Testimonio vivo de un miliciano de la Batalla del Jarama

20/02/2018

puentejaramabt4

Es el último miliciano de Castilla-La Mancha, cuyo bautismo de sangre fue en la batalla del Jarama, de la que estos días se cumplen 81 años. Ya dimos noticia del mismo cuando cumplió un siglo el año pasado, su nombre Manuel Gallego-Nicasio. Este fin de semana su familia y su pueblo, Herencia (Ciudad Real), le han rendido un homenaje, oscurecido por el absurdo crimen de un joven paisano en las fiestas del Carnaval, declarado este año de Interés Turístico en la localidad. En el homenaje a este miliciano socialista, el último vivo de la Comunidad Autónoma, le han regalado una placa, y dos banderas, una la tricolor, bajo cuya sombra luchó en la guerra civil, y la roja del Partido Socialista. Es el testimonio vivo de una batalla que puede considerarse como el ensayo cruento de la II Guerra Mundial, por haber participado en ese frente, en la ribera del río Jarama, combatientes de 54 nacionalidades. Una guerra mundial en miniatura pero más cruenta, si cabe, que la grande.

Nació el 17 de febrero de 1917, hace un siglo y un año. “Y espero cumplir más años”, dice, con cierta sorna, acompañada de una sonrisa de satisfacción. Se alistó voluntario en cuanto estalló la contienda. Su bautismo de sangre fue junto a la XV Brigada Internacional en la batalla del Jarama, ensayo, como luego se demostró, de la Segunda Guerra Mundial.

Rodeado de su familia, ha celebrado su cumpleaños, mostrándose en los recuerdos como un libro abierto de la historia de esa guerra que asoló España. Es uno de los últimos combatientes republicanos de la guerra civil española. Está orgulloso de haber luchado por la República, por la libertad, y por la democracia contra el fascismo, que quería acabar con ellas. Es socialista de corazón -cada vez que pronuncia esta palabra, se toca el lado izquierdo con la única mano que le queda, la izquierda-. Estuvo en los frentes más duros, y no pudo esquivar tanta barbarie sin salir ileso: perdió un ojo, una mano, y varios dedos. Sus heridas comenzaron en el frente del Jarama, cuando el ejército republicano quiso impedir que los rebeldes fascistas llegaran a Madrid, su objetivo. Una batalla que quedó en tablas, pero con muchas pérdidas en ambos bandos.

Es uno de los últimos mártires de una guerra fratricida de la que es memoria viva.  Con veinte años llegó al frente del río, y para su sorpresa se encontró “con soldados que no hablaban castellano. Aquello era un batiburrillo de lenguas, hasta polacos había, y americanos, y rusos… que nos venían a ayudar. Una ayuda más que nada humana, que la logística no eran tan buena como la de los nacionalistas, y encima con la diferencia de lenguas, era difícil coordinar las maniobras”. Una de las batallas más cruentas de la guerra civil, caían a diario mil combatientes de uno y otro bando, cerca de 20.000 muertos en el tiempo que duró, del 5 al 17 de febrero del 37. Uno de los peores frentes en los que se sucedieron las confusiones, tanto de idiomas, por la variedad de países que participaron, como de armamento, hasta el punto de tener que construir las mujeres bombas y explosivos con latas de conserva y botellas.

manuel gallego nicasio1

Manuel con su familia. (Fotos: Ramón Hdez. de Ávila)

Fue herido en esa batalla en un oído, que hoy ha perdido por completo, y luego fue destinado a otros frentes, donde fue dejando partes de su cuerpo. Mutilado, símbolo de la España que predijo el insigne Unamuno en Salamanca, contrarrestando el paradójico grito de ¡viva la muerte! de Millán Astray, fundador de la Legión y amigo íntimo de Franco, nuestro combatiente tuvo que buscarse la vida en una España rota, temerosa, miserable y muerta. Venciendo dificultades, hambres y miedos, ha superado el siglo en un año, y espera seguir muchos años. Todo un siglo de guerras, persecuciones y avatares, agravadas en su caso por haber perdido la contienda entre el fascismo y la libertad. “Pero al final, gané -matiza-. Perdí un ojo, me cortaron la mano derecha y perdí un dedo de la mano izquierda, aparte de la metralla que llevo adentro, pero estaba convencido de que íbamos a ganar, que ese era el precio de la lucha por las ideas, y al final, gané. ¡Aquí me tienes! El dictador tirano murió, y ha vuelto la democracia, aunque no sea como la que deseábamos, porque tenía que haberse restaurado el régimen que ese Franco se cargó, que no era otro que la República. Pero, con todo y eso, hoy podemos hablar y pensar sin que nos dirijan la vida, ni nos marquen el pensamiento, ni nos fusilen por pensar distinto. Aunque nos siguen metiendo el miedo en el cuerpo, pero no hay que tener miedo a nada, ni siquiera a que nos quiten la pensión. Si a Rajoy y a este gobierno, heredero de los fascistas, se le ocurre quitar la poca pensión que disfrutamos los viejos, y con la que en muchos casos, sostenemos a nuestros nietos, se arma una nueva, pero esta vez con fundamento… Pero tampoco interesa, ni que quiten la pensión, ni que se arme. A los americanos no les interesa una nueva contienda en España. Ni a Europa… Me siento orgulloso de haber luchado y haber ganado al fascismo, después de 40 años… Otros 40 años llevamos sin él y eso demuestra que nuestra lucha no fue en vano. Y como yo, tantos otros, media España…”.

La terrible posguerra

Acabada la guerra, no lo fusilaron porque su mujer tenía amistades “nacionales”, pero tuvo que vivir casi escondido en una finca perdida en el campo, hasta la llegada de la democracia, retirado de la sociedad, sin ninguna ayuda económica. Segregado socialmente por rojo, como los perdedores en una guerra que no tienen otra salida que el exilio o la clandestinidad, tuvo que buscarse la vida pese a sus deficiencias físicas. Con tesón, sacrificio y voluntad, sacó adelante a su prole que el fin de semana pasado lo celebró por todo lo alto participando de los regalos y el homenaje social. Nunca se rindió, y mal que bien, en la dura y larga posguerra, pudo mantener a su numerosa familia. A pesar de las heridas, de la guerra, y de la dura y penosa posguerra, que para él parecía no acabar nunca (perseguido y vigilado), se mantuvo firme, y mantiene todavía sus ideales: “Nací socialista, sigo siendo socialista y moriré socialista… Ni la guerra entonces, ni luego Franquito, pudieron conmigo”, afirma orgulloso. “Ahora, con todo este siglo mío encima, me he afianzado en mi idea: Nos ganaron la guerra, no Franco, ni su ejército, sino quienes le ayudaron… pero al final, las ideas por las que luchamos han permanecido y he podido disfrutarlas rodeado de mi numerosa familia. Cuarenta años casi escondido por un régimen nefasto y asesino, y otros cuarenta años con la alegría que da el ser libre. No hay mayor tesoro que la libertad. Esto lo compensa todo”.

manuel gallego nicasio3​  En la posguerra, las pasó mal, siempre al acecho, temiendo ser descubierto y acabar en el paredón. Pero se sabe que el ser humano se aplica y se acomoda a lo que le ofrece su entorno para lograr sobrevivir. “Yo tenía sólo un ojo, pero, gracias a Dios, bien desarrollado; en cuanto veía las dos sombras a lo lejos, pensaba, “la pareja, ahí viene la pareja”, y pocas veces me equivocaba, así que me daba tiempo a alejarme del lugar y evitar que me pillaran. En aquellos años la guardia civil era cruel, disparaba, y luego preguntaba. Era otra guerra soterrada”.

Después de la guerra, durante años, hubo una terrible persecución y represión sobre los que habían combatido en el bando republicano, no sólo milicianos, sino esposas, familiares, amigos, hasta vecinos, que por el mero hecho de conocerse, eran llevados al calabozo. Otros fueron delatados. Muchos murieron fusilados. “Por eso yo digo –añade el centenario socialista- que si la guerra fue mala, la posguerra fue peor, no solo por el hambre y la miseria, sino por el desprecio y la delación de los vencedores. Era el imperio del miedo. Un miedo que yo creo que hoy perdura, por eso el pueblo, ante lo que está sucediendo en la actualidad, no quiere sacar las cosas de quicio, ni montar esas huelgas y revoluciones que harían falta, para que nuestros gobernantes cambien de actitud y miren un poco por la igualdad de todos, acaben con los abusos de las clases dominantes, y consigan el deseado bienestar para todos… Y por supuesto -concluye- que no haya más guerras, ni aquí, ni en ninguna parte del mundo”.

El último comentario, como no puede ser otro en estas fechas, es sobre sus recuerdos del Jarama: “Fue uno de los frentes más duros. Entre el galimatías de lenguas y disparos, caía la gente como conejos. Total, para qué. Fue una guerra internacional, de todos los países había soldados”.

Don Manuel, como tantos otros que aún viven, son historia viva de una memoria que no debemos olvidar. Un país que no tiene en cuenta su pasado, es un país sin futuro.

http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/cumplen-80-anos-batalla-jarama/20180219124701148750.html

Anuncios

Viaje a las cunetas del franquismo

19/02/2018

 

CCh9BpQWIAAOCQB“Qué injusta es la vida… No, qué injustos somos los seres humanos”. La reflexión surge de la voz ahogada de María Martín, una anciana que cada cierto tiempo se acercaba a poner flores a un quitamiedos de la carretera bajo cuyo asfalto yace, en una fosa común, su madre, Faustina López González. Fue asesinada el 21 de septiembre de 1936 en Buenaventura (Toledo). “Al otro lado, en aquellos zarzales, tiraron su ropa”, recuerda la que entonces era una niña de seis años. Con su testimonio arranca el documental El silencio de los otros, de Almudena Carracedo y Robert Bahar, que se estrenó ayer en la sección Panorama de la 68ª Berlinale.

El filme, producido por El Deseo, es una inmersión al legado del mal de la dictadura franquista, a través de los desaparecidos de la Guerra Civil (aún hay 100.000 cadáveres en fosas comunes esperando a ser exhumados), los torturados durante el franquismo y los miles de casos de niños robados, arrebatados a sus madres con mentiras incluso hasta a inicios de los años ochenta. A esos crímenes les une que son delitos de lesa humanidad —al menos así los consideran casi todas las naciones, excepto en España— y que han sido investigados a través de una querella interpuesta en Argentina y tramitada por la juez María Servini ante el silencio obtenido por las víctimas en España, excepción hecha de la investigación del magistrado Baltasar Garzón. “El documental filma la construcción de la querella argentina”, contaba ayer en la capital alemana Carracedo, “porque es un caso de justicia universal. Lo curioso es que España fue pionera en esas resoluciones cuando Garzón intentó detener al dictador chileno Augusto Pinochet”. Pero, ¿por qué todas las puertas se cierran en España? “Por el poco conocido pacto del olvido, que se plasmó en la Ley de Amnistía de 1977 que todavía rige”, recuerda Bahar. “En el resto del mundo las democracias jóvenes —las sudamericanas, las asiáticas, las africanas- han eliminado esas legislaciones aprobadas al final de las dictaduras, algo que no ha hecho España”, rememora la directora. En un momento de El silencio de los otros, un querellante mira a la cámara y dice: “Es la primera vez que las víctimas del franquismo vamos a declarar ante un juez y tenemos que hacerlo a 10.000 kilómetros de nuestro país”. Y rompe a llorar. “Aun así”, asegura la realizadora, “es una experiencia liberadora”.

A lo largo de su metraje, el filme da voz a esos tres grandes grupos de víctimas: a los descendientes de los desaparecidos (al fallecer María Martín, su hija toma el relevo), a los torturados durante la dictadura —encabezados por José María Galante, quien siendo estudiante fue apalizado durante dos semanas en la Puerta del Sol por Antonio González Pacheco, policía más conocido como Billy el Niño, quien hoy vive además a escasos metros de Galante, ambos en la madrileña calle de General Yagüe, otro nombre que rememora los peores crímenes del franquismo— y los casos de las decenas de miles de niños robados durante medio siglo. “Es muy sorprendente para un estadounidense que una democracia de Europa Occidental nunca haya arrestado a nadie por esos crímenes, y además que se oponga a su investigación por jueces de otros países”, confiesa Bahar.


La derecha española contra la escuela pública. Antón Losada

19/02/2018

 

escuela_publicaComo es tradición cuando gobierna la derecha en España, continúa el bullying contra la escuela pública. Tras sobrevivir a los recortes indiscriminados y al bulto, a la pérdida de más de cien mil profesionales, a la precarización de los nuevos docentes y el no reemplazo de cuantos se jubilaron, a una estrategia sostenida de deterioro, descapitalización y desmantelamiento del sistema público y a un ministro ignorante e incompetente como lo fue José Ignacio Wert, hoy felizmente retirado en Paris a su costa y la mía, la escuela pública soporta de nuevo otra oleada de acoso y abuso por parte de la vieja y la nueva derecha; seguramente muy indignadas al constatar que, pese a su empeño, los niños de la pública siguen saliendo bastante mejor formados que en sus carísimos colegios privados.

Tras semanas de poner en duda la calidad y la competencia de nuestros maestros con la milonga del MIR para docentes el ministro Méndez de Vigo, un lamentable ejemplo de las limitaciones de nuestro sistema educativo para conseguir que un alumno se desenvuelva con naturalidad en todas las lenguas oficiales y sepa decir algo tan básico e institucional como “Generalitat” o “Xunta de Galicia”, ha lanzado la enésima disputa sobre la enseñanza en castellano.

