Inauguración del monolito en recuerdo de los segovianos que deportados a los campos de concentración nazis

29/01/2019

 

img-20190128-wa0002Han tenido que pasar 73 años desde la liberación de los campos de exterminio nazis y todavía esta terrible página de nuestra historia es desconocida por buena parte de l@s segovian@s. Se sabe que 28 segovianos estuvieron en campos de concentración y solo la mitad fueron liberados. Gracias a la labor del Foro por la Memoria de Segovia, y a la iniciativa de IU de Segovia el Ayuntamiento aprobó la instalación de un monolito que honre y haga justicia a estos segovianos que perdieron su vida bajo la barbarie fascista, al cual debemos recordar dio carta blanca el régimen franquista para que procediera a la eliminación física de estos hombres, que antes habían luchado en España contra los mismos enemigos que acabaron con sus vidas.

img-20190128-wa0004

Verdad, Justicia y Reparación para todos ellos.

Que sus nombres no los borre el tiempo.

Anuncios

‘Milicianas’: la desconocida historia de cinco mujeres que cogieron el fusil para enfrentarse al fascismo

23/01/2019

Las cinco milicianas asesinadas en Manacor. Esta es la foto que da inicia a la investigación que se cuenta en el documental.

Noche del 4 al 5 de septiembre de 1936. El Gobierno republicano de Largo Caballero da la orden al general Bayo de abandonar la batalla por la recuperación de la isla de Mallorca, que había caído en manos de los golpistas del 18 de julio. La aviación italiana no da tregua y la República decide dar marcha atrás. El general Bayo tiene apenas unas horas para organizar el reembarque de miles de tropas. Había que regresar sí o sí. Las órdenes del Gobierno central eran claras. Sin embargo, el reembarque no es total. Cinco milicianas y alrededor de 40 hombres son abandonados en la isla y apresados por el ejército franquista. Las mujeres serían violadas, torturadas y fusiladas. Antes, alguien decide fotografiar a aquellas cinco mujeres y la fotografía permanece a lo largo del tiempo. ¿Quiénes eran aquellas mujeres? ¿Eran milicianas? ¿Enfermeras? La propaganda franquista decían que eran prostitutas y justificaron así su ejecución.

Ahora, casi 83 años después de su asesinato, un nueva investigación histórica reflejada en el documental, Milicianas, dirigido por Tania Balló y Jaume Miró y con el historiador Gonzalo Berger como guionista y coproductor, recupera las historias de vida de estas cinco mujeres. Es el resultado de una minuciosa investigación de dos años de duración. La obra se puede ver, de momento, este martes, miércoles y jueves en El Matadero de Madrid y el próximo 5 de febrero en TV3. Las preguntas de quiénes eran estas mujeres comienzan a tener respuestas.

“Fueron cinco mujeres hijas de su tiempo histórico. Ante el golpe de Estado del 18 de julio decidieron tomar un fusil e ir al frente de batalla. Eran mujeres conscientes de que en la Guerra Civil estaba en juego el fin de la libertad republicana pero también de que las mujeres iban a ser las peores paradas con el avance del fascismo. Querían ser ciudadanas de primera, con los mismos derechos que los hombres, por lo que salen a defender a la República con valentía”, explica a Público la directora del documental Tania Balló, responsable también del documental Las sin sombrero.

La experiencia bélica de estas mujeres, sin embargo, apenas dura unas semanas. El desembarco de Mallorca fracasa y el anuncio de la retirada no llega hasta su posición. La muerte es segura. Sin embargo, este documental no es la historia de cinco mujeres asesinadas. La película, por contra, nos muestra, por una parte, cinco historias de vida que merecen ser recuperadas y dignificadas y, por otra, los entresijos de una investigación histórica más que complicada debido a las dificultades para acceder archivos en un país que aún continúa sufriendo los efectos de la amnesia. 

“El documental es la historia de la investigación sobre la identidad de las cinco mujeres de la foto. Para mí este punto, el de desvelar la identidad de las mujeres, ha sido muy importante. La historiografía hasta la fecha las había tratado con cierto paternalismo o condescendencia. Como ‘chavalillas’ que fueron medio engañadas al frente y encima las mataron. Y no es cierto. La historia real es bien diferente. Eran mujeres muy comprometidas, que militaban en organizaciones políticasy que decidieron ser milicianas. La imagen paternalista que se daba de ellos suponía una segunda muerte. La primera, fusiladas por el franquismo, y la segunda, olvidando o despreciando su verdadera identidad”, explica, en conversación telefónica con Público, el historiador Gonzalo Berger, autor también de la obra Les milícies antifeixistes de Catalunya 

Ese comportamiento paternalista que denuncia Berger, sin embargo, no solo se dio entre los franquistas. Los propios republicanos mostraron reiteradamente sus recelos, cuanto menos, por la presencia de mujeres en el frente de batalla. Una de las milicianas, de hecho, da buena cuenta de este machismo en el diario que escribió durante la guerra y que ha servido para reconstruir sus historias de vida.

“La figura de las mujeres milicianas fue desacreditada por los franquistas, pero también por los republicanos en todas sus variantes ideológicas. Muchas mujeres, en el inicio de la Guerra Civil cogieron el fusil con la misma euforia, necesidad, rabia, delirio y miedo que cualquier otro hombre. Sabían, igual que los hombres, qué estaba en juego. Sin embargo, los compañeros republicanos, con excepciones, dicen que esto qué es. Que la guerra es una cosa para hombres y entonces se aparta a la mujer a la retaguardia. Incluso algunos cabecillas de columnas de milicianos extienden aquello de que las mujeres en el frente solo contagian venéreas”, explica Tania Balló.

De hecho, durante largo tiempo se ha creído que estas mujeres eran, en realidad, enfermeras. La razón de esta equivocación es que en la foto que abre este artículo llevan un brazalete de la Cruz Roja. Sin embargo, también llevan un mono de miliciano. Entre las dos pistas que otorga su vestimenta, se asentó como cierta la primera. Pero, una vez más, los prejuicios se alejaron de la realidad. Hubo mujeres que cogieron el fusil. Hubo mujeres que fueron a la guerra y Milicianas es la historia de cinco de ellas.

https://www.publico.es/politica/milicianas-desconocida-historia-cinco-mujeres-cogieron-fusil-enfrentarse-fascismo.html

 


Los tiros impunes de la Transición

22/01/2019

El 7 de mayo de 1981, con la Constitución Española aprobada año y medio antes, un joven almeriense de 24 años, Juan Mañas, que trabajaba en Santander en la empresa pública de Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE), se monta en un vehículo con dos amigos para cruzar la Península y llegar a su pueblo, Pechina (Almería), para celebrar la comunión de su hermano. Ni el salmantino Luis Cobo (29 años), ni el cántabro Luis Montero (33), ni el almeriense Juan Mañas consiguen llegar a la primera comunión.

Ese mismo día 7 de mayo de 1981 tuvo lugar un atentado de ETA en Madrid, dejando sin vida a los tres militares que acompañaban al General Valenzuela, jefe de Cuarto Militar del Rey, quien acabó malherido. Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado montan un dispositivo para detener al comando terrorista, pero a quienes detienen, a las 9 horas del 9 de mayo, es a los tres amigos trabajadores que han salido de Santander para llegar a la comunión del hermano de Juan Mañas.

Los tres jóvenes aparecen el domingo 10 de mayo, a las 6 de la mañana, en un barranco de la carretera de Gérgal (Almería). Los cuerpos sin vida han sido calcinados, desmembrados y tienen múltiples balazos. El domingo de la comunión finalmente sería de funeral, no de celebración. Once guardias civiles estuvieron implicados en el caso, pero sólo tres fueron juzgados y condenados por homicidio y no por asesinato.

El teniente coronel de la Guardia Civil Carlos Castillo Quero cumplió la condena en un cuartel militar y no en una prisión ordinaria como indicaba la sentencia. Al salir de prisión, que lo hizo antes gracias a la petición de indulto, recibió varios millones de pesetas procedentes de los fondos reservados para afrontar su futuro una vez expulsado de la Guardia Civil. En lugar de justicia, la familia de estos tres jóvenes recibieron escupitajos de la ultraderecha cuando entraban a la sala donde se desarrolló el juicio.

