Amnistía Internacional denuncia que en España hay médicos que pueden dedicar solo entre 1 y 3 minutos a cada paciente

25/04/2018

231813-600-338

Médicos que solo pueden dedicar de 1 a 3 minutos a cada consulta, enfermeros saturados, agujas de peor calidad que hacen más dolorosa la prueba de la diabetes, pacientes que deben elegir entre comprar medicinas o alimentos y otros que esperan el doble de tiempo para cirugía que en 2010. Son solo algunos de los efectos de los recortes en la sanidad pública española detectados en una investigación llevada a cabo por Amnistía Internacional. A partir de 240 entrevistas a personal sanitario, usuarios y expertos en salud pública, el informe La receta equivocada: el impacto de las medidas de austeridad en el derecho a la salud en España concluye que los recortes “han tenido un impacto devastador en algunas de las personas económicamente más vulnerables y marginadas de la sociedad, han provocado listas de espera insoportablemente largas y han obligado a pacientes a racionar su medicación para ahorrar costes”.

“Es de una crueldad casi insoportable” porque afecta a la asistencia de las personas “más vulnerables”, dice uno de los médicos citados en el informe. Amnistía va un paso más allá y considera que las medidas de austeridad del Gobierno, en especial el Real Decreto de 2012, vulneran sus obligaciones en materia de derechos humanos.

“Hablamos con pacientes de cáncer que no pueden permitirse los medicamentos que necesitan para aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia, y con personas con enfermedades mentales cuya asistencia se ha visto gravemente restringida. Estos recortes no solo son regresivos: son crueles”, ha dicho en la presentación del informe su autora, Sanhita Ambast, investigadora de Amnistía Internacional. 400 medicamentos en copago La investigación asegura que los recortes en el gasto en atención sanitaria comenzaron en 2009, pero el punto de mira lo pone el informe en el Real Decreto de 2012. Dicha regulación incluía el traslado del coste de determinados productos sanitarios a los pacientes, la limitación de la atención sanitaria de las personas migrantes en situación irregular (una exclusión sanitaria que ha elevado la mortalidad un 15% en este colectivo entre 2012 y 2015, según otro estudio reciente) y recortar el gasto en personal sanitario, material e infraestructura.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3318141/0/impacto-recortes-sanidad-informe-amnistia-internacional/#xtor=AD-15&xts=467263

Anuncios

Histórica manifestación contra la política sanitaria de la Junta de Castilla y León

22/01/2018

CRAM3

La manifestación ‘Nos duele la sanidad’, convocada por las Plataformas en Defensa de la Sanidad Pública de Castilla y León además de numerosos colectivos, sindicatos y partidos políticos, excepto PP y Ciudadanos, ha abarrotado el centro de Valladolid. La histórica marcha ha discurrido desde la Plaza Mayor hasta la sede de la Consejería de Sanidad en el Paseo de Zorrilla, donde ha culminado con la lectura de un manifiesto acompañado de un grito unánime: “Consejero dimisión”.

En estos momentos podemos decir que la manifestación es un éxito cuantitativo pero sobre todo cualitativo, cerca de 20 plataformas de la comunidad de Castilla y León han trabajado coordinadamente con compromiso pleno para lo que es un clamor popular en defensa del sistema sanitario público y de crítica rigurosa, profunda y absolutamente documentada”, ha expresado Luis Ocampo al inicio de la marcha, como portavoz de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid, pidiendo “recuperar un sistema sanitario público, tal y como era hace unos años”. Ha calificado la manifestación como “la expresión de un movimiento fuerte que se está construyendo”, advirtiendo que si no se satisfacen sus demandas las movilizaciones y la organización social aumentarán.

Según fuentes municipales, la primera estimación cifra en más de 30.000 personas la afluencia a la marcha, mientras desde la organización aumentan la cantidad incluso hasta las 50.000. Quinielas aparte, lo cierto es que cuando aún faltaban grupos por salir de la Plaza Mayor, la cabecera de la movilización ya había alcanzado la sede de la Consejería de Sanidad del Paseo de Zorrilla, haciéndose imposible recorrer la misma de principio a fin por la densidad de manifestantes provenientes de todas las provincias de Castilla y León.