El gobierno sabe de sobra que no existe el supuesto derecho de los padres a elegir el idioma en que se escolariza a sus hijos. Igual que no se existe, afortunadamente, el derecho a elegir qué se les enseña en ciencias o en historia; para eso están los profesionales y la administración.  Las leyes y las sentencias solo amparan el derecho a aprender y dominar todas las lenguas oficiales. Por eso el gobierno no toma medida alguna para amparar un derecho que sabe que no existe, porque sabe que no puede. Se limita a usar la lengua para cuestionar por enésima vez el modelo de escuela pública, su calidad y su capacidad; pese a que no existe un solo dato veraz que acredite ni los problemas de los alumnos para manejarse en castellano, ni el supuesto adoctrinamiento que sufren. Al contrario, Catalunya se sitúa claramente por encima de la media en todos los indicadores.

Al debate se han sumado rápidamente Ciudadanos, siempre listos para recordarnos como nuestras madres que ellos ya nos lo habían avisado, y la derecha del PSOE, siempre lista para acudir en defensa de la unidad de España. Barones como los presidentes de Aragón, La Mancha o Extremadura han mostrado su preocupación por los niños en las escuelas catalanas, aunque seguramente les deba preocupar aún más que, tras décadas de gobiernos socialistas, sus administraciones no hayan logrado que sus indicadores educativos sigan por debajo de la media estatal.

Nuestros resultados educativos están muy por encima de lo que invertimos, siete de cada diez padres eligen educación pública o concertada antes que privada, en Europa se disputan a nuestros graduados. El problema real que afronta hoy la escuela pública en España es el soportar haber vuelto a las cifras de inversión de los años ochenta. En eso tiene razón Mariano Rajoy cuando habla de volver al pasado. Al decirlo le ha debido traicionar subconsciente.

http://www.eldiario.es/zonacritica/derecha-espanola-escuela-publica_6_741635830.html


COSLADA SE MANIFIESTA POR LAS PENSIONES DE HOY Y MAÑANA

16/02/2018

https://videopress.com/embed/hZ1VV9jB?hd=0&autoPlay=0&permalink=0&loop=0


[VÍDEO]: ASÍ RECIBIERON A FELIPE VI EN MÓSTOLES

16/02/2018

Concentrados frente al teatro El Bosque, mas de medio centenar de republicanos reciben a Felipe VI entre pitidos, abucheos y banderas republicanas. Leer más

[vídeo]: Así recibieron a Felipe VI en Móstoles


SEGUNDA PROYECCIÓN DEL VII CICLO DE CINE SOCIAL_SIN ATADURAS

15/02/2018

CRAM2

“Espías en la arena” es un documental histórico que narra unos hechos hasta ahora apenas investigados de la historia de España. En 1943, un grupo de republicanos españoles exiliados en el norte de África son reclutados, con la colaboración de Partido Comunista de España, contando con la ayuda de la Office of Strategic Services, predecesora de la CIA. Poco después desembarcarán clandestinamente en las costas de Nerja, Málaga, para preparar el terreno de cara a una invasión aliada en España, la operación “Backbone”. Los agentes se infiltran en la población local y comienzan su labor. Sin embargo, meses después, tras pasar penurias económicas, abandonados, decepcionados y abatidos, son delatados y acaban siendo capturados por la policía política, torturados, juzgados, condenados a muerte y ejecutados. En ese desenlace final tiene mucho que ver los turbios manejos tanto de Gran Bretaña que para conseguir una “neutralidad” del régimen franquista, no duda acudir a los sobornos de altos dignatarios del aparato del Estado, con la inestimable ayuda del banquero March. También los americanos viendo más cercano el final de la guerra, y vislumbrando el choque con la URSS, abandonan a los republicanos a su suerte, a cambio de un posible apoyo a las actividades americanas en un futuro por la dictadura de Franco. El documental, que mezcla imagen real, de archivo y animación, revela la historia completa de este suceso, cruzando por primera vez fuentes documentales norteamericanas y españolas.

CRAM4

Después de la proyección, tuvo lugar un debate en el cual el director Pablo Azorín Williams, pudo aclarar ciertos aspectos técnicos de la producción como de la ejecución del documental, a la vez que algunos contenidos históricos del momento concreto en que se desarrolla la operación.

