27/11/2013

Captura


20/11/2013

h


15/11/2013

CARTEL CONCENTRACIÓN


CRISIS Y SALIDA DE LA CRISIS. Elucubraciones

15/11/2013

José Mª Lafora

Mientras en España, incrédulos y preocupantemente faltos de iniciativa, seguimos preguntándonos, todos, por qué el sistema monárquico corrupto aún se mantiene en pié, los ciudadanos europeos pero especialmente los de la Europa pobre, no descubro novedad alguna, estamos irremisiblemente condenados a soportar los perversos efectos de una crisis generada por los dueños del dinero y gestionada por sus leales y obedientes agentes a sueldo, de todo tipo y condición, se llamen éstos gobernantes, obispos y clérigos, especuladores, o periodistas y tertulianos. Estamos abocados a soportar gobiernos aparente o falsamente democráticos en su cruel y vil “cruzada” anticiudadana, obsesionados por cumplir fielmente el papel a ellos encomendado desde los centros reales de decisión. Subrayo “gobiernos aparente o falsamente democráticos” consciente de que la observación puede resultar chirriante para algún lector ingenuo, además de entusiasta del sistema, pero me ratifico en ello ante la cada vez más evidente dejación de sus deberes con que castigan a la ciudadanía y el progresivo desprecio con que recorren la “normalidad cotidiana”, todo ello en un marco de degradación progresiva de los derechos y libertades del individuo. Los gobiernos europeos, muy especialmente el nuestro, no responden, por mucho que se les llene la boca de democracia, a la voluntad de la población y mucho menos al ya olvidado ejercicio de la condición de ciudadano, sino tan solo al uso y abuso incondicional de nuestro voto secuestrado. Libertad, pero sobre todo ejercicio pleno de nuestra ciudadanía debieran ser el principio y el medio de consolidación democrática, único requisito útil en la consecución del fin: la igualdad. Sin ciudadanía, sin ejercer como ciudadanos, el voto no deja de ser un instrumento de manipulación y engaño pero, sobre todo, un intento de diluirlos, manipulación y engaño, en el tiempo. Reducir nuestra participación al derecho a votar imponiéndonos, además, los elegibles, es como efectuar una llamada telefónica marcando solo el prefijo: sabemos a quién queremos dirigirnos pero también sabemos que nuestra voluntad no va a ser considerada por nadie. Los gobiernos gobiernan incumpliendo su pacto con la ciudadanía, traicionando la confianza que manifiesta el voto. Contrariamente al mandato recibido, recortan derechos esenciales, hurtan prestaciones y atenciones sociales que conforman, deberían conformar, un modelo de estabilidad democrática. Legislan para agredir más y mejor a la población a la que pretendidamente se deben, si han de ser consecuentes con la protección y gestión de los altos intereses a los que se doblegan. Nombran, quitan y ponen magistrados a su conveniencia para que la Justicia sea solo un instrumento que les sirva para consumar sus tropelías y ocultar sus miserias, vulnerando con y por ello, un principio tan constitutivo de la esencia democrática como es la separación de poderes. Y mienten….., ocultan y mienten sin el menor pudor consagrando la estafa y la mentira como estrategia política y hasta coartada moral. Las democracias occidentales, las que se explican por la estabilidad de los mercados y no por el bienestar de sus ciudadanos, han devenido en cloacas de las superestructuras de la cúpula del poder, en vertederos de sus infamias y en crematorios de valores cívicos ya irreconocibles por insistentemente pisoteados.

Lee el resto de esta entrada »


15/11/2013

Captura

AlbertoSomosTodos


Recordando a Don Manuel Azaña en el aniversario de su muerte

15/11/2013

aza (1)

Don Manuel Azaña, segundo presidente de la II República española, se encontraba en territorio francés bajo la protección de México. Desde que cayó enfermo, el embajador mexicano lo había trasladado al Hotel Midi de Moutauban para salvaguardar su vida.

Un comando franquista, a las órdenes de José Felix de Lequerica, embajador del dictador en Francia, y tristemente famoso por la persecución implacable a la que sometió a los exiliados de la guerra española (deportó a Max Aub a Argelia, encarceló a Federica Montseny en Dordoña y se ocupó de la detención de Lluís Companys y otros dirigentes republicanos, entregados a la dictadura franquista) tenía organizado su secuestro y traslado a España para el día 1 de noviembre.

Leer más: http://buscameenelciclodelavida.blogspot.com.es/2012/11/azana-in-memoriam.html


Doctrina Parot: ¿podemos pasar página?

15/11/2013

Tomado de eldiario.es.26.10.2013

La denominada “doctrina Parot” significaba, según Teresa Rodríguez, un subterfugio para hacer permanecer a presos en prisión tras haber cumplido sus condenas. No debió haber existido, lo que nos hubiera evitado el lamentable espectáculo de una salida masiva de presos, en su gran mayoría condenados por delitos de terrorismo.

Teresa Rodríguez Montañés

La Sentencia de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) del pasado 21 de octubre de 2013 sobre la denominada “doctrina Parot” era no sólo previsible, sino la única que cabía esperar si hablamos en términos estrictamente jurídicos. El derecho a la legalidad penal y el derecho a la libertad, en juego en el presente caso, constituyen pilares básicos en la arquitectura del Estado de Derecho, a cuyo respeto se ha comprometido el España en su Constitución y al firmar y ratificar una serie de instrumentos internacionales, entre ellos el Convenio Europeo de Derechos Humanos, que el Tribunal aplica.

¿Por qué afirmo que esta Sentencia era la única posible? La respuesta es simple: en un Estado de Derecho que no contempla como pena la cadena perpetua, sino que establece límites máximos de cumplimiento en todo caso, todos los presos –también los terroristas- han de ser puestos en libertad cuando cumplen sus condenas, conforme a las reglas establecidas en la ley penal en el momento en que cometieron los hechos. Esas son las reglas del juego democrático y del Estado de Derecho, las reglas que España se ha comprometido a cumplir y que ha violado. Por tanto, la demandante en el presente caso y otra serie de presos han de ser puestos en libertad no como consecuencia de una cruel conjura europea contra España o contra las víctimas, sino simple y llanamente porque ya han cumplido sus condenas.

Puedo entender el estupor de los ciudadanos –creo que muy manipulados por declaraciones políticas e informaciones periodísticas sesgadas, cuando no claramente falsas-, cuando condenas de cientos o miles de años se acaban convirtiendo en 30 años de prisión, que podían verse reducidos hasta en un tercio por la redenciones de pena por trabajo. Y creo que ello merece una explicación que voy a tratar de dar. Es la siguiente:

Esas condenas eran nominales, producto de una mera suma aritmética de años por cada delito cometido, pero en ningún caso la pena a cumplir conforme a la ley penal vigente en el momento de los hechos. Es decir, la ley no se detenía en esa mera suma aritmética, sino que establecía un límite máximo de cumplimiento de 30 años (art. 70.2 CP 1948/1973), límite que se fijaba mediante una resolución judicial denominada Auto de acumulación o de refundición de condenas. Y sobre ese límite máximo se aplicaban posteriormente las redenciones de penas por trabajo (art. 100 CP), que permitían redimir, restar, un día por cada dos de trabajo. De forma constante y sin excepción alguna, las autoridades penitenciarias y judiciales venían descontando tales redenciones del máximo de 30 años, y acordando la puesta en libertad de los presos cuando la suma de los días de efectivo cumplimiento en prisión y los días de redención alcanzaba ese máximo de 30 años.

Lee el resto de esta entrada »