LA COMUNIDAD EDUCATIVA DE SEGOVIA SE ORGANIZA Y MOVILIZA

30/09/2020

En la tarde del martes, 29 de septiembre, nos hemos reunido en Asamblea unas 50 personas pertenecientes a las siguientes organizaciones y colectivos de la comunidad educativa de Segovia: Alumnos de la “Casa de los Picos”, de los IES “Ezequiel G.”, “M. Moliner” y “M. Quintanilla”, Asamblea de Trabajadores del IES “Ezequiel González”, CCOO, CGT, FEDAMPA, Madres y padres de alumnos de la Casa de los Picos, Profesores de la “Casa de los Picos”, de los IES “La Albuera”, “M. Moliner”, “M. Zambrano” y “Peñalara”, STEs, UGT, Colectivo Republicano A. Machado y Foro Social.

Hemos valorado la situación de la educación y el inicio de curso en nuestra ciudad y provincia, considerando que lejos de lo que dicen las autoridades educativas, en general colegios e institutos no han empezado con normalidad sino con múltiples problemas, sin garantías de seguridad y con una gran incertidumbre.

Hemos acordado unir fuerzas, trabajar coordinadamente para dar una respuesta unitaria y organizada ante esta situación, única forma de abrir la puerta a la solución de esos problemas, que se concretará en una primera acción consistente en una concentración el miércoles, 7 de octubre, a las puertas de la dirección Provincial de Educación.

Los lemas que presidirán dicha movilización y, en general, nuestra labor serán:

“¡Por un curso académico con todas las garantías sanitarias!”, “¡Por una educación pública, democrática y de calidad!”. Así mismo, reivindicamos 6 puntos básicos para garantizar ambos objetivos:

1. Apuesta por la enseñanza presencial, con todas las medidas de seguridad, única que puede garantizar el Derecho a la Educación mejorándola y corrigiendo los desajustes actuales, evitando la brecha social y educativa del alumnado con la enseñanza online.

2. Disminución de las ratios: 12 en Infantil y Primaria, 15 Secundaria y Bachillerato, teniendo en cuenta el tamaño de las aulas de los centros, sobre todo en los Ciclos Formativos, al objeto de garantizar una separación real de 1,5 metros entre los alumnos.

3. Urgente incremento del necesario (de acuerdo a esas ratios) número de docentes, del personal de limpieza, de administración y ordenanzas, y dotación de personal sanitario.

4. Urgente dotación, ampliación o creación de espacios para los centros.

5. Respeto del turno del día en el que se matricularon los alumnos.

6. Plan inmediato de construcción de instalaciones e infraestructuras.

Hemos acordado, también, iniciar una recogida masiva de firmas con el objetivo de movilizar al conjunto de la comunidad educativa de Segovia.

Por último, hacemos un llamamiento al conjunto de la sociedad segoviana, pero en especial, a los trabajadores de la educación, a los estudiantes, a padres y madres, a apoyar y asistir dicha concentración, a movilizarse para defender unas mejores condiciones laborales y de estudio, a defender nuestro derecho a una educación democrática y de calidad y a organizarse en sus centros de trabajo y estudio para garantizar la continuidad de la lucha.

¡Viva la educación pública!


Sánchez descubre contubernio entre Lesmes y Felipe VI. Domingo Sanz

28/09/2020

Contubernio: “Alianza o liga vituperable” (RAE). Más fácil de traducir: “Acuerdo o alianza para fines censurables” (Google).

Pasado mañana, lunes y 28 de septiembre, estaré al tanto de La SER a las 08:30 a.m. para saber si Iñaki Gabilondo se atreve a responder a la oferta de debate que le ha propuesto el sevillano Javier Pérez Royo y que el vasco no debe ignorar si no quiere parecer muy cobarde. El catedrático rechazó ayer la “bajada de pantalones” (de Sánchez ante los independentistas) de la que Gabilondo se hizo eco en su intervención del jueves 24, respondiéndole con un interesante “Justamente al revés, Iñaki”. Seguro que se conocen, pues Javier colaboró con la SER durante años. Y, además, Iñaki es el mismo periodista que hace poco no le dolían prendas reconociendo la mucha vista gorda que él y tantos le han regalado a Juan Carlos I durante décadas. La misma que le estafaban a la sociedad que sostiene la libertad de prensa.

Después de las previas, comencemos. Tras mucho leer y pensar, y otro tanto dormir para borrar unas conclusiones y subrayar otras, he decidido abonarme a la tesis de que, en el corto plazo, la explicación principal para lo ocurrido en la Escuela Judicial de Barcelona el 25 de septiembre de 2020 se oculta en las respuestas a estas dos preguntas:

¿Cuántas toneladas de paciencia necesita un presidente de gobierno que no se llame Rajoy sino Sánchez, con un rey de monarquía restaurada en pecado mortal* y que tiene la manía de meterse donde sabe que puede molestar, esta vez a medias con un presidente de los jueces caducado hace dos años?

Respuesta: X toneladas de paciencia.

¿Pero, qué valor puede alcanzar X si ese Sánchez ha pillado a ese rey y a ese presidente de jueces, juntos y revueltos, en un renuncio?

Respuesta: el valor de X tenderá a cero, según lo que Sánchez quiera mostrar de su As de Espadas de Damocles.

Ante el combate del 25 de septiembre Sánchez solo ha enseñado un poco de su As, pero sí se ha dedicado a contar chistes para que nos rompamos de risa, como el de afirmar que el Gobierno “protege al rey” sin añadir “de sí mismo”.

El As de Damocles, pero sin la metáfora, lo anunciaba el analítico Ekaizer cuando, el mismo día 25 y en torno a las diez y media de la mañana nos recordaba, a quienes no solo vemos televisiones españolas y muy españolas, que Lesmes se había comprometido con Felipe VI en persona, y sin conocimiento de Sánchez, para que la sentencia del Tribunal Supremo sobre la inhabilitación de Torra no se publicara antes ni durante el mismo día de la presencia de ambos en Barcelona. 

Y nadie puede pensar que, conociendo Ernesto un compromiso de ese nivel y secreto, es decir, de los que se cumplen, no lo conociera también Pedro.

Y en la cabeza del presidente del gobierno la maldad que no puede soportar es la de un Lesmes que se compromete a alterar la agenda de la justicia y sus sentencias para que no se mueva ni una mosca mientras hace de anfitrión del rey de España. Como cuando en España no se movían ni las moscas.

¿Qué se han creído estos dos?, fue lo que pensó Sánchez, y se dejó llevar por su instinto ganador.

Y, pensado y decidido, lo que hizo fue alterarle él la agenda al rey, porque esa clase de trampas, se dijo, solo las puedo hacer yo, que para eso tengo que presentarme a las elecciones.

Sin salir de Pedro, resulta evidente que, a diferencia de lo que hizo con su implicación en la huida de Juan Carlos I, esta vez sí ha compartido la información con su vice Pablo, pues éste ha delegado en Alberto, el de IU, la crítica dura y a tiempo contra Felipe VI. Eso sí, después de que fuera el propio Pablo quien, hace seis días, diera la orden con su intervención en el Consejo Ciudadano de Podemos, convirtiendo la República en objetivo prioritario de Podemos.

Una propuesta para Pablo: ¿Por qué no propones un cambio de nombre y le llamáis “Consejo Republicano? No os debería dar vergüenza copiar a Puigdemont.

Podemos afirmar que estamos en tiempos veloces y revueltos si nacen preguntas nuevas de cada acontecimiento que recordamos: ¿Cuándo le dijo Sánchez a Iglesias que iba a provocar el conflicto institucional del 25 de septiembre? ¿Antes o después del 19?

Y también si descubrimos conclusiones, que esta vez demoraremos al segundo asterisco** para no interrumpir la lectura.

Y también si cada vez que escucho las noticias debemos tirar a la papelera lo que llevamos escrito (ya estoy harto de este artículo).

Pero faltaba Lesmes. Ese señor sabe que ha mentido cuando en su discurso de hoy ha dicho “sean cuales sean las circunstancias que lo han motivado”, porque sabe que la única circunstancia es que Sánchez se ha enterado de su pacto sobre la sentencia de Torra con el rey, y lo que Lesmes ha olvidado, ya lo hemos dicho, es que las guarrerías de esta clase solo las hace el gobierno de España. Y con sus propias cloacas.


El Papus, testigo de una Memoria a convenir que seguirá crucificada. Domingo Sanz

25/09/2020

He recibido de mi amigo Manuel Cámara, quien fuera secretario general de CC.OO. hasta 1996 y también senador unos años después, este vídeo sobre la represión franquista contra trabajadores en Sardina del Norte, Gran Canaria, en septiembre de 1968, con dos heridos graves por disparos de la Guardia Civil y condenas de hasta once años de cárcel a trabajadores que violaron las leyes de la época, también aplicadas por jueces que habían estudiado Derecho.

Entonces, mitad alegre y mitad nada, le he dicho a Manolo lo que él también sabe: con la nueva Ley de Memoria Democrática de la que el Gobierno tanto presume, aquella sentencia injusta será anulada, aunque medio siglo después y cuando ya no sirva para reparar la injusticia. En cambio, y aunque solo lo sería simbólicamente, no serán reprendidos ni los mandos policiales que dispararon a personas desarmadas a las que podrían haber matado, ni los jueces que sabían que condenaban a inocentes.

No le he recordado a mi amigo, en cambio, los crímenes que, cometidos por miembros de la misma banda, aunque ya en tiempos de derrota temporal, quedarán fuera de una ley que seguirá excluyendo de la Memoria los periodos de nuestra historia sobre los que no conviene legislar.

Es tal el número de delitos cometidos por franquistas de los que esta ley no recordará ni a las víctimas porque fueron cometidos aprovechando que Juan Carlos I había sido proclamado rey de España, que son mayoría las fechas que cada año los recuerdan.

Fácil es, pues, que se produzcan casualidades. Fer, quien fuera director de “El Papus, revista satírica y neurasténica”, ha venido a fallecer cinco días antes del 43 aniversario del atentado que los terroristas franquistas, y sin duda monárquicos, cometieron en la sede barcelonesa de la empresa editora, y que costó la vida al conserje Juan Peñalver. Sucedió en septiembre de 1977, ya celebradas las elecciones del 15 de junio. Y los juicios correspondientes a ese crimen se celebraron tras ser aprobada la Constitución. Pero nada mejor que un artículo de La Vanguardia” de 19/09/2017, firmado por Teresa Amiguet, para recordarlo

A día de hoy, todavía nadie ha sido condenado por el sangriento atentado. El proceso judicial duró seis años. La justicia ni siquiera consideró el ataque como un acto terrorista y tanto la muerte del conserje como las heridas graves con resultado de invalidez total de la secretaria fueron tramitados como accidentes laborales. Ni la Audiencia Nacional ni el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pasando por el Tribunal Supremo y el Constitucional, quisieron dictar una sentencia, por temor a que se desestabilizara la recién llegada democracia. La editorial no recibió indemnización alguna…”.

No solo se salvarán los asesinos franquistas de esta Ley a convenir que protagoniza Carmen Calvo. Se salvarán también los policías, los fiscales y los jueces que cerraron ojos, oídos y todo lo que hubiera que cerrar para conseguir que los asesinos se quedaran sin el merecido castigo, pues no solo habían confesado ante la policía, sino que tuvieron hasta la desfachatez de presentarse en las oficinas de La Vanguardia para vender la información del atentado por un millón de pesetas, según nos contaba hace unos días Carles Porta, el director de la serie “Crims”, que se emite en un mundo en el que no tienen miedo a hablar de los primeros años del nuevo “rey” de los Emiratos.

Como Carmen Calvo ya exagera lo que le interesa tanto como desprecia lo que le molesta, que qué mal quedó lo de las “alharacas”, no toca hablar aquí de las virtudes que sin duda tiene el anteproyecto de ley anunciado por el gobierno, pues ya vendrán las amenazas de los muchos más de 52 franquistas que amenazan cada vez que hablan en el Congreso para destacarlas y así justificar las cobardías de los muchos felipistas por partida doble que quedan en el PSOE (del González y del VI, no hacía falta aclararlo) para rebajar las limitadas pretensiones de justicia planteadas por el Gobierno.

¿Por qué no comienzan por un anteproyecto con restitución de los bienes apropiados a lo bestia por los franquistas de entonces, para que los de ahora le vean las orejas al lobo de una vez, señoras y señores del Gobierno?

Volviendo a mi amigo Manolo, también he aprovechado para decirle que, dentro de otro medio siglo, y si antes la naturaleza tampoco fuera capaz de destruirla, quienes gobiernen ese futuro descubrirán, de repente, que en un valle de la Sierra de Madrid hay una cruz que recuerda a la Iglesia Católica bendiciendo los asesinatos cometidos durante la dictadura, aunque los ministros que están proponiendo ahora esta ley pretendan que comulguemos con las ruedas de molino de la resignificación de símbolos de golpistas aliados con nazis que ganaron una guerra para después envenenar generaciones enteras.

Aunque solo fuera por respeto a los millones de católicos que jamás habrían sido asesinos franquistas, y por mucho que los obispos sigan apostando a lo que aún hoy pueda rentarles esa cruz, Pedro Sánchez debe destruirla porque, además, no hay ninguna ley que se lo impida, y lo sabe. De lo contrario, él y sus ministros serán los responsables de que el veneno siga surtiendo su efecto y un día aún más lejano, y muy extraño, quienes ocupen el gobierno tengan que rearmarse de cinismo para justificar la aberración de que, durante tantas décadas, se consintiera una cruz que tanto ensuciaba un paisaje tan bello.

Me ronda una pregunta dirigida al gobierno que, sin duda, mi amigo también formularía.

¿Tienen ustedes previsto derogar los artículos de aquella Ley de Amnistía de 1977 que, vigilada también de cerca por el rey huido, consiguió excluir de la acción de la justicia democrática a los criminales que defendieron la dictadura franquista incluso asesinando inocentes?

Y ya que, como tantas veces, dan ustedes la callada por respuesta, insisto.

¿O no es más cierto que, con la Ley de Memoria Democrática, lo que ustedes también buscan es volver a trampear para que pase de largo esa Justicia Universal que cada día enfrenta un poco más a España, no ya contra un pasado franquista condenado de palabra, sino contra un presente de cobardías que son el caldo de cultivo donde resucita y resucita?


Acto reivindicativo-festivo cambio de nombre de la Avd. Juan Carlos I de Segovia y homenaje a la Sanidad Pública

22/09/2020

🗓️Sábado, 26 de septiembre.

⌚13h.

🏨Junto al Centro de Creación “La Cárcel”. Avd. Juan Carlos I, Segovia.

➡️En consonancia con otras ciudades del estado como Vitoria, Cádiz o Gijón, exigimos al Ayuntamiento de Segovia la retirada del callejero segoviano del nombre del anterior jefe del estado, por corrupto e indigno, y que sea reemplazado con el nombre de AVENIDA DE LA SANIDAD PÚBLICA.

🎷🎭📣Lectura de textos, música y acto simbólico de cambio de nombre de la calle.

⏰30 min. 🧍🏾‍♂️↔️🧍🏻‍♀️😷

Segovia Decide República


LA MONARQUÍA NO ES SINÓNIMO DE ESFUERZO, ES JUSTAMENTE SU CONTRARIO.

21/09/2020

Como siempre, en tiempos de crisis las condiciones más precarias en el empleo las sufren los mismos. En España, como en crisis precedentes, los empleos temporales son los que más crecen y la tasa de temporalidad no para de aumentar (26,7 % 4,8 puntos más que a inicios de 2013). La causa de este repunte es el abuso de la contratación temporal, que en muchas ocasiones incumple la ley al usar contratos temporales para cubrir puestos de naturaleza indefinida. Se trata, en consecuencia, de una situación de fraude amparada en la ausencia de penalización y control sobre los infractores.

A todo ello se han venido a sumar las reformas laborales, que han creado las perfectas condiciones para que se extienda y sea la base del empleo que se padece en España. Pero esta situación se agrava, si cabe, en las mujeres. Son mayoría las que ocupan empleos a tiempo parcial, aumentando además en 2017 su peso en este tipo de empleo. Pero no debemos olvidarnos de los y las jóvenes que, después de años de esfuerzo y sacrificio personal y familiar para conseguir terminar sus estudios, se encuentran con que el mercado les ofrece empleos poco cualificados, trabajos temporales en hoteles, restaurantes, servicios de turismo y agricultura. Lo que obliga a muchos de ellos a buscar su futuro fuera de España.

Como consecuencia de la devaluación salarial, del alto nivel de desempleo, de la elevada precariedad del empleo creado y del recorte de las prestaciones sociales, han emergido importantes niveles de pobreza, exclusión social y desigualdad que creíamos desterrados de nuestra sociedad. Pero todos estos problemas no son preocupantes para los miembros de la monarquía, que desde su infancia se ven protegidos y amparados por privilegios y prebendas medievales, como es el caso de las infantas Leonor y Sofía.

En el año 2017, el senador por Compromís Carles Multe preguntó en el Senado qué asignación recibía la infanta Leonor; pero la mesa de dicho órgano, haciendo gala de un servilismo endémico, no quiso contestar. Como se ve, en España no todos importamos lo mismo. No todos valemos lo mismo.


Nota de Prensa de la Asamblea de trabajadores del IES “Ezequiel González” (Segovia).

18/09/2020

En el día de hoy ha tenido lugar una asamblea de trabajadores del IES “Ezequiel González” de Segovia. A un día de finalizar la primera semana lectiva según el calendario oficial establecido por la Junta de Castilla y León y ante la preocupación de todos los trabajadores para poder garantizar las medidas sanitarias en nuestro centro educativo, y del conjunto de centros de Segovia, con motivo de la pandemia de la COVID-19, se han tomado las siguientes decisiones:

  1. Constituirnos en asamblea.
  2. Organizar una concentración mañana, viernes, 18 de septiembre de 2020, durante el recreo: a las 11:00 horas, en la plaza   donde   se    ubica    el    Instituto    (Plaza    del    Salvador https://goo.gl/maps/Fo5GeySrgvp8qFwM8 ). En la misma se leerá un comunicado.
  3. Dirigirnos a todos los centros educativos de Segovia, al conjunto de la comunidad educativa y sindicatos a movilizarnos conjuntamente.

¡Por la seguridad en los centros educativos!

¡Por una educación pública de calidad!

Segovia, 17 de septiembre de 2020.

Asamblea de Trabajadores del IES “Ezequiel González” (Segovia).


Ansu Fati y el orgullo de ser español. Quique Peinado

16/09/2020

“Fíjate de dónde he salido yo, ¿eh? De Guinea Bisáu. Y pasando por Portugal, por Sevilla, para buscarme la vida. ¿Y ahora estoy en Barcelona y estoy viviendo esto? (…) Yo le digo que disfrute de la vida”. Bori Fati, el padre de Ansu Fati, la estrella emergente del fútbol español, es luminoso en las entrevistas, como en esta en Onda Cero. No se atisba en él un gramo de impostura: es un hombre que vive con pasión que su hijo se vaya a convertir una estrella. Como lo viviríamos cualquiera, claro, pero con una mochila detrás que no tiene casi nadie, al menos en este lado privilegiado del mundo.

Está bien que Ansu sea un símbolo. Saben la historia: hijo de un migrante de Guinea Bisáu a quien Sánchez Gordillo dio una oportunidad en Marinaleda y que resultó ser un genio del fútbol, lo acabó firmando el Barça y ya es el jugador más joven en marcar con la selección española. Es fácil (y lo merece) que su historia se utilice para demostrar que dar oportunidades a la gente que viene de fuera nos enriquece. Es lógico, además, que un tipo de política saque pecho por Fati. Y me parece bien: cada uno que muestre sus aciertos, y permitir a la gente que se deja la vida por llegar aquí tener un futuro mejor es de las mejores cosas que podemos hacer como país. En este caso, lo hizo la izquierda radical, sin más interés que el humano.

El problema, quizá, es que validemos hacer esto por la posibilidad de sacar de la inmigración un jugador que, posiblemente, nos dé muchísimas alegrías a los que somos devotos de la selección y a los que lo son del Barça. No se trata de ayudar porque pueda salir un Ansu. Se trata de hacerlo por justicia, por los derechos humanos, por lo más básico. Y tomarnos cada vida mejorada como un éxito de país, como una monedita en la bolsa de la Marca España. Estar orgullosos de ser españoles por esto.

Colaboro con la Fundación Raíces. Defienden a menores no acompañados de los abusos que sufren en España. Son “los abogados de los menas”, entre otras cosas. Les ayudan, además, a salir adelante. A superar las difíciles condiciones de ser niños y estar solos en un país que no es el suyo, del que salieron porque el futuro en sus casas no existía. A batallar contra un sistema que prefiere criminalizarlos a acompañarlos. Sepan o no jugar al fútbol. Tuvieron peor suerte que Ansu, incluso: sus padres no pudieron venir primero ni encontraron un Sánchez Gordillo que les facilitara una vida digna.

En Raíces cuentan historias de fracasos, claro. De chicos y chicas a los que pierden la pista. Que no acaban bien. Que desaparecen. Pero también éxitos. Muchos. Como el de Mamadou. Huyó de la guerra en Mali. Mataron a sus dos hermanos pequeños. Atravesó África hasta que llegó a España con 15 años. Con la ayuda de Raíces superó todas las increíbles trabas burocráticas y jurídicas que tuvo que sufrir. Hizo cursos de castellano, de taller de mecánico de motos, de ayudante de cocina, de cortador de jamón. Trabaja en un restaurante del programa Cocina Conciencia, que forma a estos chicos para currar en diferentes restaurantes que colaboran con la entidad. Es jefecillo en su trabajo, incluso. Tiene 21 años, vive en un piso de alquiler con otro compañero y posee un futuro.

Su vida me hace profundamente orgulloso de ser español. De pertenecer a un país que tiene a gente que da oportunidades y encauza vidas. No se pueden hacer muchas cosas más grandes.

Iñaki Williams, jugador del Athletic, cuenta que sus padres saltaron la valla de Melilla: “Sería más baja que la de ahora, porque mi madre tiene un culo así y no creo que pudiera”, contó en La Resistencia, riendo. La vida es tan buena a veces que Iñaki puede bromear con una situación tan dura. Me consta, además, que es un chico que se preocupa por los demás. A nadie se le puede pedir, pero ojalá Ansu sea un referente de futuro para los que vivieron su historia y no llegaron a estrellas de nada. Lo haga o no, solo verlo ahí será motivo de orgullo para ellos. Y para mí, claro, como español.

