EN CONTRA DE LA FUNCIONARIZACION DE LOS PROFESORES DE RELIGIÓN

Cuando todavía no ha terminado de apagarse los últimos rescoldos de la hoguera mediática a la que hemos sido sometidos los españoles con la visita del Jefe del Estado Vaticano, el cual ha hablado de lo humano y lo divino ante nuestros muy laicos gobernantes. Estos representantes de la religión católica, que dicen serlo en nombre de una divinidad. No esconden en ningún momento su imagen más reaccionaria en todos los aspectos de la vida, que denigran a la mujer a un puesto secundario, que no castigan a sus propios empleados cuando cometen crímenes indecentes contra menores indefensos, estos hipócritas y mentirosos que con una mano agitan la mano que prende la hoguera y con la otra recogen de nuestros magnánimos y sumisos gobernantes todo tipo de dádivas que se les ofrecen desde la administración estatal, autonómica y local. No tienen reparos en darnos lecciones de ética cuando ellos actúan en muchos casos sin ella.

No contentos con todo lo que reciben, del Gobierno de la Junta de Castilla y León y fiel a los principios más alejados de un gobierno que mira por el interés común de sus ciudadanos, en el que no se les clasifique de acuerdo a sus creencia o no creencias, pretende dotar del rango de funcionarios públicos a los profesores de religión, vulnerando todo principio de aconfesionalidad del Estado recogido en la Constitución española de 1978, que tanto nombran y celebran cuando les interesa. Cuando incumplen el respeto a las creencias particulares de cada persona, cuando saltan por encima de la primacía del conocimiento científico en los centros educativos, cuando quieren convertir lugares que deberían estar destinado al encuentro multicultural y al conocimiento científico en lugares destinado a propagar una determinada creencia sin ningún pudor. Pretenden convertirles en un apéndice de la catequesis que se imparte en las iglesias. Es un ataque tras otro a la sociedad libre y responsable que no necesita de dogmas, ni de creencias para guiarse con cordura y rectitud. Debemos exigir de una vez por todas que religión y educación no sean sinónimos, se desvinculen del ámbito docente, restringiéndose exclusivamente a los templos, donde las personas que libremente lo decidan acudan a recibir en ellos sus enseñanzas. Por ello desde el Colectivo Republicano “Antonio Machado”, exigimos que esta medida no se aplique y expresar nuestro más absoluto rechazo a todas las medidas que se tomen en este sentido.

 

José Javier Davía Herranz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: