PIÑA DE COSTA RICA PÉSIMAS CONDICIONES LABORALES

Hace sólo 15 años, las frutas tropicales eran un artículo de lujo en nuestros comercios. Hoy en día, un kilo de piña de Costa Rica, producida a miles de kilómetros de Europa y transportada por barco, cuesta en un supermercado español alrededor de 1,5 euros, menos que muchas de nuestras frutas autóctonas.

Varios acontecimientos explican esta tendencia. En el año 1992, la empresa Del Monte lanzó al mercado una nueva variedad de piña conseguida por hibridación, la piña Gold. Más grande, dulce y jugosa que las variedades africanas que ocupaban los mercados europeos hasta ese momento, conquistó un rápido éxito. Las demás compañías fruteras (Dole, Chiquita o Bonita) lanzaron a su vez nuevas variedades extra dulces, con las que también obtuvieron gran aceptación. La demanda de piña explotó. Para poder atenderla, las empresas productoras compraron hectáreas de terreno en varios países de Centroamérica, en especial, Costa Rica, y las dedicaron en exclusiva a la producción intensiva de piñas, relegando a los pequeños productores. Este comercio ha traído beneficios a los países cultivadores. En 2009, el cultivo de la piña atrajo 700 millones de dólares a la economía costarricense, aparte de los numerosos puestos de trabajo. Sin embargo, este cuento no termina bien.

Al mismo tiempo, las grandes cadenas de distribución de alimentos empiezan a presionar a los productores para que reduzcan los precios. Sus argumentos son contundentes. En España, cinco cadenas de supermercados concentran el 70% de las ventas de alimentación. La situación es muy similar en toda Europa. La francesa Carrefour mueve cada año más de 85.000 millones de euros, y la inglesa Tesco más de 60.000 millones. Negarse a sus exigencias es quedarse fuera del circuito.

Así que, como era de esperar, los productores se vienen a bajar los precios. En el año 2002 una tonelada de piña se pagaba a 1.080 euros, siete años después el precio había descendido a 600 euros, el nivel más bajo desde 1995. Para mantener alta la rentabilidad, las compañías fruteras emplean todos los medios de la agricultura industrial: fertilizantes, pesticidas y, cómo no, mano de obra barata.

Al final, el peso de esta formidable maquinaria recae sobre el eslabón más débil: los trabajadores de las plantaciones. Allí, el trabajo no se detiene nunca. Los turnos duran entre 8 y 14 horas diarias; de día, bajo un sol abrasador y de noche, a la luz de los focos que atraen insectos y serpientes venenosas.

Los salarios se calculan “a destajo”: cuantas más piñas es capaz de recolectar o empaquetar un trabajador, más dinero recibe. Los operarios trabajan sin saber cuánto van a ganar; sólo saben que, cuanto más extenuante sea el ritmo, más alto será el salario. Y auún con eso, los jornaleros que más ganan no perciben más de unos 360 euros brutos al mes. Para una familia con dos hijos, por ejemplo, los gastos mensuales se estiman en 535. De hecho, las condiciones son tan malas que el trabajo muchas veces no lo desempeñan costarricenses, sino inmigrantes de Nicaragua que se desplazan desde su país hasta estas zonas y viven en condiciones pésimas.

Sólo el 2 % de los trabajadores están afiliados a algún sindicato. La fuerte represión a la que se somete a los representantes sindicales, incluyendo agresiones personales y destrozos en sus oficinas en sus oficinas, impide que estas organizaciones desarrollen adecuadamente su labor. Para camuflar esta situación, las propias fruteras promovieron a principios de los 80 el movimiento “Solidarista”, que se les presenta a los compradores que solicitan esta garantía como una prueba de la libertad de asociación en las plantaciones. Sin embargo, según la OIT, no está legitimado para desempeñar ningún papel en las relaciones laborales.  (Revista OCU Noviembre 2010)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: