FUERA FASCISTAS DE NUESTRAS FÁBRICAS

27/07/2020

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

“El genio ya no está en la botella” declaró Simon Kaupert, secretario de comunicación del sindicato de extrema derecha Zentrum Automobil. Nos hallamos en mayo de 2018 y en Alemania se celebran elecciones sindicales para elegir la composición de más de 28.000 comités de empresa en todo el país. Zentrum Automobil, sindicato fundado en 2009 como el brazo sindical del partido neonazi Alternativa para Alemania (AfD), ha conseguido representación en siete comités de empresas del sector de la automoción como BMW, Porsche, Opel, Siemens o Daimler Mercedes-Benz con más del 10% de los votos en algunas de esas empresas.

En la planta de Daimler en Stuttgart Zentrum Automobil consiguió seis delegados en el comité de empresa siendo uno de los centros de trabajo con mayor presencia sindical de la extrema derecha. Oliver Hilburger es uno de los delegados derechistas en Daimler. Conocido en Alemania por haber sido activista de la extrema derecha y guitarrista del grupo musical neonazi Noie Werte fue uno de los fundadores de Zentrum Automobil y es hoy uno de los dirigentes más visibles del sindicato.

En un país con una gran tradición y afiliación sindical la extrema derecha se ha colado en los centros de trabajo de la industria de la automoción, una de las locomotoras productivas de Alemania. Con un discurso muy táctico ─a diferencia del frente político intentan evitar declaraciones abiertamente xenófobas─, el sindicalismo de extrema derecha se centra en denunciar los efectos de la globalización económica situándose como alternativa patriótica al “establishment” de la socialdemocracia sindical agrupada en la todopoderosa Federación Alemana de Sindicatos (DGB) que afilia a más de seis millones de trabajadores alemanes.

Si bien fuera del sector de la automoción la presencia del sindicalismo ultraderechista es aún muy minoritaria y casi testimonial, no se puede despreciar ni pasar por alto la entrada de Zentrum Automobil en las fábricas y en los comités de empresa de la industria más importante de Alemania. Porque marca un precedente que se podría extender a otros sectores del trabajo y porque surge en un periodo de transición y de reestructuración de la economía mundial.

¿ES POSIBLE UN VOX SINDICAL?

Sólo Vox podría anunciar la creación de un sindicato impulsado desde el propio partido que “no estará al servicio de ningún partido político ni de ninguna causa ideológica.” Contradicciones al margen, el anuncio de la formación ultraderechista no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania. Y las similitudes comienzan por el propio discurso. Declaraba Santiago Abascal en un mitin celebrado en Galicia de la necesidad de crear un sindicato que no esté “al servicio de la izquierda y sus intereses globalistas”. ¿Nos recuerda algo ese discurso? Efectivamente es un calco de las soflamas de Zentrum Automobil contra la izquierda y la globalización de la economía, ésta última denunciada de manera vaga y confusa no tanto por la explotación laboral que genera sino por estar asociada a la internacionalización del trabajo en detrimento de la soberanía de los Estados.

Otra similitud es sin duda su rechazo al sindicalismo de clase y la denuncia populista de las subvenciones que los sindicatos de izquierdas reciben del Estado. Un discurso que pretende hacer frente al llamado “establishment”de los sindicatos mayoritarios pero con un objetivo final que no es otro que el de desmantelar toda estructura y organización sindical de clase en las empresas.

En realidad Vox no aspira a crear un sindicato. Su deseo es el de contrarrestar el peso de las organizaciones sindicales en las empresas y el de reventar huelgas en los centros de trabajo y en las calles en un periodo en el que se avecinan conflictos laborales por la caída de la economía a causa del covid-19. Sin embargo, y en un alarde de fariseísmo político, hablaba Santiago Abascal de la creación un “sindicato para la defensa de los derechos laborales de los trabajadores que no se arrodille ante los poderosos.” Un partido que precisamente nació de los poderosos para debilitar los derechos laborales de la clase trabajadora. Un partido que ha propuesto en su programa electoral el despido libre y reducir el gasto social. Un partido que fue el único que votó en contra del Ingreso Mínimo Vital para las familias más vulnerables y que votó en contra de prohibir a las empresas despedir a trabajadores durante el Estado de Alarma. Un partido que se manifestó en contra del paro de los sectores no esenciales de la economía en las semanas más duras del confinamiento cuando a diario fallecían más de 900 personas por el virus. Y un partido que una vez más se quedó en solitario votando en contra de derogar el despido por baja médica y como no, de derogar la reforma laboral del Partido Popular. Este es el partido que ha anunciado la creación de un sindicato bajo ese tapiz de populismo y de cercanía hacia los trabajadores.

El neoliberalismo salvaje que predica Vox hace que más que un sindicato lo que busque sea llegar a la clase trabajadora como posible caladero de votos, por un lado, y como fuerzas de choque de la patronal, por otro. Es decir, en primer lugar tenemos al partido de los dirigentes con apellidos compuestos de la aristocracia fijando su mirada en la clase obrera en un proceso de lepenización de su discurso.

No en vano, se han manifestado en las últimas semanas contra la desindustrialización de la economía e incluso un delegación de Vox se presentó en una de las concentraciones de los trabajadores de Nissan. La respuesta unánime del comité de empresa y de los trabajadores de Nissan fue la de rechazar la presencia del partido ultraderechista. En segundo lugar, Vox pretende combatir a los sindicatos de clase. En este aspecto, y salvando las distancias históricas y tácticas, su referente quizás sean más los “sindicatos libres” y el pistolerismo de la patronal en la Barcelona de los años 20 creados para responder desde la violencia y el asesinato a la pujanza del movimiento obrero catalán.

Vox sería la actualización de los “sindicatos libres” en el siglo XXI. Por ello quizás guarde más semejanzas con el pistolerismo de la década de los 20 que con el nacionalsindicalismo de la Castilla agraria de los años 30 o con el sindicalismo falangista que participó en la creación no sólo de los sindicatos verticales franquistas sino más tarde en la oposición sindical a ese mismo modelo, aunque como es obvio recupere parte de ese discurso muy especialmente el referente a la fraternidad entre patronal y la clase trabajadora. Para entendernos, Santiago Abascal, desprovisto de esa retórica anticapitalista del falangismo, no es Ceferino Maestú, viejo falangista que desilusionado con el sindicalismo vertical y sin renunciar a su ideología acabó siendo uno de los fundadores de CC OO. El modelo sindical de Vox recuerda más a un Francisco Aizcorbe, periodista y abogado carlista fundador de los “sindicatos libres” a quien la dictadura franquista le acabaría otorgando el titulo de Marqués de Zugarramurdi.

Vox es un monstruo creado por intereses empresariales e impulsado, no en menor medida, por los medios de comunicación que difundieron su discurso en los debates políticos en prime time de las televisiones y en publirreportajes dedicados a sus dirigentes en programas televisivos de la mañana como Espejo Público. Crear un sindicato y que éste gane presencia en los centros de trabajo es otra historia aún contando con medios y recursos económicos para ello. No es lo mismo presentar en el ámbito político una candidatura electoral en una circunscripción provincial o presentarse a unas elecciones municipales que presentar una candidatura en las elecciones sindicales. Se requiere de cierta estructura organizativa, afiliación, conocimiento del mundo laboral y sindical, y sobre todo necesitas en cada una de las empresas a un grupo de trabajadores dispuestos a dar la cara y presentarse en las candidaturas de un sindicato al que se le asociará de manera inevitable con el franquismo y la extrema derecha. Y si bien es verdad que Vox se ha asentado como partido político tanto a nivel social como electoral, no es menos cierto que un proceso de consolidación en los centros de trabajo tiene unos condicionantes más específicos y estructurales que no de mera coyuntura política.

No obstante, la entrada de un sindicato fundado en 2009 como Zentrum Automobile en los comités de empresa de las grandes multinacionales de la automoción en Alemania demuestra de igual manera que no podemos descartar el peligro en España. El mercado del trabajo en España, estructurado en su gran mayoría por pequeñas y medianas empresas en las que gobierna el caciquismo empresarial podría ser campo abonado para la llegada de la extrema derecha sindical especialmente en determinados sectores económicos.