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/09/15/ansu_fati_orgullo_ser_espanol_110982_1023.html


LA EUROPA DEL CAPITAL, SOSTÉN DE LA MONARQUÍA.

14/09/2020

España recibirá del fondo aprobado por la Unión Europea, según lo acordado, un total de 140.000 millones, incluyendo ayudas directas de 72.700 millones. Con todo lo aprobado en Bruselas, la Deuda Pública se viene a constituir en la principal palanca del sistema económico español en crisis, garantizando la rentabilidad ficticia del capital financiero y preservando el papel dominante y parasitario de los bancos privados. El control político y económico de Bruselas sobre los países miembros se incrementa con estos acuerdos, negando el derecho de los pueblos de Europa a gobernarse a sí mismos, minando las expresiones de soberanía nacional. Los controles sobre las cuentas y los presupuestos de cada Estado miembro por la burocracia de Bruselas se convierten en la norma con la que se tratará de impedir las demandas sociales y democráticas de los trabajadores y las trabajadoras.

El saneamiento económico no es posible sobre la base de la corrupción política e institucional. El abuso de poder y la corrupción exigen soluciones democráticas para resolver la crisis de la Jefatura del Estado. Por ello, las republicanas y republicanos debemos ser inflexibles a la hora de exigir que se investigue a las direcciones de las grandes empresas que propician este modelo económico altamente perjudicial para la mayoría del pueblo español. La corrupción de las élites económicas combina el despotismo político de las instituciones con los comportamientos mafiosos de las altas direcciones de las grandes empresas privadas, con prácticas reiteradas de caciquismo clientelar, donde las desviaciones y corruptelas son la norma habitual. Las instituciones políticas más corruptas son las que más poder detentan y menos control tienen; y las empresas más corruptas son las que se identifican con las más rentables.

La Monarquía se ha convertido en un verdadero callejón sin salida de la política española; por ello, debe ser examinada y puesta al descubierto en sus privilegios y corruptelas. No se puede pretender reconstruir la economía manteniendo el despotismo, el abuso de poder y la corrupción que afecta de forma especial a la Jefatura del Estado.


47 años del golpe de Pinochet: el caso del general Lutz. Mario Boero Vargas

11/09/2020

El 11 de septiembre de 1973 se produjo el golpe de Estado en Chile contra el gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende. Después de décadas de ocurrido, se han examinado miles de ángulos políticos, sociales y económicos relativos a la caída del gobierno, así como la emergencia y desarrollo de una oposición conformada por la Democracia Cristiana, de Eduardo Frei, en alianzas y pactos con la tradicional derecha chilena.

Uno de los tantos asuntos lacerantes, hostiles y crueles establecido a raíz del golpe militar de Augusto Pinochet ha sido la información, divulgación y puesta en común en foros internacionales de la violación de los Derechos Humanos que se hicieron rutina y cosa común a lo largo de su régimen castrense (1973-1990). En largas listas de detenidos, torturados y desaparecidos, se incluyen no solo chilenos (desde estudiantes hasta sindicalistas o mujeres universitarias) sino también extranjeros, que observaban con interés público la “vía chilena al socialismo”. Entre ellos, como víctimas, podemos mencionar al asesinado sacerdote catalán Joan Alsina, y al desaparecido religioso de Xátiva llamado Antonio Llidó, entre varios otros ciudadanos extranjeros en ese momento del putsch en el país.

Un caso que resultó llamativo, y que se hizo notorio en el concierto internacional, fue el de Charles Horman, llevado al cine gracias a Costa-Gavras con su filme Missing (1982). Se trata de un joven periodista norteamericano cuyo itinerario personal, instalación en Chile y circunstancias biográficas respecto a su inicial desaparición (que se confirma posteriormente como asesinato de las FF.AA. en septiembre de 1973) son examinadas a lo largo de mi texto Chile. La herencia de un testimonio. Pasado histórico y memoria narrativa, (Ediciones Arcos.Madrid.2013).

Es un material que intenta pasar revista de forma crítica a las vicisitudes vividas por Horman a raíz de su detención, interrogatorios y muerte en Santiago de Chile, causando a la larga polémicas y serios conflictos diplomáticos entre la Casa Blanca y La Moneda. Sobre todo por las contradicciones, mentiras y manipulaciones que establecen en un primer momento ambos gobiernos con el fin de ocultar la muerte del ciudadano estadounidense (también es asesinado con él Frank Teruggi) por parte de estamentos militares chilenos. Pero junto a este asesinato de Horman, se produce una cierta concordancia fúnebre respecto a nuestra historia pues también muere (en 1974) el general Augusto Lutz, que es según testimonios históricos el causante de la muerte de Charles Horman.

En el prólogo de mi texto se dice que en septiembre de 1973 el general de brigada Augusto Lutz era el Jefe del Servicio de Inteligencia del Ejercito de Chile que, como es sabido, desempeñó un papel de importancia en la organización de la represión que se desató en el país por el golpe de Estado. Augusto Lutz fue relevado de su cargo a finales de 1973, y se le ofreció el puesto nada desdeñable de Secretario de la Junta Militar. Es probable que, en los meses siguientes, Lutz incubara un cierto desacuerdo con los métodos de Pinochet y con el rumbo que estaba tomando el régimen militar chileno. Es difícil decidir el alcance de dicho desacuerdo, pero es el que ha permitido poner en duda la versión oficial de su muerte (en Punta Arenas, noviembre de 1974) sobre la cual -según su familia- podría ceñirse la sombra de la policía política del régimen de Pinochet llamada DINA. En ciertos círculos y sitios web, la responsabilidad de su muerte se vincula con la CIA.

Aunque resulte imposible demostrar, la hipótesis de la CIA no resulta arbitraria, ya que el nombre de Lutz ganó una cierta notoriedad internacional a raíz de su implicación en la desaparición y asesinato de Charles Horman, periodista norteamericano residente en Chile, como hemos dejado dicho. La película de Costa-Gavras dio una extraordinaria visibilidad al caso situando a Lutz como uno de sus mayores responsables.

La investigación que había servido de base para el filme (pero con antecedentes documentales en el estudio de Thomas Hauser. The execution of Charles Horman, de 1978) demostraba dos cosas de mayor importancia: que en la muerte de Horman habían estado implicados los servicios de inteligencia norteamericanos y la Embajada de USA en Santiago, y que la razón fundamental de su asesinato era que Horman había descubierto la implicación directa del Gobierno de Estados Unidos en la planificación, organización y ejecución del putschdel 11 de septiembre de 1973.

Con todo, las iniciativas de familiares de Lutz, después de décadas de acaecido el deceso del general, buscan de diversos modos obtener luz y claridad acerca del exacto contexto de la muerte del uniformado. Incluso han solicitado exhumar su cuerpo y analizar fuentes corporales para confirmar cuál fue su real deceso. Además se ha pretendido modificar su estricta figura golpista (sin decir nada respecto de Horman o su viuda) con una novela de una de sus hijas titulada Años de viento sucio.

Frente a ello, han quedado datos evidentes de su completa implicación en la construcción del nuevo régimen erigido por Pinochet; antes de tal proceso ya existe una dinámica conspiradora en Augusto Lutz. El movimiento ultraderechista Patria y Libertad jugó un papel destacado en el derrocamiento de Salvador Allende. El secretario general de dicho movimiento, constituido por auténticos cuadros de futuros agentes de la DINA, afirma que entre Patria y Libertad y el general Lutz se mantienen relaciones “fluidas” antes del golpe.

Finalmente, para claridad y paz de los Horman, las informaciones oficiales del Poder Judicial de Chile concluyen por considerar la evidente implicación de Augusto Lutz en los hechos que ocasionan las muertes de Ch. Horman y F. Teruggi. El 29 de noviembre de 2011 (37 años y un día después del deceso de Lutz) el ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Santiago, Jorge Zepeda, al dictar procesamiento por homicidios de ambos estadounidenses, estima decisiva la función operativa del general Lutz en el desenlace de los asesinatos.

Después de 47 años del suicidio de Allende y del inicio del régimen de la Doctrina de la Seguridad Nacional, encauzada por las FF.AA.de Chile en ese momento, todavía es posible entrelazar biografías, tragedias y crímenes en la inagotable historia de la sociedad chilena.

Mario Boero Vargas es teólogo y escritor, autor de libros como La herencia de un testimonio: Pasado histórico y memoria narrativa. El caso del general Lutz (Arcos.Madrid.2O13) o Recuerdos pendientes. Teología, sociedad y fe en la memoria chilena. (Arcos. Madrid.2008).

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/09/09/47_anos_del_golpe_pinochet_caso_del_general_lutz_110779_1023.html


La derecha española solo sabe ser franquista. Domingo Sanz

10/09/2020

No se trata de reproducir aquí el larguísimo listado de momentos que, desde la muerte del DEMAEHE, la derecha española nos ha regalado para acreditar su condición de franquista sin permiso de armas para “convencer” al adversario. “Sin permiso…”, porque sigue siendo preferible que no nos saquen de Europa.

(DEMAEHE son las iniciales del Despreciable Español Mayor Asesino de Españoles de la Historia de España, para recordarle por su currículum).

Si lo pensamos fríamente, lo sorprendente sería que en España hubiera existido una derecha distinta, digamos europea ya que estamos, porque hablamos de un país en el que la dictadura duró casi cuatro décadas y, por tanto, fue asimilada como “lo normal” durante la edad “esponja” de millones de niños, ese tiempo en el que los valores no se reflexionan, sino que se maman.

Es parte de lo que llamamos el franquismo sociológico, que ha disfrutado del mejor caldo de cultivo para reproducirse durante esta monarquía que, primero sin y después con urnas, ha dado un nuevo paso hacia su final con el rey restaurado huyendo de la justicia (la de Suiza, ya que seguimos en Europa).

En este ambiente, tan propicio al delito organizado por políticos blindados ante una justicia que tardó muchos años en atreverse a perseguir a los de arriba, es en el que ha gobernado y engordado el PP, aunque también ha servido para conservar mecanismos autoritarios en las cabezas de quienes han tomado decisiones políticas, fueran del partido que fueran.

Son las consecuencias de un pasado reciente que nunca hubiera sido posible si los políticos que aún vivían en los años 70 y que se habían implicado en los sucesivos gobiernos de la dictadura hubieran sido inhabilitados para cualquier cargo público, como ocurrió en las democracias que no quisieron nacer envenenadas. En cambio, los protagonistas de la nuestra se han tirado décadas presumiendo de una “transición ejemplar”. Para morirse de risa.

Pero el pasado siempre vuelve, y este país tiene que soportar ahora, tantos años después, lo de ser la vergüenza del mundo con huidas como la del rey o probables imputaciones como la de Martín Villa, ambos “héroes” de la transición. Y tiene toda la pinta de que esto no ha hecho más que empezar.

Todo era franquismo durante la dictadura, pero no todo el franquismo eran crímenes y torturas. También eran franquismo el NO-DO o las medidas que aquellos políticos tomaban para proteger a su régimen de las críticas.

Recordando solo algunos momentos franquistas de la derecha española, ha vuelto a las pantallas, hoy mismo, un Rajoy que sabe que no podrá ocultarse como Juan Carlos I y a quien recordamos haciendo todo lo posible para defender al franquismo de las críticas modernas, tan poco peligrosas, mediante la ruindad de no gastar ni un € en el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, aunque tal decisión implicara mantener a la “excelente democracia española” en el indigno segundo puesto mundial de víctimas inocentes en las fosas comunes donde fueron arrojadas por unos asesinos que nunca fueron castigados.

También recordamos a Pablo Casado, siempre antes de la crisis económica que está provocando el coronavirus, protegiendo la memoria del DEMAEHE cuando declaró que no gastaría ni un € pasa sacar su momia de ese Valle crucificado por la que, muy probablemente, fue la Iglesia Católica más criminal del siglo XX contra sus propios fieles, y que sigue siéndolo al no haber pedido perdón por el sangrante pecado de colaborar en el exterminio practicado por los asesinos franquistas, ya que nunca recibirá la condena legal que le correspondería por tantos delitos como bendijeron sus obispos.

Y, de hoy mismo, sesión de control al gobierno, es descaradamente franquista Abascal cuando acusa a Sánchez de ser el presidente del país con más víctimas de Covid para de esa manera calificarlo del peor gobierno en 80 años, porque lo que está diciendo es que prefiere consejos de ministros formados por asesinos, o que dan la orden de asesinar a compatriotas, que gobiernos cuyo principal delito sea el de no acertar en la lucha contra una pandemia mundial.

En medio de tanto partido franquista que ya no puede, ni quiere, disimular su condición, hay hechos que me hacen pensar que está comenzando el otoño de una derecha que, de tan española y franquista como nació y decidió seguir siendo, no le quedará más remedio que cambiar de disfraz o morir, como ocurrió a partir de aquel 20 de noviembre de asesino muerto en la cama.

Pero el análisis objetivo de esos hechos, y también lo de pensar en una idea valiente para que el Gobierno coloque a esta derecha siempre franquista ante la tesitura de cambiar o morir, no caben en este artículo.

A la velocidad que están sucediendo los acontecimientos, con unos días será suficiente para averiguar la clase de otoño en el que nos estamos metiendo.