591 asesinatos políticos

Conocido como Caso Almería, es sólo uno de los 591 asesinatos políticos registrados entre 1975 y 1983 por parte de ETA, los Grapo, organizaciones fascistas, paramilitares o de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, según documentó el periodista Mariano Sánchez Soler en su libro La transición sangrienta. Una historia sangrienta del proceso democrático en España. A diferencia de las víctimas de ETA, la familia de los tres jóvenes del Caso Almería no han sido consideradas víctimas de terrorismo.

El Caso Almería es uno de los ocho relatos periodísticos que aparecen en el libro Yo también soy víctima. Estampas de la impunidad en la Transición, publicado por la editorial Atrapasueños, donde la periodista andaluza Olivia Carballar cuenta cómo han vivido las familias de las víctimas: “Sin apoyo, ni consideración, sin justicia, sin verdad, ni reparación”, afirma Carballar, que admite que lo que le empujó a escribir era que “sabía mucho de las víctimas del franquismo pero muy poco de las de la Transición”.

La autora del libro ‘Yo también soy víctima. Estampas de la impunidad en la Transición’. FOTO: R.S.

Entre los relatos, además del conocido como Caso Almería, la periodista Olivia Carballar se fija en el sufrimiento de la familia del andalucista malagueño Manuel José García Caparrós, que con 18 años fue asesinado por la policía durante las manifestaciones por la autonomía del 4 de diciembre de 1977. “Mi madre no levantó cabeza, cayó profundamente enferma y a los tres años, con 45 años, murió ella. Nos quedamos tres hermanas solas. Mi padre tampoco estaba para nada y murió también poco tiempo después. Yo tuve que dejar el colegio con 12 años para cuidar a mi madre enferma. No tuve oportunidad en esta vida”, quien cuenta esto se llama Puri García Caparrós, la hermana del mártir de la autonomía andaluza, quien se queja de que no se haya hecho justicia y de que a su casa nunca fue nadie a ayudar a la familia, que quedó marcada por la tragedia.

“Imagina que salga un hijo a la calle que está lleno de vida y que en tres horas te digan que está muerto”, apostilla una de las tres hermanas de Manuel José García Caparrós, quien se queja de que durante 30 años nadie les hiciera caso: “A nuestro lado siempre ha estado Izquierda Unida, desde el minuto uno. Y ahora el PSOE también empieza a estar a nuestro lado”, subraya.

Mirada humana

La periodista Olivia Carballar cuenta las historias con una mirada humana y sensible y pone el foco en cómo ha marcado el silencio y la impunidad a las familias de los asesinados. Otra de las historias que cuenta Carballar es la de Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell, el único superviviente vivo de la matanza de los abogados laboralistas de Atocha, que ha contado con juicio, como el Caso Almería, “aunque no se ha hecho justicia”, remarca la autora de Yo también soy víctima. Estampas de la impunidad en la Transición, que narra en otro capítulo del libro la discreción aún presente en el barrio obrero del Cerro del Águila, en Sevilla capital, donde fue asesinado el militante de CCOO Francisco Rodríguez Ledesma, de un tiro en julio de 1977 delante de una mujer que sigue sin querer contar lo ocurrido y que cerró la puerta de su casa cuando la periodista intentó contactar con ella.

Carballar ha viajado por toda la geografía española para conocer de cerca los testimonios de los amigos y seres queridos de María José Bravo del Valle, una joven de San Sebastián que fue violada y asesinada en 1980 por el Batallón Vasco Español; de los cinco asesinados dentro de la Iglesia San Francisco de Asís de Vitoria, donde la policía entró durante una asamblea de trabajadores tras una jornada de huelga.

También ha viajado hasta Pamplona, donde la Policía Armada disparó en 1978, durante los Sanfermines, contra Germán Rodríguez, militante de la Liga Comunista Revolucionaria; a Tenerife, donde ocho días más tarde del asesinato del malagueño Manuel José García Caparrós fue asesinado el estudiante de Biología Javier Fernández Quesada, de 22 años, quien cayó abatido por la Guardia Civil en la puerta de la Universidad de la Laguna (Tenerife) cuando participaba en un acto de apoyo de la huelga general convocada por los trabajadores de los sectores del tabaco y el transporte.

La periodista espera que, con la publicación de este libro, se haga justicia con las víctimas de la Transición. “Las familias aún no han conseguido que el Estado las considere víctimas del terrorismo. No es admisible que sigamos sin hacer nada”, reflexiona Olivia Carballar, quien cree “estas víctimas están más olvidadas que las de la dictadura, que ya es decir”.

https://www.lavozdelsur.es/los-tiros-impunes-de-la-transicion/


Concierto del cancionero popular de exiliados en Francia

31/10/2018

foto-1-5-1392x1752

En 1939 más de medio millón de españoles pasaron la frontera hacia Francia huyendo de la guerra y de las represalias. Llegaron cansados, a pie, con frío, arrastrando sus pocas pertenencias y no encontraron el recibimiento que esperaban: Francia los confinó en campos de refugiados o de concentración, en los que se sintieron abandonados por todos, tratados como ganado y olvidados del mundo.

Los hermanos Luisa y Cuco Pérez rememoran el camino que realizó su familia por los campos de concentración franceses y lo hacen a través de las canciones que les enseñó su madre, que en aquel momento no era más que una niña refugiada. Además incluyen las canciones que han recogido a los supervivientes de aquellos campos de Francia y que han publicado recientemente en el libro-disco titulado ‘Allez, allez..!’.

Canciones como ‘Somos los tristes refugiados’, ‘Bourg Madame’, ‘A México, vida mía’ o la escrita por su abuelo en el campo de Rivesaltes ‘Cuando a Francia yo a pie me dirigí’, que reflejan no sólo el dolor, sino también el humor con el que enfrentaron su desgracia para poder sobrevivir.

Además, “acercaremos la historia de nuestra familia con fotos y anécdotas, como las referidas al entierro del poeta Antonio Machado, en Collioure, o a los objetos de la época que les acompañan en el escenario”, explica Pérez.

Recuerdos

CUCO PEREZ

Un espectáculo en el que Luisa y Cuco Pérez comparten su música, su historia y sus recuerdos con el público, al que transportarán a un viaje emocionante y necesario.
“Lo que vamos a hacer es el concierto en el que, además de contar con imágenes el recorrido de nuestra familia por distintos campos de concentración franceses, interpretamos las canciones que están en ese disco y que las hemos rescatado de la memoria de los poquitos refugiados españoles que aún viven en el Sur de Francia y que protagonizaron la retirada, al final de la guerra civil”, explica Cuco Pérez.

Luisa Pérez pondrá su voz y su hermano el acordeón. Su colección de acordeones, cercana a las 300 piezas, es una de las más importantes de Europa y se exhibe parcialmente en el Museo de la Música del Monasterio de Silos.

La cita, que tiene carácter gratuito, será este viernes 2 de noviembre a las 20.30 horas en el Teatro Canónigos de La Granja.

http://www.eladelantado.com/provincia-de-segovia/concierto-del-cancionero-popular-exiliados-francia/


Preston aboga por arrojar los restos de Franco al mar

24/09/2018

paul_preston_07-kZeE-U601001721756Q9G-624x385@El Norte

Bajo el lema ‘¿A dónde va España? Lecciones de Historia’, se ha vertebrado en el marco de actividades del Hay Festival un coloquio entre el periodista Giles Tremlett y el historiador Paul Preston, que acudieron a las raíces de los diferentes problemas de España para tratar de explicarlos y dar con la solución más óptima. Desde la situación del Valle de los Caídos al procés de Cataluña, los dos expertos resaltaron las líneas más evidentes, dibujaron otras nuevas y unieron con diferentes puntos ambos discursos a lo largo de una animada charla en el Aula Magna de la IE University de Segovia.