Por otro lado, no podemos ignorar que el discurso contra las subvenciones o los liberados sindicales cala en ciertos sectores de la clase trabajadora. Y de ello se aprovechará el brazo sindical de Vox sin duda alguna. Así que lejos de frivolizar o bromear con el anuncio de la creación de un sindicato por parte de Vox es algo que debería de preocuparnos. Nos esperan tiempos de luchas laborales en el escenario económico post-covid 19 y necesitaremos de la unidad de la clase trabajadora. Si no queremos fascistas en nuestros barrios, tampoco los queramos en nuestras fábricas y centros de trabajo.

El SAlto Diario


LOS HOSPITALES DE LA IGLESIA COMPITEN CON VENTAJA EN LA SANIDAD PRIVADA GRACIAS A SUS PRIVILEGIOS FISCALES

20/04/2020

Hospital La Milagrosa de Madrid. E.P.

A través de órdenes y movimientos religiosos, controla más de medio centenar de hospitales en España, con cerca de 12.000 camas, un 7,3% del total

La Iglesia católica ha ido tejiendo en España a lo largo de los años una espesa red asistencial, de la que forman parte decenas de hospitales, pertenecientes a distintas órdenes o movimientos religiosos.

Aunque compiten a cara de perro con las empresas privadas, la mayoría de esos hospitales tienen la consideración de entidades sin ánimo de lucro, lo que les proporciona jugosas ventajas fiscales.

Sobre su número exacto existen algunas discrepancias, que se explican por las distintas metodologías que utilizan las organizaciones que emiten datos al respecto. Según la última Memoria de Actividades de la Conferencia Episcopal, correspondiente a 2017, ese año había en España 66 hospitales de la Iglesia. Sin embargo, el Catálogo Nacional de Hospitales de 2019, que elabora el Ministerio de Sanidad, los cifra en 59.

Esos 59 hospitales representan un 7,3% de los 806 que recoge el catálogo y prácticamente todos son de tamaño medio (menos de 500 camas), como ocurre en general con los hospitales privados. Más de 500 camas sólo tienen actualmente 75 centros en España, de los que 48 pertenecen al Sistema Nacional de Salud, y superan las mil nada más que 17, todos ellos públicos menos uno.

La comunidad autónoma con más hospitales de la Iglesia es Catalunya, que suma 18; seguida de Madrid (11) y Andalucía (7). En conjunto, los 59 hospitales católicos disponen de 11.627 camas, sobre un total de 158.292, lo que en términos porcentuales supone un 7,3% también. Si se toma en consideración sólo la oferta hospitalaria privada (50.436 camas), el peso de la Iglesia es lógicamente mayor; en concreto, del 23,1%.

Aunque detrás de ellos haya entidades sin ánimo de lucro, que en teoría reinvierten sus beneficios en mejoras asistenciales, los hospitales católicos operan en un mercado muy competitivo, que maneja 36.000 millones de euros al año (más de un tercio del gasto sanitario global) y donde los conciertos con la Administración y los acuerdos con las aseguradoras son importantes fuentes de ingresos.

El último Análisis de Situación del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) señala que un 43% de los hospitales privados tiene algún tipo de concierto para prestar servicios por cuenta del Estado, porcentaje que se eleva al 61% en el caso de los médico-quirúrgicos y al 51% en el caso de los generales. Los acuerdos con las aseguradoras proporcionan el 72% de la facturación del sector, según fuentes de su patronal, la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE).

Para negociar con más fuerza, se han producido algunos movimientos estratégicos, como la constitución del grupo Hospitales Católicos de Madrid, que nació en 2014, siendo arzobispo de la diócesis el cardenal Rouco Varela, y que hoy integra nueve: La Milagrosa, Nuestra Señora del Rosario, San Miguel, San Rafael, Santa Elena, San Francisco de Asís, Beata María Ana, Benito Menni y el hospital de la Venerable Orden Tercera (VOT) de San Francisco de Asís.

Entre sus propietarios figuran las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, una pequeña congregación con apenas un millar de religiosos en todo el mundo; la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, con algo más de 1.200; el Instituto de Franciscanas Misioneras de María, y las Hermanas de la Caridad de Santa Ana.

El hecho de que estas organizaciones religiosas compitan por los recursos sanitarios no es visto con buenos ojos por algunas empresas privadas, que lo consideran una suerte de competencia desleal, debido a las ventajas fiscales de que disfrutan en razón de su carácter benéfico. Como parte de la Iglesia católica, están exentas del IBI, y disfrutan de exenciones parciales del Impuesto de Sociedades y del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, entre otros.

Público


8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA

02/03/2019

CARTEL 8M_COMITE

El 8 de marzo de 1908, un suceso transcendental marcó la historia del trabajo y la lucha sindical no solo en los Estados Unidos, sino en el mundo entero. Un incendio en la fábrica Cotton de Nueva York, dio origen al homenaje.

Unas 130 mujeres aproximadamente murieron en el edificio durante un incendio y luego de que se declararan en huelga con permanencia en el lugar de trabajo. El motivo de su reclamo se debía a la búsqueda de una reducción de jornada laboral a 10 horas, un salario igual al de los hombres porque ejercían las mismas actividades, y las malas condiciones de trabajo que padecían.

El dueño de la fábrica ordenó cerrar las puertas del inmueble para que las mujeres desistieran de su idea, y abandonaran el lugar. Pero su intención fue más allá; no logró lo que quería y ocasionó la muerte de las obreras que se encontraban en el interior de la fábrica.

El 3 de mayo de ese mismo año, realizaron un acto por el día de la mujer en Chicago, y estuvieron presentes algunas socialistas como Corinne Brown y Gertrude Breslau Hunt. Esto sirvió de antesala para que el 28 de febrero de 1909 Nueva York celebrara por primera vez el “Día Nacional de la Mujer”, a cargo de 15.000 mujeres que marcharon por los mismos motivos.

En 1910 se realizó la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, en donde el tema central fue el sufragio universal para todas las mujeres, y por propuesta de Clara Zetkin, líder del “levantamiento de las 20.000”, se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.


En 2017, el 96% de los contratos firmados en Andalucía fueron temporales, de los cuales, el 20% fue de duración menor a 7 días

09/08/2018

2018080718000411880

Desde el 2013, momento en el que la contratación temporal tocó suelo, consecuencia de la destrucción de empleo, Andalucía continúa registrando año tras año los niveles más altos de temporalidad (35,8%), en comparación con el resto de países de la Unión Europea (14,3%), y muy por encima de la media nacional (26,7%). Esto ha sido provocado por el efecto de las reformas laborales que han permitido que parte del empresariado sustituya empleo indefinido por temporal, y especialmente a tiempo parcial. Esta es la principal conclusión que se deriva del informe “Contratación y Calidad del Empleo en Andalucía 2017” elaborado por Comisiones Obreras.

Esto indica que el repunte del empleo en Andalucía “se sigue asentando en los mismos parámetros que antes de la crisis”, indica la secretaria de Condiciones de Trabajo y Salud Laboral, Nuria Martínez, “además de alcanzar cotas de precariedad muy preocupantes ya que la contratación temporal no deja de aumentar y no cesan de ganar protagonismo aquellos contratos que no especifican duración o la establecen muy corta”. En este sentido la duración media en 2017 fue de 42 días, 5 menos que en 2011 y 10 menos que la media nacional.

Destaca también que de esos más de 2,5 millones de contratos con duración determinada, 2 millones resultaron ser inferiores a un mes, y de éstos 1 millón inferior a 7 días.

Con este panorama, Martínez Barco indica que los datos son claros y concluyentes, “somos los campeones de Europa en temporalidad, hemos convertido la precariedad en norma, mientras que la recuperación económica es exclusivamente empresarial y se está haciendo a costa de mujeres y jóvenes”.

En cuanto a la situación de la mujer, la secretaria de la Mujer de CCOO Andalucía, Yolanda Carrasco lamenta que “la precariedad laboral se cebe especialmente con las mujeres ya que la parcialidad no para de crecer desde el 2011, alcanzando ya el 29,2%, frente al 9,2% en hombres”. Además esa parcialidad resulta forzosa para el 70% de las mujeres trabajadoras, ratificándose así que “el mercado sigue asignando obligatoriamente el rol de atención y cuidados a la mujer, que en muchos casos esconde un alargamiento fraudulento de la jornada de trabajo”, señala la responsable sindical de mujer.

Esta parcialidad está siendo muy dispar en las diferentes ramas de actividad y alcanza su nivel más elevado en el empleo doméstico (64,7%), en actividades administrativas y servicios auxiliares(51%) y hostelería y comercio (41,5% y 35,1%).

Especialmente alarmante resulta la situación de las mujeres trabajadoras jóvenes donde la jornada parcial alcanza el 47%, “lo que impide que puedan realizar un proyecto de vida profesional y personal de futuro”, apostilla Carrasco Tenorio.

https://www.nuevatribuna.es/articulo/economia-social/contratos-temporales-duracion-temporalidad-precariedad/20180807174907154655.html


1º DE MAYO EN SEGOVIA

02/05/2018

MAYO5

Este año 2018 ha marcado un incremento en la movilización a raíz de las reivindicaciones políticas, tanto las protagonizadas por jubilados, y muy especialmente la de las mujeres el pasado mes de marzo. Han hecho que este 1º de Mayo haya sido más participativo que en otras ocasiones. La manifestación convocada por los sindicatos CCOO y UGT, ha convocado alrededor de 500 personas.

MAYO4MAYO3

La pancarta de cabecera, “Tiempo de Ganar”, iba precedida esta vez por una morada de las mujeres sindicales, “Vivas, libres, unidas, por la igualdad”. Al tiempo que las limpiadoras, enfundadas en sus batas blancas, ponía el foco en la desigualdad salarial.

MAYO1

También hemos estado presente el “Bloque Republicano”, compuesto por compañer@s del Colectivo Republicano Antonio Machado, Federación Republicanos, PCE (m-l), IU y PCE, con la pancarta “Sin República No Habrá Cambio”. El mismo ha sido combativo en todo momento, animando el recorrido de la manifestación con consigna como “Gobierno/ladrón/nos robas la pensión”, “Unos con palacios/ y otros con desahucios”, “El yerno del Borbón, a la cárcel por ladrón”, “Española o extranjera/ la misma clase obrera”, entre otras que han calado en los asistentes y han sido coreadas con fuerza por tod@s.


Por la Renta Básica y urgentemente el cumplimiento de la Carta Social europea, por, pensiones y empleo dignos, el derecho a la vivienda y consolidar la sanidad y educación públicas. Contra la corrupción que impide todo esto.

09/03/2018

Cartel MarchaRB (1)

MARCHA DE LA DIGNIDAD POR LA

RENTA BÁSICA

La lucha sigue. Otra vez las Marchas en marcha

Pobreza, Paro, Corrupción, Desahucios: atentan contra   la Constitución. Exigimos nuestros derechos.

Os anunciamos la Marcha por la Renta Básica,  contra el paro y la precariedad. Sale el 10 de marzo de León, 11 horas en la plaza de san Marcelo. Hasta el 24 con manifestación a las 18 horas en Madrid, de plaza de España a  la plaza de Neptuno, con personas de toda España. Os proponemos colaborar y difundir esto.

El gobierno no cumple la Carta Social Europea: Todo ciudadano europeo que reciba alguna prestación o pensión no contributiva ha de ser por encima del umbral de la pobreza y de forma individual, lo cual son 674 euros / mes por persona. Hay dinero para esto si se eliminan gastos superfluos y de obras que no sirven para nada, sino beneficiar a unos pocos, siendo las políticas de empleo, cursillos y demás una estafa.

La Renta Básica es además universal, a toda la ciudadanía, incondicional, pues ante la automatización y el uso de robot en las fábricas y en los centros de distribución cada vez hay menos empleos, de manera que se habrá de pagar impuestos por las máquinas, ya que producen mucha riqueza sin los trabajadores. Es posible y necesaria para acabar con la lacra de la exclusión social y todo lo que denunciamos.
No es caridad sino el derecho de ciudadanía.

noticiasrb@yahoo.es    


ASÍ HA SIDO EL GRAN ÉXITO HISTÓRICO DE LAS MOVILIZACIONES DEL 8 DE MARZO

09/03/2018

Hoy ocho de marzo, dia internacional de la Mujer Trabajadora, ha sido un hito histórico en el mundo entero que ha movilizado a decenas de millones de mujeres por la igualdad.

Las movilizaciones en España, masivas en todo el estado, han tenido gran repercusión nacional e internacional al tomar la forma de huelga.  A continuación imágenes de las movilizaciones, paros y manifestaciones en diversos puntos de la geografía que reflejan cómo ha transcurrido la jornada.

Puedes continuar leyendo el resto de la entrada en la siguiente dirección:

Así ha sido el gran éxito histórico de las movilizaciones del 8 de Marzo