POR UN AÑO 2019 REPUBLICANO (DIBUJO ENEKO)

31/12/2018

IMG-20181225-WA0001


Un rey de derechas para una monarquía muerta. Domingo Sanz

27/12/2018

Ayer, como cada 24 de diciembre, apareció en nuestras pantallas una persona que tiene la vida resuelta porque a su padre lo restauró el mayor asesino de la historia de España, un título que le vengo concediendo a Franco en estos artículos y contra el que hasta ahora nadie ha presentado un candidato con mayor cantidad de méritos, digo inocentes asesinados por sus huestes.

Apareció ante nosotros alguien que también tiene la vida resuelta porque a este país se le birló la decisión sobre la forma de Estado cuando pudo y debió haberla tomado por separado, no incluyéndola en el mismo paquete de una democracia que solo los asesinos natos como Franco negaban. Pero Roma no paga traidores, y el padre de Felipe VI no agradeció jamás aquel inmenso favor que le hizo Adolfo Suarez. Juan Carlos I maniobró hace cerca de 40 años contra el veredicto de las urnas para poder él, y solo él, sentirse más seguro.

Y también apareció anoche Felipe VI en medio de nuestras cenas familiares porque, a beneficio personal de su padre, y de él mismo, aquella democracia naciente, asustada y gestionada por los franquistas que se acababan de quedar sin Franco más unos jóvenes ambiciosos que habían dedicado más tiempo a derrotar a sus históricos en Suresnes que a luchar contra nuestro mayor asesino, decidió blindar la monarquía con una inviolabilidad casi sobrenatural para ponerla a salvo de una Justicia que condenaría al resto de mortales.

Y también pudo aparecer porque, gracias a ese privilegio, su padre amasó una inmensa e injustificable fortuna sobre la que hoy solo investiga la prensa extranjera, la misma que solo se atrevía con las cosas de España bajo la dictadura del mayor asesino. Los españoles deberán conformarse con lo que los libros de historia digan dentro de mil años, o no.

¿Por qué no comenzó ayer, el rey, su alocución navideña diciendo que, cuando le corresponda heredar, entregará los miles de millones de su padre a las ONG que tanto bien hacen, y que él se conformará con el más que suficiente presupuesto anual que recibe de nuestros impuestos? ¿O que lo devolverá todo al Estado, que a fin de cuentas es a todos los españoles a quienes nos lo ha robado cobrando comisiones por la venta de armas a regímenes dictatoriales, y arrastrando de paso el nombre de España por los peores lodazales?

Ánimo, rey, atrévete, que hasta podrás desgravar esa donación a Hacienda, si es que haces cada año la declaración de la renta.

Pero vayamos a lo que sí dijo el rey para que no nos acusen de panfletarios, como si denunciar las injusticias no pudiera ser tan digno, o tan falso, como proclamar uno mismo sus méritos y virtudes.

Sí, ayer apareció el rey para hacerse publicidad y cobrando por ello. Dedicó más de medio discurso a los jóvenes porque él sabe, mucho mejor que nosotros por culpa de un CIS que no nos informa, que las nuevas generaciones son más republicanas que monárquicas. Pero él quiere seguir siendo rey a toda costa, y que lo sea su hija, y sabe que para eso tiene que influir en la voluntad de la gente, y nada mejor que aprovechar el privilegio de llenar casi todas las pantallas. Salvo las de los territorios más libres del País Vasco y Catalunya.

En cambio, ni una palabra para los jubilados. O sí, pero sin nombrarlos, ni a ellos ni a las pensiones justas que reclaman para seguir ayudando a sus hijos y nietos, esos jóvenes que no tienen trabajo, pero sí un futuro que construir, y muchos de ellos familia. Sí que recurrió a ellos el rey, a los mayores, pero solo para recordarles el miedo alabando la Transición, porque a buen entendedor pocas palabras bastan: Os advierto que, si dejáis de quererme, mensaje subliminal, regresará el autoritarismo neofranquista, que ya asoma con descaro y no solo por el Sur. Y no seré yo el primer rey de España que, en caso de elegir, apueste por su pueblo en lugar de por el ejército que más golpes de estado ha ejecutado contra la libertad. A caballo ganador, no como cuando lo de Tejero. Rey traidor, Juan Carlos I, que abandonó a Armada y los demás porque sabía de darían su vida antes de tirar de la manta.

El rey amenazó ayer por la noche a los viejos porque mucho se cuidó de repudiar, ni antes, ni en su discurso, ni jamás lo hará, esa carta que circula desde el 31 de julio de este año, que es mayor amenaza de golpe de estado real que cualquier otro suceso de los ocurridos desde febrero de 1981, y en la que más de mil altos mandos militares reivindican la memoria del mayor asesino de la historia de Españaen el mismo texto en el que defienden al rey que habló ayer. La mayoría de firmantes en excedencia, pero eso es lo de menos tratándose de fuerzas armadas con un pasado tal de crímenes indiscriminados contra su propio pueblo que no iguala ningún país de nuestro entorno.

Y también citó el rey ocho veces la palabra “convivencia”, él, quien en la Nochebuena de 2017 solo la utilizó en cuatro ocasiones, demostrando dos cosas: la primera, el fracaso absoluto de la monarquía durante los últimos 365 días por lo que a mejorar la “convivencia” se refiere. Y la segunda, pero mucho más peligrosa, por su identificación absoluta con el mensaje embustero y alarmista que cada día divulgan personajes tan peligrosos para la “convivencia” en libertad como Casado, Abascal y otros, que no hacen más que insultar a Sánchez y a Torra mientras agitan el fantasma de la guerra civil, expresión máxima de lo que para ellos debe ser la manera de convivir. Siempre bajo la amenaza del grande contra el pequeño.

Porque sí, también era mucho pedir que el rey mencionara en su discurso a la empresa que más ha arriesgado estas navidades por la convivencia, esa que nos ha regalado un anuncio publicitario en el que uno le dice a otro que si hace un chiste sobre la monarquía perderá su trabajo.

Los discursos reales de las Nochebuenas, y de todos los demás, los redacta La Zarzuela y los aprueba el Gobierno. Pero, ¿quién se atreve a enmendarle una coma a un rey del que has afirmado que supo meter en cintura a los rebeldes catalanes? A Pedro Sánchez, en su versión más tonta, le ha colado el rey esta vez la palabra “concordia” que, por ejemplo, no utilizó en su mensaje de las navidades de 2017. A ver, presidente, ¿es que no te has dado cuenta aún de que el rey le ha comprado esa palabra a un Casado que es quien, hablando de cierta exhumación, ha propuesto este año una “Ley de Concordia” que va expresamente dirigida contra la de la Memoria Histórica?

Lo que ha ocurrido en este país con la monarquía durante los 40 años de los que este rey presume más que don Rodrigo en la horca es mucho más simple de lo que parece. Así como Juan Carlos I comenzó a intrigar contra el Suarez que ya no dependía de su nombramiento porque había sido elegido en las urnas y, cuando la cosa se le fue de las manos, apareció como el salvador de una democracia que el 23F no puso en peligro porque habría significado un aislamiento imposible de España, ahora su hijo impone el discurso del 3 de octubre de 2017 para destruir la convivencia en Catalunya, avalando la violación de su democracia con el 155 que vino después. Tanta agresividad para salvar la ficción de una unidad de España que tampoco estaba en peligro, pues nadie iba a reconocer la república independiente catalana con el único aval del resultado del referéndum, tan unilateral como políticamente triunfador, del 1 de octubre.

Si, hoy todos sabemos el porqué de aquel idilio entre el hoy emérito Juan Carlos I y el también hoy jarrón chino Felipe González: no hay nada que consolide mejor unas amistades inexplicables como lo de compartir planes ocultos contra una víctima tan propiciatoria como Adolfo Suárez, el elemento a sacrificar por excelencia en la pira de una transición que se tuvo que quedar a medias para salvar a una monarquía que no ha sido digna de ella. Además, a aquel rey, tal como también sabe hoy Felipe VI, no les cabe la menor duda de que, en España, ningún partido de derechas traerá la República, por muy indigno que sea el rey. De nuevo, salvo en el País Vasco y Catalunya.

Quien como este rey disfruta del privilegio de la inviolabilidad no puede ejercer también el derecho a la palabra en nombre del Estado. Es un principio de justicia natural.

Sí, ayer apareció una vez más un rey de España en nuestras pantallas y, como siempre, para ensuciarlas.

Observación: he contado con mis propios ojos las veces que Felipe VI dijo o no dijo determinadas palabras ayer, 24 de diciembre, y tal día como ayer de hace un año. Si hay algún error, es solo mío.

https://iniciativadebate.net/2018/12/25/un-rey-de-derechas-para-una-monarquia-muerta/


‘Laicismo: la delgada línea que nos separa y lo que nos jugamos en ello’

20/12/2018

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 75

La concejala de la capital Pilar Rivas, cabeza de lista de Equo en la ciudad, habla en este artículo sobre laicismo, solidaridad, economía y libertad a través de una particular perspectiva.

El pasado día 9 de Diciembre celebramos el Día Internacional de la Laicidad y la Libertad de Conciencia, con este motivo y como cada año Granada Laica organizó un debate al que fuimos invitadas todas las fuerzas políticas, y como cada año declinaron la invitación los partidos situados “al otro lado del tablero de ajedrez”.

Era la primera vez que iba a hablar de Laicidad y pensé ¿qué vamos a debatir si todos estamos de acuerdo? Será una reafirmación de nosotros, para nosotros mismos, de ¡cuantísima razón tenemos¡ Algunos, yo misma dentro de mi desconocimiento, como del de muchos, me sorprenderé de algunas cifras sobre la financiación pública de la Iglesia y poco más. El debate consistirá en cuál de todos los partidos presentes tiene más líneas en sus programas que traten sobre laicismo.

Debate tras debate escucho al resto de fuerzas políticas, unas desde la falacia de estrategias neoliberales secuestrados bajo la dependencia del crecimiento económico y otras anquilosadas en el aumento de la inversión en gasto social y políticas redistributivas, todas enarbolan los conceptos de tolerancia y solidaridad.

Solidaridad, bonita palabra. Pero desde la solidaridad, se ponen en pie los bancos de alimentos donde tu vecino de arriba te juzga y decide si mereces los yogures que tus hijos necesitan, altamente cotizados en las colas, mientras, se enriquecen los lobbies de la agroindustria alimentaria y las grandes cadenas de supermercados. Desde la solidaridad abrimos polideportivos y compramos colchonetas para acoger a los inmigrantes de las pateras, mientras cerramos los centros de menores y hablamos de saturación o mientras consumimos los móviles fabricados con el sudor de unos niños sin presente ni futuro. Desde la solidaridad nos hacemos socios de Acnur, de Médicos Sin Fronteras o de Cáritas mientras saqueamos los recursos naturales de los países con los que cooperamos. Solidaridad, bonita palabra, que hace recaer la culpa en el ciudadano de a pie, de la irresponsabilidad de nuestros representantes y de las políticas que votamos.

Unos y otros, los presentes y los ausentes, abanderan en sus discursos la separación del Estado de cualquier confesión religiosa, pero solo rascar un poco, para ver que la realidad que subyace a los discursos es bien distinta. La solidaridad genera dos bloques, divide el tablero en dos. Nos coloca a unos en una situación de poder frente a los oprimidos a los que salvamos; norte/sur, mujeres/hombres, mayorías/minorías, el bien del mal ya puestos. Y los símbolos, junto a los discursos, asocian ideas y de paso dividen a las personas, religión se asocia a bondad, y a solidaridad y ésta a bienhechor, ateo a egoísmo, a maldad, todo depende de quien lo exprese, polaridades que es necesario arañar para ver debajo de la superficie. La solidaridad es el concepto opuesto a comunidad, a fraternidad. La religión, y por tanto la bondad es un concepto secuestrado por un lado del tablero, pero la solidaridad nos inunda a todos.

Me estoy acordando de la época de la caza de brujas a la que recurro con frecuencia. Para todos o casi todos, un crimen perpetrado por la Iglesia, cuando en realidad se estaba gestando el capitalismo, no como algunos creen, como un proceso evolutivo hacia la superación de la época feudal, sino como respuesta a las revueltas de las clases dominantes, los grandes terratenientes y mercaderes, a las luchas campesinas por recuperar su herramienta de trabajo, la tierra. Un capitalismo que no le era suficiente el control de la producción sino que necesitaba controlar el trabajo reproductivo, mujeres que denunciaban a mujeres, destruyendo la semilla de la sabiduría de los bienes comunes. No sé si esto resuena como algo lejano en el tiempo o de la más rabiosa actualidad. El poder se alinea a un lado del tablero, iglesia incluida.

Unos y otros servimos fieles a esos mismos objetivos, bajo discursos en parte demagógicos repletos de símbolos que colocan a las personas en diferentes partes del tablero aun teniendo intereses comunes.

Recuerdo ahora las palabras de Nicolas Hulot y sus razones para dimitir de su Ministerio: Transición Ecológica y “solidaridad” (bonita palabra) que con valentía expresó que mientras no se redujera el tamaño de la economía era inviable reducir los impactos en la biosfera de una parte; y de otra, que el crecimiento económico no es solo una decisión política en favor del capital, sino una inercia civilizatoria, que no se podrá revertir sin generar profundos trastornos. La telaraña de intereses creados alrededor del aumento de la producción y el consumo, no lo sostiene el uno por ciento de la población. Millones de personas hemos comprado la idea de que el crecimiento y el consumo nos darán la felicidad. Una vez más discursos bajo los cuales la realidad es bien distinta y que Hulot supo expresarlo a la perfección.

No habrá voluntad política de ninguna fuerza política si no hay una masa social crítica y consciente de lo que subyace bajo los discursos. Todas las fuerzas presentes en aquel debate estamos de acuerdo en el discurso y en la necesidad de cumplir la legalidad de una Constitución que se dice aconfesional, pero exigir en los tiempos que corren, tiempos de símbolos y discursos, libertad de conciencia e igualdad de derechos no es cualquier batalla, es La Batalla, en mayúsculas. Laicidad es un ideal de concordia, de fraternidad, de hermandad, de comunidad al menos para los que estamos a este lado del tablero. Corren malos tiempos para el laicismo, en una sociedad cada vez más individualista al mismo tiempo que “solidaria”. Yo empezaría cambiando el nombre por el Día Internacional de la libertad de conciencia a secas, quizás llegue el día en el que sepamos explicar que laicidad es la defensa de los servicios públicos, de una concepción de las políticas sociales y de las relaciones internacionales desde la fraternidad y no desde diferentes posiciones de poder. ¿estás seguro de estar en el lado correcto del tablero? Espero que llegue el día que consigamos abrir las puertas al diálogo a alguien más que no seamos nosotros mismos, nos jugamos mucho en ello.

https://laicismo.org/laicismo-la-delgada-linea-que-nos-separa-y-lo-que-nos-jugamos-en-ello/


ACTO DE PRESENTACIÓN DEL COMITÉ PRO-CONSULTA DE SEGOVIA.

16/12/2018

La charla debate, presentada y moderada por el profesor de literatura de la UVA Jesús Pastor, contó con las intervenciones del profesor de Historia de la UCM Carlos Hermida y de los representantes de la Plataforma pro-Referéndum de la UCM-UPM Alex y Carlos, demostrando la vigencia intergeneracional del movimiento y el discurso republicano en España.

La intervención del profesor giró en torno al período de la Transición. Hizo hincapié, sobre todo, en desmantelar el mito de que, en aquel período, la izquierda española no tenía la fuerza suficiente para haber sido mucho más rupturista y haber planteado la opción republicana, que era la legítima. Para ello, echó mano de los datos que demostraban el fuerte movimiento obrero y civil de aquellos años, casi inédito en la historia de España.