«Para explicar todo conflicto político hay que partir de tres aspectos: la incompetencia, la corrupción y las consecuencias que estos dos tienen sobre el pueblo», indicó Preston. El autor de ‘La guerra civil española’ recordó las bases históricas que explican el nacionalismo de esta comunidad; «desde el XIX Cataluña ha aportado cierto dinamismo económico, y ha buscado un distanciamiento de los dos representantes del Gobierno central, tanto conservadores como liberales, que se movían más en torno a la oligarquía agraria andaluza y castellana».

La traición de Miguel Primo de Rivera, la declaración unilateral de Macià o la promesa de un estatut que hizo el gobierno de la II república vienen a corroborar las tesis de Preston: «Siempre va a haber un problema cuando no hay flexibilidad en un lado y las pretensiones del otro no son realistas». Este aforisma le sirve para entonces, y funciona, a su vez, para el ahora.

Para Tremlett, la facción independentista ha ganado una batalla de relaciones públicas frente a la inoperancia del Gobierno central, que ha propiciado un discurso favorable a sus pretensiones y vencer en la pugna por el relato: «Hay algo positivo en todo esto», matizó, «y es que ya muchos, sobre todo catalanes, han podido ver qué es realmente el nacionalismo catalán, y están en condiciones de debatir sobre qué es lo que realmente quieren para sí mismos, si un referéndum u otra solución».

Sobre otra de las polémicas actuales, el Valle de los Caídos, Tremlett señaló que la exhumación de Franco será «un alivio a medias», mientras que para Preston resultaría «inimaginables unos monumentos así a Mussolini o a Hitler en Italia y Alemania». Sin embargo, el historiador encuentra difícil una solución satisfactoria para todos: «Con el control de los medios a su alcance, el franquismo lavó el cerebro a los españoles, que tomaron como hombre providencial al responsable de un régimen de terror».

Desdeña así la creencia extendida que sostiene que Franco quiso un monumento para ambos bandos: «Fue un acto de megalomanía, como el faraón que ordena construir una pirámide para sí». Para Preston, la solución pasa por arrojar los restos del dictador al mar, una decisión que evitaría crear un lugar de culto y peregrinaje fascista y que supondría, por añadido, no un desaire sino un homenaje a un militar que siempre quiso ser marino.

Preston también recordó, en el turno de preguntas, la figura del recientemente fallecido Josep Fontana, «un grandísimo historiador y una magnífica persona a quienes los profesionales echaremos mucho de menos».

https://www.elnortedecastilla.es/segovia/preston-aboga-arrojar-20180922220514-nt.html#comments


La Junta señalizará la ‘Fosa de los 8 de Linares’ en Maderuelo

24/09/2018

maderuelo-kKOE-U60998166583mDH-624x385@El Norte

Las Cortes de Castilla y León han aprobado, con el voto favorable de todos los grupos políticos, la iniciativa presentada por Podemos que reclamaba a la Junta de Castilla y León la señalización de manera oficial de la conocida como ‘Fosa de los 8 de Linares’, en el término municipal de Maderuelo, hasta que los cuerpos allí enterrados sean retirados.

La proposición de la formación de izquierdas fue debatida ayer en las Cortes un año después de su presentación. El objetivo de la misma, como indica Podemos a través de una nota de prensa, es salvaguardar los restos mortales de las víctimas que se encuentran en la ‘Fosa de los 8 de Linares’ durante la Guerra Civil. En la actualidad se están realizando obras a escaso medio metro de las fosas, lo que para Podemos no garantizaba su seguridad. Por ello, celebran que las Cortes de Castilla y León hayan aprobado garantizar el mantenimiento del espacio con una señalización oficial que servirá para evitar cualquier tipo de agresión a los restos, lo que se podría hacer irrecuperable la recuperación de los huecos y su posterior identificación.

https://www.elnortedecastilla.es/segovia/junta-senalizara-fosa-20180922131116-nt.html


HOMENAJEA A FEDERICO GARCIA LORCA. PLAZA DE SANTA ANA 25/08/2018

05/09/2018