por 14 puntos de diferencia (54% frente a 40%), mientras que entre los mayores la monarquía se impone por un margen de un 10% (53 a 43).

https://ctxt.es/es/20181010/Politica/22224/monarquia-suspende-38-incluida-derecha–panel.htm

Anuncios

El rey Felipe VI rechaza la escoba que le ofrece un vecino de la riada de Mallorca

15/10/2018

Vecinos graban y suben a Facebook un video donde piden ayuda al monarca, este les respondería que ‘no podía’.

El vecino, de nombre en redes sociales Oscar Tarela, escribía en su perfil de Facebook que le había ofrecido un escobón al rey Felipe VI en San LLorenç, sin embargo, éste lo habría rechazado argumentando que “no podía”.

El vecino de Mallorca admite que le “daba la mano finalmente por educación”. En el mismo mensaje, Tarela subrayaba que en ningún momento ha querido vacilar al monarca, sino que ayude de algún modo y finalizaba afirmando que “no simpatizar con la monarquía no hace que no ame su bandera y su país”. En la misma publicación, el internauta adjuntaba el vídeo de la escena junto al resto de vecinos de la zona.

No obstante, no ha sido éste el único pronunciamiento del vecino mallorquín, pues ayer, escribía un comunicado en su perfil de Facebook donde se dirigía a aquellos que le criticaron por ofrecerle la escoba al monarca y finalizaba argumentando que no la rechazó por protocolo porque, según él: “cuando le interesan bien que se lo saltan, mi alcalde vino con nosotros el día de ayer con una escoba a ayudar a limpiar, haría más o menos, pero estuvo allí con nosotros”.

En definitiva, una polémica de la que los reyes Felipe VI y Letizia han evitado pronunciarse.

Los reyes acudieron a Mallorca a saludar a los vecinos afectados por la riada

El desfile de las Fuerzas Armadas [VIDEO] costó más de 500.000 euros a las arcas públicas, un desfile que forma parte de la tradición, sin embargo, de poco sirvió a los vecinos de Mallorca que sufrieron la riada, quienes perdieron sus casas e incluso a sus familiares. Una riada que se ha llevado por delante más de diez fallecidos.

Los reyes recorrieron la tarde del viernes las calles de Sant Llorenç que el pasado martes quedaron anegadas por el desbordamiento de un torrente. Saludaron a cientos de víctimas a quienes expresaron su pesar. “Nos vamos con un mensaje y con una imagen muy positiva de la enorme capacidad de superación y de solidaridad”, dijo el rey a reporteros.

https://es.blastingnews.com/sociedad/2018/10/el-rey-felipe-vi-rechaza-escoba-ofrecida-por-un-vecino-afectado-por-la-riada-en-mallorca-002745803.html


Ni el Rey ni el Gobierno frenan la concesión del ducado de Franco a la nieta del dictador

04/07/2018

Ducado-Franco-696x656

La nieta del dictador Francisco Franco, Carmen Martínez-Bordiú Franco, es oficialmente desde este mismo miércoles 4 de julio duquesa de Franco, con Grandeza de España, según publica el Boletín Oficial del Estado (BOE). Nadie ha puesto impedimento alguno para que el título nobiliario que otorga el Rey siga plenamente vigente tras el fallecimiento de la que lo ostentaba hasta el pasado diciembre, Carmen Franco Polo, hija única del hombre que dirigió el destino de este país durante casi cuatro décadas tras una cruenta guerra civil.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), tras pedir la intermediación del Defensor del Pueblo por lo que considera un reconocimiento “intolerable” desde “cualquier punto de vista democrático”, mantiene una denuncia en la Fiscalía General del Estado tras comprobar que la nieta del dictador había ejercido el pasado marzo su derecho a optar a la sucesión de este título nobiliario en vigor y creado por Juan Carlos I en noviembre de 1975 “en atención a las excepcionales circunstancias y merecimientos” que concurrían apenas seis días después del fallecimiento de Franco. Hasta este momento, la Corona de España no ha realizado ningún movimiento para que el título nobiliario deje de tener vigencia.

El mismo día que se debatía la moción de censura en el Congreso de los Diputados, el 31 de mayo pasado, el ex ministro de Justicia Rafael Catalá firmaba la disposición en la que se expide la Real Carta de Secesión del título de Duque de Franco, de conformidad con lo previsto en el Real Decreto del 27 de mayo de 1912, “previo pago del impuesto correspondiente”.

La hija mayor de la recientemente fallecida hija del dictador solicitó la sucesión del título de Duque de Franco tras la muerte de su madre el pasado 29 de diciembre. El BOE del pasado 26 de marzo daba un plazo de 30 días para que fuese reclamado por “aquellas personas que se consideren con derecho al referido título”.

Este título nobiliario fue creado sólo unos días después de fallecer el dictador por el rey Juan Carlos I y el BOE de este 4 de julio de 2018 publica un total de 13 disposiciones sobre títulos nobiliarios, entre las que se incluye la referida al ducado de Franco.

En un reciente pleno parlamentario durante el mandato de Mariano Rajoy, los votos de los diputados de PP, PSOE y Ciudadanos rechazaron una proposición de ley de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en la que instaba al Gobierno a eliminar los títulos nobiliarios por considerarlos propios de “etapas autoritarias” y por suponer “una anomalía democrática más” de la democracia española, según el portavoz de ERC, Joan Tardá.

Los partidos constitucionalistas argumentaron entonces que el mantenimiento de estos privilegios nobiliarios se debe a que los títulos de este tipo “no suponen ningún privilegio” porque consideran que “no llevan consigo contraprestación alguna, sólo tienen carácter simbólico y honorífico”.

Pese a ello, el actual secretario de justicia del PSOE, Juan Andrés Perelló, presentó en la División de derechos de Gracia del Ministerio de Justicia una alegación contra la sucesión de este ducado. Unidos Podemos, por su parte, presentó una proposición no de ley en el Congreso en este mismo sentido. Tampoco ha prosperado de momento la denuncia ante la Fiscalía por parte de las víctimas del franquismo, que creen que la vigencia del ducado de Franco “atenta contra los valores democráticos y contra los derechos de protección por parte del Estado que ostentan las víctimas de las numerosas y terribles violaciones de derechos humanos llevadas a cabo por el dictador Francisco Franco y su régimen de terror”.

El Gobierno de Rajoy se negó a frenar la sucesión del ducado porque, según Catalá, su mantenimiento “no genera ningún privilegio”, mientras recriminaba a los socialistas no haber hecho nada al respecto durante los años en los que ellos gobernaron.

Los títulos otorgados por la Familia Real se rigen por un real decreto de 1987 que regula los títulos de la Corona. El resto de los títulos, entre los que se encuentra el del ducado de Franco, sigue lo dictado por la ley franquista de mayo de 1948 (Decreto de 4 de junio de 1948 por el que se desarrolla la Ley de 4 de mayo de 1948 sobre Grandezas y Títulos nobiliarios) y demás leyes nobiliarias. En ese real decreto se establece que sólo el Rey, como jefe del Estado, tiene “la gracia y prerrogativas” sobre ellos.

http://diario16.com/rey-gobierno-frenan-la-concesion-del-ducado-franco-la-nieta-del-dictador/


Más de 140 cargos con el PP tienen derecho a un sobresueldo vitalicio en la Administración

12/06/2018

imagen-sin-titulo

Al menos 142 funcionarios de carrera que han ostentado altos cargos durante el Gobierno de Mariano Rajoy tendrán derecho a un complemento salarial si vuelven al rango que ocupaban antes de entrar en política. El sobresueldo, vitalicio, está garantizado gracias a la Ley de Presupuestos aprobada por el PSOE en 1990 y nunca modificada por los gobiernos siguientes. En su artículo 33, la norma garantizó esta paga para los funcionarios de carrera que, tras haber ocupado cargos de dirección en un Gobierno (sea nacional, regional o local) durante al menos dos años, volvieran a su nivel inicial. No es una retribución fija, sino que se adapta para cubrir la diferencia entre el puesto como alto cargo y el nivel menor al que volvería.

Este complemento, conocido como ‘nivel 33’, una denominación informal que deja de manifiesto que el complemento va más allá de los 30 niveles previstos para los funcionarios, ha sido declarado “discriminatorio” por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares. Esta comunidad autónoma lo ha eliminado desde enero de 2016, gracias a un acuerdo entre PSOE, Podemos y nacionalistas.

De los 149 altos cargos del reciente Gobierno de Rajoy que pertenecen a algún cuerpo funcionarial del Estado, siete son diputados, incluido el hoy expresidente del Gobierno, registrador de la propiedad desde 1974. Por eso, volverán a su escaño y no a su puesto como empleados públicos ‘rasos’. Los otros 142 sí podrán decidirlo y, en el caso de volver a su puesto, contarán con las ventajas del ‘nivel 33’. En 2017, estos complementos suponían unos dos millones de euros anuales para las arcas públicas.

En el Ejecutivo saliente, el Ministerio de Hacienda y Función Pública es el que cuenta con más funcionarios de carrera. De los 33 altos cargos, solo el ministro, Cristóbal Montoro, y el secretario de Estado, Enrique Fernández de Moya, no lo son. En el de Exteriores lo son 15 de 22, por la abundancia de miembros del cuerpo diplomático. El mismo Alfonso Dastis, que no es diputado, contaría con el complemento si volviera a sus funciones. Por otro lado, en Presidencia abunda el personal ajeno a la carrera pública y solo tres (Rajoy incluido) de sus 11 altos cargos pertenecen a algún cuerpo de trabajadores del Estado.

Los funcionarios del Cuerpo de Administradores Civiles son mayoría entre los altos cargos que abandonan ahora el Gobierno (22), seguidos por los abogados del Estado (12).

Puedes seguir leyendo el resto de la noticia en la siguiente dirección:

https://www.elconfidencial.com/espana/2018-06-07/altos-cargos-gobierno-sobresueldo-nivel-33_1574468/


Monarquía española: historia reciente y sondeos actuales

08/06/2018

 

IMG-20180608-WA0010La actual monarquía española se origina en una decisión del dictador fascista Franco que, tras derrocar el legítimo régimen democrático de la segunda república mediante un intento de golpe de estado y una cruenta guerra civil, reinstauró la monarquía designando como su sucesor a título de rey al entonces príncipe Juan Carlos. La buena relación entre ambos no ha sido nunca desmentida. Parece ser que el propio Juan Carlos no consentía que se hablara mal del anterior dictador en su presencia. Es digno de mencionar que Juan Carlos Borbón creó el ducado de Franco para sus herederos, un título con grandeza de España que justificó calificando la dictadura como: “una gloriosa etapa histórica de nuestra Patria”. Este título sigue aún vigente, posiblemente porque el actual rey no se atreve a eliminarlo pues pondría de nuevo en relieve la relación de su padre con el dictador, volviéndose contra él como lo haría un búmeran.

Tras la muerte del dictador, la monarquía se presentó como la única opción posible para recuperar un sistema democrático en España. Era monarquía y democracia, o seguir con la dictadura fascista hasta que ella misma se agotara de manera inevitable en un tiempo de duración imprevisible. Con estos mimbres es difícil que los monarcas borbones sean percibidos de manera positiva por una gran parte de la población española. Cualquiera que se identifique de alguna manera con los sectores más perseguidos durante la dictadura fascista sentirá una retención especial contra ellos.

Y lo anterior lleva de manera natural a que la monarquía requiera de especiales medidas de protección para impedir el deterioro de su frágil imagen. Es imprescindible para ello que los medios de comunicación colaboren eligiendo las noticias relativas a la familia real que deben llegar a la opinión pública. Este tamiz informativo funcionó de manera casi perfecta durante la mayor parte de la duración del reinado de Juan Carlos. Todos los diarios, emisoras de radio y cadenas de televisión, o al menos todos los más influyentes, presentaban a la familia real española como un ejemplo de comportamiento frente a otras familias reales foráneas, e incluso algunos presidentes de otros países, que acumulaban escándalo tras escándalo. Pero, como bien sabía Abraham Lincoln, no se puede engañar a todo el mundo durante mucho tiempo, y la aparición en la familia borbónica de sucesivos enredos, líos, negocios sospechosos e incluso posibles delitos dilucidados judicialmente desembocaron en la abdicación del, ya provecto, anterior rey, algo impensable solo unos pocos años antes. Esta drástica solución pretendía llevar a la praxis el famoso lema gatopardista: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”. El barniz de virtudes ejemplares pasaba así, sin solución de continuidad, del “campechano” al “preparado” sin que, al parecer, se hiciera mella relevante en la opinión de los españoles, que en este caso hacían el papel de obedientes súbditos.

Llegados aquí, uno se pregunta hasta qué punto todo lo anterior se refleja en la práctica en la opinión pública. ¿Es posible que todo lo relatado no haya favorecido una desconfianza hacia la monarquía e incluso un aumento relevante del sentimiento republicano? En la sociedad actual, sería lógica una profusión de encuestas y sondeos relativos a tan fundamental asunto. Pero uno de los métodos que usa el estado para proteger a la monarquía en España es no preguntando a los españoles qué opinan de esta institución del estado. El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) lleva tres años sin preguntar por la opinión que les merece la monarquía. No debe sorprendernos que deban recurrir a esta y otras argucias para su protección, pues el sabor antidemocrático que destila no es debido, como ya hemos visto, únicamente a su propia esencia basada en una sucesión hereditaria por línea sanguínea.

En el desierto estadístico sobre este asunto aparece de vez en cuando un pequeño oasis, y esto ha ocurrido hace poco tiempo. Nuestra sed informativa se ve relativamente calmada por un sondeo cuyas fuentes, no sorprendentemente, provienen de allende nuestras fronteras. La encuesta, realizada por Ipsos Global Advisor, nos aporta algunas refrescantes gotas de información. Primero, un 37% de españoles opina que abolir la monarquía sería lo mejor para el futuro del país, frente al 23% que cree que cambiar de régimen sería negativo. El peor resultado de todas las monarquías europeas. A ello se añade que el 52% de la población se muestra a favor de celebrar un referéndum sobre monarquía o república en España, una reivindicación nunca atendida que se remonta a la época de la transición. Este porcentaje aumenta significativamente entre los más jóvenes y entre la población que se considera más de izquierdas en sus opiniones políticas. Se echa evidentemente en falta una pregunta directa que obligara a elegir entre república y monarquía como forma de gobierno.

Los números anteriores pueden dejar bastante satisfechos a algunos republicanos, pero no parecen demoledores en sí mismos para la institución monárquica. ¿Por qué entonces esa resistencia a publicar resultados de sondeos similares obtenidos mediante la actuación del CIS? Evidentemente, esos estudios existen y se realizan constantemente, aunque no se publiquen los resultados. Aquí entraré en el terreno de la hipótesis, si bien sustentada de forma indiciaria en multitud de formas. Un análisis detallado de esas encuestas llevaría seguramente a una opción republicana claramente mayoritaria ente los sectores más jóvenes de la población española, lo cual evidenciaría que la monarquía severia abocada a su desaparición en un breve plazo de tiempo. Y segundo, pero no menos importante, un análisis territorial revelaría la holgada victoria republicana en al menos dos comunidades relevantes: Cataluña y Euskadi. Un golpe directo a la supuesta condición de garante de la unidad de España de la monarquía. Más bien aparecería como un revulsivo del separatismo.

Quizás el final de la monarquía sucesora del franquismo no esté muy lejano. En todo caso, recuerden, no hay dos sin tres y a la tercera va la vencida.

Salud.

https://www.meneame.net/m/Art%C3%ADculos/monarquia-espanola-historia-reciente-sondeos-actuales


Rajoy dimite y ganará 7.000 euros mensuales como ex Presidente. ¡No te vayas, Mariano!

06/06/2018

Los ex Presidentes tienen un sueldo vitalicio de 80.000 euros al año que es perfectamente compatible con otras atribuciones. Un chollo con sabor a hurto.

El expresidente del Gobierno y líder del PP dijo a los suyos que ha llegado el momento de poner «punto final» a esta etapa, tras de 14 años como presidente del partido y 40 de carrera política como “liberado”. Los miembros del Comité Ejecutivo Nacional del PP le han aplaudido. Mariano se incorpora así al sueldo de por vida que también cobran Aznar, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Aparte de otras prebendas.

«El PP ha de seguir avanzando con el liderazgo de otra persona. Es lo mejor para mí y para el PP». «Creo que también es lo mejor para España». Rajoy anunció que se convocará pronto una Junta Directiva Nacional para convocar un Congreso extraordinario que abra una nueva etapa en el partido, con una nueva dirección y que resueva la guerra que se ha desatado entre las familias que apoyan a Feijoo, Soraya y Cospedal.

El Real Decreto 405/1992 del 24 de abril se establece el Estatuto de los Ex Presidentes del Gobierno  les corresponde un sueldo vitalicio fijado en los Presupuestos Generales del Estado es de 79.336 euros brutos al año, lo que significa cobrar más de lo que percibe Rajoy como Presidente del Gobierno que es en la actualidad de 78.185. Además del salario, el Real Decreto establece en su artículo 3 que los Ex Presidentes tendrán derecho a contar con dos funcionarios (un asistente personal y un secretario), con una dotación para gastos de oficina “atenciones de carácter social y, en su caso, alquiler de inmuebles…”, un automóvil con chófer y escolta y seguridad. Y como último apartado en las dispensas a recibir  en los viajes pase libre “en el transporte aéreo, marítimo y terrestre”.

http://insurgente.org/rajoy-dimite-y-ganara-7-000-euros-mensuales-como-ex-presidente-no-te-vayas-mariano/


El Supremo podría anular la instrucción del Caso Noos

06/06/2018

URDANGARIN-696x402

El Juzgado de Instrucción número 9 de Palma de Mallorca acaba de admitir a trámite la querella que el ex presidente del Govern Balear, Jaume Matas, presentó contra Rafael Balaguer, el perito judicial que inició con sus informes el caso Palma Arena, del que forma parte como pieza separada el denominado caso Noos.

La querella trae causa del interrogatorio al que fue sometido hace varios meses el arquitecto Rafael Balaguer por parte de la defensa de Matas y cuyo contenido habría pasado inadvertido hasta el momento.

Según el escrito de querella, el perito utilizado por el juez José Castro para investigar las irregularidades del velódromo que construyó el ex presidente balear Jaume Matas confesó que comenzó a trabajar con el instructor antes incluso de que existiera el caso. «Trabajé con Castro en los prolegómenos de la querella», dijo Balaguer, trasluciendo que el procedimiento se puso en marcha antes incluso de que la Fiscalía Anticorrupción interpusiera la querella por el desfase presupuestario del recinto deportivo el 26 de agosto de 2008 ante el Juzgado de Instrucción número 8 de Palma.

En sus declaraciones Rafael Balaguer, que es además presidente de la Comisión Deontológica del Colegio de Arquitectos de Baleares, se refirió a estos encuentros previos con quien fuera posteriormente designado como juez del caso como «informales» y reconoció además que se incorporó al procedimiento del Palma Arena sin que mediara su designación oficial como perito.

De ser ciertos los hechos descritos en la querella presentada por el delito de falso testimonio contra el arquitecto Rafael Balaguer, resultaría que los mismos hechos imputados al perito podrían ser calificados además como constitutivos del delito de nombramientos ilegales del artículo 406 del Código Penal, que castiga a quien acepte la propuesta, el nombramiento o la toma de posesión para el ejercicio de un cargo público sabiendo que carece de los requisitos legalmente exigibles.

Si esto fuera así, que lo es, la investigación penal debería dirigirse también contra el Juez Castro por una supuesta prevaricación como modalidad del delito de nombramientos ilegales, esta vez, del artículo 405 anterior, que castiga con la misma pena de multa, y además con suspensión de empleo y cargo público,  precisamente a la autoridad o funcionario público que en el ejercicio de su competencia y a sabiendas de su ilegalidad, propusiere, nombrare o diere posesión para el ejercicio de un determinado cargo público a cualquier persona sin que concurran los requisitos legalmente establecidos para ello.

De esta forma, y según se desprende de las propias declaraciones de Rafael Balaguer, el Juez Castro supuestamente le habría propuesto para el ejercicio del cargo de perito sin que ni uno ni otro tuvieran competencias para hacerlo, toda vez que el procedimiento penal ni siquiera se habría iniciado formalmente.

Como quiera que la presunta comisión de este delito de nombramientos ilegales entre el juez instructor y el perito que inició con sus informes el caso Palma Arena pudiera suponer motivo de revisión de la sentencia condenatoria que finalmente se dicte en la pieza separada conocida como el caso Noos, es previsible que el Tribunal Supremo se anticipe a dicha causa de revisión y declare la nulidad radical de aquella parte de la instrucción que precisamente pudiera estar viciada por esa falta de competencia del juez instructor y del perito, que no es otra que la que afecta a Iñaki Urdangarin y parcialmente a Jaume Matas.

http://diario16.com/supremo-podria-anular-la-instruccion-del-caso-noos/