Los traidores de Miami, por Efrén H.

Mientras el pueblo cubano recibió con un profundo dolor la noticia de la muerte de Fidel Castro, miles de cubanos residentes en Miami salieron a la calle a festejarlo, en un gesto vil y canalla que pone de manifiesto la catadura moral que tienen estos que a sí mismos se llaman exiliados y no son más que delincuentes, dedicados en su mayoría a turbios negocios de prostitución y narcotráfico.

La gusanera contrarrevolucionaria de Miami celebrando la muerte del compañero Fidel Castro
La gusanera contrarrevolucionaria de Miami celebrando la muerte del compañero Fidel Castro

La comunidad cubana de Miami forma un colectivo especialmente agresivo contra la revolución, que ha organizado atentados terroristas contra el régimen cubano y cuyo único objetivo es volver a Cuba para convertir al país en una colonia de Estados Unidos. Nunca perdonarán a Castro que les despojara de sus odiosos privilegios y transformara la isla en una nación soberana e independiente.

Tras sus llamamientos a la libertad y a la democracia se esconde el objetivo de destruir las grandes conquistas sociales de la revolución, privatizando la enseñanza y la educación. Quieren volver a la situación anterior a 1959, cuando a la isla se le denominaba “el prostíbulo de Estados Unidos”.

Los emigrados de Miami odian a los trabajadores cubanos que con su esfuerzo, pundonor y lucha han sido capaces de enfrentarse al bloqueo estadounidense y vencer tremendas dificultades económicas, dando un ejemplo de dignidad a todos los pueblos del mundo.

De mentalidad claramente fascista, la “gusanera contrarrevolucionaria”, como denominan los verdaderos cubanos a estos individuos, es enemiga de la patria cubana. Todas sus manifestaciones constituyen un delito de traición continuada a su país. Solo les mueve el odio a una revolución que llevó a la práctica el sueño libertador de José Martí. Sus gritos de júbilo por la muerte del Comandante Fidel Castro demuestra el estado de degradación a que han llegado. Son tullidos morales que merecen el desprecio de cualquier persona progresista.

Es legítimo criticar honestamente determinados aspectos del régimen cubano, cuando lo que se pretende es superar los errores y hacer avanzar la revolución, pero la comunidad de Miami está integrada por reaccionarios resentidos que pretenden convertir Cuba en una finca particular. No lo van a lograr. Ni los dirigentes de la revolución ni el pueblo cubano permitirán que esta escoria vuelva a pisar la tierra cubana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: