SOBRE LAS ELECCIONES ANDALUZAS, COMUNICADO DE FED. DE REPUBLICANOS

04/12/2018

2017071215849_Madrid.png

Los resultados electorales en Andalucía son muy significativos. El social-liberalismo del PSOE se derrumba y dejará de gobernar después de 36 años, se hunde el “ciudadanismo” de Adelante Andalucía, las fuerzas reaccionarias obtienen en conjunto la mayoría de los diputados, irrumpe en el parlamento el franquista Vox  y… gana la abstención (41,35%, más de 5 puntos respecto a 2015).

Venimos diciendo desde que la crisis hiciera presa en los sectores populares que si su descontento no se canaliza por la izquierda, por una senda revolucionaria, lo haría por la extrema derecha.

Con motivo de los resultados electorales de las generales de junio de 2016, señalábamos, explicando la pérdida de más de un millón de votos por Unidos Podemos, que esa era “una unidad por arriba, desligada de los sectores populares a quienes dicen representar pero que desatiende; un proyecto político confeccionado sobre la base de renuncias a cuestiones estratégicas (…) y de sometimiento al régimen y con un exclusivo criterio de cálculo electoral; que habla de sonrisas y no de POLÍTICA. Con estas premisas quedaba imposibilitada como alternativa política que generase ilusión, rompiese la indiferencia y el abstencionismo y movilizara al electorado; que agrupase en torno a ella a los distintos sectores populares”; que “buena parte del electorado ha tomado buena nota y sacado la conclusión de que no había ninguna alternativa política que pudiera defender sus intereses, ayudar a solucionar sus problemas y mejorar sus vidas”, al que “tampoco les han pasado desapercibidos los meses después del 20 D, donde los nuevos actores y caras se han mostrado muy parecidos a los viejos partidos de la “casta”, pensando solo en sillones y gobiernos”.

Estos hechos, que se repiten desde entonces, amén de las políticas del PSOE, ha provocado la desmovilización del electorado de izquierdas que se ha traducido en esa alta abstención y, también, en un trasiego de votos a Vox, como pasara con el Frente Nacional de Le Pen.

Y es que las esperanzas depositadas por cientos de miles de personas en Podemos (y el ciudadanismo en general) se han roto por su política reformista que, en la actual situación económica, no es posible mejore sus condiciones de vida ni elimine su miseria, pobreza y desesperación, generando una frustración que les empuja a los brazos del fascismo.

Hay otros factores que explican el avance del fascismo, como el terreno abonado por la dramática situación social que viven millones de nuestros conciudadanos; el abandono durante lustros de las clases y sectores populares por las fuerzas de izquierda (la responsabilidad aquí de la izquierda institucional es muy grande); la deriva antidemocrática del régimen con su restricción de derechos y libertades que siempre han sido la antesala de la extrema derecha; la impunidad con que operan las organizaciones fascistas; el papel archirreaccionario del estado en la cuestión catalana, con los partidos del régimen (incluido el PSOE) a la cabeza, pasando por la judicatura y llegando hasta el Rey, que ha jaleado la represión y al rancio nacionalismo españolista (espoleado también por elementos y sectores de fuerzas de izquierda), en un marco político y jurídico constitucional, el del 78, que lleva en sus entrañas el germen de la bestia fascista; o el papel, igual de reaccionario, de los grandes medios de comunicación. No nos olvidamos de la utilización irresponsable, en campaña, que de Vox ha hecho el PSOE para dividir a la derecha.

Así las cosas, ¿alguien puede sorprenderse del auge de Vox y su presencia en el arco parlamentario andaluz? Lo que ha ocurrido en Andalucía no es algo circunstancial ni local, tendrá su traslado al panorama político-institucional español. Por otro lado, Vox no es sino el reflejo de la fragmentación de una vetusta y carca derecha incapaz de frenar el descrédito y deterioro de un régimen que hace aguas; nace de la situación de asfixia del mismo, y evidencia, como el conjunto de los resultados electorales, la agudización de la lucha de clases que se traslada al plano político y que se caracteriza por una polarización política.

Porque al tiempo que ocurre esto se está activando y tomando rápidamente fuerza un movimiento rupturista, republicano, expresado en el desarrollo  de las consultas republicanas en ciudades, barrios y universidades, movimiento que debemos ayudar a que tome un cuerpo organizativo para garantizar su continuidad y la lucha por la República.

Frente al avance del fascismo lo que toca es la unidad de la izquierda (política y social), la unidad de las fuerzas antifascistas, democráticas y progresistas. Pero no vale cualquier unidad, no puede ser la unidad que hemos visto en el ciudadanismo, no solo estéril sino contraproducente. Necesitamos una unidad que ponga en jaque a la monarquía (que alimenta al fascismo), una unidad sobre unas bases de ruptura con la Constitución del 78 y de lucha sin cuartel por una alternativa política estatal, por la III república, etc. En definitiva, una unidad basada en el programa de 8 puntos recogido en el manifiesto republicano del 19 de junio de 2016, que debiera ser asumido de verdad, sin ambigüedades ni medias tintas, para trasladarlo a la práctica política cotidiana, a las instituciones, a la calle, a los barrios y centros de trabajo y estudio. Necesitamos una unidad de la izquierda que construya y galvanice la unidad popular como espacio de lucha política organizada de los sectores más conscientes de las clases trabajadoras y populares.

Solo podremos hacer frente al fascismo desde la lucha y organización popular, que tenga por eje la consecución de un nuevo marco político que elimine sus bases económicas, sociales y políticas: la III República.

Saludamos con alegría las masivas manifestaciones antifascistas que hoy se están celebrando en Sevilla, Granada y Málaga, y hacemos un llamamiento a participar masivamente en la manifestación del 6 de diciembre en Madrid para que sea un grito y aldabonazo contra el fascismo.

¡Frente al fascismo, unidad antifascista y de la izquierda!

¡Frente al fascismo, unidad popular!

¡Frente al fascismo, vástago de la monarquía, III República!

Madrid, 3 de diciembre de 2018

Comisión Permanente de la Federación Republicanos

SOBRE LAS ELECCIONES ANDALUZAS, comunicado de Fed. de Republicanos

Anuncios

DECLARACIÓN POLÍTICA DE MARCHAS ARAGÓN ANTE LAS MOVILIZACIONES DEL 24 Y 27 DE OCTUBRE.

18/10/2018

thumbnail_declaracionmarchas

Desde Marchas de la Dignidad en Aragón hacemos público este documento que consta de una breve declaración política como crítica a las movilizaciones que diversos partidos políticos, sindicatos y organizaciones del entorno electoralista plantean de cara a los próximos días 24 y 27 de octubre.

Adjuntamos un documento donde los organizadores presentan la propuesta de movilización y sus reivindicaciones para que se comprenda fácilmente la crítica. Anotar que entre esa amalgama de siglas se toman la libertad de incluir a Marchas de la Dignidad a nivel estatal, cuando en ningún momento hemos participado en esa propuesta de “gran movilización”,  posteriormente explicaremos el por qué.

Carta de presentación, documento y cartel de los organizadores 24 y 27 de Octubre

MADRID CARTA PRESENTACION 24 Y 27 OCTUBRE

Documento_si nos movemos

 

Con este documento buscamos dar a conocer nuestro posicionamiento ante esta propuesta (la cual vemos totalmente desacertada) y que sirva para generar una discusión en el seno de las organizaciones participantes sobre si este es el camino a seguir.

Varias organizaciones, partidos y sindicatos del ámbito electoralista han convocado amplias movilizaciones para los días 24 y 27 de octubre. Movilizaciones con unas consignas tan vacuas y tan carentes de significado y contenido político que cualquiera puede y ha podido apoyarlas. Movilizaciones que llaman al movimiento por el movimiento, pensadas más para ser usadas como arma electoral que como herramienta para conseguir un fin.

Las consignas propuestas por esta sopa de siglas son completamente abstractas e idealistas (como “una vida digna” o “vivir en armonía y respeto mutuo con la naturaleza”), cuando no irrealizables, pudiendo poner como ejemplo la utopía de la Renta Básica. No contemplan la elaboración de una estrategia, unos objetivos innegociables, ni una táctica para establecer cómo y con quién llevarlos a cabo. Es una movilización fruto del oportunismo y del seguidismo político a las “fuerzas del cambio”, que no han cambiado ni cambiarán nada.

Estas movilizaciones no se plantean un mínimo análisis materialista de la situación actual ni cómo hemos llegado hasta aquí. Aceptan al Estado español y sistema capitalista sin cuestionarlos tan siquiera. No hablan de la monarquía impuesta por la dictadura fascista que además trafica armas con regímenes asesinos. No hablan del tratado imperialista-terrorista de la OTAN. No hablan de la pertenencia a la UE, la cual desindustrializó nuestra economía para condenarnos a ser un país de turismo y paro. No hablan de la derogación del artículo 135. No hablan del pago de la deuda que hace irrealizables la mayoría de sus propuestas. Ni si quiera centran sus reivindicaciones en demandas tan básicas y actuales como el no al Pacto de Toledo, pensiones mínimas de 1084 euros y estén garantizadas por los Presupuestos Generales del Estado. No hablan de los presos políticos en el Estado español ni de la necesidad de su amnistía total.

También se niegan a hacer cualquier mención a la clase obrera y sectores populares o sus intereses en sus reivindicaciones. Hablan de ecologismo sin plantear siquiera que la causante del desastre ecológico en ciernes es la insaciable sed de recursos del capital monopolista. Hablan de “recuperar derechos perdidos por el austericidio” sin pararse a reflexionar sobre el papel del Estado español en el reparto del trabajo a nivel mundial, o en el estado de crisis sistemática global que hará imposible dicha recuperación sin profundos cambios en el sistema de producción. En definitiva, sólo tratan aspectos superficiales o erróneos, sin enfrentarse nunca a la raíz de los problemas, lo que al final sucumbirá en otra traición más a las clases populares.

Todo este despliegue de oportunismo no es casual. Se acercan las elecciones y algunos partidos políticos se están dando prisa para agitar las callesque en su día vaciaron. Bajan en las encuestas y necesitan movilizaciones como medio de control social y desmovilizador, para defender su sillón. Aunque en realidad sólo aspiren a gobernar con el PSOE, dentro del Estado al que obedecen, para simplemente realizar leves modificaciones en los alternantes gobiernos que jamás transformarán el régimen. Se gesta un pacto social con el PSOE del terrorismo de Estado de los GAL, de la traición a los trabajadores de este país mediante la desindustrialización y del que nos metió en la OTAN. Movilizaciones para respaldar estos “recambios”.

Es cierto que podríamos coincidir con estas movilizaciones en algunas de sus reivindicaciones, pero carecen de una estrategia que atienda a una línea política clara, que atienda a la raíz del problema, rasgando este de forma superficial sin pretender realizar una transformación del régimen. Sin embargo, no vamos a renunciar a nuestros principios y dejarnos usar de forma electoralista por organizaciones que están más preocupadas por su puesto en el parlamento que por un cambio real en el sistema y la sociedad. Reiteramos que en su cartel de presentación mencionan como participante a Marchas del Dignidad Estatal, la cual se pronuncia en contra del uso de su nombre en dicha convocatoria.

Estas movilizaciones no podrán traer nada más que decepciones para sus participantes por la falta de contenido político en sus consignas, la falta de análisis en su planteamiento y su carácter electoralista. Nos parece una falta de respeto a todas aquellas personas que viven los desahucios, el hambre, la sobreexplotación, el paro, detenciones, multas y años de prisión. Tenemos que revertir esta situación, y eso solo depende de nosotros y nosotras. No queda otra alternativa que luchar de manera organizada y al margen de estos partidos que solo nos llevan por el camino de la conciliación con nuestros enemigos.

Desde Marchas de la Dignidad en Aragón entendemos que no basta con criticar aquello que no nos gusta, sino que debemos ofrecer una alternativa, un programa y un plan de trabajo que ayude a recuperar los derechos y libertades que nos han arrebatado, trabajando con otros sectores en lucha y planteándoles nuestras propuestas para tejer redes de solidaridad y agrupar fuerzas. Por ello trabajamos con estos puntos y por el siguiente programa de unidad popular:

  1. Pan, Techo, Trabajo y dignidad.
  2. Defensa de los servicios públicos. Educación, sanidad, viviendas y pensiones a cargo del Estado. Derogaciones del Art. 135, Pacto de Toledo y ley 15/97.
  3. No al pago de la deuda. Nacionalización de la banca y las grandes empresas.
  4. Amnistía total para las presas y presos políticos. Derogación de todas las leyes represivas y disolución de la Audiencia Nacional.
  5. Derecho de autodeterminación para las naciones oprimidas por el Estado español.
  6. Libertades políticas y sindicales plenas.
  7. Derecho a un trabajo y salario digno y bien remunerado. Derogación de todas las reformas laborales.
  8. Salida de la UE y de la OTAN.
  9. Derogación de la monarquía. Por la República Popular.

Marchas de la Dignidad en Aragón

@aragon22m

Por una Ley de Víctimas del franquismo

05/10/2018

cropped-cropped-encuentro-gr-ver-2

El Encuentro Estatal de Colectivos de Memoria Histórica y de Víctimas del franquismo, constituido por más de 80 organizaciones de todo el Estado, pretende impulsar acciones necesarias para lograr acabar con la impunidad de los crímenes del franquismo.

Instituciones internacionales como la ONU y sus grupos de trabajo y las organizaciones de derechos humanos, continúan reclamado al Estado Español su obligación de investigar, perseguir y sancionar los delitos contra la humanidad cometidos por el franquismo.

En el encuentro estatal celebrado en mayo de 2016, los colectivos integrantes del Encuentro decidimos reclamar a las formaciones políticas que se comprometan a desarrollar una LEY DE RECONOCIMIENTO Y PROTECCIÓN INTEGRAL A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO que :

  • Establezca la condena del franquismo como régimen criminal, que condene lo que supuso su atentado y el golpe de estado a la II República española, que condene la guerra, la dictadura franquista y la represión continuada contra los derechos humanos.
  • Reconozca y garantice a las Víctimas del franquismo, del nazismo y de la transición política española los derechos a la Verdad, la Justicia y la Reparación en los términos exigidos en los tratados y acuerdos internacionales firmados por el Estado español y organismos internacionales.
  • Que declare la nulidad de pleno derecho de todas las acciones legales de carácter represivo del régimen franquista, así como de toda aquella legislación que garantice la impunidad de los crímenes franquistas
  • Que se eliminen definitivamente todas las formas de exaltación del franquismo; calles, monumentos y honores.

Porque sólo por decisiones políticas, relacionadas con la forma en que se desarrolló la transición a la democracia, no se reconoce a las víctimas del franquismo los derechos a la verdad, la justicia y la reparación en igualdad de condiciones con otros colectivos de víctimas de la violencia, que sí han sido plenamente reconocidos y reparados mediante una legislación específica a su favor.

Por eso te proponemos que te adhieras a la iniciativa de exigir al Estado español y a todas las organizaciones democráticas, la elaboración de una Ley Integral de Víctimas del franquismo.

Ya basta de 80 años de impunidad, de no reconocimiento de las víctimas y de negarles el derecho a la Verdad, la Justicia y la Reparación. Porque sin memoria histórica no hay democracia.


Las organizaciones, asociaciones de la sociedad civil e instituciones pueden adherirse a la iniciativa de una Ley Integral de Víctimas del franquismo escribiendo desde su dirección de correo electrónico OFICIAL a leyvictimasfranquismo@gmail.com

https://victimasfranquismo.org/


NOTA DEL COLECTIVO REPUBLICANO ANTONIO MACHADO Y DE LA FEDERACIÓN REPUBLICANOS ANTE EL ATAQUE FASCISTA CONTRA LA SEDE DEL PSOE DE SEGOVIA

27/08/2018

LOGOCRAMLOGO RPSDesde el Colectivo Republicano “Antonio Machado” y la Federación Republicanos queremos expresar nuestra solidadaridad con el PSOE de Segovia por el acto fascista perpetrado contra su sede, además de mostrar nuestra más enérgica repulsa y condena a este tipo de actos reaccionarios. Que viene a poner a las claras, cual es el concepto que tienen algunas organizaciones de la palabra democracia y libertad. Todo ello demuestra que cualquier medida, por tibia que sea, para hacer cumplir la Ley de Memoria Histórica será vista por los franquistas como una agresión. Lo cual incide en la necesidad de la unidad de las fuerzas de izquierda contra el fascismo y por la democracia, lo que conlleva a trabajar unidos por un régimen realmente democrático, por la República. De la misma forma repudiar la actitud tanto de Ciudadanos, como del PP que con su deriva antidemocrática crean las condiciones idóneas para este tipo de actos.

Salud y República.

Colectivo Republicano Antonio Machado.

Federación Republicanos.


POR UN AYUNTAMIENTO LAICO SIN SUMISIÓN A NINGUNA CONFESIÓN

18/08/2018

01kama-san-millan-voto-san-roque-clara-luquero-kam2447

Foto Adelantado de Segovia.

 

No es de recibo que un año más la alcaldesa de Segovia acuda a renovar el voto a San Roque en la Iglesia de San Millán, no se entiende este sometimiento humillante en pleno siglo XXI de los poderes públicos a la Iglesia Católica. La alcaldesa de Segovia, ha sido elegida por l@s segovian@s con independencia de sus creencias personales. De igual forma no se puede entender que se pida a una imagen que nos proteja de la peste, máxime cuando está misión está garantizada por medio de las autoridades sanitarias, por los profesionales de la salud y por la ciencia, encargados de velar por salud y bienestar de tod@s nosotr@s y en la misma nada tiene que ver este tipo de supersticiones. Es necesario romper con este círculo vicioso y que de una vez por todas el Ayuntamiento se convierta en una institución laica, sin vinculación con ninguna confesión religiosa.

Colectivo Republicano Antonio Machado.


Comunicado del Comité pro-Consulta de Segovia 19 DE JUNIO: DÍA DE LA INFAMIA

18/06/2018

IMG-20180514-WA0015

El día 19 de junio de 2014 figurará en la historia de nuestro país como el día de la Infamia.
Nos impusieron a Felipe VI sin consultarnos. Ahora, cuando se cumple cuatro años de ese
fraude, de esa estafa, insistimos en que esta monarquía fue impuesta por el dictador Franco y
fue Juan Carlos I quien juró los Principios Fundamentales del Movimiento franquista. En
2014 se le designó Rey Emérito para blindar su persona ante las posibles acciones judiciales
por los numerosos casos de corrupción con los que se le relaciona, todo ello en medio de un
verdadero estado de excepción en el que las concentraciones y manifestaciones republicanas,
a pesar de ser prohibidas por el Gobierno, sacaron a la calle a docenas de miles de
republicanos.
Felipe VI no es el rey de todos los españoles. No puede serlo. Por sus orígenes, la monarquía
actual es la clave de bóveda de un sistema oligárquico que se gestó en los años de la
Transición (1975-1978) cuando la clase política franquista pactó con la izquierda “oficial”
una salida de la dictadura que dejaba intacto el aparato del Estado y mantenía el poder
económico y político de la oligarquía.
Felipe VI no tiene ninguna legitimidad democrática. Si fuera tan demócrata como afirman sus
aduladores/a, el nuevo rey no dudaría en someterse al plebiscito popular y se convocaría al
pueblo a que se expresara libremente sobre la monarquía o la república.
Los acontecimientos acaecidos en Cataluña evidencian, con más fuerza la herencia del
franquismo en la monarquía y su constitución. Con ella de la mano se han pisoteado derechos
democráticos fundamentales como la libertad de expresión, opinión, reunión, manifestación…
El estado ha hecho uso de la represión y violencia contra ciudadanos/as indefensos/as para
amordazar y acallar la voz de un pueblo; han encarcelado a personas por hacer uso de
aquellos derechos fundamentales. En su nombre se ha aplicado su artículo 155, brutal
atentado antidemocrático que elimina de un plumazo la representación política del pueblo de
Cataluña y se condena a parte de la misma a la condición de presos políticos.
La monarquía, su Constitución y sus leyes han sido incapaces de poner fin a las penurias y
sufrimientos de millones de españoles y afrontar los problemas políticos democráticamente y
las demandas populares. ¿Acaso su constitución y sus leyes han paliado la pobreza y
desigualdad crecientes? ¿Han acabado con el paro, la precariedad y los salarios de hambre?
¿Han evitado el exilio forzoso de centenares de miles de nuestros/as jóvenes? ¿Acaso han
solucionado el problema de la vivienda? ¿O atajado la vergonzosa corrupción que gangrena el
cuerpo político de la nación?
La proclamación de Felipe VI fue simplemente una operación de imagen, para lavar la cara a
una institución absolutamente deteriorada por los casos de corrupción que le afectaban y los
oscuros negocios de la familia real. La oligarquía pretende ahora organizar con el apoyo
unánime de los partidos del régimen una segunda transición que le permita seguir disfrutando
del poder y para ello nada mejor que algunos cambios cosméticos en la Constitución de 1978.
Debemos oponernos con fuerza a esta maniobra y denunciarla, que busca mantener un sistema
corrupto por naturaleza y un modelo económico que condena a la mayoría de la población al
paro, la miseria y la desesperación.
Después de siete años de brutales y sistemáticos ataques contra los derechos laborales,
políticos y sociales, es una noticia satisfactoria que haya caído el Gobierno de Rajoy. Pero no
debemos olvidar que ha sido fruto de un acuerdo parlamentario en el que han participado
fuerzas políticas que hasta ahora han sostenido los ataques del PP con su apoyo explícito o su
pasividad, fuerzas que comparten con ese partido la idea de negar el derecho a participar a
los ciudadanos en las decisiones que les afectan, defensoras a ultranza de un statu quo
político y jurídico que perpetúa la dominación de un puñado de grandes empresarios y
financieros.
Queda por acabar con la herencia política del PP y cerrar el paso al populismo fascista que la
reacción propone como alternativa. La derogación de las reformas laborales y de las
pensiones, de la Ley Mordaza, de las reformas del Código Penal, de la Ley de Bases del
Régimen Local, de la ley hipotecaria; la vuelta a manos públicas de lo privatizado, etc., son
medidas que no pueden esperar. Queda por ver la actitud de fuerzas, que hasta ahora han sido
los pilares del Estado Monárquico, frente a estas y otras medidas de urgencia perentoria.
Nosotros apoyaremos aquellos pasos del nuevo gobierno que vayan en la dirección de poner
coto a la degradación democrática que sufrimos, pero tenemos claro que solo la ruptura con el
régimen monárquico, que en su día no se hizo, y la proclamación de una República Popular y
Federal pueden permitir la verdadera democracia que nuestro pueblo anhela y dar solución a
los principales problemas que nos aquejan.
Frente al rey de la oligarquía, forjemos la UNIDAD POPULAR que nos permita proclamar la
III REPÚBLICA en España. En pos de estos objetivos es que se están creando comités pro-
Consulta en toda España, como el de Segovia, que se han marcado como trabajo inmediato la
organización de una consulta ¿Monarquía o República? Hacemos un llamamiento a los
ciudadanos de Segovia a participar con nosotros, a crear comités pro-consulta en sus pueblos,
barrios o institutos.
¡¡¡DERECHO A DECIDIR YA!!! ¡¡¡VIVA LA III REPÚBLICA!!!
Segovia, a 17 de junio de 2018
comiteconsultasg@gmail.com


La absolución en el caso Ginés y el Bloque supone un atropello contra el pueblo de Coslada.

28/05/2018

 

photoA lo largo de las últimas décadas se han dado muchos casos demostrativos de la íntima relación entre las instituciones políticas del Estado y el sistema judicial, que contradicen la cacareada división de poderes.

 Casos como la exclusión del juez Garzón de la  instrucción de los procesos por corrupción del PP,  la aplicación  de la ley mordaza, la represión contra sindicalistas, cantantes y artistas, etc, comparados con la interminable instrucción de los casos de corrupción en los que están implicados desde cargos públicos hasta miembros de la Casa Real,  prueban que existen dos varas de medir al aplicar la justicia en España.

Sólo así puede entenderse la reciente absolución de Ginés Jiménez Buendía y los policías del caso Bloque inculpados por delitos de extorsión, amenazas, cohecho, blanqueo de capitales y tenencia ilícita de armas, en definitiva, por formar  un grupo mafioso a la cabeza de la  policía municipal de Coslada y dentro del mismo cuerpo. Un grupo que campó a sus anchas durante años, tuvo atemorizados a los vecinos que debían proteger y actuó con la completa impunidad que les otorgaba el ser “agentes de la autoridad”.

 La sentencia no entra a valorar los hechos y se ampara en aspectos exclusivamente formales. Y es que la única razón aportada para la sentencia absolutoria, son los defectos de forma provocados por la propia dilación de los responsables de los policías implicados que tardaron más de diez años en denunciar su actuación.

Todo ello con el consentimiento del primer juez de la causa según dice el propio auto. En definitiva,  mil triquiñuelas jurídicas  para conducir el proceso judicial y conseguir la absolución de Ginés y su banda cuya actuación es aún más grave al prevalerse de su condición de servidores públicos.

Esta sentencia ha dejado al pueblo de Coslada  con una sensación de indefensión  y desamparo total  ante la falta de imparcialidad de la justicia  del estado monárquico. Y también ha dejado al desnudo el carácter de clase de una justica real, al servicio de quienes detentan el poder en este país. Una vez más queda claro que el estado con su judicatura y sus policías no es el estado ideal sino el real instrumento de dominación de una minoría sobre el resto del pueblo y de las clases trabajadoras.

Callar ahora, mirar para otro lado cuando se ha pisoteado de forma tan evidente la obligación de protección de los ciudadanos que compromete a la judicatura, y se ignoran todas las evidencias que prueban la actuación  intolerable de este grupo, alegando defectos formales achacables a quienes forman parte de las instituciones obligadas a defender los derechos de los ciudadanos, es dar por bueno una forma de actuar que condena a la mayoría trabajadora a soportar la arbitrariedad como norma de actuación de los poderes públicos, algo contrario a la democracia.

Los republicanos ante este flagrante atropello jurídico llamamos a arreciar en la lucha y en la organización para acabar con la impunidad de aquellos que deberían dar ejemplo de respeto de la justicia y de la equidad. Llamamos a la unidad para luchar por la III República  que haga realidad una verdadera justicia popular, única garantía para controlar y asegurar la imparcialidad y legalidad en la actuación de los servidores públicos.

AGRUPACIÓN REPUBLICANA DE COSLADA (ARCO).