40 años después, el pacto del 78 ha colapsado en todos sus ámbitos (social, económico, territorial, judicial…) en gran medida por los defectos de su origen. Ante esta situación, la izquierda española, debilitada por su vaciamiento ideológico de los últimos años,  se vuelve a encontrar ante la misma disyuntiva de entonces: la continuidad en un régimen caduco que no le permite avanzar, o la vía verdaderamente rupturista y transformadora del discurso republicano.

A continuación, los dos jóvenes universitarios representantes de la Plataforma pro-Referéndum de la UCM-UPM nos explicaron cómo han podido realizar sus consultas en las universidades y ciudades de todo el estado. Construyendo un movimiento popular y abierto a todas aquellas personas que creen y quieren la República como mejor manera de construir una sociedad más justa.

Nos dejaron muy claro que las consultas no eran el fin, sino el comienzo para construir un movimiento republicano entre los jóvenes, que les ha sorprendido por su vitalidad y número de participantes.

La convergencia entra las diferentes generaciones republicanas supondrá una conjunción idónea para dotar al movimiento republicano, y por extensión, a la izquierda española, de un discurso y un proyecto popular con el que parar a la derecha fascista y construir una España mejor, después del caduco pacto del 78.

Comité Pro-Consulta de Segovia

comiteconsultasg@gmail.com


La empresa patatera del marido de la presidenta de las Cortes de Castilla y León multiplicó por 30 sus beneficios cuando ella dirigía Agricultura

13/12/2018

Silvia-Clemente-Agricultura-Tierra-Sabor_EDIIMA20181212_0997_4.jpg

Las empresas de patatas de Javier Meléndez, el marido de la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, experimentaron un crecimiento exponencial de sus beneficios durante los años en que la política segoviana dirigió la Consejería de Agricultura en el Gobierno de Juan Vicente Herrera. Una de las sociedades, Patatas Meléndez SL, pasó de apuntar en sus libros de contabilidad pérdidas por medio millón de euros entre 2010 y 2012 a registrar 2,5 millones de euros de beneficios el último año en que Clemente estuvo al frente del departamento de Agricultura.

Las sociedades de quien fue su novio desde 2008 y desde 2015 su marido consiguieron importantes subvenciones de la Administración regional. Según ha podido comprobar eldiario.es, Patatas Meléndez SL, la empresa que acabó en manos de Javier Meléndez  tras sellar un pacto de confidencialidad con sus padres y hermano en enero de 2017 para poner fin a numerosos pleitos, fue la que recibió el grueso de las subvenciones del Gobierno de Herrera. Entre 2008 y 2018 (Clemente fue consejera hasta 2015 y luego saltó a la presidencia de Las Cortes de Castilla y León) el importe concedido es de 3,3 millones de euros, si bien dos de estas subvenciones fueron a cargo de la Agencia de Desarrollo Económico de la Consejería de Economía (143.569,88 euros, el 22% de lo solicitado) y el Centro de para el Desarrollo Tecnológico Industrial, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación (455.923,07 euros, el 44% de lo que reclamaba). Agroinnova SL, otra sociedad de la familia, recibió en la misma etapa 152.884,65 euros de ayudas del Gobierno regional.

Puedes seguir leyendo el resto de la noticia en la siguiente dirección:

https://www.eldiario.es/politica/presidenta-Cortes-multiplico-Clemente-Agricultura_0_845516588.html


La mentira, ciertos negocios y el fascismo, aliados objetivos. Domingo Sanz

12/12/2018

vox-17-655x368 (1)

Hoy estamos más cerca de un “fascismo siglo XXI” que cuando gobernaba Obama, por poner un nombre equivalente al de Trump en cuanto a poder global. El blanco es un ejemplo, que deseamos sea insuperable, del uso continuado de los insultos y las mentiras contra cualquier adversario que, en su boca, será siempre “el enemigo”. Y también del abuso de las posiciones dominantes contra el débil. Sus dos principales pautas de comportamiento durante esta vida que nos ha tocado sufrirle.

Entre nosotros, Vox es el partido que inmediatamente ha apostado por conseguir que los medios lo identificaran como el mejor aliado de Trump, hasta el punto de que los enviados por el americano para debilitar Europa, fortaleciendo a los partidos ultraderechistas que proliferan en Italia, Alemania y otros países, no han dudado en declarar que Abascal es su hombre de más confianza en España, aunque han indicado que “también” se reunirán con Casado. Mientras, nos preguntamos qué puede significar “dura”, o “durita”, si esa opción existiera, cuando el líder de Vox acusa al del PP de ser la “derecha blandita”.

Soy de los que defienden que el eje del mensaje de Vox, para proliferar en Andalucía muy por encima de lo que anunciaban todas las encuestas, ha sido el del binomio inmigración/delincuencia. El asunto Catalunya no ha estado tan presente en su lista de odios y simplezas electoreras por una cuestión muy sencilla: el monopolio del anti independentismo se ha fundamentado por parte de PP y Cs en la defensa de la Constitución, y las reformas que propone Vox son incompatibles con el texto del 78.

He leído artículos desmontando las mentiras de Vox sobre la violencia de género, o sobre la inmigración, en este caso desde el punto de vista del impacto en lo laboral pero no en relación con la delincuencia y, en cambio, sí he escuchado a Abascal agitar insistente ese muñeco. Por eso, he acudido a la verdad que se contiene en el cuadro con los datos de delincuencia de los años 2010 y 2017. Los años intermedios están en el siguiente enlace (estadística):

La información es de total confianza, pues procede del Ministerio del Interior. Se trata de un organismo que, si tuviera algún interés en falsearlos, no podría ser a la baja, pues Hacienda podría aprovechar para recortar su presupuesto.

Ni uno solo de los diez epígrafes aumenta entre ambas fechas. Ahora es cuando nos sorprende la incoherencia entre el esfuerzo inversor en publicidad de ciertos sectores empresariales y sus expectativas de negocio.

Que sepamos, las empresas que venden alarmas e inundan nuestros oídos con un alarmismo desaforado de miles de anuncios que diseñan como si fueran noticias, han de cumplir también con la ley de la oferta y la demanda o, si sobreviven, es que hay gato encerrado. Y, cuando el negocio baja, tal como demuestra el cuadro anterior, si aumentan las ventas es porque distintos fenómenos se cruzan y fabrican una más de las burbujas, que cuando estallen nos llevarán al infierno de hielo sin dinero para calefacción, ni tampoco para seguir pagando las cuotas mensuales de la seguridad familiar.

Abriremos uno de nuestros habituales paréntesis constructivos para proponer a los creativos publicitarios que, en los códigos éticos que dicen que cumplen, se “autoimpongan” un respeto mínimo por la verdad: La inevitable deformación publicitaria de la realidad podría resolverse con una frase de inserción obligatoria, como en el caso del tabaco, pero que dijera algo parecido a lo siguiente:

“Antes de comprar cualquiera de estos productos de seguridad, compruebe las estadísticas de delitos del Ministerio del Interior”.

De esta forma, estas empresas seguirán colaborando objetivamente con los partidos fascistas, y otros de derechas más o menos autoritarias, en su obsesión por divulgar masivamente la inseguridad, es decir, el miedo, entre la ciudadanía, aunque lo harán con la conciencia tranquila, al haber advertido a los usuarios de que quizás estén haciendo una tontería.

Hablando de fascismo, me ha gustado mucho el artículo titulado “Vox siempre ha estado ahí”, firmado en Diario de Mallorca por Antoni Aguiló, filósofo político del CES de la Universidad de Coimbra. Sin más, por el momento, porque habrá más sobre lo mismo.

https://iniciativadebate.net/2018/12/11/la-mentira-ciertos-negocios-y-el-fascismo-aliados-objetivos/


Manifestación por la III República y contra la Constitución Monárquica 6-12-2018

10/12/2018