Pugna en Segovia por las siglas de la Memoria Histórica

16/08/2018

fusilamientos-660x330

El pasado mes de junio el PSOE de Segovia presentaba una nueva entidad, la Agrupación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Segovia, ARMH-Segovia. La asociación, que nace con el objetivo de trabajar en el campo de exhumación de fosas en la provincia, estaba presidida por el histórico militante socialista, actualmente jubilado y residente en Durruelo y a su vez su vez secretario de la Memoria Histórica de la Comisión Ejecutiva Provincial del PSOE de Segovia, Miguel Ull. Entidad impulsada por el PSOE “pero en absoluto cerrada a gente de fuera del PSOE”, explicaba el mismo Ull en la presentación de ARMH-Segovia, que con esta denominación pasó al registro de entidades de la Junta de Castilla y León.

Sin embargo, durante el plazo de alegaciones de la inscripción en el registro, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, ARMH “a secas”, entidad de carácter nacional presidida por el periodista y pionero en la exhumación de fosas republicanas Emilio Silva, ha presentado alegaciones impugnando la inscripción de la entidad de Ull bajo una denominación que coincide con la presidida por Silva. “Hemos exigido la aplicación de los artículos que velan por la diferenciación de denominaciones a fin de evitar confusiones”, explicaba Silva, al tiempo que recuerda que ARMH como tal ya existe y cuenta, además, con el reconocimiento de marca registrada. Asimismo, Silva defiende la desvinculación de ARMH de cualquier partido político. “Nos hemos peleado con todos los colores, desde luego hacemos política, pero con independencia de los partidos”, dice.

“Nosotros ya hemos respondido a esa alegación recordando que existen asociaciones denominadas ARMH Palencia, ARMH Lérida o ARMH Alcalá. Entendemos que no hay razones para la impugnación”, reconoce Ull, que se muestra partidario de cambiar algún término en su actual denominación si la ARMH nacional (aunque “nacional” no es la palabra más adecuada) insiste en su veto a la denominación. “Tenemos una asamblea para los próximos días y hablaremos de cambiar la nomenclatura aunque los términos Memoria Histórica van a figurar, no son potestativos de ninguna asociación”, añade Ull.

Fría acogida

El tono de Ull es conciliador, aunque en el PSOE segoviano hay quien habla de “ataque de cuernos”. Algo que niega Silva. “En este campo hay diferentes sensibilidades y creo que es enriquecedor que se sume más gente. Ya ha habido demasiados consensos en este país (en referencia al pacto entre partidos, la llamada “reconciliación de la transición” y la Amnistía de 1977, que en la práctica impide el enjuiciamiento de los crímenes franquistas), explica Silva.

Lo cierto es que en los ámbitos segovianos de la memoria histórica (Comisión Memoria Histórica Nordeste Segovia, Foro por la Memoria, Colectivo Repúblicano Antonio Machado,  IU, entre otros, hasta la fecha principales agentes activos en este campo en la provincia) no han surgido aliados para la entidad auspiciada por el PSOE. En una reunión previa a su constitución como ARMH-Segovia, Ull buscó sumar a alguno de los colectivos citados anteriormente. No lo consiguió. “No puedo hablar por los otros colectivos, en nuestro caso la discrepancia está en la ley de Amnistía de 1977, nosotros queremos anularla, y no parecía de este sentir. Para nosotros es importante y optamos por no seguir participando en aquellos encuentros. Otra cosa es que todo lo que se haga en reconocimiento a las víctimas tendrá nuestro apoyo”, explican desde el Colectivo Republicano Antonio Machado, que en su web publicaban un comunicado desmarcándose de ARMH-Segovia.

La acogida para la iniciativa socialista está siendo entre glacial y fría. En el trasfondo está lo que desde los colectivos segovianos se ve como una incorporación “en el último momento de un recién llegado” a un tema que estaba siendo especialmente trillado en el ámbito local por diferentes grupos de trabajo, los más sino todos, del activismo republicano radical. En el PSOE en cambio, se considera que en los últimos años desde Segovia no se han acometido especiales esfuerzos y aunque marcan distancias con ARMH-Segovia recordando que no es un órgano del PSOE, es hora de redinamizar el frente.

Una ley en ciernes

Y aquí es donde interviene Ull.  “En Segovia no había una asociación como tal, y entendíamos que cabían todos los colectivos motivados”, explica. Ull es un veterano socialista, médico hospitalario jubilado,  que participó como concejal en el primer ayuntamiento democrático de Palma de Mallorca, así como portavoz socialista en el anterior y turbulento mandato del Ayuntamiento de Alicante (2011-2015). Ull, muy relacionado con Segovia, provincia en la que se ha radicado tras la jubilación, ha tenido un importante papel en el diseño de las políticas del PSOE relativas a la memoria histórica. Fue ponente del grupo federal del PSOE que hace dos años redactó una primera propuesta de nueva ley de la Memoria Histórica. La misma que el PSOE llevó a finales de 2017 al Congreso y que el PP y Ciudadanos tumbaron.

Con Pedro Sánchez en el poder, tramitar esa ley es uno de los objetivos del mandato para lo que se ha creado la Dirección General de Memoria Histórica. A grandes rasgos, la nueva ley simplifica trámites para excavaciones en las fosas y garantiza la financiación del Estado para la recuperación de los restos de los asesinados. Es una ingente cantidad de dinero, aún no cuantificada pero de decenas sino centenas de millones, al tiempo que una “bandera ideológica” movilizadora del voto de izquierda.

http://www.acueducto2.com/pugna-en-segovia-por-las-siglas-de-la-memoria-historica/70833

Anuncios

80 años de la batalla del Ebro, la última gran ofensiva republicana

25/07/2018

3652443-644x362

“La batalla del Ebro, como la de Belchite o la de Teruel, se encuentran entre las batallas míticas de la guerra civil, por la ferocidad con la que se combatió y por el volumen de tropas que intervinieron, aunque realmente apenas tuvieron trascendencia más allá del desgaste humano y militar que supusieron”, explica el historiador José María Maldonado.

El próximo 25 de julio se cumple el octogésimo aniversario de la última gran ofensiva del ejército republicano, en la que, en una operación inspirada por el presidente del Gobierno, Juan Negrín, y planificada por el general Vicente Rojo, jefe del Estado Mayor, las tropas leales cruzaron el Ebro hacia el sur por las provincias de Zaragoza y Tarragona, donde se encontraba estabilizado el frente, para adentrarse en el territorio de los sublevados, centrados entonces en la ofensiva hacia Valencia desde Teruel, el llamado frente de Levante, y comenzar a recuperar terreno.

La operación, diseñada como una ofensiva relámpago, comenzó bien para el ejército republicano. Los sublevados se tragaron los señuelos planeados por Rojo (era una de sus especialidades) en la zona del delta, que hacían pensar que la ofensiva iba a comenzar por allí, y pudieron avanzar varios kilómetros tras iniciar los movimientos por las localidades zaragozanas de Mequinenza y Fayón.

Sin embargo, pronto cambiarían las cosas: Franco desactiva el frente de Levante y traslada las tropas al Ebro, reforzadas por otras llegadas de Madrid, con lo que, en una zona montañosa, el avance se estabiliza. De hecho, los republicanos ni siquiera pudieron llegar a Alcañiz, situado a menos de 30 kilómetros del río en línea recta y uno de los objetivos declarados de la ofensiva.

La estabilización del frente, de unos 70 kilómetros de longitud y cuyos últimos reductos resistieron hasta el 16 de noviembre, dio lugar a una sangrienta batalla de 114 días en la que murieron cerca de 20.000 combatientes y hubo otros tantos prisioneros, además de 70.000 heridos. Los republicanos habían cometido el error de atacar dejando el río a sus espaldas, lo que tenía bastante de autoencerrona. Y los sublevados lo aprovecharon para machacarlos con el notable apoyo de las aviaciones alemana e italiana y su superioridad en artillería.

Los motivos estratégicos de la ofensiva

¿Por qué apostaron el Gobierno y el Estado Mayor republicanos por una ofensiva de este tipo, con escasas posibilidades reales de salir adelante dada la diferencia de fuerzas? Nunca estuvo claro del todo, aunque Maldonado apunta una hipótesis: “La guerra civil estaba decidida desde marzo, cuando el ejército de Franco se impuso en el frente de Aragón, llegó a Vinaroz a primeros de abril y partió en dos la España republicana. Sin embargo, Negrín estaba convencido de que pronto iba a estallar la guerra mundial a intentaba resistir” con la esperanza de que, en ese caso, llegara el apoyo de las democracias occidentales.

El ejército franquista optó por una batalla de desgaste que, en cualquier caso, perjudicaba más a los republicanos que a sus fuerzas. “La batalla fueron unos kilómetros”, señala Maldonado, aunque la ferocidad de los combates, con episodios como los de Gandesa, que intentó tomar sin éxito la misma XV Brigada Internacional que unos meses antes había resistido allí para cubrir la retirada de republicana ante el avance de los sublevados, resultó despiadada.

Rojo y Negrín optaron por lanzar el frente del Ebro ante la desconcertante estrategia de Franco, que en abril, tras tomar Lleida y Vinaroz, frenó los avances hacia Barcelona y Valencia para hacerlo a finales de ese mes en dirección a la última de estas ciudades.

Esa ofensiva, no obstante, topó con la resistencia de la línea de fortificaciones XYZ en las inmediaciones de Sagunto. Barcelona caería el 26 de enero de 1939, cuando todavía no habían transcurrido dos meses y medio desde que finalizó la batalla del Ebro, lo que provocó el éxodo de medio millón de republicanos hacia Francia.

Una cúpula militar de peso político

“Franco optó por enviar allí al grueso de sus fuerzas, pero la guerra ya estaba decidida y el desgaste perjudicaba en mayor medida a los republicanos que a sus tropas”, apunta Maldonado.

La batalla del Ebro, el último episodio bélico en el que participaron las Brigadas Internacionales, supuso la movilización de la ‘quinta del biberón’, jóvenes de 17 y 18 años movilizados en la zona republicana, principalmente en Catalunya. La inexperiencia de la tropa siempre ha sido incluida por los historiadores entre los motivos del fracaso de la operación.

En cualquier caso, Maldonado destaca el peso político que el Gobierno de Negrín intentó dar a la ofensiva del Ebro, en la que participaron varios de los jefes militares más políticos de su ejército, como Enrique Líster, Valentín González ‘El campesino’ o Antonio Beltrán ‘El Esquinazau’.

https://www.publico.es/politica/batalla-ebro-80-anos-batalla-ebro-ultima-gran-ofensiva-republicana.html


“Dicen que no hay que reabrir las heridas, pero es que nunca se han cerrado”

19/07/2018

 

Cabecera-manifestacion-reclama-victimas-franquismo_EDIIMA20180718_0897_20

Hay heridas que nunca cierran. Como la del padre de Purificación Gallardo, que 80 años después aún ansía ver a su propio progenitor, darle ese beso que nunca pudo porque se lo arrebataron. Con 90 años todavía sueña con eso. A Pedro Gallardo, abuelo de Purificación, se lo llevaron los fascistas en 1938. ¿Su crimen? “Ser el alcalde de su pueblo (Valdetorres, Extremadura) y del PSOE”, relata hoy su nieta con los ojos enrojecidos. Nunca volvió.

Como todos los jueves —aunque este es un poco más especial—, Purificación está en el Encuentro Estatal de Víctimas del Franquismo, que en esta ocasión ha reunido a dos centenares de personas en la Puerta del Sol del Madrid para exigir una Ley de Víctimas por la que se reconozca a todos aquellos que sufrieron la dictadura en cualquiera de sus manifestaciones. “Y esto conlleva saber quiénes son los culpables”, afirma categórico Julián Rebollo, de la Plataforma contra la Impunidad y uno de los organizadores de este acto.

Todos los jueves desde hace nueve años se reúnen, pero este jueves es especial. Este jueves, 18 de julio, se cumplen exactamente 82 años del golpe de Estado que derivó en la guerra civil y más tarde en la dictadura y hay más motivos para reivindicar, para celebrar la lucha aunque se perdiera y para honrar a los caídos, a los represaliados, a los bebés robados, a las mujeres perseguidas, a los homosexuales o lesbianas purgados, a las personas que sufrieron la dictadura en general.