CRAM3

Por motivos de agenda en la Sala Julio Michel, la próxima proyección del VII ciclo de Cine Social Sin Ataduras, será el próximo martes 27 de febrero con el documental “Ruanda 20 años después del infierno”

CRAM1


Catorce organizaciones memorialistas de Castilla y León se pronuncian sobre el Proyecto de Decreto de Memoria Histórica de Castilla y León.

15/02/2018

 

 verdad-justicia-reparacion  Las asociaciones memorialistas de Castilla y León firmantes queremos plasmar en este documento varias de las observaciones comunes respecto al Proyecto de Decreto de la Memoria Histórica y Democrática de Castilla y León.

Queremos destacar que si se ha llegado a este punto, es por el arduo trabajo que las asociaciones llevamos realizando durante años, con nuestros propios medios en la gran mayoría de casos. Agradecemos que, por fin, la Junta de Castilla y León cambie el rumbo respecto a la Memoria Histórica y tome partido y aplaudimos que decida apoyar a un colectivo que trabaja por las víctimas de crímenes que, por su naturaleza, afectan a toda la humanidad. Pero calificamos de muy insuficiente este Decreto.

Las asociaciones de Memoria Histórica de la comunidad de Castilla y León creemos que este Decreto debería haberse desarrollado como Ley y debatido en las Cortes en aras de su pluralidad. Y señalamos además que esta iniciativa todavía puede llevarse a cabo durante esta legislatura.

En este sentido se observa que el Decreto solo llega a las exhumaciones e investigación, a cubrir vacíos jurídicos derivados de la Ley de Memoria Histórica y a crear un órgano técnico y otro consultivo.

En cuanto a la exclusividad de las exhumaciones, no solo los desaparecidos son víctimas. La represión consustancial a la toma del poder por parte de los sublevados en 1936 y la violencia del franquismo incluyeron campos de concentración, trabajo esclavo, cárceles en condiciones miserables, represión específica contra la mujer (como rapadas ,ingesta de purgante, paseos por el pueblo mientras el laxante hacía efecto y violaciones), robo de bebés, palizas, torturas, exilio, orfanatos, depuraciones de funcionarios, castigos por orientación sexual, trasladados de restos al valle de los Caídos sin conocimiento ni permiso de las familias, consejos de guerra, deportaciones a los campos nazis y otras formas de violencia. Por eso creemos que el Decreto y las ayudas deben ir más allá y contemplar todo tipo de víctimas. Si no se hace debería adecuarse el título del Decreto a su contenido. Otro aspecto que debería tenerse muy en cuenta en las exhumaciones y que no recoge la norma es la judicialización de las fosas comunes y la presencia judicial en el levantamiento de los restos mortales de los desaparecidos.

Respecto a los nuevos órganos a crear, se teme que hagan aún más complejo el  protocolo de exhumaciones y que retrase estos procesos que conllevan la investigación, la localización de las fosas, la recogida de testimonios, la documentación, la solicitud de permisos, la denuncia judicial, la excavación, la exhumación, la identificación genética, el homenaje y la devolución de los restos a sus familiares para su posterior inhumación. Creemos que se podría realizar un protocolo más sencillo adaptando la norma existente.

En la norma no se habla de la simbología fascista, y pese a plantear un mapa de fosas comunes no hay un solo lugar de memoria declarado, no se reconoce como tales a las víctimas y no se condena la violencia ni al franquismo en sí.

 Pese a las distintas sensibilidades que engloba la diversidad de las asociaciones memorialistas, se observa la necesidad de una iniciativa que acerque la Memoria Histórica Democrática a los centros educativos, un banco de AND y algunos aspectos técnicos del Decreto, como la diferenciación en los presupuestos entre organizaciones autonómicas y provinciales, cuando no existen las primeras y podría aprovecharse la circunstancia para crear asociaciones ad hoc para beneficiarse de las ayudas.

Todas estas inquietudes se han trasladado a la Consejería de la Presidencia de la Junta de Castilla y León tal y como el propio Vicepresidente sugirió, entendiendo que todavía pueden corregirse.

Aun a pesar de las graves discrepancias con el fondo y la forma, se sigue considerando positivo este paso por parte de la Junta.

 Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Miranda de Ebro.

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia.

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid.

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Medio de Abril.

Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia.

Asociación soriana Recuerdo y Dignidad.

Asociación Universitaria Derechos Humanos y Memoria Pública.

Coordinadora Provincial por la Recuperación de la Memoria Histórica. Burgos.

Farinatos por la Memoria.

Foro por la Memoria de Segovia.

Foro por la Memoria del Valle del Tiétar, Ávila.

Foro por la Memoria de Zamora, Burgos

Las Merindades en la Memoria.

Verdad y Justicia Valladolid.