Suso de Toro: “No hubo ruptura y tenemos esta España”

29/09/2017

franquismo

El patrioterismo reducido a toros, la “fiesta nacional”, y fútbol es el combustible de ese “¡A por ellos! ¡Soy español! ¡Oé!”. Lo que cantan guardias civiles y sus familiares y vecinos cuando parten al frente catalán.
 
Lo terrible es que los señoritos franquistas dueños del Estado envían a los pobres, a quienes no tuvieron otras oportunidades, a reprimir a los libres. Como siempre.
 
Suso de Toro | eldiario.es
Esto no va de Catalunya sino de España. Lo que ha provocado este conflicto político entre la sociedad catalana y el Estado español, iniciado con la recogida de firmas contra catalanes y la denuncia del Estatut al Tribunal Constitucional, es una crisis de Estado que se podía ver hace meses pero, sobre todo, es la crisis nacional española.
La reclamación del ochenta por ciento de la sociedad catalana, que la prensa del búnker llama “desafío independentista” siguiendo consigna, ha desnudado el vacío nacional español y el verdadero carácter del Estado nacido de la Reforma que se fraguó en la Transición. Franco, protegido por los EE UU, murió en la cama porque había amputado y destrozado el cuerpo social, y la sociedad que fue renaciendo en los años cincuenta y sesenta nunca tuvo fuerzas para echarlo y tampoco para imponer una ruptura política tras su muerte.
La historia fue como fue, el antifranquismo era debilísimo, la sociedad estaba acogotada por el miedo al Ejército, aquellos generales que redactaron de puño y letra el artículo 2 de la Constitución vigente, y fueron las Cortes franquistas, las que habían aprobado antes la Ley de Sucesión, las que aprobaron la Ley de Reforma Política, es decir la Transición. Que el sistema político actual se levante sobre la reforma y no sobre la ruptura es la explicación fundamental de lo que está ocurriendo. Pero la historia fue la que fue, “todo queda atado y bien atado”, porque no era posible otra.
Y en la continuidad sin ruptura con el franquismo reside el fracaso de esta España, porque estamos hablando de un fracaso. Aquella mentira inicial, el ocultamiento de que no habíamos roto con el franquismo y que lo continuábamos adaptándonos, había que taparla con nuevas y sucesivas mentiras con las que nos martillearon estas décadas y que acabamos creyéndonos, “somos un ejemplo para el mundo”, “somos un éxito”, “Europa nos envidia”, “una democracia ejemplar”. Al final también las mentiras se agotan y aparece la realidad.
El patrioterismo reducido a toros, la “fiesta nacional”, y fútbol es el combustible de ese “¡A por ellos! ¡Soy español! ¡Oé!”. Lo que cantan guardias civiles y sus familiares y vecinos cuando parten al frente catalán. Un frente donde al otro lado sólo hay civiles desarmados, sus únicas armas son papeletas impresas en casa y urnas escondidas para que no se las roben. La peor imagen de España al mundo, de vuelta al pasado, a 1975.
La realidad del Estado español es la de unas estructuras del Estado que pertenecen a una casta de altos funcionarios que heredan los puestos desde generaciones y a una oligarquía extractiva que vive de apoderarse de los recursos que genera la población española. Pero la realidad del territorio y la población española es muy distinta y diversa en todos los sentidos y la pretendida homogeneidad y las políticas de homogeneización ocultan la realidad de identidades e intereses contrarios. Lo que mueve al nacionalismo español, a diferencia de los nacionalismos que se catalizan frente a un enemigo exterior a su Estado, caso del “Bréxit”, es el patrioterismo contra las diferencias nacionales internas. Eso es lo que expresan los cuatro millones de firmantes de Rajoy y sus millones de votantes y buena parte de los votantes de Susana Díaz. Las barbaridades de la ex ministra Trujillo que desde Extremadura lanza a los catalanes revela una xenofobia cercana al delirio en una parte de la población española.
Catalunya está ocupada policialmente, desembarcarán aún más miles de policías armados para completar la ocupación. Sólo puede frivolizar con eso quien no viva allí, quien no haya conocido el franquismo o quien simplemente sea franquista. Y, como siempre, quien envía allí esa oligarquía parasitaria del Estado centralista que representa Rajoy son los hijos de familias de esos territorios que no han conseguido crear procesos de modernización e industrialización endógenos y necesitan las transferencias de riqueza que se genera en países como Catalunya. Lo terrible es que los señoritos franquistas dueños del Estado envían a los pobres, a quienes no tuvieron otras oportunidades, a reprimir a los libres. Como siempre.
En Catalunya hay de todo, los catalanes de hoy tienen todos los orígenes y apellidos de España y del mundo, no apelan a la raza, apelan a su libertad como ciudadanos, pero no tienen miedo y son libres. En buena parte de España en cambio veo el miedo de los esclavos, de los que ignoran, de quienes se sienten indefensos ante los desafíos que plantea la libertad y la democracia. Esas gentes que gritan “¡a por ellos!” a jóvenes armados que envían a reprimir catalanes como verdaderas fuerzas de ocupación no dan miedo, dan pena. Esos fascistas que saludan a los guardia civiles brazo en alto, y que los guardias civiles aplauden, no son opresores, son personas ignorantes y sin oportunidades que sirven a los verdaderos vampiros del estado.
El único proyecto posible para España tendría que haber sido el que reconociese su diversidad nacional, el que se levantase sobre una Historia completamente distinta del relato de los visigodos, Covadonga, Isabel la Católica, los “quinientos años” etc, el de una España verdaderamente federal. Fue imposible y ahora ya no es posible sin una ruptura. Pero esa ruptura tampoco es posible porque si en 1975 no había fuerzas ahora menos.
Y Catalunya se irá, ahora o dentro de un año, pero esta España es insufrible para cualquiera que ame la libertad y desde luego para esa sociedad catalana que se ha unido más que nunca ante un ataque exterior. Un ataque unánime, donde no han faltado miles de intelectuales y artistas que le han expresado no frialdad sino hostilidad. Los años de felipismo hicieron estragos entre la intelectualidad española, arrasaron la libertad de pensamiento crítico y nos hicieron cómodos, tememos perder las poltronas, los públicos, las tribunas, los espacios en prensa, que no nos saquen en El País… tememos que nos desaparezcan porque también en el mundo cultural “el que se mueve no sale en la foto”.
¿Qué pensará aquel magistrado que se fumó un puro con dos colegas en la plaza de toros de Sevilla la víspera de dar la puntilla al Estatuto catalán de todo lo que ahora está sucediendo? Seguramente le echará la culpa a los políticos, a los catalanes… Aquí nadie tiene responsabilidad propia y todo nos sale gratis. ¿Que pensarán artistas a quienes cuando se les pidió hace cinco años y se veía que estaban empujando a los catalanes que apoyasen un gesto público de simpatía decían que no había nada que hacer? ¿Qué piensan quienes firmaron manifiestos pidiendo mano dura ahora que ven a su país ocupado por una invasión de policías? ¿Nadie va todavía a tener el valor de mudar de postura, solo Javier Mariscal?
De este lado del Ebro no ha habido apenas gestos de diálogo o comprensión. Se irán. Y como decía Azorín, “Merecemos perder Catalunya. Esa cochina prensa madrileña está haciendo la misma labor que con Cuba. No se entera. Es la bárbara mentalidad castellana, su cerebro cojonudo (tienen testículos en vez de sesos en la mollera)”. Pero Catalunya ya está perdida para los que quieren tenerla sometida y también para quienes la queremos libre.
Y quedará el desconcierto de quienes no quisieron y ahora temen. Temen perder transferencias, temen quedar en manos de quienes ya eran nuestros amos. “Va a ser malo para todos”, oigo decir. Sí, sin Catalunya, ¿qué España va a ser ésa? Pero con los catalanes en una mazmorra del Estado, ¿qué España sería ésa? Empecemos a imaginar España sin Catalunya quienes vamos a tener que padecerla.
Fuente: www.eldiario.es
Anuncios

El batallón de republicanos asesinados por franquistas que se convirtieron en un poema prohibido

29/09/2017

militares-republicanos

Era un poema secreto. Se cantaba durante toda la dictadura en las humildes casas de los pastores y agricultores que habitaban las montañas que separan Asturias y Galicia. Solo conocerlo ya era un símbolo de resistencia antifranquista.

“Los martirios y tragedias que le han hecho pasar al comandante Moreno son imposibles de explicar. Unos le dan bofetadas, otros le dan puntapiés, otros le hacen preguntas al derecho y al revés. Y después de largo tiempo sin darle ningún sustento, una partida de palos le daban por alimento.Una vez hecho cadáver, el comandante Moreno fue llevado hasta la fosa de los demás compañeros…”.

Nadie se atrevía a escribir las estrofas en un papel por temor a ser descubierto, así que la copla fue memorizada y transmitida oralmente de amigos a amigos, de padres a hijos. El simple hecho de conocerla suponía mantener viva la memoria de las víctimas y dar a conocer el dramático final de 14 militares apresados y asesinados en 1937 por falangistas y guardias civiles. Todos eran miembros, entre ellos la plana mayor, del batallón republicano nº 219, conocido como batallón Galicia.

Ochenta años después, los voluntarios que luchan para recuperar la memoria de las víctimas saben que aquel objetivo solo se cumplirá en parte: “No se va a hacer justicia nunca. Eso ya lo sabemos, pero al menos estamos consiguiendo que haya una importante reparación”. 

Carmen García-Rodeja, presidenta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) en Galicia asegura que ni siquiera se ha logrado eliminar completamente, en algunas localidades gallegas, el terror que se vivió durante la dictadura. “A día de hoy, todavía hay personas que no se atreven a cantar esa copla y a recordar lo ocurrido porque temen ofender a determinadas personas”, afirma. García-Rodeja asegura que “sigue habiendo miedo y eso resulta increíble e intolerable después de cuatro décadas de democracia. Por eso es tan importante lo que se ha hecho y lo que vamos a hacer en los próximas días”.

Puedes seguir leyendo el resto de la entrada en la dirección que figura más abajo.

http://www.eldiario.es/sociedad/republicano-represaliado-franquismo-convirtio-prohibido_0_691531687.html


CONCENTRACIÓN DOMINGO 1 DE OCTUBRE A LAS 19 HORAS EN SEGOVIA EN LA PLAZA DEL AZOGUEJO.

28/09/2017

Desde el Colectivo Republicano Antonio Machado queremos denunciar y combatir el “desafío” antidemocrático del Gobierno, del PP y sus colaboradores en las instituciones del Estado. Por ello invitamos a participar en la concentración del próximo domingo 1 de octubre en la Plaza del Acueducto.

¡Juntos contra la represión, la reacción y el fascismo; por los derechos democráticos!

ACUEDUCTO_1_O_17


España cumple solo con el 11% de lo pactado para acoger refugiados

27/09/2017

 

 

1506408042_261910_86597800_fotograma_7

El plazo acordado por los Estados miembros de la Unión Europea (UE) para la reubicación y reasentamiento de 160.000 refugiados en dos años expira este martes 26 de septiembre. España ha acogido a algo más de una décima parte del cupo comprometido, lo que ha provocado las críticas a su gestión de las ONG y oposición.

 

“La Unión Europea es incapaz de cumplir sus compromisos de mínimos y apenas mueve un dedo para que el Mediterráneo deje de convertirse en una fosa común cada vez más grande”, ha denunciado el Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR).

En julio de 2015, fruto de un primer acuerdo en la UE, los Estados se comprometieron a reubicar a 32.256 solicitantes de asilo procedentes de Italia y Grecia, con el compromiso de ampliar esta cifra en diciembre hasta los 40.000, pero esto último no se hizo. Dos meses después, tras la icónica foto de Aylan, este compromiso se multiplicó y la UE reubicó un segundo acuerdo a través del cual 22 Estados europeos aceptaron la reubicación de 120.000 solicitantes de asilo desde Italia, Grecia y Hungría, lo que situaba el compromiso en 160.000 a repartir proporcionalmente entre terceros países. Sin embargo, Hungría se salió del acuerdo y quedaron 54.000 refugiados pendientes de reubicación, un cupo que finalmente quedó sin ser reasignado.

España solo ha acogido al 11,4% de refugiados

Hasta la fecha, los Estados miembros han reubicado a más de 28.700 demandantes de asilo, según los últimos datos de la Comisión Europea, a 20 de septiembre. En total, sumando las cifras que manejan las instituciones europeas sobre reasentamientos y reubicaciones, los Estados miembros han acogido a más de 44.300 refugiados, es decir, al 27 % de los 160.000 comprometidos.

El Gobierno español, que se comprometió a acoger a 17.337 personas, ha acogido a 1.980 hasta este domingo 24 de septiembre, es decir, el 11,4% de la cuota pactada, según los últimos datos del Ministerio del Interior. En total, España ha reubicado a 1.279 solicitantes de asilo que llegaron por mar a las costas de Grecia e Italia, 1.089 y 190, respectivamente. Asimismo, ha reasentado a 701 personas de campos de refugiados de países limítrofes al conflicto sirio: 506 desde el Líbano y 195 desde Turquía.

Ante este incumplimiento, nueve ONG han emprendido esta semana una campaña de denuncia. A través de un vídeo, Accem, Amnistía Internacional, Ayuda en Acción, CEAR, Coordinadora de ONGD, Fundación Cepaim, Médicos del Mundo, Oxfam Intermón y Red Acoge han criticado la actuación de la UE y el Gobierno español.

Según han explicado las ONG, “justo eso, incumplir, es lo que hacen la Unión Europea y el Gobierno español en lo que a refugio y acogida se refiere, con las graves consecuencias que esto conlleva para miles de personas en todo el mundo”

En todo caso, el fin del plazo este martes no implica que los Estados no tengan que seguir acogiendo a los refugiados comprometidos. Lo que expira es el programa de la Comisión Europea de reubicación y, por tanto, dejarán de registrarse nuevos candidatos desde Grecia e Italia.

La Comisión prepara un nuevo paquete de medidas, que podría incluir una nueva propuesta de acogida desde terceros países, como Líbano, Jordania o Turquía (reasentamiento) para personas que ya tengan el estatus de refugiado.

Fuente:

http://cadenaser.com/ser/2017/09/26/internacional/1506408042_261910.html


Carta abierta a Felipe VI, por Ramón Cotarelo

26/09/2017

Tercera República

Estimado señor: en 1716, un antepasado suyo, Felipe V, abolió de un plumazo los derechos y libertades catalanas tras someter Barcelona mediante conquista militar. Trescientos años después quiere el destino que venga usted a impedir que los recuperen.

 

Acaba usted de espetar un discurso a un gobernante democrático, elegido por las urnas, como usted no lo ha sido, cuyo contenido esencial reside en recordar la necesidad de respeto al principio de supremacía de la ley, sin el cual, no es posible la sociedad civilizada.
¿Con qué autoridad dice usted eso a un presidente que, como él mismo señaló en una entrevista posterior, nunca se ha saltado la ley? Contestemos a esta fastidiosa pregunta.
Su autoridad personal en la materia que, a fuer de republicano, este blog no reconoce, es inexistente. Su poder viene directamente de la designación de un militar golpista, un delincuente perjuro que se alzó contra su gobierno y usted no ha tenido el coraje ni la gallardía de refrendarlo mediante una consulta a la ciudadanía, un referéndum en el que esta decida si quiere seguir con la monarquía o prefiere la República, el último régimen legítimo que hubo en España, pues el suyo no lo es.
Usted carece de autoridad pero se hace eco de la del gobierno español, ese sí, elegido por sufragio universal. Es este quien ha enviado a usted a Cataluña a recitar el catón elemental del Estado de derecho: el respeto a la ley, que a todos nos obliga, incluidos los gobernantes.
En términos abstractos esto es cierto. En términos concretos, aquí y ahora, en España, no solo no lo es, sino que es una burla. El gobierno que exige a Mas el cumplimiento de la ley, la cambia a su antojo, unilateralmente, sin consenso alguno, valiéndose de su rodillo parlamentario cuando le conviene, de forma que esa ley ya no es una norma de razón universal, general y abstracta que atienda al bien común, sino un dictado de los caprichos del gobierno del PP que, como sabe usted perfectamente, es el más corrupto, arbitrario e incompetente de la segunda restauración. Un solo ejemplo lo aclara: el mismo día que el presidente de ese gobierno, un hombre sin crédito ni autoridad algunos, sospechoso de haber estado cobrando sobresueldos de procedencia dudosa durante años, denuncia que los soberanistas catalanes intentan “cambiar las reglas del juego” al desobedecer la ley, sus acólitos presentaban un proyecto de ley de reforma del sistema electoral español para cambiar las reglas de juego a tres meses de unas elecciones. Y nadie en España, ni un medio de comunicación, ni un publicista ha denunciado esta arbitrariedad, esta ley del embudo.
Ciertamente, los gobernantes dicen que, si a los catalanistas no les gusta la ley, pueden cambiarla, pero legalmente, como han hecho ellos. No tengo a usted por una lumbrera, pero imagino que no se le escapará la impúdica hipocresía de este razonamiento pues los catalanes jamás serán mayoría en cuanto catalanes en España y, por tanto, no pueden materialmente cambiar la ley y están condenados a vivir bajo la que la mayoría les impone. Siempre. Por si no lo sabe usted, eso se llama “tiranía de la mayoría” y es tan odiosa como la de la minoría.
No, señor, el asunto ya no es de respeto a la ley. El asunto es de legitimidad, o sea mucho más profundo y antiguo. Pero, por no abusar de su paciencia, se lo expondré a usted en tres sencillos pasos a imitación de la triada dialéctica hegeliana que sirve para explicar la evolución de la realidad, pero también su involución.
Primero vino una guerra civil y cuarenta años de dictadura que forjaron una realidad española en la que se mezclaban los sueños de fanfarrias imperiales con los harapos de un país tercermundista, gobernado por los militares y los curas, como siempre. Fascismo, nacionalcatolicismo, centralismo, ignorancia, represión y robo sistemático. Fue la tesis.
Luego llegó la transición, la negación de la tesis, la antítesis. España se convertía en una democracia homologable con el resto de los europeas. Se negaba la dictadura. El Estado se descentralizaba y devolvía libertades a los territorios, se promulgaba una Constitución que consagraba la separación de la Iglesia y el Estado y propugnaba un Estado social y democrático de derecho. Y se acariciaba la ilusión de que era posible una continuidad normal del Estado, por encima de los avatares históricos.
Por último llegó la negación de la antítesis, la negación de la negación, la síntesis. Con el triunfo aplastante del PP en 2011, volvió el espíritu de la dictadura, el gobierno de los curas (o de sus sectarios del Opus Dei), el nacionalcatolicismo. Se conservó la cáscara de la Constitución, pero se la vació de contenido con la ayuda del principal partido de la oposición, cómplice en esta involución y se procedió a recentralizar el país, atacando el régimen autonómico y burlando las expectativas catalanas, de forma que su estatuto carece de contenido. De nuevo con la ayuda del PSOE y la diligente colaboración de todas las instituciones del Estado. La que más se ha usado ha sido un Tribunal Constitucional carente de todo prestigio y autoridad moral por estar plagado de magistrados al servicio del gobierno o sectarios del Opus Dei, con su presidente a la cabeza, militante y cotizante del PP.
Así están hoy las cosas en España, señor mío. Un gobierno de neofranquistas y nacionalcatólicos, empeñados en imponer sus convicciones como ley de la colectividad, impregnado de corrupción, basado en un partido al que algún juez considera una asociación de delincuentes. Un gobierno que ha provocado una involución sin precedentes, una quiebra social profunda (lea usted las estadísticas de pobreza, las de paro, las de productividad, las verdaderas, no las que fabrica esta manga de embusteros) y una quiebra territorial mucho más profunda, que él mismo reconoce de una gravedad extrema y de la que es el único responsable por su incompetencia, autoritarismo y corrupción.
¿Cree usted que ese gobierno tiene autoridad para hablar de la ley? ¿La tiene usted?
No le extrañe que los catalanes quieran liberarse de esta tiranía personificada en estúpidos provocadores como ese que quiere “españolizar a los niños catalanes”. Muchos otros, si pudiéramos, haríamos lo mismo. No quieren, no queremos, vivir otra vez el franquismo.
Y usted, le guste o no, lo representa.
Ramón Cotarelo
Fuente: Palinuro

30 años de la muerte de Victoria Kent, la mujer que retiró los grilletes de las prisiones

26/09/2017

thumb

 

Este lunes se cumplen 30 años de la muerte de la abogada y política Victoria Kent. Nacida en Málaga en el seno de una familia liberal, Victoria estudió allí Magisterio y después se trasladó a Madrid para estudiar Derecho. Formó parte la de Asociación Nacional de Mujeres Españolas y de la Juventud Universitaria Femenina. En 1930 se convirtió en la primera mujer en intervenir ante un consejo de Guerra al defender (exitosamente) a Álvaro de Albornoz, miembro del Comité Revolucionario Republicano. Abrió un despacho de abogados especializado en Derecho Laboral, siendo también asesora jurídica de organizaciones sindicales.

Se opuso al voto de la mujer porque lo consideraba “peligroso” por la gran influencia que la Iglesia tenía sobre ellas

En abril de 1931 fue designada Directora General de Prisiones, cargo en el que destacó por mejorar la situación de las personas presas, potenciar la reinserción y acabar con los castigos crueles, como grilletes y cadenas. Las elecciones de 1931 fueron las primeras en llevar a una mujer a un escaño, y fueron tres las que lo lograron: Margarita Nelken, Clara Campoamor y la propia Victoria Kent.

Cuando se debatió sobre el sufragio femenino Victoria Kent se opuso, porque consideraba “peligroso conceder el voto a la mujer” por la gran influencia que la Iglesia tenía sobre ellas. Lo cierto es que en las siguientes elecciones las mujeres pudieron votar, y ganó la derecha.

Tanto Victoria Kent como Clara Campoamor -la más firme defensora del voto de las mujeres- perdieron su escaño. En 1936 volvió a lograr un escaño. Al estallar la Guerra Civil acude a apoyar a los combatientes en la sierra de Madrid, y más tarde se ve obligada a marchar a Francia. En París se encarga de cubrir las necesidades de los niños republicanos condenados al exilio. Más tarde vivió en México y Estados Unidos, no volviendo a España hasta 38 años después de acabada la guerra. Victoria murió en Nueva York en el año 1987.

Fuente:

http://www.publico.es/sociedad/30-anos-muerte-victoria-kent-mujer-retiro-grilletes-prisiones.html


El gobierno coloca a un coronel de la guardia civil que fue juzgado por torturas al frente de los Mossos

25/09/2017

kepadieg-620x330

 

Diego Pérez de los Cobos, un coronel de la Guardia Civil que fue juzgado por torturas contra el preso vasco Kepa Urra, será a partir de hoy el máximo responsable de los Mossos tras la intervención del Estado. Aunque el militar quedó exonerado en el citado proceso judicial, otros tres agentes fueron condenados con penas de hasta doce años y seis meses de prisión.

El Estado se ha hecho con el control de los Mossos, y el responsable del mando único será Diego Pérez de los Cobos, coronel de la Guardia Civil que fue juzgado por torturas contra el preso vasco Kepa Urra, detenido en enero de 1992.

Durante el citado proceso judicial, que se llevó a cabo en 1997, tres guardias civiles fueron condenados con penas de hasta doce años y seis meses de prisión por «trasladar al detenido a un descampado, donde, esposado, le desnudaron, le golpearon con un objeto romo y le arrastraron por el suelo». No obstante, en 1999, el primer Gobierno de Aznar indultó a los tres.

Pérez de los Cobos quedó exonerado de los hechos, aunque, según denunció el preso vasco, este lo había maltratado durante su estancia en el hospital tapándole la nariz y la boca y mediante pellizcos.

Es un alto cargo del Ministerio de Interior desde 2006, cuando lo nombró asesor el entonces titular de la cartera, Alfredo Pérez Rubalcaba. Actualmente ocupa el puesto de director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, gabinete integrado en su totalidad por miembros de las FSE.

Hermano del expresidente del TC e hijo de un ultraderechista

El nuevo responsable de los Mossos es también hermano del expresidente del Tribunal Constitucional español Francisco Pérez de los Cobos e hijo del miembro de la organización ultraderechista Fuerza Nueva Antonio Pérez de los Cobos, que llegó a presentarse a las elecciones estatales por Murcia.

Bajo el mandato de su hermano como presidente del TC, el tribunal declaró nula la declaración soberanista del Parlament en 2013. Dos años después se posicionó contra el 9N y su última medida contra Catalunya también llegó 2015, cuando el TC volvió a anular una declaración del Parlament.

Fuente:

http://insurgente.org/el-gobierno-coloca-a-un-coronel-de-la-guardia-civil-que-fue-juzgado-por-torturas-al-frente-de-los-mossos/