Y sobre todo a los desaparecidos. A las cerca de 140.000 personas que yacen en alguna de las más de 2.300 fosas comunes que hay en España, en cunetas o cementerios y que nunca pudieron recibir el homenaje y el entierro digno que los suyos aún aspiran a ofrecerles.

Abuelos desaparecidos

Como los abuelos de Julio Recuero. Como los de Gallardo, eran extremeños. Como los de Gallardo, políticos socialistas encarcelados por el mero hecho de serlo. Como el abuelo de Gallardo, ajusticiados por el mismo motivo. “Sacaron a mi abuela de su casa y dejaron a tres huérfanos de 12, 7 y 5 años en la calle”, rememora Recuero. A él le hicieron un Consejo de Guerra y lo mataron. Al menos sabe dónde está, en una fosa común en el cementerio viejo de Badajoz. De ella no se volvió a saber.

La historia de Gallardo es la de tantas personas luchadoras que no se conformaron. Nunca supieron nada de ellos, recuerda hoy Purificación. Nada insalvable para esta mujer. Se puso a la faena y 78 años después consiguió localizar a su abuelo gracias al libro La columna de la muerte, de Francisco Espinosa. Estaba —también— en el cementerio de Badajoz, en una fosa común con otras 13 personas.

Empezó a hacer gestiones para cerciorarse y todo fueron facilidades. Al principio. Le dejaron acceder al registro militar, que confirmó el día y la hora de la ejecución y dónde estaba. El registro del cementerio validó la información: está allí. Gallardó pidió cita a la concejal de turno de Badajoz, gobernado por el PP. Le dio facilidades. “Hasta que pronuncié la palabra ‘exhumación'”, explica.

Y entonces las facilidades pasaron a ser complicaciones. No se podía hacer, no había constancia de que estuviera allí, había que pedir permiso al resto de familias de las personas con las que compartía fosa. “Yo no quiero venganza ni nada, queremos recuperarlo, darle un entierro digno y que se haga justicia”, explica, incrédula ante el cierre de puertas que ha sufrido.

Y recuerda a su padre. “Cuando lo localizamos, me dijo: ‘Igual te parece esto un poco macabro, pero cuando saquemos al abuelo de la fosa necesito besarle'”, recuerda Gallardo emocionada. Para cerrar la herida.

Contra la impunidad fascista

Este jueves también es especial porque, aunque la concentración es semanal, el acto central se celebra una vez al año. Este jueves. Y esta edición se celebra pocos días después de  la reivindicación fascista del pasado fin de semana en el Valle de los Caídos y de la impunidad con la que, denuncian las organizaciones, operan estos grupos. La Memoria Histórica también está de actualidad por la intención del Gobierno —de momento solo son declaraciones— de exhumar los restos de Franco y sacarlos del valle de Cuelgamuros.

La indignación corre entre los presentes ante la demostración de fuerza e impunidad (es ilegal realizar exaltación del franquismo en el Valle de los Caídos, pero nada pasó) del millar de personas que acudió a protestar contra la exhumación de Franco. Hoy, también con el prior del Valle, que se opone a que se saquen los restos. “Los curas que se dediquen a dar misa”, lamenta Julián Rebollo.

Por el acto han pasado este año, como novedad, políticos que están en las instituciones. No es la primera vez que acuden políticos, pero sí senadores (Carlos Mulet, de Compromís, ha llevado una iniciativa a la Cámara Alta), eurodiputados (Miguel Urbán, de Podemos) o concejales (Mauricio Valiente, de IU en el Ayuntamiento de Madrid). También acudieron dos responsables del PSOE, que tuvieron que escuchar algunas increpaciones por el papel que en ocasiones ha jugado el partido con la memoria histórica, aunque fue un presidente socialista que impulsó la ley.

Teresa Bielsa escucha y asiente. “Por mucho que se diga, nunca se dirá todo lo que pasó”, tercia. También es familiar de represaliados. Bielsa, de 85 años, se quedó huérfana a los 7. El 22 de julio de 1940, con la guerra concluida, mataron a su padre Alejandro. Tres días después al tío de su madre.

A Bielsa, además de lo evidente, le duele la impunidad. “El franquismo sigue en el país. Aquí nunca ha gobernado la izquierda”, razona. “Felipe González no hizo nada y nos hizo mucho daño. Vale que en la transición no había medios, pero, ¿después?”, se pregunta. “Todavía tienen un poder tan grande, hablan con tanto odio…”, y lágrimas de pena y frustración asoman en sus ojos.

Sin embargo, los reunidos (la mayoría, al menos) no quieren venganza. Quieren encontrar a sus familiares y darles un entierro digno. “Verdad, justicia y reparación, tres palabras fundamentales”, resume Gallardo. “Conociendo la verdad se hará un poco de justicia y cuando haya justicia podrá haber reparación. Dicen [la derecha y los fascistas] que no hay que reabrir heridas, pero es que nunca se han cerrado”, zanja. Porque, como dice la canción, el saber no ocupa lugar, pero el dolor sí.

https://www.eldiario.es/sociedad/Miles-Madrid-historica-exhumacion-Franco_0_794071461.html


Un Memorial para recordar en el Cementerio de Colmenar a los fusilados por el franquismo

14/06/2018

memorial_victimas_franquismo_cv_cementerio_2018

Dicho Memorial, situado encima de la fosa común en la que reposan los restos de 108 fusilados en el año 1939, muestra sus nombres y fecha de fusilamiento. Fue descubierta con emoción, lágrimas y flores por familiares de algunos represaliados.

El Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid ha organizado el 10 de junio un quinto homenaje en el cementerio de Colmenar Viejo a las víctimas del franquismo, con el que se pretende “recuperar la memoria histórica” de los antifascistas que “lucharon contra ese régimen”. La novedad ha sido justamente dicho memorial, autorizado por el Arzobispado de Madrid, y que lleva como lema “Que su nombre no se borre de la Historia”.

El homenaje concitó más público que otros años y también la presencia de representantes políticos, entre los que estuvieron los alcaldes de San Sebastián de los Reyes, Soto del Real, Manzanares el Real o Miraflores de la Sierra. El investigador de la represión franquista en la Sierra Norte, Roberto Fernández, recordó que de los fusilados, 44 de ellos eran vecinos de Colmenar, mientras que 25 eran de San Sebastián de los Reyes, 16 de Fuencarral, 11 de Hortaleza, 5 de Moralzarzal, 3 de Soto del Real, 2 de Manzanares y uno de Miraflores de la Sierra y de El Molar. Entre los fusilados hubo alcaldes republicanos pero también campesinos o sindicalistas.

Las dos partes del homenaje, uno en el muro exterior donde tuvieron lugar los fusilamientos y otro en el lugar donde está instalado el mural en el interior del cementerio, estuvieron protagonizados por la emoción de los familiares de las víctimas.

Algunos de ellos contaron con voz trémula cómo sucedieron los hechos, a qué se dedicaban sus familiares (la mayor parte era gente sencilla que se había posicionado junto a la República, el PSOE o los sindicatos), y también los testimonios de la venganza de los vencedores de la guerra civil sobre sus familias. Por ejemplo, Gema López Navacerrada, nieta de de un represaliado, señaló que los sufrimientos de su familia no pararon después de que los fascistas arrebataran la vida de su abuelo: “Luego fueron señalados socialmente; incluso una maestra obligó a una tía a cantar el ‘Cara al sol’, himno franquista, en clase”.

Además de la emoción, el acto también incluyó la reivindicación de las entidades, partidos y sindicatos que han apoyado dicha medida, entre los que están la Comisión de la Verdad de Sanse (creada el año pasado), Cambiar Miraflores, CNT Sierra Norte, Equo Colmenar, Ganemos Colmenar, Ganemos Tres Cantos, PSOE Colmenar, Moralzarzal en Común o UGT Madrid. Especialmente, reclaman que el Estado reconozca jurídicamente a los represaliados de la dictadura, desarrollando una Ley de Víctimas del Franquismo, así como la nulidad de las acciones legales represivas del régimen.

https://madridnorte24horas.es/actualidad-159/colmenar-viejo/26211-un-memorial-para-recordar-en-el-cementerio-de-colmenar-a-los-fusilados-por-el-franquismo


UGT no cejará en su empeño por recuperar la dignidad de todos los ugetistas asesinados

04/06/2018

PepeÁlvarez-HomenajeaRafaelMolinaMantas1

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha participado en un acto llevado a cabo en el Cementerio de la Almudena en recuerdo de Rafael Molina Mantas, alcalde del Frente Popular y líder local de UGT en el pueblo granadino de Huétor-Tájar, asesinado en el año 1945.

En el homenaje, Álvarez ha pedido un esfuerzo para ‘luchar codo con codo para que las familias puedan recuperar los restos de sus personas queridas y, así, rendirles homenaje`. Además, ha asegurado que este país no va a cerrar la transición mientras no seamos capaces de volver la dignidad a todas aquellas personas que por ser alcalde de su pueblo, por militar en una organización sindical, por pertenecer a un partido político, fueron asesinados. En este aspecto, Pepe Álvarez ha pedido la revisión de todos los juicios sumarísimos llevados a cabo durante la dictadura y la Guerra Civil. Rafael fue asesinado en 1945, seis años después del fin de la Guerra Civil. Álvarez ha recordado que su muerte fue un acto de una gravedad muy superior, dado que fue únicamente para ‘castigar a los vencidos’.

El Secretario General de UGT, ha querido transmitir su agradecimiento y cariño a la familia de Rafael Molina Mantas, y en especial a su hija, presente en el acto, y a su bisnieto, el ‘cantaor’ Juan Pinilla quién impulsó este acto de homenaje.

Pepe Álvarez ha asegurado que este país debe ser consciente, y en especial la izquierda, que esta es ‘una deuda con la democracia y con las familias’. Además, ha explicado que solo mediante la verdad podremos cerrar heridas que aún continúan abiertas, y ha reconocido el trabajo de miles de personas ugetistas que aún siguen en las cunetas y que fueron, en parte, promotoras de muchos de los cambios que hoy en día tiene nuestro país.​

Intervención de Pepe Álvarez

http://www.ugt.es/SitePages/NoticiaDetalle.aspx?idElemento=3892


Felipe de Borbón se desentiende por carta de tomar cualquier iniciativa para suprimir el título del Ducado de Franco e impedir que lo ostente la nieta del dictador

01/06/2018

felipe-vi-con-franco-2

Felipe de Borbón se desentiende de llevar a cabo cualquier tipo de actuación para impedir la sucesión del Ducado de Franco, con Grandeza de España, solicitado formalmente por la nieta del dictador, María del Carmen Martínez-Bordiú Franco, y eliminarlo definitivamente, a pesar de que él es el único con competencia legal para hacerlo. El jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, ha remitido un escueto y frío acuse de recibo en nombre del jefe del Estado dirigido al diputado de Izquierda Unida Ricardo Sixto tras las dos cartas que este le remitió en abril reclamando directamente que actuara con decisión en este caso.

La respuesta de Alfonsín, de apenas 9 líneas, indica textualmente al diputado que ‘me refiero a sus escritos de fechas 2 y 27 del pasado mes de abril, en los que respectivamente informa a Su Majestad el Rey de la Proposición no de Ley que desde el Grupo Confederal UP-EC-EM han presentado en el Congreso de los Diputados, instando a la paralización del proceso de sucesión del título de Ducado de Franco, con Grandeza de España, y de las alegaciones que ha formulado ante el Ministerio de Justicia, en relación a la concesión y sucesión del citado título. Su Majestad me ha encargado que, en Su nombre, le agradezca esta información y le envíe un cordial saludo”.

Felipe de Borbón y el jefe de la Casa del Rey obvian intencionadamente en este escrito una parte sustancial de la última carta que Sixto remitió al jefe del Estado, precisamente donde el diputado de IU reclama directamente al hijo de Juan Carlos de Borbón que elimine el título nobiliario que creó su padre para honrar al dictador y a sus descendientes “seguro de que la inviolabilidad de su persona no será obstáculo alguno para alcanzar una decisión justa, legal y acorde con los principios democráticos de nuestro Estado social y democrático de Derecho”.

“Quería asimismo recordarle -añadía Ricardo Sixto en su misiva- que el 12 de junio de 2015 usted, mediante el Real Decreto de número 470/2015 dirigido al Gobierno, revocó el Ducado de Palma a su hermana la infanta Cristina y a su marido, Iñaki Urdangarin. Según informaciones de los medios de comunicación, que citaban fuentes del Palacio de la Zarzuela, la decisión se debió al proceso por corrupción que en aquellos momentos se seguía a raíz del llamado ‘caso Nóos’”.

Desde Izquierda Unida “nos pareció acertada en aquel momento aquella decisión. Resultaría por tanto coherente con aquel decreto que usted revocase ahora un Ducado que honra la memoria del dictador Francisco Franco, cabeza de un régimen corrupto en sí mismo y, más aún, máximo responsable de crímenes de lesa humanidad”, recoge la misiva que el diputado dirigió a Felipe de Borbón.

También se le exponía al jefe del Estado con meridiana claridad que “la existencia y sucesión del Ducado de Franco es contraria a la legalidad vigente”  ya que, entre otras normas, el título vulnera de forma flagrante la Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007.

Para Ricardo Sixto, “Felipe de Borbón y su equipo eluden de forma deliberada responder a todas estas cuestiones y, lo que es más importante, actuar y dar una solución. Resulta muy triste que un tema de la importancia del Ducado de Franco, por el que cientos de miles de víctimas del franquismo y sus familiares se sienten claramente insultados/as desde hace décadas, sólo merezca el silencio y la inacción de la única persona a quien la ley faculta para resolverlo de manera democrática y justa”.


Cuarto freno al cambio de nombre de una calle propuesto por el Comisionado de la Memoria Histórica

31/05/2018

1527097994_254587_1527098215_noticia_normal_recorte1

Por cuarta vez, un jueza de Madrid anula el acuerdo adoptado el año pasado por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de la capital para eliminar a instancias del Comisionado de la Memoria Histórica el nombre de una calle. La del General Asensio Cabanillas se suma a las tres anteriores: Hermanos de García Noblejas, La División Azul y el torero Algabeño.

 

En la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 24 de Madrid, fechada el pasado 24 de mayo y contra la que cabe recurso de apelación, la jueza resuelve que la decisión de suprimir el nombre de esta calle “no es ajustada a derecho”. De esta forma, estima el recurso contencioso administrativo interpuesto por el grupo empresarial Astilbe SL, que entendía que la supresión del nombre de la calle es un “acuerdo discriminatorio por razones ideológicas”, que “carece de rigor” y “está insuficientemente motivado”.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid tomó esta decisión hace un año en aplicación de la Ley de Memoria Histórica al señalar que el general Asensio Cabanillas fue un militar “decisivo en la sublevación del Ejército de Africa en julio de 1936”. Además, alegó que “tomó parte en las actividades represivas de las tropas en el avance de los sublevados por Extremadura” y “ocupó varios altos caros del régimen, entre ellos el de Jefe de la Casa Militar de Franco”.

Sin embargo, la jueza dice no tener pruebas que demuestren que el general colaborara en la sublevación militar o en la guerra civil o fuera un “instrumento relevante en el sostenimiento del sistema dictatorial implantado por Franco después de la guerra”. En su opinión, lo que motiva la supresión del nombre de la calle es la condición de Asensio Cabanillas de “militar en el bando de los sublevados” y, con posterioridad, “ministro del Ejército”. En el fallo, la jueza no se pronuncia sobre las costas causadas al entender que la materia objeto de análisis es “controvertida”.

Recientemente, una sentencia del mismo juzgado ha anulado la sustitución del nombre de la calle de los Hermanos García Noblejas por el de Institución Libre de Enseñanza. Además, otro juzgado de Madrid declaró nulo el cambio de nombre de la calle Caídos de la división azul al entender igualmente que su modificación por parte del Ayuntamiento de Madrid en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica no se ajustaba a derecho.

https://elpais.com/ccaa/2018/05/30/madrid/1527682494_060460.html