En un ambiente alegre y festivo las decenas de miles de personas llegadas a Valladolid para luchar por sus derechos en materia de sanidad. Consignas dedicadas al consejero Sáez Aguado como “suelta la tijera que más que consejero pareces peluquera”, con todo el respeto a dicho gremio, “menos gestoras y más trabajadoras” o “fuera empresas de la sanidad”. Desde la Montaña Palentina o desde El Bierzo, entre innumerables pancartas, han reivindicado que el mundo rural tiene los mismos derechos que el urbano también en el acceso a la sanidad.

“Gritad fuerte que pasamos por donde Ciudadanos”, clamaba un manifestante en la Calle Santiago. Tanto el Partido Popular como la formación naranja han sido los únicos que no se han sumado a la movilización. No obstante, dejaron abierta la posibilidad de que, a título individual, sus representantes acudieran a la manifestación, como ha hecho su diputado por Valladolid, Francisco Igea, médico de profesión. Por su parte, numerosos cargos electos de IU, Podemos o PSOE, entre otras formaciones tanto autonómicas como municipales, han secundado y apoyado la convocatoria.

La manifestación ‘Nos duele la sanidad’ ha sido convocada por la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid, Anhelo Plataforma por la Sanidad en Aguilar y comarca, Coordinadora de la Sanidad Pública de Aranda de Duero, Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Benavente, Plataforma pro-Sanidad Pública en Astorga y comarcas, Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos, Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública del Bierzo y Laciana, Plataforma por la Sanidad Pública de León, Vecinos y vecinas de Villadiego, Plataforma Pro-Hospital de Guardo, Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Palencia, Plataforma por la Sanidad Pública en Las Merindades, Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Segovia, Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública en el Valle del Tiétar, Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora , Plataforma por la Sanidad Pública de Salamanca y Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid. A esta extensa lista se suman los sindicatos CCOO, UGT, CSIF, STECyL, COAG y Unión de Campesinos, además de la Confederacion Regional de Asociaciones de Vecinos o numerosos colectivos y partidos políticos, a excepción de PP y Ciudadanos.

El bloque crítico, integrado por CNT, CGT, Parados en Movimiento y Bloque Obrero, ha cerrado la manifestación. Desde CNT Valladolid, en un editorial previo a la marcha, reflexionaban sobre el resultado final de estas movilizaciones, como las Mareas Blancas, que “incluso si alguna vez han ganado la batalla del número de adhesiones, no han conseguido frenar los atropellos privatizadores”, añadiendo que “cabe preguntarse si las recetas de lucha que hemos aplicado hasta ahora han sido otra cosa que una capa de rebocina que coge color al calor de una población frita a recortes”, tomando como ejemplo iniciativas como Rebelión Bellvitge o la Asamblea de Usuarios por la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana.

“De norte a sur, de este a oeste, señor consejero, no venimos a pedirle una bufanda de lana con la que pasar el invierno y mucho menos a pedirle una de las millonarias que usted acostumbra a repartir entre colaboradores y altos cargos como parte de su política de mamoneo y chanchulleo”, expresaba Fernando Valiño, periodista fundador de últimoCero, en su discurso desde el templete instalado a las puertas de la Consejería de Sanidad. “Señor consejero”, prosiguió, “venimos a decirle que no estamos dispuestos a que se siga cargando el sistema sanitario público y que en lugar de sus bufandas destine nuestro dinero a contratar a más personal, a mejorar sus condiciones laborales, a abrir más centros y camas, a derogar las leyes privatizadoras y a acabar con las listas de espera, que la gente se está muriendo esperando una llamada para una consulta”. Ha concluido con una advertencia: “Señor consejero, la próxima vez que vengamos será para echarle a usted y a los suyos del PP”, arrancando un unánime “consejero dimisión” por parte de los asistentes, derivando en el grito “el pueblo unido jamás será vencido” tras recitar los versos de Quilapayún.

https://ultimocero.com/destacada/2018/01/20/historica-manifestacion-la-politica-sanitaria-la-junta-castilla-leon/